Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Telecinco y La Sexta: dos canales con el antídoto contra el modelo de negocio de Netflix

25 mayo 2017 - 1:05 - Autor:

  • El videoclub online más poderoso del mundo, Netflix, frente a dos cadenas tradicionales con un sello propio reconocible y definido.

Son dos canales completamente diferentes pero, al mismo tiempo, comparten una misma fórmula para el éxito televisivo en emisión lineal tradicional. Telecinco y La Sexta se sustentan en una imagen de marca muy reconocible que se articula sobre franjas de programación con formatos en directo, fáciles de recordar por parte del espectador.

Si Telecinco es referencia en reality y cotilleo en directo, La Sexta es información y debate en directo. Las dos marcas han acotado bien el contenido representativo de sus canales. Y lo han sabido estructurar de una manera que no da lugar a la confusión, pues la programación de los dos canales está ordenada en grandes bloques de programas en riguroso directo.

En la mañana, Telecinco se despierta con el magazine de Ana Rosa y La Sexta se moviliza con Al Rojo Vivo de Ferreras. Mientras que se reproduce el modelo por la tarde: Telecinco entretiene con Sálvame y La Sexta informa con Más vale tarde, otro formato de actualidad. De esta manera, tanto Telecinco como La Sexta han logrado hacerse con pilares en la programación a través de un gran formato asentado en la mañana y otro consolidado en la tarde, que sirven de columna vertebral.

Con esta estrategia y durante todo el año, se logra un esqueleto de producción estable y definido en el que siempre es fácil encontrar el contenido. Y si sucede un hecho relevante, el espectador tiene claro que estará su cadena para contarlo: pues cuenta con grandes tramos de programación pegados al directo. El mayor o menor índice de eficacia de estos canales depende del interés que despierte en la audiencia la materia prima que alimenta estos programas, ya sea el reality de turno o los contenidos periodísticos (de ahí que en verano pierdan cierto fuelle o cuando existe un desgaste de la información política, como ha sucedido a La Sexta). No obstante, ambas emisoras entienden la importancia de marcar agenda con contenidos propios, cada una en su género predominante.

En este sentido, en Telecinco y en La Sexta, consiguen programas-acontecimiento. Ya sea con un show de tele-realidad -en el caso de la cadena de Mediaset- o con el lanzamiento de una exclusiva de relevancia internacional -como sucedió con los papeles de Panamá en La Sexta-, las dos cadenas juegan con las herramientas televisivas para multiplicar el interés y vender con capacidad viral el asunto en sí. No basta con una promoción al uso, se necesita una buena dosis de retroalimentación que permita dar a conocer el producto con argumentos integrados en todos los programas de la emisora. Así se despierta la expectativa de evento crucial que no te puedes perder.

Porque tanto Telecinco como La Sexta basan su programación en una televisión viva, con una identidad reconocible (en temática y en presentadores) y muy pegada al directo, elemento importante en una cadena generalista española. La audiencia sabe lo que se va a encontrar. Y ahí está el futuro de la televisión tal y como conocemos.

Al final, las cadenas tradicionales no desaparecerán como se especula. El modelo bajo demanda de Netflix, que como si se tratara de un inmenso videoclub online propicia ver las series o películas en el momento que quieras, no matará a la televisión tradicional, es modelo de negocio complementario. Su efecto sólo irá transformando la manera ‘a la carta’ de consumir series, cine o documentales, pero seguirá prácticamente intacto el formato de emisoras de información y entretenimiento en directo con un carácter diferenciado y acotado, canales en los que la audiencia siente que está viviendo de primera mano y en primera persona acontecimientos irrepetibles que, además, puede compartir en experiencia colectiva e incluso comentarlos al unísono en las redes sociales. La televisión que te acompaña en la cotidianidad del día a día sigue vigente. La televisión tradicional emite en directo, Netflix en diferido.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Telecinco: los 11 trucos de un modelo de éxito

Las lecciones que ha dado La Sexta

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

‘Lo que la verdad esconde’: así es la serie documental sobre el caso Asunta que desafía los prejuicios del espectador

24 mayo 2017 - 5:10 - Autor:

Hay crímenes que, incluso después de ser resueltos, continúan retumbando en el imaginario colectivo. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la muerte de la niña Asunta Basterra en 2013. Actualmente, sus padres adoptivos, Rosario Porto y Alfonso Basterra, se encuentran en prisión, cumpliendo condena por el asesinato de su hija. Pero el caso acumula aún interrogantes que no fueron resueltos con la sentencia. Sin ir más lejos, el móvil del crimen: ¿por qué lo hicieron Porto y Basterra?

Esta noche, arranca en Antena 3 una miniserie documental de tres capítulos que lanza estos interrogantes al espectador de un modo pocas veces visto en nuestra televisión. Bajo el título de Lo que la verdad esconde, los tres documentales explican lo acontecido en torno a la muerte de Asunta de modo cronológico desde la aparición de su cuerpo.

Lo original es que no lo hacen, como suele ser habitual, con una voz en off narradora, sino que la historia se narra sólo a través de abundantes grabaciones, que van de desconcertantes conversaciones de los padres de Asunta una vez ya detenidos, vídeos caseros de Asunta, extractos de informativos y programas matinales (los de Susana Griso y Mariló Montero) a testimonios de testigos, guardias civiles, abogados, amigos de la familia, profesores de la niña… Incluso el documental contiene una entrevista telefónica a la propia Rosario Porto, realizada por el propio Ramón Campos -productor del documental-.  También lo intentan con Alfonso Basterra, que contesta una argumentación vía carta manuscrita.

Cada uno cuenta lo que sabe o lo que quiere contar y es la audiencia la que debe sacar sus propias conclusiones sobre un suceso que continúa resultando tan escalofriante como misterioso.

El resultado es un relato apasionante, de ritmo cinematográfico y pausado, que no te permite apartar la vista de la pantalla. Con una cuidada factura visual en la que se nota la influencia del camino sembrado por Salvados de Jordi Évole, esta producción de la compañía televisiva Bambú cuenta con otro as en la manga: su director, Elías León Siminiani, un cineasta ampliamente curtido en la experimentación documental en varios y premiados cortometrajes y también en su ópera prima en el largo, Mapa. La mirada y la forma de contar de León Siminiani se nota en Lo que la verdad esconde, imprimiendo un sello de autor a esta miniserie que rara vez se ve en un prime time generalista.

Falta por comprobar si el share se enganchará a Lo que la verdad esconde, pero, sin duda, se trata de una propuesta de calidad, que nos trata como espectadores inteligentes y hasta nos desafía enfrentándonos a nuestros prejuicios y nuestras propias especulaciones. Probablemente nunca seremos capaces de adivinar qué pasaba por las cabezas de Porto y Basterra cuando asesinaron a su hija, y precisamente eso es lo más perturbador y poderoso que plantea esta serie documental. Porque la vida real no es una ficción donde conocemos las motivaciones de los personajes y en la que los interrogantes de la historia son resueltos por los guionistas al final de la temporada. A veces, esos interrogantes nos persiguen para siempre.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que se debe aprender de Salvados en las facultades de Periodismo

La información en TV cuando ya Gabilondo no esté

La gran mentira de TVE

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Lo que no se ve por la televisión de las bombas del concurso ‘Boom’

0:01 - Autor:

Cada tarde, en Antena 3, explotan bombas de juguete. Es la seña de identidad de Boom, el concurso de Antena 3 en el que los concursantes deben cortar los cables correctos o serán pringados y, lo que es peor, eliminados.

Pero, ¿cómo funciona este característico artefacto explosivo del juego cultural que presenta Juanra Bonet? ¿Ensucia a los jugadores o sólo es un efecto especial de la tele? Pere Prat (@perepratba), responsable de Ingeniería Técnica de la productora Gestmusic, nos cuenta los trucos de Boom.

Las bombas funcionan basándose en el efecto “Venturi”, muy parecido al mecanismo de un aerógrafo” explica el encargado del programa de la tecnología del programa, que desvela el producto pringoso que esconde cada artefacto: “se trata de un tipo de polímero absorbente de la humedad, similar al que se encuentra en los pañales. A este polímero se le añade agua y colorante alimenticio para dar la sensación de humedad y color, pues originalmente es completamente blanco. El polímero, sin la mezcla de agua ni colorante, se encuentra en tiendas para bromas o fiestas, donde también se vende confeti, para simular nieve“.

Y sí, la sustancia que salpica a los concursantes ensucia:”el colorante alimenticio que se añade al producto mancha las manos y prendas de ropa con las que entra en contacto, lavándose muy fácilmente con agua y jabón”, comenta Prat que revela otro daño colateral del concurso que desconoce el público: “la mezcla que sale de la bomba es muy resbaladiza“.

Cuando se vacía la bomba, “el cambio de la mezcla para otra explosión es bastante rápido. Esta rapidez es necesaria para evitar parar el ritmo del programa el mínimo tiempo posible. De hecho, fue uno de los retos principales durante el diseño del sistema. La mezcla se cambia después de cada explosión, desde la parte inferior del escenario, alojándose el producto en tres pequeños recipientes de un litro y medio de capacidad cada uno, aproximadamente”, explica.

Así es el interior de las bombas de Boom, unos aparatos que no tienen ni trampa ni cartón. Aquí no hay efectos especiales como en las películas, son los cables los que activan de verdad la explosión: “la información relativa a los cables que cortan los concursantes se manda, vía radio, al ordenador que contiene las respuestas y este, a su vez, se encarga de activar, o no, las electroválvulas que controlan el aire comprimido”.

Un programa informático es el que se encarga de dar la orden a la tres electroválvulas, que paralizan el paso de aire a presión que propulsa el líquido. “Al activarse, el aire es conducido a través de tuberías hasta la base de la bomba, donde se mezcla con el producto que saldrá por las compuertas superiores gracias al efecto ‘venturi’”, explica Pere Prat. Todo un minucioso proceso para que fluya un efectista espectáculo televisivo.

> Las trampas de los concursos de la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

Los trucos de la TV para favorecer la telegenia de sus presentadores

El fracaso de España en Eurovisión, ¿y ahora qué?

23 mayo 2017 - 0:00 - Autor:

Ni el último puesto con Manel Navarro, ni la caótica gala de preselección en La 1. Todo parece que sigue igual en la extraña relación de España y Eurovisión, pero es el momento en el que Televisión Española debe analizar los fallos y volver a aprovechar la marca del eurofestival como aliada a la hora de atraer a un mayor volumen de público a la cadena pública.

La gran final de Eurovisión se mantiene como uno de los programas de entretenimiento más vistos de la televisión. De hecho, incluso sin la implicación de la audiencia con el candidato español, el festival rompe las audiencias en TVE con más de cuatro millones de espectadores, un dato muy complicado de lograr en el sábado noche.

Un contenido a un coste muy ajustado, ya que la inversión por los derechos de emisión de Eurovisión rondan los 400.000 euros, cifra que no sólo incluye el festival en sí. TVE paga este canon por retransmisiones globales de la UER, como eventos deportivos o el concierto de Año Nuevo de Viena, lo que supone una inversión que Televisión Española saca alto partido.

Sin embargo, aún podría aprovechar más el fenómeno eurovisivo. Y en este proceso TVE debe confiar su candidatura en un equipo de expertos en televisión y música que trabajen en Eurovisión como un proyecto de largo recorrido. En España, cada año, los equipos creativos cambian, desconocen las circunstancias de este evento y no se aprovecha la experiencia de otros años.

TVE debe construir un equipo creativo y con olfato, que supervise el festival con conocimiento de la industria musical española y entienda las necesidades de la televisión internacional. Talento hay mucho, sólo falta tener ojo. Otros países ya hacen ese trabajo mirando a España. Es el caso de Bulgaria, que se inspiró en el artista español David Parejo para buscar a su representante, Kristian Kostov. Y casi gana, quedando segundo.

También es necesario no dejar la elección del candidato para el último instante. En países nórdicos, como Finlandia, han abierto ya convocatoria con las bases para participar en el próximo Eurovisión de Portugal. Nada que ver con España, donde los pasos previos para elegir representante parecen meros trámites, con galas en La 1 que excluyen a la audiencia que no es fan del eurofestival y que caen siempre en los mismos clichés -idénticos popurrís de las canciones de siempre, escenografías pobres y galas de saldo con demasiados tópicos-.

En el equipo de la web de RTVE sí ha logrado una serie de especiales con mejor factura y en los que han hecho sentir al público partícipe de este particular fenómeno. No obstante, el movimiento creado no ha sido suficiente, ya que estos formatos han pasado desapercibidos.

Por ahí va el camino, pero con formatos más definidos que vuelvan a implicar a la audiencia más masiva en el fervor por eurovisión y, también, a los propios artistas de primer nivel del país, que han huido del festival tras observar las caóticas galas de preselección españolas de los últimos años y sus confusos procesos de toma de decisiones internas. En este sentido, TVE debe recuperar su credibilidad y convencer a los cantantes más destacados que su vinculación con la marca Eurovisión será un aliciente promocionar para sus carreras. La victoria de Salvador Sobral ayuda en este camino.

Al final, el talent show más importante de Europa, Eurovisión, sigue en buena forma porque se va adaptando a los años, pues el vibrante sentimiento de la música unido al poder del show televisivo no tiene fecha de caducidad. Y ahí es donde ha pinchado TVE en los últimos años: sus candidaturas han ido faltas de sentimiento carismático por la música y la televisión. Como consecuencia, el público y los artistas han interiorizado la premisa de que todo es un simple trámite en donde lo importante sólo es participar. Es el momento de terminar con ese prejuicio. Es hora de volver al ADN de Eurovisión. Pero, por el momento, como la canción de Julio Iglesias, parece que en Prado del Rey la vida sigue igual.

ANÁLISIS > El sentimiento de Salvador Sobral: las claves con las que Portugal ha ganado Eurovisión 

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las lecciones televisivas que aún no ha aprendido España de Eurovisión

Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

Lo mejor y lo peor de Eurovisión 2016: circo o canciones

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

‘Historias para recordar’: así nos recuerda TVE la importancia de Chicho Ibáñez Serrador

22 mayo 2017 - 16:39 - Autor:

¿Por qué Chicho Ibáñez Serrador es tan importante para la historia de la televisión y el cine? Faltaba un documental que explicara a conciencia a las nuevas generaciones esta pregunta, y lo ha hecho el reputado espacio de La 2 Imprescindibles.

Historias para recordar no es sólo un homenaje a Chicho Ibáñez Serrador, es una necesaria obra de divulgación para explicar el trabajo del maestro de la televisión más allá del mítico concurso Un, dos, tres. Un genio transgresor, adelantado a su tiempo, que incluso pronosticó el control que la tecnología iba a suponer en nuestro día a día en su cinta N.N.23 (1965).

El documental, una producción propia de RTVE, repasa la trayectoria vital y profesional de este maestro de la televisión, analizando con atino pasajes de su trayectoria menos conocidos por el gran público, lo que despertará la curiosidad a los más jóvenes por un creador que llevó a TVE al prestigio internacional y consiguió algunos de los premios más importantes de aquel momento (Ninfa de Oro en Montecarlo, Rosa de Oro en Praga…). Lo logró con El Asfalto e Historia de la Frivolidad, una magistral historia de la censura que coló en la televisión “nacional” en plena dictadura.. De hecho, ver Historias para recordar es darse cuenta de que la imaginación de Chicho Ibáñez Serrador sigue vigente hoy como arma para crear y contar mejor las historias, ya sea en televisión, cine, teatro o internet.

Con un montaje muy mimado y dirigido por la realizadora Marisa Paniagua y el guionista Carlos Muriana, dos profesionales que trabajaron durante años con el propio Chicho, Historias para recordar supone un viaje emocional  por lo mejor de la televisión en España, esa televisión creativa que no parecía tener mucho miedo a las ideas. O, al menos, lo disimulaba muy bien. Y el programa acaba en alto, con la que es la despedida de Chicho de su audiencia desde el corazón de esos mismos estudios de Prado del Rey a los que ha regresado con motivo del documental. “Bueno, pues esto es todo, yo le agradezco una vez más a Televisión Española que me haya permitido despedirme de ustedes, de mi público, gracias por la atención que han puesto en las cosas que yo he hecho, sobre todo porque las he hecho para ustedes. Siempre, para ustedes”, concluyó anoche Chicho. Allí dijo adiós, en la misma sede de la televisión pública donde inventó y reinventó TVE y nos hizo mejores gracias a su habilidad para emocionar haciéndonos pensar.

Historias para recordar es un documental clave para TVE, pues Chicho Ibáñez Serrador es el máximo exponente de la televisión como un todo: en guion, en realización, en dirección de equipos, en intuición y en imaginación. Y de estos ingredientes, y cómo guisarlos juntos en la misma cazuela en el punto exacto de cocción, Chicho sigue siendo el gran chef del que la televisión de hoy y la televisión de mañana tiene muchas recetas aún por investigar, explorar y de las que aprender.

Aquí puedes escuchar una entrevista con los directores del documental:

@borjateran

Y ADEMÁS… CHICHO IBAÑEZ SERRADOR A FONDO 

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

> Así pronosticó Chicho Ibáñez Serrador el porvenir de los canales de TV (y acertó)

Aprende a rodar un número musical al estilo de Chicho Ibáñez Serrador (en 3 sencillos pasos)

El vídeo del casting de las azafatas del ‘Un, dos, tres’

> Los vídeos que muestran como se grababa ‘Un, dos, tres’

El día que Chicho envenenó al equipo de ‘Con las manos en la masa’

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

11 recuerdos de los 40 años de historia del ‘Un, dos, tres…’

La Sexta lidera con las primarias socialistas: las herramientas televisivas con las que ha conquistado a la audiencia

9:58 - Autor:

Los gurús no pronosticaron que la noche del escrutinio de las primarias socialistas alcanzarían el liderazgo de audiencia. Sin embargo, el especial de La Sexta, Al Rojo Vivo: objetivo PSOE, ha sido lo más visto del prime time en número de espectadores con 2.836.000 y un 15.3 por ciento de share. Por encima de MasterChef ( 2.284.000 y 15 por ciento) y Supervivientes (2.107.000 y 15,5 por ciento).

Un dato logrado por el interés informativo de la jornada pero, también, porque La Sexta ha sabido convertirse en referente de la actualidad al incorporar cuatro reglas básicas del prime time de la televisión a la información.

1. Rostros reconocibles al pie de la noticia

García Ferreras ha impregnado este tipo de emisiones de su característico tono de Carrusel Deportivo. Sabe dar ímpetu y emoción a una emisión que podría ser farragosa y lenta, sin prácticamente imágenes de lo que sucede y con un tedioso goteo de datos oficiales.

La Sexta, en cambio, ha cambiado el tono de este tipo de retransmisiones, enriqueciéndolas desplazando a sus periodistas de referencia al lugar de la noticia. Mientras el resto de cadenas envían a la sede socialista en Ferraz a reporteros desconocidos por el gran público, La Sexta planta en el epicentro noticioso a Ana Pastor y Cristina Pardo, dos referentes del canal que preguntan y repreguntan allí donde está sucediendo la noticia. El espectador siente que el canal está en los grandes acontecimientos y lo hace con sus periodistas de cabecera.

2. Multipantalla y cañones de luz

En las noches electorales, el plató de García Ferreras coloca cañones de luz en su fondo escénico como si se tratara de un gran show de entretenimiento. Esta decisión de iluminación da un toque de acontecimiento especial que rompe con la emisión habitual del programa. Tampoco falta la constante banda sonora épica de fondo, que despierta en la cabeza del espectador un clima de emoción extra. Sin olvidar, la crucial realización multicámara que, a través de una pantalla partida en diferentes imágenes, muestra mucho aunque no tenga que enseñar nada. Así el espectador siente que está viviendo el momento in situ y sin posibilidad de aburrimiento ante tantos impactos de señales en directo, que enseñan al mismo tiempo la sala que espera la aparición del nuevo secretario general, el estudio del programa, el gráfico con el estado del escrutinio y los exteriores de Ferraz. El público siente que tiene todas las imágenes al alcance de su ojo y en un solo canal.

3. Expertos. No sólo tertulianos políticos.

Aunque tan importante como emitir diferentes señales de vídeo en directo, es digerir la información. Y La Sexta ha sabido combinar los tertulianos habituales, con expertos en política que dan contexto y enfoque a las dudas que surgen en una noche como esta, de un tema tan específico como las primeras del PSOE. José Miguel Contreras o el politólogo Pablo Simón, por ejemplo, son claves para que el espectador tenga conocimientos complementarios de un panorama que no siempre se entiende en su conjunto.

4. Atados al móvil.

Los periodistas de La Sexta no tienen miedo a enseñar el móvil en sus directos. No sufren ese corsé de otras cadenas, donde el reportero debe salir impoluto y sonriendo a cámara. Ver a Ana Pastor trasteando con su móvil, es ver a Ana Pastor trabajando y recibiendo datos. Y los especiales de La Sexta han sabido incorporar los smartphone como elemento decisivo. Incluso sobreimpresionando en pantalla un símbolo de móvil, con un ruido reconocible, que cuando salta en emisión significa que hay nuevas informaciones. Aunque sea solo un tuit que ha puesto un político.

Todos estos elementos unidos propician que el espectador viva con una emoción extra el escrutinio de una noche electoral de primarias que, en otro tiempo o cadena, se podría resumir simplemente con la foto de ganadores y perdedores. En cambio, La Sexta ha creado un trepidante acontecimiento informativo de los vaivenes de la noche en Ferraz que acabó con Pedro Sánchez, de nuevo, como secretario general del PSOE.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las técnicas del show business que han incorporado los programas informativos en televisión

> Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

5 aprendizajes para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

> 7 aciertos de la línea editorial de La Sexta

> Los 7 parecidos entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

El valor que aporta Toñi Moreno a Telecinco

8:35 - Autor:

Con un 11,2 por ciento de cuota de pantalla ha llegado Toñi Moreno a Telecinco. Su nuevo programa, Viva la vida, se ha estrenado este sábado en la misma franja que ocupó María Teresa Campos durante ocho años con Qué tiempo tan feliz.

Telecinco con este magazine pretende mantenerse como la cadena referencia de emisiones en directo, también los fines de semana. Así se diferencia del cine y telefilmes enlatados de sus rivales y sigue su línea bien definida, que sus espectadores habituales reconocen a simple golpe de vista.

Y es que los programas de Telecinco cuentan con un sello muy reconocible. De hecho, el propio decorado de Viva la vida ya es identificable para la audiencia, pues es otra escenografía reciclada de la cadena. El espacio de Moreno reutiliza la estructura del decorado de Hable con ellas que, a su vez, también reutilizó la frustrada versión de sorpresas de Cámbiame (Cámbiame Premium, se llamaba) y el cancelado Hazte un selfi.

No obstante, ahora, con Viva la vida este set, instalado en el Estudio 3 de Mediaset, ha sido reinventado con aires más acogedores, como si se tratara de un apartamento con vistas a la Gran Vía madrileña. Es lo que buscaba la propia Toñi Moreno: un lugar en el que el espectador se sintiera como en casa.

Y este objetivo lo ha logrado en su primer programa, que ha contado con entrevistas a Manel Navarro y Pastora Soler. Al final, Viva la vida recupera la esencia del show de tarde de fin de semana, quitándose el lastre de la nostalgia folclórica, que era marca diferencia de Qué tiempo tan feliz.

Este programa, en cambio, es más flexible y Toñi Moreno aporta una personalidad apabullante, que conecta con la misma señora que veía a María Teresa Campos e intenta abrirse a los jóvenes. Incluso el programa parece que aprende de detalles del reputado show de Ellen DeGeneres, incorporando juegos con sus invitados y colaboradores (con Manel Navarro jugaron a adivinar si cantantes se habían caído o sufrido gallos).

Ahí está el valor principal que puede aportar Toñi Moreno a las tardes del fin de semana de Telecinco: mantener una franja en directo a través de un magazine flexible, que se adapta a la actualidad, con una presentadora que está en la calle y con una productora, Cuarzo, hábil a la hora de crear este tipo de formatos.

Toñi Moreno empatiza con la audiencia de su franja porque habla el mismo idioma que el espectador de Telecinco, que ya conoce su trabajo. La periodista viene curtida de Canal Sur (donde conduce Gente Maravillosa), TVE y en años trabajando en redacciones de todo tipo de programas pero, además, desprende una espontaneidad especial en plató. Te puede caer bien o mal, pero no crea indiferencia.

Porque Toñi Moreno es mucha Toñi Moreno y se deja llevar delante de la cámara, compartiendo con el espectador cualquier pensamiento sin atarse a los cánones de la presentadora perfecta. Y eso no es tan habitual en la tele de hoy. De hecho, en el primer programa, no pudo ocultar que se había puesto faja para que le quedara mejor su nuevo look. Así es Toñi, Toñi Moreno.

> Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 6 contenidos que eran habituales en los programas matinales y que se han extinguido (por suerte)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

La fragilidad de Rosa López: crónica de una entrevista con Bertín Osborne

21 mayo 2017 - 8:44 - Autor:

No sé a dónde voy, sólo quiero ser feliz“. Con estas palabras, Rosa López concluía su visita a la casa de Bertín Osborne. Esta semana, Mi casa es la tuya recibía a la ganadora del primer Operación Triunfo y conseguía uno de los programas con más verdad de su historia.

En un tiempo en el que las personalidades de la cultura, política y arte intentan controlar al máximo las declaraciones en sus apariciones para mostrar al mundo una impoluta y amable imagen de su existencia, Rosa López se ha lanzado sin red a la charla con Osborne.

Y es que Rosa mantiene el secreto con el que triunfó. No sólo contó con una portentosa voz, también una ingenuidad sin filtros que traspasa la pantalla y que alcanza una conexión hipnótica con el espectador. Un espectador que sigue enamorado de ella, en lo bueno y en lo malo, en el éxito y también en los posteriores tumbos que ha dado su carrera.

Dan igual las cámaras, Rosa no ha ocultado sus inseguridades, tampoco ha disimulado lo mucho que depende de su madre o su frustración en el amor. Todo delante de un Bertín más Bertín que nunca, con una mirada que hablaba por sí sola y que a veces parecía no entender el manojo de inseguridades y complejos que transmite la cantante todo el rato durante la grabación. “Creo que te flagelas demasiado“, soltó un Bertín que intentaba (a su manera) pegar un empujón a esa niña entre algodones que, en su show, dio la sensación de que sigue casi tan perdida como el primer día. Hasta parecía avergonzarse de contar en público la profesión de su padre, agricultor.

El miedo al qué dirán, la educación machista o el temor a descubrir el mundo han sido algunos de los conceptos latentes en un Mi casa es la tuya que, sin quererlo, realiza también una reflexión sobre los juguetes rotos de la industria de la tele y la música, con minuciosos contratos para exprimir los talentos, pero donde nadie enseña a digerir el éxito y su posterior e inevitable resaca, que siempre suele ser confundida con fracaso.

“En mi vida he llegado tarde a todos los lados”, sentenció Rosa ante un Bertín asombrado ante tanta negatividad que él intentaba relativizar con su campechanía: “Tienes que valorarte más Rosa, me da mucho coraje“, le decía.

Incluso, durante el programa, Rosa lanzó una teoría conspiranoica como causa para su pérdida de voz, que le impidió hablar y cantar durante casi un año. Una historia sobre una inyección antes de un concierto que, en boca de la cantante, pareció de pronto un thriller planeado por manos negras que maquinaron acabar con su poderío vocal. Frente a ella su madre y un Bertín con cara de que, tal vez, la única razón de aquello fue que, tras OT, las cuerdas vocales de su hija se exprimieron tanto que un día ya no pudieron más.

Mi casa es la tuya creció este miércoles hasta un 17.9 por ciento de cuota y 2.767.000 con Rosa López, que prefiere que no le llamen Rosa de España. Eso le dijo a Bertín, que, después de varias entrevistas promocionales sin mucho que aportar en su programa, esta vez estaba logrando una catarsis sociológica: la de una mujer que, primero por la cultura de su familia y después por las fauces de la industria de la fama masiva de un fenómeno televisivo, aún no ha conseguido ser libre.

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT 

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Las 7 razones del éxito inesperado de Bertín Osborne

El reencuentro de OT: una bomba emocional sobre la pérdida de la inocencia

Las 5 armas de Bertín Osborne que no ves y son cruciales para su éxito

> Así está la Academia de OT hoy

> Lo que no ves del reencuentro de ‘OT’

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

 

El adiós de Juan Echanove a Miguel Alcántara en Instagram

20 mayo 2017 - 0:39 - Autor:

El día en el que murió Marcial en Médico de Familia, Javier Sardá se llevó a Crónicas Marcianas al actor que interpretaba a este entrañable personaje, Jorge Roelas. El programa de late night de Telecinco daba la vuelta al drama nacional que había propiciado el giro dramático de la serie de Emilio Aragón.

De hecho, en una de las pausas publicitarias de la emisión de Médico de Familia, ya aparecía el propio Roelas comiéndose un apetitoso bocadillo desde el plató marciano. Mientras que el país lloraba su fallecimiento en la ficción, Marcial estaba dándose una buen atracón de comida.

Y acabó el episodio. Y empezó Crónicas Marcianas. Y, entonces, Marcial entró en el estudio de Javier Sardá subido en una pompa fúnebre digna de película de terror. Allí arrancó una conversación, que se convirtió en todo un gag sin miedo a reírse de la muerte. Un gag con el que Telecinco, de paso, creaba un acontecimiento más allá del propio capítulo de Médico de Familia.

Han pasado dos largas décadas desde aquel pionero instante televisivo en Crónicas Marcianas y, ahora, en España ya no existen programas espectáculo de late night. Pero sí que están las redes sociales para relativizar la muerte de personajes cruciales de las series más icónicas. Así ha hecho el propio Juan Echanove tras el triste final de su inolvidable papel en Cuéntame cómo pasó.

Miguel Alcantará falleció este jueves. Pero, nada más terminar el episodio y casi a modo de “extra” o “bis”, en el Instagram de Echanove siguió la vida. “A todos los seguidores de Cuéntame, me he muerto”, sentenció el actor.

De nuevo, el humor como sano aliado en plena resaca de la emoción del desenlace de la ficción. Y el espectador se sintió reconfortado, pues recordaba que sólo se trata de una serie. Eso sí, una serie que ha marcado vidas. Muchas vidas.

Gracias

Una publicación compartida de juan echanove cuenta oficial (@jechanove) el

 

También Echanove juega con su “muerte” en el Instagram de Ricardo Gómez, en un vídeo que ha superado los 100.000 visionados en sus primeras 24 horas en la red. Y es que Instagram se ha alzado como la red social perfecta para los adictos a series, pues en ella los actores cuelgan, sin intermediarios, un contenido extra que, en ocasiones, no disponen ni las propias cadenas. Desde imágenes personales de sus rodajes hasta dilemas de la preparación de sus personajes. O, como en el caso de Echanove, sketches para despedir a un personaje tan importante en su carrera. Y en Cuéntame.

Jorge Javier Vázquez, el presentador por encima de correcciones políticas

19 mayo 2017 - 0:52 - Autor:

La televisión se ha llenado de tabús. Los presentadores miden sus palabras como nunca. Las redes sociales están al quite de cualquier salida de tono que se salte las líneas de lo políticamente correcto. Pocos comunicadores se atreven a pasar esa frontera, no vaya a ser que se moleste alguien. Pero comunicar también significa transmitir siendo uno mismo, uno mismo con todas sus consecuencias. Y Jorge Javier Vázquez ha logrado llegar a esa especie de olimpo de presentadores a los que se permite prácticamente todo.

Un estatus que se ha ganado a pulso, tras años creciendo delante de las cámaras, aprendiendo de errores y labrándose la complicidad de un espectador, que siente a Jorge Javier Vázquez como de la familia. Le achucharía si pudiera.

De ahí que Jorge Javier pueda realizar comentarios en Supervivientes que no se pasarían a ningún otro rostro de la cadena. Sin embargo, a él se le perdona (casi) todo porque lo hace con gracia e inteligencia emocional. Sabe el instante perfecto para hacer el comentario sagaz, e incluso intuye cuando y como se puede reír del tono de la tele-realidad de Telecinco, que siempre es mejor si no se toma demasiado en serio.

“Paola hija mía, sácate el bikini. No sé que problemas tenéis ahí en Honduras con el bikini. Quitátelo que estáis en la playa. Que te digo que con el problema que te da el bikini, pues hija, quítate el bikini, este comentario en boca de otro presentador sería considerado machista. Pero hecho por Jorge Javier simplemente es un chascarrillo familiar, apto para todos los públicos. No es cuestión de una u otra sexualidad, es cuestión de empatía con la audiencia.

Sucede constantemente en los programas de Jorge Javier Vázquez. Incluso cuando los propios concursantes sueltan comentarios inadmisibles como en la emisión en la que el novio de Gloria Camila, hija de Rocío Jurado, lanzó un terrible “Cállate porque lo digo yo, que soy tu novio“.

Entonces, Jorge Javier sabe guiar el percal hacia un terreno cómplice con el espectador, que diferencia cuando se puede jugar en broma con corrosión, cuando hay que relativizar y cuando hay que ponerse serio. Muy serio. Jorge Javier tiene la palabra exacta en el momento adecuado. Y, por eso mismo, se ha convertido en un rostro imprescindible de la televisión de hoy. No es parte del decorado, no es un presentador al uso: es un aliado del espectador. Y, por eso mismo, el público entiende sus comentarios sin medias tintas. Porque, ames u odies su estilo, la audiencia sabe que no es previsible. Al contrario, juega sin dar margen a la indiferencia.

> El problema resuelto de ‘Supervivientes’

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

TeleDiaria en Twitter