Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El perspicaz as en la manga de Chicho Ibáñez Serrador

6 diciembre 2011 - 11:12 - Autor:

Los programas espectáculo vuelven a funcionar en nuestra televisión. Parecía que la audiencia ya no aguantaba un programa de entretenimiento cuando no contaba con un ring de boxeo para contertulios alterados. Aunque, en realidad, la fórmula de las varietés televisadas jamás se agotó, simplemente dejó de funcionar porque, salvo algunas excepciones, este tipo de espacios se dejaron de realizar bien.

Porque el tele-espectáculo se puede hacer con presupuestos más ajustados, pero nunca a medio gas o estirando como un chicle las horas de emisión. Así se hacían. Así no funcionaban. Además, hemos vivido una generación de profesionales que creyeron que podían reinventar la televisión dando la espalda a los programas que se habían hecho con éxito antes, ya que los denominaban “antiguos”, cuando en las entrañas de estos formatos están los pilares del instinto audiovisual que nos parió.

Por eso, aunque suene a tópico, debemos aprender de Chicho Ibáñez Serrador. El mítico realizador de TVE lograba conquistar al espectador con sus coreografías de planos, hasta cuando no tenía grande alardes escenográficos.

Tres cosas le podían bastar a Chicho para transmitir sensaciones en la audiencia: un escenario vacío, un cantante y un público sentado en una grada.

La televisión de hoy tiene otros ritmos, pero Ibáñez Serrador era un experto en no necesitar más que sus característicos planos lentos y casi estáticos. Un buen ejemplo es la mítica actuación de Miguel Bosé presentando Amante Bandido en el Un, dos, tres…

Había una canción con personalidad, había un cantante con personalidad y había un realizador con personalidad. Con estas premisas, fijémonos como Chicho convierte una puesta en escena plana y sosa en una actuación hipnótica.

Lo consigue gracias a unos primeros planos que impulsan el sello personal del artista y, sobre todo, gracias a los insertos montados de chicas del público reaccionando con sonrojante pasión al ver a su ídolo.

Estas imágenes de las fans en la grada son el as en la manga de Chicho, calculadas al milímetro para romper el ritmo de la canción. Es espontaneidad medida en contraplano. Es la importancia del enriquecedor encuadre de reacción. Con poco se puede hacer mucho. O si no mirad:

Y ADEMÁS…

> Secretos que nunca te contaron de ‘Un, dos, tres…’

40 años de ‘Un, dos, tres…’

> La última imagen de ‘Un, dos, tres…’

> Cuando Jesús Vázquez y Lara Dibildos concursaron.

> Ruptura televisada: Enrique y Ana

> Paula Vázquez, azafata Número Uno

> Terror en ‘Un, dos, tres…’

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/telediaria/2011/12/06/el-perspicaz-as-en-la-manga-de-chicho-ibanez-serrador/trackback/

4 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Me considero un fan del 123, pero creo que este programa está bastante sobrevalorado. En su momento estuvo en la cresta de la ola en parte porque no tenia competencia. Recuerdo que el viernes programaban este concurso en la primera o ‘La clave’ con Balbín en la segunda. Pero otro gallo le cantó a Chicho cuando regresó años después con las cadenas privadas muy implantadas. Empezó fuerte y batiendo récord como todo buen programa mítico y se fue a la francesa, con un impresionante desplome de audiencia y sin haber acabado la tanda contratada inicialmente.

Dicho esto y, tras ver la actuación de Bosé, voy a quitarle un poco de magia al asunto. El 123 se grababa en 2 días. Uno de ellos era el plató con el publico y el concurso en sí. Y el otro se dedicaba al decorado del tema de esa semana. Desde casa parecía que todo estaba junto. En absoluto. Las niñas que estaban entusiasmadas presuntamente con la actuación de Miguel en realidad no le vieron.

No era más que un truco de Chicho. Como cuando vemos las imágenes de exteriores en una serie y a continuación aparece lo que se ha grabado en un plató totalmente aislado y que está en otra ciudad.

Saludos.

Lo sabemos, Jose.

Las imágenes de las niñas están “MONTADAS” como apunto en el artículo. En televisión casi todo se monta. Y esa es parte de la gracia. Y esa es gran parte de la magia del ‘Un, dos, tres’. Porque en televisión las cosas que se dejan a la improvisación no funcionan, primero hay que tenerlo todo bien atado y luego ya habrá tiempo de improvisar. Así lo hacía Chicho.

Saludos. Gracias por el comentario.

A pesar de todo, solo puedo decir una cosa. ¡Gracias Chicho!, por hacer mi infancia más divertida. Dejo el listón muy alto.

Creo que la clave la has dado en otro de los puntos menos discutidos en los comentarios: PERSONALIDAD.

Hoy en día el 90% de los “productos” son copias de otros que triunfan y que carecen de personalidad, por eso cuando has visto 30 segundos sabes que ya lo has visto antes.

Era muy pequeño cuando vi este vídeo por televisión, y ahora que lo he vuelto a visionar el que realmente hipnotiza es Miguel Bosé por que tiene una personalidad arrolladora y porque está todo medido al milímetro, no hay nada al azar y sí está todo concebido para embaucar. Qué baile madre mía!!! Hasta yo me he puesto tontorrón viendole menear las caderas de esa manera, jaja

Deja tu comentario

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

diciembre 2011
L M X J V S D
« nov   ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

TeleDiaria en Twitter