Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘American Idol’: Contra el desgaste televisivo, emoción genuina

7 agosto 2012 - 8:00 - Autor:

Este año, está resurgiendo, poco a poco, el interés por los talents musicales en nuestro país. Si hace unos meses nos sorprendió la apuesta musical y escénica de El Número Uno en Antena 3, en otoño Telecinco intentará encandilar a la audiencia con su versión cañí de La Voz.

Más allá de su buena o mala salud en nuestra tele, los talents show musicales siguen enganchando a millones de espectadores en todo el mundo. ¿Por qué este furor? Porque en este tipo de formato se puede conjugar a la perfección una serie de irresistibles ingredientes: la infalible música con grandes puestas en escena, la evolución semanal de artistas con los que es fácil identificarse, el conflicto de superación, la crítica directa del jurado y la emoción del lanzamiento al estrellato de gente de la calle (sí, internacionalmente aún siguen saltando a la fama verdaderas estrellas a partir de estos formatos). Es complicado, claro: no siempre se consigue la coctelera perfecta. Pero, a veces, sí. Y, entonces, se te pone la piel de gallina.

Esto que vais a ver sucedió el pasado mes de mayo, en la final de la undécima edición de American Idol. El desenlace de la temporada fue emocionantemente redondo. El ganador: un chico, de veintidós años y natural de Georgia, con una personal voz e indiscutible carisma en el escenario. Su nombre, también es curioso y fácilmente memorizable: Phillip Phillips (la marca de electrodomésticos no ha tardado en elegirle como imagen…).

Phillips triunfó e intentó cerrar el show cantando la canción que ahora mismo es número 1 en iTunes, Home. Pero sólo lo intentó, porque la emoción le pudo y rompió a llorar a la mitad del tema, mientras llovía una avalancha de confeti. El gran vencedor del talent se quedó mudo. Y no pudo hacer otra cosa que desprenderse de su guitarra y bajar del escenario para abrazar a su familia. En ese mismo momento, concluía la música de Home en un desenlace simplemente perfecto a nivel emocional. Aunque, eso sí, la coreografía de imágenes, planos y música arropó este apoteósico cierre de American Idol con un milimétrico instinto televisivo que está más atado a un guion previo de lo que aparenta.

No extraña por tanto que millones de americanos vibraran y sollozaran en sus sofás, porque se demuestra, una vez más, que no hay mayor fuerza televisiva que sentir que lo que está ocurriendo en la pantalla es esencialmente genuino, que es de verdad.

TEMAS RELACIONADOS

¿Qué ingrediente falta a los programas televisivos de hoy?

El morbo sin complejos de ‘Factor X’

David Letterman, el récord de triunfar 30 años con un late show

Si tienes un audímetro, Oprah te necesita

El as en la manga de Chicho Ibáñez Serrador

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/telediaria/2012/08/07/american-idol-contra-el-desgaste-televisivo-emocion-genuina/trackback/

4 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Me recuerda al “el Show de Truman”, buenísima peli sobre las realidades internas de los Reality Show y sus guionizaciones. Y de como se afanan las cadenas de televisión por hacer que parezca real. Aquí en España, no lo conseguimos. Se termina notando de una forma u otra, a parte que algunos no tienen sentido alguno. Tal es el caso de “El numero uno”, en el cual había que elegir a el mejor de entre 15 cantantes de muy distintos tipos musicales. Imposible y claramente destinado a sacar dinero mediante los sms.
Tenemos mucho que aprender.

¿Qué los americanos sollozaron? Y no sólo los americanos… Ahora coges el vídeo de la final de Número Uno con Jadel y la pones al lado de este muchacho tan mono… las comparaciones son odiosas…

Now, the tech genies are doing it again with smartphones and
making a new tech revolution with Android phones that sweeping across the
world today. Developers also prefer Android to innovate
new applications. Now let us talk about the 10 years’ development of smart phone.

Although the convenience of email cannot be denied, the act of receiving and reading a snailmail letter is by far the better experience. So kudos to you!I understand that the letters are not personalized, but are they physically signed by the sender? That would be such a great touch and just one for which I’d gladly pay more. Perhaps the sender could sign a small percentage, so that a randomly chosen few each and every week would possess a little extra thrill. That possibility would absolutely make my heart race a bit faster as I tore open the envelope!

Deja tu comentario

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

agosto 2012
L M X J V S D
« jul   sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

TeleDiaria en Twitter