Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Desaparecerá la mejor TVE de la última década?

20 abril 2012 - 18:41 - Autor:

Una televisión pública es el reflejo de la madurez de un país. Con Televisión Española hemos crecido pero, también, Televisión Española ha crecido con nosotros.

Su evolución, su avance en paralelo con la propia sociedad española, es la característica que ha posicionado al canal estatal entre las grandes televisiones públicas europeas.

Aunque este poderío de TVE no es algo nuevo. Desde finales de los años cincuenta, los profesionales de RTVE han sabido crear con un talento encomiable la televisión de nuestras vidas, la que nos marcó. No hacían falta grandes presupuestos, bastaba con un ingenio inagotable.

En ese espejo de la televisión pública, la ciudadanía empezó a sentir la libertad, a jugar a esquivar la censura, a sonrojarse con el destape y los rombos, a disfrutar del espectáculo, a mover el esqueleto con la edad de oro de la música. En definitiva, a emocionarse a fuerza de ilusión e imaginación desbordante y enriquecedora.

Televisión Española ha sido y es un retrato rotundo de la evolución vital del país. Es fácil ver reflejada la historia reciente de España en la pantalla de TVE.

Probablemente, la televisión pública de los últimos años no ha sido la más talentosa, ni la más creativa, ni la que más ha arriesgado en contenidos. No. Pero sí, hay reconocer que la cadena pública ha logrado hacerse con la credibilidad de los espectadores. Aunque algunos no lo crean, la audiencia es sabia y es difícil colarle gato por liebre. Y TVE se ha ganado con rotundidad la confianza de grandes sectores de la sociedad. Pero no de todos, porque, en nuestro país, aún no toda la población comparte el significado de pluralismo.

La objetividad no existe, ni existirá, pero sí grandes profesionales que desde TVE, contra viento y marea, han demostrado que se podía estar por encima de ideologías. Simplemente, posicionándose al lado de la curiosidad del periodista que busca responder preguntas.

Esa TVE es lo mejor que TVE  nos deja en esta última década. Una TVE que se modernizó, creyó en Internet y apostó por los nuevos lenguajes audiovisuales. Aunque la cadena pública sigue teniendo muchas asignaturas pendientes porque, sin publicidad, Televisión Española debería marcar más la diferencia con los operadores privados y ser una alternativa de contenidos de calidad que arriesga y promueve un servicio público que informe, forme y, por supuesto, no se olvide de entretener e ilusionar al espectador. Todo un valor añadido para estos tiempos que nos está tocando vivir.

Hoy, a través de un real decreto, el Gobierno de Mariano Rajoy ha suprimido la obligación de que el presidente de RTVE sea elegido por dos tercios de la Cortes. De esta forma, el PP no tendrá que negociar con el PSOE el nombre del próximo presidente de la corporación estatal.

La nueva cúpula tendrá mucho trabajo que hacer al frente de TVE, porque la audiencia no se va a conformar con una cadena que olvide la inteligencia de un espectador que, por suerte,  cada vez cuenta con más foros en los que alzar su voz ante lo injusto.

Porque Televisión Española, desde esos estudios de Prado del Rey que mandó construir Fraga Iribarne, debe continuar siendo gasolina fundamental de nuestra sociedad y de nuestro modo de acercarnos a lo que ocurre en el mundo. Esa es la importancia de una televisión pública que es intrínseca a nosotros mismos, que casi forma parte de nuestro ADN.

[iframe http://www.youtube.com/embed/xPiHrDluZLo 480 355]

TEMAS RELACIONADOS

Ocho medidas para salvar TVE

El arte de vender TVE

+Gente se reinventa por los recortes

El patrocinio cultural, ¿la salvación de TVE?

Lo que el amianto se llevó de TVE

Las fans lo consiguieron: Álex García vuelve a ‘Tierra de Lobos’

14:29 - Autor:

Tras desaparecer de la serie, César Bravo volverá a Tierra de Lobos, un regreso que supondrá la reincorporación de Álex García al elenco de actores de la serie en la recta final de la tercera temporada, que contará además con los actores Álex González, Alejandro Albarracín, Esmeralda Moya, Raúl Mérida y Assumpta Serna. Telecinco necesitaba esta reincorporación para aupar su buque insignia de ficción, que se había quedado huérfano de todos sus grandes protagonistas.

Este tinerfeño es uno de los actores canarios más reconocidos a nivel nacional. Tuvo su primer contacto audiovisual presentando un programa de Canal 7 del Atlántico, tele local de Tenerife. Más tarde, estudió interpretación en la escuela de Cristina Rota y debutó como actor con su papel de Serpa en la recordada serie Compañeros, de Antena 3. Desde entonces, ha encadenado personajes en populares ficciones como Amar en tiempos revueltos o Sin tetas no hay paraíso. También ha participado en prestigiosas obras teatrales como La cabra, a las órdenes de Josep Maria Pou, y Dani y Roberta en el Teatro Español.

Antes de su incorporación a Tierra de Lobos, podremos ver a Álex García en el esperado largometraje Seis puntos sobre Emma, que se estrena en todo el país el próximo 11 de mayo (ver tráiler aquí) y con el que competirá, la próxima semana, dentro de la sección ZonaZine del Festival de Málaga.

Una talentosa trayectoria que Álex García comenzó muy precoz, cuando sólo era un atrevido niño que aprendía la profesión de reportero en la tele local de su ciudad natal. Recuperamos un momento de aquellos años:

[iframe http://www.youtube.com/embed/5zWh60UwhH0 480 355]

Pablo Motos, typical spanish

9:00 - Autor:

Comer una paella, ir a un tablao flamenco, degustar huevos estrellados con patatas en Casa Lucio… y visitar El Hormiguero. Para los actores de Hollywood, Pablo Motos se ha convertido en un producto típico español más. Todos quieren probar su plató.

Will Smith, Denzel Washington, Ryan Reynolds, Jennifer Aniston, Tom Cruise, Justin Timberlake, David Guetta, Cameron Diaz o Justin Bieber… La lista de grandes invitados extranjeros a El Hormiguero es interminable y todos han participado en el programa con una cercanía encomiable. Dejándose sorprender por las ocurrencias del equipo de este show que, si te despistas, te pueden convertir en cobaya de cualquier experimento.

Su brutal éxito, su fama mundial o su cuenta corriente no importan. Los artistas norteamericanos entran al estudio dispuestos a darlo todo por la promoción de sus películas. Comunicativos, divertidos, cercanos y desenfadados, casi siempre participan en el juego televisivo al cien por cien. Se dejan llevar sin corazas, siendo generosos con sus entrevistadores. Y lo hacen gratis. Conocen lo importante que es la maquinaria mediática para su promoción y, por eso, ponen las cosas fáciles. El éxito de ese espacio depende de ellos y ellos necesitan este tipo de programas para dar a conocer sus productos.

Ayer se repitió esta magia catódica con la visita a El Hormiguero de una de las actrices jóvenes con más talento de Hollywood, Jennifer Lawrence, que, con 21 años, ya ha sido nominada al Oscar. Lawrence aterrizó en España para presentar su nueva película, Los juegos del hambre, y conquistó a la audiencia con su espontaneidad sin tapujos (hasta tiró con arco, en la imagen). Aunque, eso sí, la entrevista estaba grabada desde hace casi un mes. Pero anoche pocos notaron la trampa.

Aquí, en cambio, a muchos de nuestros cotizados actores autóctonos aún les cuesta participar con naturalidad en los programas de televisión. Y es que algunos intérpretes piensan que la promoción no va con ellos y que están haciendo un favor al periodista/presentador de turno, cuando, en realidad, la colaboración es mutua. Quizá la culpa no la tienen ellos y sí los numerosos programas sensacionalistas que han transformado el género de la entrevista en una palestra pública de acosos intimidatorios. Por suerte, siempre nos quedarán Concha Velasco, Maribel Verdú, Loles León y tanta otra gente que sabe romper su armadura para hablar cara a cara con el espectador.

Está El Hormiguero,  está Buenafuente….  Programas en los que la entrevista se adorna con espectáculo. No obstante, necesitamos también más espacios de entrevistas donde la conversación sea simplemente el espectáculo, como ya lograba José María Iñigo, hace treinta años, cuando sólo le bastaba una mesa, varias llamadas telefónicas y un invitado. Claro, que eran invitados de la talla de Lola Flores, que soltaban perlas irrepetibles como “Fumo pero no me trago el humo“:

[iframe http://www.youtube.com/embed/TBMHGGFKv_I?rel=0 480 355]

TEMAS RELACIONADOS

Cuatro programas de entrevistas para entender la tele de los ochenta

Los pilares de la fórmula del éxito de Pablo Motos

@borjateran | @telediaria

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

TeleDiaria en Twitter