Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Volar en clase ‘businees’ es más peligroso que viajar en turista

15 enero 2013 - 14:04 - Autor:

Los pasajeros de clase business tienen más posibilidades de morir en un accidente aéreo. Ésta es una de las conclusiones extraídas por científicos, bioquímicos y pilotos después de analizar el comportamiento de un Boeing 727 que fue estrellado de manera controlada en el desierto de Baja California (México).

Discovery Channel provocó esta colisión para el rodaje de Curiosity: accidente aéreo, documental que emite esta noche a las 22.30h. Discovery MAX y que analiza lo que sucede dentro de un avión cuando se produce una catástrofe y cómo pueden incrementarse las medidas de seguridad durante el vuelo.

¿Cómo es el antes, durante y después de un accidente aéreo? Para obtener respuesta a esta cuestión la cadena estrelló un avión de pasajeros Boeing 727 repleto de instrumental de análisis, cámaras de grabación y muñecos Dummy para simular el impacto y las consecuencias de la colisión entre un posible pasaje.

Este avión, con capacidad para 170 pasajeros, construido en 1978 y con tres motores turbo-jet, formó parte de la flota de compañías como Singapore Airlines, Express One International o Alaska Airlines. Incluso Bob Dole (candidato del Partido Republicano a la presidencia de EEUU en 1996) lo utilizó como su avión particular durante la campaña electoral.

Discovery eligió este modelo de Boeing, entre otros motivos, por la ‘salida trasera’ que este avión tiene implementado en su diseño, similar a la rampa de los aviones de carga militar. Esta disposición era perfecta para permitir que los pilotos que tripulaban la nave durante parte de su último vuelo pudieran escapar y saltar en paracaídas con total seguridad una vez iniciada la maniobra de colisión en tierra.

Los encargados de experimentar las consecuencias del impacto sobre sus propios cuerpos fueron varios muñecos dummies de última generación capaces de monitorizar hasta 10.000 sensaciones por segundo en cada uno de sus 32 canales receptores de datos. En total, durante la grabación de Accidente aéreo, el equipo técnico de Discovery recibió 432.000 estímulos del impacto en un cuerpo humano por segundo.

> Tras la investigación, éstas son algunas de las conclusiones que se obtuvieron de este experimento para la televisión:

- Los supervivientes de accidentes de avión suelen estar sentados no más de cinco filas por delante o por detrás de las salidas de emergencia.

- La ropa cómoda es fundamental no sólo para nuestro confort sino para nuestra seguridad. El algodón y los pantalones largos son mucho más seguros que las fibras sintéticas y las faldas. Los tacones y las chanclas son elementos peligrosos durante un accidente.

- No sólo hay que abrocharse el cinturón, también apretarlo. Por cada centímetro de más que el pasajero opta por dejar holgado, aumenta exponencialmente la fuerza de la gravedad que su cuerpo experimenta en caso de colisión.

- Contrariamente a la creencia de que el despegue es el momento más peligroso de un vuelo, la mitad de los accidentes aéreos tienen lugar durante el procedimiento de aterrizaje.

- En el mundo hay casi un centenar de compañías aéreas que no han sufrido nunca un accidente.

- La media de pasajeros fallecidos en accidente aéreo en los últimos años es de 373 personas en 18 vuelos comerciales, de un total de 2.500 millones de pasajeros y 30 millones de vuelos comerciales anuales.

Y ADEMÁS…

Hablamos con Dynamo, el mago que camina sobre el agua

TAMBIÉN HOY…

La televisión de madrugada: no apta para ludópatas

Televisión no apta para ludópatas

0:00 - Autor:

Los contenidos de las madrugadas televisivas han dado un ‘glamouroso’ vuelco. Los chillones calltv del “¡llama ya!” han evolucionado a una especie de casinos retransmitidos vía satélite.

El juego de la ruleta en directo campa a sus anchas en las dos principales cadenas privadas. Un intento de renovar la fórmula ya agotada del concurso telefónico construido a base de insistentes juegos facilones de tómbola de feria en la que es fácil picar el anzuelo.

Ahora, las nuevas telemadrugadas, cuentan con mejor puesta en escena, mejor infografía de continuidad, mejor realización y mejores presentadores. Aitor Trigos, Carla Hidalgo, Miguel Such o Borja Voces son algunos de estos conductores que se acicalan con elegantes trajes, tienen un currículum más reputado y, además, invitan a jugar con responsabilidad. Toda una novedad, pero con mismo cometido: hacer caja exprés.

Ganing Casino (Antena 3) y Premier Casino  (Telecinco) fueron los primeros formatos de apuestas televisivas, aunque no son los únicos. La ruleta ha dado paso también a un Super Bingo (Neox). Eso sí, no había presupuesto para poner un bombo con azafata y, en su lugar, una antitelevisiva voz mecánica va soltando los números.

Así es la programación que manda en las noches de muchos de nuestros canales. Formatos que no necesitan de cortes de publicidad para sobrevivir, pues son en sí mismos unas tragaperras más que rentables. Pero, por lo menos, pueden presumir de ser un poco más dignos que los perturbadores videntes que hay a la misma hora en otras frecuencias de la TDT, con sus soluciones para el mal de ojo y su forma vil de engañar a los más incautos. Es la televisión sonámbula.

CLAVES PARA TRIUNFAR CON UN ‘TELECASINO’

1. Ponga un presentador/presentadora de buen ver.


 
2. Contrate una orquesta para aminorar la senda de los beneficios de la SGAE. Si los músicos son siniestros, mejor. 


 
3. Haga partícipes del sarao a los concursantes que están apostando a través del chat. Recuerde sus nombres constantemente en antena. Su ego crecerá e invertirán más y más. 


 
4. Sobreimpresione un rótulo que rece “juego seguro”. A su lado, dibuje una banderita de España. Todo un símbolo de confianza.

 

Y ADEMÁS…

Los programas de videntes, la audiencia más rentable

La última artimaña de los videntes que inundan la TDT

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

TeleDiaria en Twitter