Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Sin noticias de ‘El Ministerio del Tiempo’ en TVE: causas de un sí a ‘Cuéntame’ y un olvido ministérico

25 julio 2016 - 1:19 - Autor:


La espera ha sido larga. El consejo de administración de RTVE ya ha dado luz verde a la renovación de Cuéntame cómo pasó. En cambio, aún no existen noticias sobre una tercera temporada para la reputada El Ministerio del Tiempo, que cuenta con la producción parada y sin margen de maniobra para un retorno temprano.

Los actuales responsables de la corporación pública han pisado el acelerador con la familia Alcántara, pues perdían los derechos de emisión de la mítica serie. La auditoría interna, que ha analizado los gastos de la serie, y los problemas con el fisco de los actores protagonistas (y el propietario de la productora) han ido retrasando la renovación al mismo tiempo que el Grupo Ganga, responsable de la serie, firmaba un pacto con Atresmedia para seguir realizando la ficción estrella en Antena 3.

Ante este panorama, la cadena pública no podía esperar más y ha ejercido su derecho de tanteo ante la propuesta de la competencia. Los gestores de Televisión Española no han dudado. De hecho, los consejeros de RTVE han votado por unanimidad ya que Cuéntame es la joya de La 1, sobre todo porque mantiene unas audiencias muy competitivas que aúpan la media del canal y otorgan en los jueves a La 1 el liderazgo en espectadores.

Incluso, en esta última temporada, los Alcántara han aumentado su audiencia con un promedio de 17,2 por ciento de share y 3.209.000 espectadores de media, superando el dato de la etapa anterior en 1,1 puntos y 82.000 espectadores. Un 47,9 por ciento de la población (21.341.000) ha visto algún momento Cuéntame en este 2016.

La audiencia ha pesado, por tanto, una audiencia más generalista que la de El Ministerio del Tiempo. Y ahí está la clave del problema del estado de la cuestión: las decisiones de Televisión Española en lo que a ficción se refiere siguen midiéndose como si fuera una televisión con publicidad y privada. Se ha primado la tradición del buen resultado de share asegurado, frente al riesgo de la aclamada El Ministerio del Tiempo.

Aunque tanto Cuéntame como El Ministerio dan en la diana del significado de cadena pública. Las dos retratan un país a través de tramas que hacen pensar, despiertan inquietudes y sobre todo emocionan. Pero, además, El Ministerio del Tiempo ha logrado un extra que parecía imposible a estas alturas: conectar desde TVE con varias generaciones que ya no consumían televisión hecha en España. Por su calidad, riesgo y capacidad de innovación.

Sin embargo, la situación actual de TVE está siendo hostil para una continuidad sana de El Ministerio en un momento en el que la historia necesita crecer hacia tramas más ambiciosas. Incluso con más posibilidades de rodaje fuera de la capital. Hasta ahora la grabación está demasiado centralizada en Madrid con las limitaciones de guion que eso conlleva para una producción que bebe de la historia de todo un país y no sólo de su capital.

Da la sensación de que, cuando no hay trending topics y premios, pocos o nadie pelean desde dentro de la cadena pública por lo que supone El Ministerio del Tiempo. Y eso va contra la propia imagen de la cadena pública. TVE necesita redefinir su modelo de inversión con la flexibilidad y amplitud de miras necesarias para que sus series no estén atadas a la inestabilidad y sus trabajadores no dependan de los vaivenes de la incertidumbre de la sombra constante de la cancelación (también llamada con el seudónimo de no-renovación) que va contra la calidad del producto en sí. Como sucedía en la edad de oro creativa de la TVE de los años 80, cuando la serie se escribía y producía en función de lo que querían contar sus autores en un arco de tiempo definido con claridad desde un principio y que estaba por encima de las audiencias.

Porque la sociedad se sentirá orgullosa de Televisión Española cuando movilice a la industria audiovisual sin medias tintas en lo que a ideas se refiere. Sin miedo a ir a la delantera en la innovación, la exploración de la creatividad como motor cultural y la investigación de las nuevas narrativas. Y eso lo ha conseguido El Ministerio del Tiempo en su máxima expresión. Y aún tiene un recorrido que la marca de supuesto servicio público de RTVE no se puede permitir perder.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 22 vías de acción para salvar TVE

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

El motivo por el que Jordi Évole quiere estrenar en cines el ‘Salvados’ rodado en el ‘Astral’

24 julio 2016 - 10:29 - Autor:

Jordi Évole quiere estrenar en cines, días antes de su emisión por televisión, la edición de Salvados que han rodado en el Astral, el barco de rescate de refugiados en el Mediterráneo. Así lo ha anunciado en un artículo en El Periódico.

Pero no es una de esas estrategias que utilizan las cadenas para crear un acontecimiento que envuelva de pompas de promoción el regreso de un programa o serie. Se trata de un intento de movilizar a la gente. Como hicieron los voluntarios de Proactiva Open Arms que no se quedaron pasmados y actuaron.

Salvados pretende que su audiencia pague en el cine por ver antes su edición sobre el Astral y que ese coste de la entrada ayude a financiar el comprometido trabajo de Open Arms en el Mediterráneo.

Aunque, claro, para conseguirlo el equipo de Salvados necesita exhibidores de cine que se animen a ceder sus salas de forma solidaria. O, lo que es lo mismo, permitan emitir el documental sabiendo que no se embolsarán ganancias (económicas) por ello. Aunque sí ganarán en imagen de compromiso.

Ya se ha sumado a la causa el cine del Palacio de la Prensa, en la madrileña Gran Vía, frente a la plaza de Callao. No obstante, ni es sencillo convencer a las grandes cadenas de cine de proyectar un documental sin beneficios tangibles e instantáneos en euros. Ni es sencillo movilizar a los espectadores para que vean en una sala (y encima pagando) un Salvados que luego podrán gratis desde la comodidad de su sofá en la tele.

Pero en eso consiste la esencia de Salvados: el periodismo que lo intenta, el periodismo que cree que se pueden cambiar las cosas. Y, de esta forma, con una simple entrada para asistir a un pase exclusivo, se promueve una acción que ayuda a las personas que ayudan.

> Lo que tienen que aprender las facultades de Comunicación de Salvados

@borjateran

Y ADEMÁS…

6 obstáculos que sufre diariamente un redactor de informativos

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

5 lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Así busca José Luis Moreno figurantes para ‘Reinas’, su nueva producción con TVE (VÍDEO)

23 julio 2016 - 9:46 - Autor:

Ventrílocuo, productor, presentador, cirujano, guionista y ahora, también, youtuber. No es El Rubius, pero José Luis Moreno ha montado una macro familia de canales en Youtube, YouMoreTV, donde rescatar su mastodóntico archivo televisivo. Largo repertorio de actuaciones musicales (centenares de vídeos de artistas de todos los estilos, desde Alejandro Sanz o Rocío Dúrcall hasta Jesús Vázquez o Miriam Díaz Aroca cuando cantaban…), las comedias de sus noches de fiesta, los monólogos de Gila, Rockefeller y Doña Rogelia, capítulos de sus series, los recordados desfiles de modelos

También con vídeos nuevos, como tutoriales fitness a cargo de Martin Mester, un musculado habitual de sus programas, o grabaciones de combates. Sí, combates. Pero, además, en esta red de canales no faltan las apariciones estelares del propio José Luis Moreno, en las que suele buscar talento.

De hecho, Moreno ha aprovechado esta red suya de canales de Youtube, YouMoreTV, para mostrar los trajes de época que vestirán al elenco del primer episodio de Reinas, su nuevo proyecto para TVE. Una coproducción hispano-inglesa que estará formada por seis tv movies de 60 minutos de duración y en la que también estará implicada la BBC.

Dos grandes mujeres luchando en un mundo de hombres. María Estuardo e Isabel I y, como triángulo, Felipe II“, explica el propio Moreno a su público de la plataforma de vídeos de Google.

A sus espaldas, el imponente vestuario de época que recalca “está cosido a mano, perla a perla“. La producción contará con más de “2000 extras” dice, pues “habrá batallas, lucha, vida y actuación”. Y ahí es cuando José Luis Moreno aprovecha Youtube para invitar a enviar el vídeo con las capacidades escénicas de aquellos que cuenten con ganas de participar en el proyecto que verá la luz en Televisión Española.

La serie que, según Moreno en el vídeo, se rodará en “Holanda, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y por supuesto España” será un retorno al telefilme épico de época. Con su dosis de historia, con su dosis de culebrón.

Pero no queda ahí la interacción de José Luis Moreno con los usuarios de Youtube. El productor de Aquí no hay quien viva también busca dar la oportunidad a nuevos artistas para sus galas de Navidad y Fin de Año, esos especiales de varietés que lleva décadas dirigiendo “no sólo para España, sino para todo el mundo”:

12 infalibles trucos para triunfar con una gala televisiva

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 3 errores de las cadenas de TV en las redes sociales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

La revolución de la TV de pago: el reto de Movistar+ frente a Netflix, HBO y Amazon

22 julio 2016 - 2:06 - Autor:

Tras Netflix, HBO. Y tras HBO, Amazon. El desembarco en España de las tres grandes compañías norteamericanas de vídeo bajo demanda ya es (casi) una realidad. En los próximos meses se completará el aterrizaje de HBO y Amazon. A primera vista, la plataforma de Movistar +, surgida de la fusión entre Canal Plus y Movistar TV (antes Imagenio), es una de las principales damnificadas, pues perderá importantes derechos de ficción de los que son productores Netflix, HBO (Juego de Tronos) y Amazon. Estos operadores querrán retener sus series en sus plataformas.

Se acabaron las cadenas intermediarias en España. Netflix, HBO y Amazon ofrecerán directamente sus producciones en exclusiva y el espectador tendrá que elegir, entre una u otra oferta, dependiendo del catálogo de estos videoclubs en streaming. Complicada elección por parte de la audiencia.

Así está cambiando el modelo de la televisión de pago, que hasta ahora se sustentaba en multitud de canales temáticos, que era imposible que el abonado siguiera en su totalidad. En los próximos años, el espectador querrá pagar sólo por aquello que ve.

Sin embargo, el caso de la televisión de pago en España es particular. El cable llegó tarde y mal. De hecho, nunca se popularizó. Y Canal Plus se vendió gracias al cine de estreno y fútbol. También en el caso de Canal Satélite, que creció gracias, de nuevo, al poder del fútbol.

Con este panorama, ¿cuál es el siguiente paso de una tele de pago española que no funciona igual que la norteamericana? Movistar+ ha arrancado un interesante proceso de producción propia que no se queda sólo en series: avanza hacia los programas acontecimiento, que son los que seguirán removiendo la televisión lineal, aquella que se consume en vivo y en directo, aunque también se pueda ver a la carta en diferido en servicios como Yomvi. Así, Movistar ha creado un canal de referencia llamado Cero (#O), que es un epicentro de formatos que conectan directamente con aquel público que se sentía huérfano de un tipo de televisión.

  • El modelo de Cero, más que un canal

Cero no lucha con apoteósicos estrenos cinematográficos (en este caso, además, tendría que compartirlos con los operadores rivales por las restricciones puestas por Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a la fusión), directamente se ha propuesto crear una marca de televisión inteligente. De esta forma, ha recuperado la esencia de Buenafuente, ha incorporado un magazine con Raquel Sánchez Silva o ha experimentado con la ficción con Eva Hache y su Web Therapy.

La cadena hace marca a través de contenidos representativos con caras identificables por parte del espectador. Y ahí venía uno de los problemas de Movistar+: su imagen de televisión de pago era demasiado fría. Sin nombres propios que resultaran próximos y reconocibles al espectador. Ahora la plataforma, a través de Cero, ya tiene nombres propios y los aprovecha para darse a conocer en todos los elementos que organizan la programación, como las transiciones a publicidad, que son píldoras centradas diseñadas con un triple efecto en el espectador: en un solo golpe de vista muestra personaje de Cero (Gabilondo, Buenafuente, Javier Coronas, Berto Romero…),  promocionan sutilmente el programa de turno y, de paso, con su propuesta creativa, definen el tono cómplice de la emisora. Juegan con el espectador de tú a tú.

Un canal peculiar para los nuevos tiempos. Cero, por ejemplo, no tiene informativos. Y ni falta que le hace. Porque cuenta con formatos-evento que van más allá del Telediario tradicional. Estas propuestas analizan la información desde enfoques con inconfundible sello propio. Incluso exploran lo que sucederá en el futuro (más próximo) en Cuando ya no esté, el formato de Iñaki Gabilondo.  Otra contundente cara con la que vende su calidad Movistar+. En su nuevo programa, el reputado comunicador visita a expertos para descubrir lo que pasará en el planeta dentro de 25 años. O lo que es lo mismo, cuando Gabilondo ya no esté. Una poderosa idea ejecutada con una cuidada factura, periodística y también visual.

La profesionalidad, credibilidad y el saber escuchar de Gabilondo es otra de los valores añadidos de este nuevo canal motor de Movistar Plus que, además, cuenta con los documentos de Diario Vice, Reiniciando, Tabú de Jon Sistiaga o Día Cero. Todos, formatos que dibujan las realidades de nuestra sociedad desde una perspectiva periodística y emocional diferenciada y con carácter propio.

Tampoco faltan los deportes con Minuto Cero, desde un gran plató. Esta apuesta es más tradicional. Pero no sólo sirve para narrar y analizar el vaivén deportivo, sino además para retroalimentar, divulgar y recordar al público de la plataforma todos los derechos deportivos que dispone en “exclusiva” y que siguen siendo uno de los fuertes para ganar lo que antiguamente se llamaba abonados.

Al igual que Buenafuente o el magazine de Raquel Sánchez Silva, Likes, que sirven de ventana a la cultura sin remilgos (así como para dar visibilidad cuando toca a productos de la plataforma) a través del entretenimiento. Un entretenimiento que también se abre camino con shows singulares que no son más de lo mismo: como el talent Acapela, el docurealities La Huída o la revelación de Maraton Man, llevando el running a los lenguajes televisivos y transformándolo en un particular retrato social. Formatos que, en ningún caso, fuerzan su duración y, por tanto, no sobrepasan la hora de emisión. Una de las anomalías de gran parte de la oferta de las cadenas españolas.

Así, con esta amalgama de contenidos plurales y al mismo tiempo con una línea transversal coherente, se está construyendo una marca de referencia identificable. Identificable por sus caras, por su calidad visual y por su contenido interesante, con cierto riesgo y con un ritmo menos apabullante que la televisión comercial en abierto. Sin tantas prisas, sin tanta desconfianza en la inteligencia del espectador. Ahora falta el salto definitivo a la ficción nacional. Ya hay proyectos en marcha. La Peste de Alberto Rodríguez, Vergüenza creada por Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero o La Zona de Jorge y Alberto Sánchez Cabezudo.

Y ahí, en esta combinación de programas con mirada propia y ficción con sello reconocible, está la particularidad en la que las compañías norteamericanas serán fáciles de ganar. Porque esta oferta, que surge de la idiosincrasia nacional, va directa a una audiencia interesada en conectarse al pago y que no siempre se siente representada en la oferta de las privadas en abierto. Una audiencia que no vive solo de grandes producciones yanquis y se moviliza con especial emoción ante las españolas. Como ha sucedido con El Ministerio del Tiempo desde la televisión pública. La producción propia, plural y arriesgada en ideas en las que sentirse representado determinará la batalla final del liderazgo de la televisión de pago en España. Y en eso Movistar+ ha tomado, por ahora, cierta delantera.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Razones por las que debes ver Web Therapy de Eva Hache

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Telecinco retira ‘Quiero Ser’ de Sara Carbonero a las dos emisiones

0:05 - Autor:

Sólo han bastado dos emisiones en Telecinco para que Mediaset haya decidido retirar de la programación de su canal principal Quiero ser, el nuevo espacio de Sara Carbonero, según ha adelantado Fórmula TV.

Este jueves, se ha terminado el recorrido en Telecinco de este talent show que pretendía conquistar a las grandes audiencias con una competición en busca del mejor influencer de moda. Una profesión que viene a ser tener muchos seguidores en redes sociales y marcar tendencia con la ropa que muestras en Instagram.

Pero los datos de audiencia han sido demoledores: en el estreno, el programa sólo logró un 9’9 por ciento de cuota de pantalla y, en su segunda entrega, el dato aún bajó más, quedándose en un 7’8 por ciento de share. Un resultado no apto para la noche de Telecinco.

No obstante, el formato tendrá una segunda oportunidad en Divinity, un canal con un perfil de público más a tono con un espacio sobre influencers, moda y otros términos de la burbuja de las redes sociales. Su nuevo horario de emisión será, a partir del lunes, antes del programa Cazamariposas, a las 21h.

> ANÁLISIS > CLAVES Y MOTIVOS DEL FRACASO DE ‘QUIERO SER’

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

TVE da luz verde a dos temporadas más de ‘Cuéntame’: claves de una controvertida renovación

21 julio 2016 - 11:48 - Autor:

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida. Antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos“. Con esta reflexión de Charles Chapin, en la voz en off del adulto Carlitos Alcántara, Cuéntame se despidió de su última temporada en TVE. Sonaron las alarmas, ¿era un sutil adiós a la cadena pública? En realidad, era un final que no estaba pensado para final y que, sin embargo, era toda una metáfora del momento de crisis que estaba viviendo (y sufriendo) la ficción.

Los problemas con el fisco de sus dos actores principales y las supuestas irregularidades económicas de la ficción, que está sometida a una auditoría interna de Televisión Española, han ido retrasando la posibilidad de la renovación por parte del Consejo de Administración de TVE. En esa espera de comprobar la inexistencia de irregularidades, Los Alcántara han estado al borde de marcharse para siempre por la puerta de atrás de Prado del Rey. Sin grandes despedidas, sin un capítulo pensado para su cierre definitivo.

Incluso hace unas semanas, ante este futuro incierto, los responsables de Grupo Ganga (el conglomerado de empresas que realiza la mítica serie) llegaron a un acuerdo con Antena 3 para no perder su producción estrella. Aunque, eso sí, en la compañía privada no se podría mantener el nombre de Cuéntame cómo pasó, al igual que sucedió con Amar en tiempos revueltos o, más reciente, con el programa de Bertín Osborne.

Pero Televisión Española no ha dejado escapar una serie de tanto calado histórico y social como Cuéntame cómo pasó y al Consejo de Administración de RTVE, reunido esta mañana de jueves, ha aprobado por unanimidad renovar la serie que protagonizan Imanol Arias y Ana Duato. De esta forma, la corporación pública ejerce su derecho de tanteo e iguala las condiciones de la oferta que había realizado Atresmedia a Ganga para quedarse con la serie y permitir, así, su continuidad.

15 años después de su lanzamiento, Cuéntame sigue siendo un filón de audiencias que, además, hace pupa a las cadenas privadas. Llevarse la producción era una oportunidad de negocio para una Antena 3 que ha sufrido la dura competencia de Los Alcántara en los jueves, un prime time en el que no cuenta con oferta asentada.

  • 24.5 millones de euros de inversión para dos temporadas

Al final, TVE ha empatado la oferta del rival y ha dado luz verde a la contratación de dos temporadas más. En total, serán 38 capítulos que costarán al viejo ente un poco más de lo que estaba pagando por la producción hasta ahora, ya que desde Atresmedia se amplió el presupuesto para quedarse con el producto. La inversión estará en 24,5 millones de euros.

Es el precio de Los Alcántara, que cerraron su pasada temporada, la número 17, aumentando su audiencia con un promedio de 17,2 por ciento de share (3.209.000 espectadores de media) y superando el dato de la temporada anterior en 1,1 puntos y 82.000 espectadores. Un 47,9 por ciento de la población (21.341.000) ha visto algún momento de la temporada en estos meses. El episodio más visto de la producción en esta etapa ha sido Lo que aprendí, un homenaje a Chicho Ibáñez Serrador y el mítico concurso Un, dos, tres, con 3.657.000 telespectadores y una aceptación del 19,2 por ciento de cuota, que supo retratar y transmitir esa particular sensación de la sociedad española ilusionándose frente al televisor.

Y ese es el gran valor añadido de la producción de Ganga y TVE como un producto de entretenimiento que ha supuesto un impulso a la calidad de la industria de ficción nacional (la serie cuenta con una brillante y cuidada factura en guion, realización, interpretación y escenografía) y ha realizado un valioso trabajo divulgativo para el país. Porque la Familia Alcántara es más que la Familia Alcántara: se ha convertido en una especie de reflejo de la familia española media, con sus errores, con sus aciertos, con sus ilusiones, con sus miedos. Y ahí van. Y ahí seguirán porque todavía sus tramas no han llegado al emblemático final que merecen.

> El aplauso silencioso del final de temporada de ‘Cuéntame’

@borjateran

Y ADEMÁS…

La cultura también emociona en prime time

‘Un, dos, tres’ en ‘Cuéntame’: la ilusión de la TV auténtica

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

‘Galas del Sábado’: un viejo programa que es más moderno que la televisión de hoy

1:25 - Autor:

A simple vista, Galas del Sábado (1968-1970) puede parecer un programa viejo, obsoleto, en blanco y negro. Horror, en blanco y negro. Pero, en realidad, es más moderno que la mayor parte de la televisión de hoy. En concepto, en puesta en escena y en creatividad.

Porque, décadas antes de Operaciones Triunfos o Grandes Hermanos, ya existieron fenómenos televisivos por obra y gracia de ese aparato llamado la televisión. Y Galas del Sábado revolucionó la sexta noche de la semana con la reinvención del género de las varietés e incluso vació cines y teatros. El público se quedaba en casa para ver el programa de Laura Valenzuela y Joaquín Prat. Pero, ¿por qué este añejo programa sigue a la vanguardia televisiva en 2016?

Galas del sábado no sólo es vanguardia televisiva. También su esencia esconde la fórmula para el éxito en el futuro de los programas musicales. Aquellos programas en donde los artistas demostraban al mundo su talento sin necesidad de concursar frente a un jurado y que se han terminado esfumado de la programación.

Primordial: Galas del sábado no era el tópico de una gala del sábado. Era un programa que contaba una historia de principio a fin. De hecho, uno de los grandes aciertos es que sus presentadores, la carismática pareja formada por Laurita y Prat, se mantenían en emisión durante las actuaciones. En efecto, se quedaban sentados en un taburete y el espectador podía ver su reacción al fondo del plano. Así crecía la química cómplice entre la audiencia y sus maestros de ceremonias, que no sólo eran unos bustos parlantes que soltaban el texto y se iban. Al contrario, disfrutaban con el propio espectador del programa. Y eso siempre será un apabullante valor añadido en televisión.

Pero, además, Galas del Sábado creaba un hilo argumental definido durante toda la emisión. Un hilo argumental en el que participaban al ser posible todos los artistas que estaban invitados a la cita. El show narraba una historia de principio a fin casi como si de una serie o, mejor dicho, una sitcom se tratara. No era un espacio encorsetado en lo políticamente correcto. Los presentadores eran traviesos entre sí, con sus invitados y viceversa.

Unos invitados ansiosos por asistir al programa de La 1. El motivo de este interés: no sólo les servía para promocionar su arte, también para mostrarlo al país desde un contexto especial. Y es que las propuestas escénicas de Galas del Sábado por muy desconocido que fuera el intérprete solían ser puro espectáculo. La televisión descubría sus posibilidades y en este formato eran unos kamikaces de la imaginación. Incluso no dudaron en adelantarse al suspense de invitados-cebo que la audiencia descubría “en vivo” su nombre. ¿Quién estaba detrás de Pepa Bandera? Así se desveló el misterio:

El objetivo era sorprender en cada actuación al espectador con ideas inesperadas que, además, eran narradas por una realización tan elegante como compleja. No todo se entendía con facilidad y ni falta que hacía. No importaba, porque el programa de Enrique de las Casas y Fernando García de la Vega era un generador de estímulos, sensaciones que se convertían en toda una experiencia para el televidente.

El plató que acogía estas Galas del Sábado era por entonces gran Estudio 1 de Prado del Rey, que se aprovechaba en 360 grados. Otro valiente acierto, la realización no se quedaba en el escenario con un fondo y hasta giraba entorno a los artistas. Con una coreografía de planos cuanto menos complicada. Pero que gracias a su personalidad propia embellecía aún más el resultado.

Hoy Galas del Sábado sería un programa hipster. Pero sus cimientos del éxito, casi cincuenta años después de su emisión, siguen escondiendo los mimbres del triunfo de cualquier producto televisivo de entretenimiento: línea argumental transversal, propuestas escénicas con concepto definido y diferenciado, realización con carácter propio y ensayada y presentadores y artistas integrados en el juego. Así se lograba crear en el espectador la percepción de acontecimiento, de estar asistiendo en directo a un evento único e irrepetible. Era y es el más difícil todavía en televisión.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

El concierto del reencuentro de ‘OT’ ya tiene fecha: los 7 elementos que no deben faltar (VÍDEOS)

20 julio 2016 - 11:18 - Autor:

Ya hay fecha para el concierto del reencuentro de Operación Triunfo. Será el 31 de octubre en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Este viernes saldrán a la venta las entradas de este show que reunirá a casi todos los triunfitos de la edición más mítica del reality musical. David Bisbal, Chenoa, Rosa, Bustamante, Geno… Solo faltan por confirmar Juan Camus y Verónica Romeo, que están en conversaciones.

Ahora toca pensar qué momentos debe rememorar y/o reproducir esta cita que retransmitirá, en directo, TVE. Un acontecimiento que promete ser un hito, sobre todo si no se queda en un concierto y se piensa para la televisión, donde lo verá el gran público. Una noche para la sorpresa y el recuerdo, pero ¿qué momentos fundamentales debería rememorar este show? A nivel televisivo, hay siete detalles claros a mimar:

1. Uno de los aciertos de la personalidad de OT era el arranque del programa. No sólo por la reconocible sintonía, también por el plano que se repetía en cada gala de esos andamiajes del fondo del escenario, con bailarines danzando a lo loco. Esta estructura de comienzo de cada gala se debería repetir en los primeros minutos del concierto de OT. Un guiño a la historia del formato que es, además, una eficaz forma de impulsar en la audiencia el sentimiento de que están viviendo un acontecimiento especial y único. Pues reproducir a lo grande esta planificación de planos y coreografía de los primeros compases de cada gala de OT es una arma infalible para despertar la nostalgia de una época en sólo un segundo:

2. Carlos Lozano no puede participar en el concierto por su contrato con Telecinco, así que es necesario un rostro que sirva de sutil maestro de ceremonias que conecte con la nostalgia de la generación OT. Y tiene que ser la directora de la Academia, Nina, con su personalidad, con su pasión, con su temperamento.

3. Hay decenas de canciones que rememorar y reversionar. Aunque uno de los instantes que más expectación genera es la posibilidad de volver a ver a Bisbal y Chenoa cantándose, con aquella complicidad, el inolvidable Escondidos. Ya se sabe, el público, a veces, es ñoño y malicioso a partes iguales.

4. ¿Qué canciones podría cantar Rosa? Son muchas. Especial sería incorporar al show un revival del “me he equivocao. Eso sí que marcó a generaciones…

5. El concierto perdería fuerza si sólo se quedara en un concierto. Porque OT siempre ha sido un programa de televisión. Necesita una línea argumental definida. Con sus sorpresas, con sus giros de guion e incluso con un algún guiño a su jurado. Pilar Tabares no debe faltar.

6. Operación triunfo fue un boom que nadie se esperaba. Ni en la propia cadena. La audiencia media del concurso fue de 6.895.000 espectadores con un 44,2 por ciento de cuota. Con este apabullante éxito, los profesores dieron en la diana de un consejo que venía muy bien a triunfitos y público en general para la resaca del éxito del fenómeno televisivo: “no dejéis de soñar“. El programa no daba tregua a la emoción. Y esa canción tampoco debe faltar, claro, provocando la conmoción de la aparición de los profesores en escena 15 años después.

7. Y, por supuesto, el gran colofón del show tendrá que ser ese Mi música es tu voz. Todos cantando el ‘A tu lado‘. De hecho, estaría bien que incluso se reprodujera en una parte central del gran Palau Sant Jordi esa casa característica pastilla de OT que avanzaba sobre la pasarela, moviendo a todos los triunfitos entre el público. Un gran colofón para un gran acontecimiento televisivo y, también, para la industria discográfica.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Se busca propietario para la Academia de OT

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

‘Quiero ser’: el problema del nuevo programa de Telecinco

0:00 - Autor:

  • El estreno de Sara Carbonero y los influencers se ha quedado en un pobre resultado de audiencia, con un 9,9 por ciento de cuota de pantalla (1.394.000 espectadores)

Los calores del verano han llegado. Y Telecinco ha aprovechado las vacaciones para apostar por Quiero Ser, una especie de talent show presentado por Sara Carbonero y que cuenta con el objetivo de buscar a una nueva it girl influencer (bueno, también hay un posible it boy). ¿Que en qué consiste ser it girl influencer? Pues parece que es una profesión en alza que viene a equivaler a tener muchos seguidores en las redes sociales y marcar tendencia con la ropa que te pones y tus posados sobreactuados que te haces para Instagram. Con uno, dos o tres filtros.

Pero este programa no deja de ser un experimento estival (de bajo coste y pobre factura visual) que no encaja con el lenguaje del prime time de Telecinco, ligado a las emisiones en directo, con gran plató y personajes apasionados con los que se puede identificar el espectador medio del canal.

Quiero ser, en cambio, es una especie de evolución (o involución) de Supermodelo con toques de Las joyas de la corona (el reality que buscó refinar a su casting) pero sin pasarela ni academia ni palacete ni estudio que sirva como referencia de la competición. De hecho, los protagonistas ni comparten plano con Sara Carbonero, que sólo lee con cierto desapego y sin contagiar entusiasmo sus entradillas desde una especie de azotea perdida en Madrid.

Al ser un producto grabado como un docushow, el espacio pierde este nervio, pasión y frescura que acostumbra a tener Telecinco en prime time. Este programa enlatado entronca, por tanto, con un público más de Cuatro. Ese público que está en las redes sociales y que interactúa con los programas a través del sentido del humor. Sin embargo, la comedia tampoco es que sea el gran fuerte de Quiero Ser.

El programa tiene píldoras de humor, pero se centra más en el dibujo rápido de las personalidades de los concursantes para entrar directamente en terreno de conflictos. En un intento de alimentar más esas disputas, los profesores Cristo Báñez, Dulceida y Madame de Rosa introducen, sin entenderse muy bien la razón, diferentes elementos no muy cruciales para entender la moda: lo mismo ponen a los aspirantes a hacer deporte con un aro (¡un aro!), lo mismo se promueven extraños consejos de nutrición (si comes ensalada, se te cae el pelo).

Y ahí está otro elemento que complica el formato: los participantes, al menos en la primera entrega, no resultan identificables por parte de la audiencia. Para el espectador, es difícil entender que cuenten con unas aspiraciones vitales tan superficiales. Menos aún si no se enfoca el producto con golpes de humor, en música y edición, que humanicen a los concursantes.

Si en Mujeres, hombres y viceversa te puedes identificar con tronistas despechadas, en First Dates te puedes sentir reconocido en citas frustradas o en Gran Hermano puedes sumergirte en un culebrón de la convivencia (y expulsar con el televoto al personal), en Quiero ser se muestra una realidad demasiado impostada y que tiene mucho de burbuja en redes.

El objetivo no está bien definido para el público más mayoritario de Telecinco, que no entiende qué profesión es esta de los influencers y cómo se puede vivir de ella. No es ser cantante, no es enamorarte, es una oda a la superficialidad. Y como tal, no está bien explicada. La audiencia más masiva no ha oído jamás el término influencer. Ni falta que le hace.

A su favor, Quiero ser cuenta con que ha arrancado en un día de baja competencia, dura el tiempo exacto y consigue que sus protagonistas no despierten excesiva simpatía pero tampoco indiferencia. Con un plató y un presentador ácido ganaría este show. Pero, de momento, en su estreno, ha parecido un programa más propio de relleno de televisión temática que de Telecinco.

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

‘Levántate All Stars’ ya tiene ganadores: 6 lecciones que nos ha dejado el show de Telecinco

19 julio 2016 - 1:22 - Autor:

Se terminó. Levántate All Stars ha llegado al final de su periplo interruptus en Telecinco. Arrancó en sábado, paró su emisión por la Eurocopa y regresó en los lunes veraniegos. Un programa que ha pasado por la programación sigiloso, pues no ha acabado de despuntar. Y eso que había concursantes que gritaban lo suficiente para dar la nota.

Los grandes triunfadores del show han sido Melody y su padre Lorenzo, que han ganado y donado a los refugiados los 9.000 euros de premio de una competición con buenas intenciones, que ha dejado a Telecinco seis lecciones para que brille más la próxima temporada de un talent show de estas características.

1. Cantar mal es divertido un minuto

El casting del formato ha favorecido un variopinto elenco que ha pretendido equilibrar el peso entre artistas con talento y el morbo de famosos de los que se habla en Telecinco. El problema ha estado en que la mayoría de esos talentos eran cantantes ya vistos en otros formatos de entretenimiento con más espectacularidad, como Tu cara me suena, mientras que algún que otro rostro polémico cantaba flojo. Véase Toño Sanchís. Y esto invita a la desconexión del espectador. No es nada nuevo, ya se aprendió la lección con la frustrada versión de Mira quién baila de celebrities metidas a cantantes que produjo Antena 3 en 2006. Se llamaba ¿Cantas o qué? y, entre gallo y gallo de Antonia Dell’Atte, Sofía Mazagatos o Carmen Janeiro, fracasó porque en televisión la audiencia quiere escuchar las canciones con un mínimo de base vocal. En Levántate All Stars no ha sido para tanto, pero ha faltado impresionar al público con más versiones que se salieran de lo común.

2. La escenografía que hace pequeño el escenario

En televisión el decorado debe contar con un concepto que potencie el contenido del programa. En Levántate, en cambio, el plató ha sido un batiburrillo recargado de elementos inconexos que, además, no diferenciaba bien los espacios. De hecho, la forma circular del escenario se complementa mal con la estructura romboidal de la zona de sofás, ya que produce la sensación en el espectador de que el set de las actuaciones es pequeño. Y en un talent show el escenario debe tener el protagonismo que merece. Además, el público en la grada, por momentos, se come visualmente al espacio donde se encuentran sentados los concursantes y miembros del jurado, Alaska y Mario. Un batiburrillo que no ordena a la audiencia la información. Al contrario, avasalla.

3. Números musicales con concepto

En este tipo de talents shows, sin la emoción de una mecánica particular, sencilla y reconocible (como son las sillas giratorias de La Voz, en las que el espectador espera a que los coaches se giren o no se giren), la audiencia necesita sentir que cada actuación sorprende. No basta sólo la polémica o pique entre equipos, de la que el público de 2016 ya está resabiado. Es crucial crear una propuesta escénica imaginativa de cada versión musical: en atrezo, interpretación, guion y, por supuesto, iluminación. La iluminación de Levántate no se ha diferenciado artisticamente de ese momento en el que Lydia Lozano baila su coreografía chuminera en Sálvame.

4. El karaoke es repetitivo e invita al zaping

Sin grandes elementos escénicos que acompañen a una historia en cada actuación, el formato se ha quedado en un karaoke de boda, que no cuenta con el espectáculo necesario para crear un acontecimiento televisivo que enganche a la audiencia. Con este panorama, Levántate All Stars ha sido repetitivo. Por suerte, el equipo del programa ha sabido introducir ciertos chutes de buena emoción (el día de la aparición sorpresa de la madre de Angy cantando o el delirio de Vaquerizo presentando solo en la final, por ejemplo) para romper con la previsibilidad de cada gala.

5. Ausencia de multitarget

El casting de los concursantes ha centralizado en exceso su foco en un estilo musical que tiene techo de grandes audiencias. El formato no ha abarcado lo que se denomina un “multitarget”, imprescindible para que destaque un programa de prime time competitivo en España. Levántate ha centrado sus participantes en las voces del sur, complementadas con una interesante parte más “hipster”. Alaska y Mario son perfectos para un público urbano y maduro, parecido al de Bimba Bosé. Pero Pantoja, Berrocal, Azúcar Moreno y Melody hace huir a parte del público que atrapan los anteriores. Y viceversa. Una balanza de personalidades que no ha encontrado el equilibrio, faltando otros perfiles de participantes que aportaran un abanico de artistas más variado.

6. La fiesta sin un reto personal

Levántate es una buena idea: famosos concursando con familiares o amigos más desconocidos para el gran público (o con vínculos como Azucar Moreno o los heavys de La Voz). Y el equipo del programa ha intentado mantener la atención de la audiencia en cada gala con habilidad e inteligencia dentro de los probablemente limitados medios que disponían. Pero, claro, el otro obstáculo está en que, en su conjunto, este casting ha proyectado una reunión de amigos que se han juntado para pagar la hipoteca. Ha faltado contagiar un reto personal, una evolución artística apasionada. Ha faltado transmitir que estás exprimiendo la oportunidad de este talent para impulsar tu carrera después de que los focos del plató se apaguen. Y los focos ya se han apagado.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los motivos televisivos que han creado la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

julio 2016
L M X J V S D
« jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

TeleDiaria en Twitter