Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Olvido Hormigos, de concejala a ‘Sálvame’. ¿Funcionará su fichaje como colaboradora?

24 mayo 2013 - 0:00 - Autor:

  • La política que saltó a la fama por un vídeo erótico se incorpora al elenco de tertulianos de Jorge Javier Vázquez.

Parece que Olvido Hormigos está consiguiendo amortizar de sobra el vídeo “íntimo” casero que corrió por la red hace unos cuantos meses. Lo que parecía que podía provocar la debacle de la carrerra política de la concejala de Los Yébenes ha terminado convirtiéndose en un rentable negocio para la expolítica.

Primero fichó por el programa de saltos acuáticos Mira quién salta, en Telecinco. Para justificar su participación en este show, declaró que quería ser recordada por algo más que su vídeo casero… Pero claro, luego vino su portada de Interviú y el asunto empezó a volverse contradictorio. Tras la portada, llegó una entrevista con Jorge Javier Vázquez en Sálvame Deluxe. Todo previo pago de su importe, por supuesto.

Ahora, Hormigos tiene representante, Toño Sanchís, el mismo que representa a Belén Esteban, y se le acumulan rumores sobre sus nuevos romances que en realidad huelen a montajes de baja estofa en busca ansiosa de la fama más amarilla. El nuevo paso en su trayectoria televisiva ha llegado hoy, cuando desde Telecinco se ha anunciado que se incorpora como colaboradora a la edición diaria de Sálvame, como ya había adelantado el portal Vanitatis. De hecho, el programa ya ha recibido a Hormigos organizando un mitin aunque ella, al menos, se ha apresurado a declarar que de política ya tiene bien poco. Lo habíamos notado.

A buen seguro, las mentes de Sálvame le estarán preparando unas cuantas tramas con las que exprimir su fichaje, pero la pregunta, sin embargo, es: ¿tiene esta mujer el necesario desparpajo televisivo para dar juego como colaboradora en tan salvaje contexto? ¿Funcionará y será aceptada por la audiencia u Olvido caerá rápidamente en el olvido? Ya veremos. No parece que su simpatía logre conectar con el público. En cualquier caso, entre sus compañeros no le faltarán los mejores maestros. Bienvenida a la jungla, Hormigos. Que la disfrutes.

Y ADEMÁS…

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

Belén Esteban, agonía televisiva

Seis programas que Televisión Española no emitiría hoy

23 mayo 2013 - 6:00 - Autor:

Más allá de informativos, magazines al uso, espacios de cine o programas de reportajes, la prolífica historia de Televisión Española nos ha regalado programas que marcaban la diferencia: en ideas y en creatividad. Formatos que no necesitaban grandes presupuestos y que, a fuerza de talento, realizaban una televisión crítica, irónica y ácida, a veces incluso a contracorriente, que potenciaba la libertad por encima de todas las cosas, hablando al espectador desde la inteligencia y fomentando sanas inquietudes entre los más pequeños y los más grandes. Esta TVE, que hacia programas sin demasiado miedo a los mandatarios de turno, parece hoy de inconscientes. Por eso, rescatamos seis programas que, mucho nos tememos, serían imposibles de ver en la televisión pública de hoy.

CAJÓN DESASTRE

Dentro de este Cajón desastre, cabía el crítico humor de Faemino y Cansado, los cómics, las gamberradas de Miriam Díaz-Aroca, un scalextric a tamaño humano, sketches y cortos políticamente incorrectos y una absurda comedia en un chalet futurista de dos plantas. Los niños éramos tratados como adultos, abriendo la puerta a nuestra curiosidad más sana y sin que esto estuviera para nada reñido con el disfrute y el entretenimiento.

AHÍ TE QUIERO VER

Rosa María Sardá presentó este formato que reinventó el género de las entrevistas bajo el grito de “¡Honorato, apaga la tele un rato!”. Había sketches, público partícipe en plató y decorados tematizados en función del invitado y el resultado era un programa diferente que incorporó entre sus  guionistas a un novato hermanísimo de la presentadora, Javier Sardá. Se notaba.  Era tradición del programa descubrir cómo la Sardá bajaba las escaleras con una trama cómica diferente en cada emisión. Ella era incontrolable. Y ser incontrolable parece una osadía en la tele pública de hoy.

LA EDAD DE ORO

La Edad de oro fue una arriesgada apuesta, dirigida por la temperamental Paloma Chamorro, que sirvió de escaparate para la música, el arte, el cómic y los movimientos sociales de los ochenta. No sólo de nuestro país, también internacionalmente. Chamorro consiguió un hito: que el espacio se convirtiera en cita para los más reputados artistas del momento e incluso  logró una actuación inolvidable de The Smiths, que congregó a 300.000 personas en el Paseo de Camoens. Pero, a pesar de la repercusión fuera de nuestras fronteras, TVE canceló el programa por las presiones de los sectores más conservadores de nuestra sociedad, que no soportaron el tan realista reflejo de ‘la movida madrileña’, con todo los excesos que ello conllevaba.  Los archivos de La edad de oro son hoy muy valiosos, pues inmortalizaron a una prolífica generación sin miedo a las censuras y a los protocolos. Hasta Pedro Almodóvar realizó un transgresor corto exclusivo para el programa.

VIAJE CON NOSOTROS

Este viaje fue un show esperpéntico construido a base de parodias sin complejos y la teatralidad característica de la estrella formato: un camaleónico Javier Gurruchaga que iba cambiando de disfraz constantemente. Pedro Almodóvar, José Luis GarciEl FaryFernando Savater, Manuel Fraga o Camilo José Cela fueron entrevistados por Gurruchaga. Además,  el programa siempre terminaba con parodias escritas por los prestigiosos Fernando Trueba, Chumy ChúmezRicardo Franco o Vicente Molina Foix. Más de veinte años después de su emisión, la corrosiva sátira que hizo Gurruchaga sobre la sociedad, la familia, la Iglesia y el propio Gobierno de la época parece impensable en la televisión pública de 2013. Irrepetible es la caricatura de Victoria Prego entrevistando a la versión enana de Felipe González o la despiadada imitación a la mismísima Pilar Miró, cuestionada directora general en aquel momento de la propia TVE. Toda una osadía desde dentro de la casa. La creatividad y la ironía inteligente eran más prioritarias que el temor de los presentadores a las presiones del poder.

LA BOLA DE CRISTAL

¡Viva el mal, viva el capital!”, soltaba la Bruja Avería en La bola de cristal.  Parece imposible este lema en la tele de hoy, ¿verdad? La bola de cristal llegó para transgredir y romper esquemas. El 6 de octubre de 1984, sábado, por la mañana, TVE hacía hueco a un programa infantil que, a veces, parecía de todo menos infantil. La bola de cristal iba más allá del entretenimiento típico para intentar despertar inquietudes en las futuras generaciones. Lo conseguía sin mostrar miedo a lo políticamente incorrecto, fomentando importantes valores sociales sobre cuestiones cívicas, ecológicas e incluso sobre la propia televisión. “Tienes quince segundos para imaginar, si no se te ha ocurrido nada, a lo mejor deberías ver menos la tele”, proclamaban.

CARTA BLANCA

Más cercano en el tiempo, en 2006, Santiago Tabernero decidió dar Carta blanca a diferentes personalidades relevantes. ¿En qué consistía este invento? Cada uno de ellos podía hacer un programa a su medida. Barra libre, durante casi dos horas, en un vanguardista plató construido en los Estudios Buñuel. Sólo bastaban cuatro grandes pantallas que creaban cualquier decorado posible.  Elvira Lindo, Juan Tamariz, Sergi Arola, Lucía Etxebarría, Isabel Coixet, Amparanoia, Alejandro Jodorowsk o La Terremoto de Alcorcón fueron algunos de los que gozaron de esta carta blanca. Un programa que, sin irnos demasiado lejos en la historia catódica, demostró que aún se puede hacer televisión libre, original, irónica, creativa, inteligente, distinta, con instinto… capaz de desafiar las expectativas de quien está al otro lado de la pantalla.

http://www.youtube.com/watch?v=0NtAv9lRHH0

Y ADEMÁS…

Un año del cambio de modelo de TVE, pérdida de audiencia ¿y de independencia?

Quince años sin la fortaleza frágil de Pilar Miró

Así despertaba ‘La bola de cristal’ la pasión por los libros

Los programas infantiles de los ochenta, a análisis

Foto cortesía de Alejandro Macías -Carta de Ajuste-

MasterChef, un éxito cocinado a fuego lento

22 mayo 2013 - 11:08 - Autor:

  • Nació desapercibido para el gran público, pero el formato de TVE ha sabido crecer hasta convertirse en líder de audiencia.

MasterChef, el reality de aspirantes a chef, se ha convertido en lo más visto de los martes y ya es un triunfo para TVE. Anoche, registró un excelente 17.7 por ciento de share con 3.438.000 espectadores.

Pero MasterChef no siempre ha cosechado estos datos. De hecho, empezó flojo de audiencia. No obstante, los responsables de TVE hicieron bien su trabajo: no se pusieron nerviosos, confiaron en su formato y movieron el programa a otro día de menor competencia para protegerlo (y, de paso, aprovechar el tirón de los partidos de la Liga de Campeones de los martes). Sin prime time fuertes en Telecinco y Antena 3, la estrategia funcionó.

Así, MasterChef ha ido sumando fieles cada semana. De pasar inadvertido inicialmente  a ser un buen estandarte de la actual parrilla de Televisión Española. Y es que el programa ha sabido crecer, cada semana, aprendiendo de los errores.

  • Contraindicaciones de los primeros programas.

El estreno de MasterChef aterrizó en La 1 con un guion cargado de tensión que parecía más de morbosa cadena privada que del espíritu propio de un canal público. El sufrimiento de los concursantes y la ‘mala leche’ de los miembros del jurado, formado por Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nájera, parecía la obsesión del programa.

Esta obvia táctica de camelar al espectador, a base de tensión, se volvió en el principal enemigo de la calidad del espacio. También el ritmo frenético fue contraproducente en las primeras emisiones –el ritmo es importante en televisión, pero no hay que confundir ritmo con velocidad. Son dos cosas diferentes-. La obsesión por el ritmo puede matar el clímax de los programas.

Y en busca de ese ritmo, ese conflicto y de mantener la tensión, los miembros del jurado quedaban retratados como sumisos del pinganillo y de un encorsetado guion que mataba su valiosa espontaneidad personal. Despertaban demasiado mal rollo. Y en televisión es más importante la ilusión que la tensión. Y más en estos tiempos. Y ese fue el problema de MasterChef: sobredosis de presión que se olvidó de la pasión optimista por la cocina.

  • Cásting y realización, aciertos.

Pero, con el paso de las semanas, el programa se ha dado cuenta de que había que humanizar a los miembros del jurado. El público ha ido conectando con ellos y con los propios concursantes, los grandes protagonistas del show.

El mayor acierto de la versión española de MasterChef es el cásting y la realización, a cargo de Luis Campoy, que sabe comprimir todo lo que sucede en el programa con una maestría absoluta. No obstante, Campoy es uno de los grandes realizadores de la historia reciente de Televisión Española. En MasterChef, realizado en los Estudios Buñuel, ha logrado una modernidad visual, a través de un atractivo compás de planos y encuadres, que narra la historia con emoción y elegancia. No era sencillo planear las posiciones de cámara hasta mejorar la factura visual del formato americano.

Pero que nadie se engañe, MasterChef no es un programa de cocina al uso: muestra la evolución y superación de unos concursantes que siempre soñaron con ser chef. Mostrar cómo se realizan los platos no es primordial en este formato, aunque el programa ahora deja ver más el proceso de cada receta, con ayuda de la explicación de Eva González, que también ha evolucionado (a mejor) como presentadora. No se podía hacer un programa de estas características culinarias sin dar algunas pinceladas de cómo se guisa el resultado. También en esto último el programa ha avanzado.

El progreso de MasterChef demuestra que también en televisión la cocina a fuego lento, sin prisas y aderezando bien el producto, puede cosechar apetitosos resultados. Y es que el programa ha ido creciendo con el paso de las semanas, poco a poco, ingrediente a ingrediente, hasta convertirse en un éxito merecido y digno para TVE.

Y ADEMÁS…

Así es ‘MasterChef’, ¿la salvación de TVE?

Entrevista con Eva González

Así son los míticos Eudios Buñuel y así puede ser su futuro.

El reencuentro de Julia Otero y Pablo Motos en ‘El Hormiguero’

0:03 - Autor:

  • La periodista dio a Pablo Motos su primera oportunidad en la radio a nivel nacional.

Julia Otero fue la invitada de anoche en El Hormiguero. Hasta ahí todo normal. Aunque el programa tenía una aureola especial, pues Otero es la persona que dio la primera gran oportunidad mediática a Pablo Motos. Fue su descubridora en la radio a nivel nacional.

Eran los años noventa y Otero dirigía La Radio de Julia, el magazine de tarde de Onda Cero. Para muchos oyentes, el primer segmento del espacio es inolvidable. Se trata de La Hora Tremolina, una sección en la que todo podía suceder y que realizaba un reflejo empático de nuestra sociedad, con sus grandezas y sus miserias, con sus delirios y sus rarezas, donde era fácil sentirse identificado.

Ahí, en ese apartado del formato, destacaba la voz de Pablo Motos que, a través de su ácida ironía y su incansable curiosidad, siempre daba en la diana de la radiografía social más lúcida.

Otero, gracias a La Radio de Julia, revolucionó una parcela de las tardes radiofónicas con talento, ingenio y una profesionalidad cómplice que huyó de clichés obsoletos (y engolados) para  implantar, en nuestros transistores, un ritmo sobre todo más natural, espontaneo, curioso, comprometido y que, además, no tenía miedo a ‘mojarse’ con sensatez.

De hecho, este programa, La Radio de Julia, fue un espacio que sirvió a una generación para descubrir la radio. Una radio que hacía magazines de tarde entretenidos sin necesidad de caer en la frivolidad más rosa o amarilla.

Anoche, de nuevo, Julia Otero y Pablo Motos se reencontraron. Ahora,  Julia Otero presenta Julia en la Onda en las tardes de Onda Cero, mientras que Pablo Motos ya se ha ganado el título de referente en el entretenimiento televisivo. El Hormiguero ha triunfado dentro y fuera de nuestras fronteras.

Pero, ayer, ahí estaban, Otero y Motos demostrando que su complicidad sigue intacta y que en un access prime time se puede hablar con naturalidad y sin demasiadas corazas. Incluso hasta comentar, con una valiosa transparencia, la entrevista previa que, en el mismo canal, se terminaba de realizar a José María Aznar. Porque en la televisión privada también ‘existe vida inteligente’.

Y ADEMÁS…

Cuando regresó Julia Otero a TVE con ‘Entrevista a la carta’

Los pilares de la fórmula del éxito de ‘El Hormiguero’

La ‘Telepasión’ de Julia Otero

‘El Hormiguero’ triunfa en China con 180 millones de espectadores

El secreto del éxito de Telecinco: ¿por qué despierta tantas pasiones?

21 mayo 2013 - 6:00 - Autor:

Telecinco se mantiene líder cada mes. Ahora que Televisión Española está casi fuera de juego, parece difícil quitar el primer puesto en el ránking de las audiencias a la cadena madre del grupo Mediaset España. Su programación es tan sólida como criticada.

Sin series de éxito en emisión y sin el furor por los realities en directo de antaño, Telecinco se mantiene igualmente fuerte y resiste bien los envites de su competidora directa: Antena 3. ¿Cómo lo consigue?

La dirección de la cadena ha sabido establecer en Telecinco una parrilla con pilares sólidos que vertebran y estructuran la programación de forma sencilla. En Telecinco es fácil saber qué te vas a encontrar y a qué hora, y esto favorece la fidelización de sus espectadores. Dos magazines fuertes (El programa de Ana Rosa y Sálvame) sostienen la programación durante el día, y los prime times se ordenan en contenidos diseñados a tono con el público fiel a la emisora.

Todas las noches, menos ahora los lunes con CSI, Telecinco cuenta con un programa propio en horario de máxima audiencia, ideado expresamente para satisfacer a los seguidores de la cadena. Economía para tiempos de crisis: el canal no arriesga tanto como antes en productos más complicados pero, al mismo tiempo, sabe maximizar sus recursos. Los platós del canal (antiguos Estudios Roma) se reutilizan constantemente, sólo se alquilan estudios a otras compañías cuando es estrictamente necesario. También se reutiliza a sus propios presentadores, que son referencia de la pequeña pantalla.

Y es que los rostros de Telecinco son otro de los puntos fuertes de la cadena. Los presentadores son estrellas del canal reconocibles para el público y muy fácilmente identificables. Se asocian inmediatamente con Mediaset. Se trata de una amplia cartera profesional que cuenta con la reputación de Jesús Vázquez, Mercedes Milá, María Teresa Campos, Jordi González o Pedro Piqueras. También con el magnetismo de Jorge Javier Vázquez o la simpatía de Christian Gálvez, además de la popularidad de Ana Rosa Quintana o la solvencia de Emma García. Ellos son Telecinco, pues todos acumulan ya muchos años en el canal. Su personalidad como comunicadores es el visceral ADN de una parrilla que nunca se ha andado con chiquitas, ni con delicadezas.

Al mismo tiempo, la cadena se ha especializado en contenidos rosas, quedándose con todo el pastel cuando Antena 3 renunció a su parte aniquilando DEC. A nivel empresarial, estos espacios son baratos de producir y se puede decir que Telecinco ha convertido el mundo del cuore en un reality propio que ha dejado a las cadenas de la competencia sin acceso a sus personajes, pues los personajes de este reality son los propios colaboradores que trabajan en Mediaset. Así, han cambiado las reglas del mundo del corazón, ya que sus tertulianos son ahora los protagonistas del cotilleo y, de este modo, no hay necesidad de pagar inmensos cachés a aquellos famosos que antes reinaban en las portadas de la revista ¡Hola!. Esos famosos… han pasado de moda.

Guste o no, se vea o no, Telecinco consigue estar siempre en boca de todos y es casi imposible permanecer ajenos a lo que ocurre en sus programas. La cadena crea de todo menos indiferencia y hace suyo, desde su nacimiento, aquello que dijo Oscar Wilde: “Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen“. Y de eso se trata: de crear filias y fobias, continuas polémicas y debates en las redes sociales… Que hablen los fans, pero también los detractores. Porque con Telecinco no suele haber término medio, o la amas o la odias, pero incluso los que la odian dedican mucho tiempo a odiarla. Y así la cadena  no para de dar juego a los medios de comunicación y a las charlas de cafetería o de oficina. ¿Qué sería de la televisión en nuestro país sin Telecinco? No lo sabemos, pero sí que probablemente sería más aburrida.

LA MARCA QUE SE SEMBRÓ EN LOS NOVENTA

En 1997, tras la entrada del grupo Vocento en el accionariado de Telecinco, se realizó una magistral reforma para borrar la aureola casposa de la vieja “cadena amiga”. Nueva imagen, nuevo logotipo (sin la legendaria flor dorada) y una programación más “cosmopolita” y “constructivamente crítica” para atraer a un público más amplio, a un target más comercial.

Telecinco implantó un poderoso perfil vendedor de anuncios para, de esta forma, convertirse en la televisión de hoy. Maurizio Carlotti (en la actualidad, vicepresidente del Grupo Antena 3 -Atresmedia-), dejó a la cadena de Mediaset una ejemplar parrilla con sólidos programas vertebradores, prime times potentes y una audiencia profundamente fidelizada.

Día a Día con María Teresa Campos o Crónicas Marcianas con Javier Sardá estructuraban una parrilla que dio fuerza a unos vanguardistas servicios informativos con Àngels Barceló y Juan Ramón Lucas. También espacios satíricos como El Informal o Caiga Quien Caiga trajeron una aureola de credibilidad cómplice y comprometida a la cadena. Y estrenar una ficción en Telecinco siempre era una ventaja, pues el éxito parecía infalible.

Aunque, con el paso de los años, la estrategia empresarial de Telecinco ha cambiado y la imagen social redonda se ha ido deteriorando, lo que no se ha deteriorado han sido los cimientos sólidos de ese inmenso público fiel que sigue teniendo a Telecinco como referente en el entretenimiento, en directo, televisivo.

María Teresa Campos, la periodista que reinventó los magazines

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

¿Qué le está pasando a la alicaída ficción nacional?

¿Son así de verdad los concursantes del programa ‘Un príncipe para Corina’?

20 mayo 2013 - 9:00 - Autor:

  • Los trucos del montaje televisivo pueden convertir a cualquier persona, por aburrida que sea, en todo un personaje surrealista del que reírse.


 
Desde hace dos semanas, lo más comentado de la noche de los domingos en Twitter tiene nombre propio: Un príncipe para Corina. Se trata de un programa que busca al príncipe azul de una bella joven. Pero el espacio no se lo ha puesto fácil a esta atractiva princesa. Los aspirantes son una panda de pintorescos personajes que despiertan el chascarrillo constante en la red social por sus salidas de tono.


 
Los tuiteros nos reímos de estos personajes, pero no nos damos cuenta de que todos podríamos ser uno de ellos. Y es que el arte del montaje televisivo puede convertir a una persona cualquiera en el mayor de los freaks. Y en la productora de este formato de Cuatro, Eyeworks-Cuatro Cabezas que también está detrás de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? o Pesadilla en la cocina, son expertos en las artimañas de la postproducción televisiva.


 
Aunque, en Un príncipe para Corina, el montaje de imagen y sonido va un paso más allá en el género del reality, tanto que el programa casi se convierte en una ficción perfecta. Porque el gran éxito del show es que logra producir carcajadas constantes. Y esa es la finalidad principal: que el espectador se ría de estos personajes. La productora sabe sacar jugo de cada uno de ellos, e incluso de la propia Corina, que tampoco se salva de quedar retratada como una muchacha caprichosa y, en ocasiones, no mucho más lista que sus pretendientes. El resultado es que los protagonistas son mostrados como patéticos seres que parecen sacados de otro planeta, cuando son personas más normales de lo que parecen y, probablemente, son los primeros que quedan estupefactos al ver el resultado creado por obra y gracia de la ‘magia’ de la tele.


 
¿Cómo se consigue metamorfosear la realidad y potenciar el perfil disparatado de los miembros del cásting? El programa reordena con atino las horas de grabación a sus anchas y saca de contexto las imágenes. De esta forma, introduce insertos de reacción absurdos e hilarantes en el instante adecuado, aunque se hayan producido en otro momento… Casi todo vale para impulsar las tramas o conseguir la gracieta más jocosa.


 
Los vídeos de presentación del primer programa fueron piezas magistrales a la hora de convertir unas entrevistas insípidas en pura comedia. El desconocimiento del medio de las víctimas -o, en su defecto, sus ansias de triunfo en la pequeña pantalla- provoca que se dejen disfrazar -impagable el que se dejó disfrazar de muñeco Ken– y que obedezcan casi cualquier “directriz”.


 
Y así se propicia que los concursantes suelten la frase más rocambolesca o ejecuten poses absurdas durante las grabaciones -como poner morritos o sacar músculo- que luego son usadas, con mucha visión, como insertos perfectos para cualquier momento del programa. Los silencios con cara de circunstancia entre pregunta y pregunta también valen. Y algunas frases absurdas se utilizan como gag recurrente. El guapo de turno sólo dijo una vez que tenía los labios carnosos, pero se mete ese audio en múltiples ocasiones para hacer la gracia recurrente y fortalecer el perfil del concursante guaperas creído. Y así con todos.


 
Y es que luego siempre se puede poner un efecto visual dibujado o una música para acabar de envolver al personaje en el surrealismo apoteósico. El equipo del programa sabe incorporar a la perfección el soniquete adecuado para cada acción: si se peina un concursante recalcamos el instante con un sonido que ridiculiza el momento o si aparecen los nerds ponemos la música de la serie Alf, que tan bien contextualiza el concepto atontado de lo que significa ser un nerd. Las imágenes se montan con una ironía adictiva, aunque en el camino se sacrifique la dignidad de los protagonistas. Eso es lo de menos.


 
Pero estos gags a base de sonidos, efectos y montaje frenético no valen aún para toda la audiencia, hay un parte del público objetivo que no los comprenden todavía. De ahí que, aunque en la red social el programa arrase en comentarios maliciosos entre un tipo de espectadores muy acostumbrados al chascarrillo internauta, en las audiencias del prime time los resultados de Un príncipe para Corina no han sido para tirar cohetes.


 
Mención aparte merece la presentadora de este percal, Luján Argüelles (rebautizada como Bruján Argüelles por los rótulos del espacio), que es el contrapunto perfecto para meter cizaña en todo este juego televisivo en el que un guion prefabricado subordina la realidad a las reglas del show. Son las trampas de la pequeña pantalla. Y es que, digan lo que digan, en la televisión casi todo es mentira.

Y ADEMÁS…

¿La audiencia de TV se puede medir con Twitter?

Claves del éxito de ‘¿Quién quieres casarse con mi hijo?’

Eurovisión 2013: Dinamarca gana, España queda penúltima. El análisis completo del eurofestival

19 mayo 2013 - 0:24 - Autor:

Las apuestas acertaron: arrasó Dinamarca y, para variar, España no ganó Eurovisión. El Sueño de Morfeo hizo lo que pudo, pero lo tenían todo en contra: una canción sosa, una puesta en escena nada atractiva y cierta afinación sospechosa por parte de una nerviosa Raquel del Rosario. Pasamos inadvertidos ante Europa, los malos pronósticos se cumplieron. La canción Contigo hasta el final quedó penúltima con sólo 8 puntos, peor resultado de número de votos desde 1999 con Lydia.

Eso sí, no cabe la menor duda de que Eurovisión sigue siendo el gran espectáculo televisivo del viejo continente. Te puede gustar más o menos, pero a nivel catódico es un producto impecable: excelentemente realizado con la más vistosa puesta en escena de la pequeña pantalla actual. Siempre bordeando lo hortera, pero ahí radica gran parte de su encanto.

En esta edición no han faltado esos ingredientes magnéticos que nos mantienen pegados al televisor cada año y que convierten este programa en un evento de masas que une la diversidad europea en un prime time. Así, la edición número 58 del eurofestival nos deja cinco pilares para entender por qué cada año se convierte en un evento de masas.

  • Hipnotismo petardo.

No hay Eurovisión sin numeritos excesivos, recargados e histriónicos. Sobredosis de luz, fuegos artificiales y otros efectos catárticos. Lo sutil no destaca, pues es televisión. Y la televisión musical es espectáculo. Y, en esta edición, dieron especialmente el cante las actuaciones de Rumanía con un excéntrico gritón a medio camino entre una drag queen y Locomía o la nada discreta bola gigante de discoteca de Bielorrusia. Mareaba.

  • Golpes de efecto.

La mejor forma de sorprender en cualquier programa musical es con un buen golpe de efecto que nadie se espera. Aunque las sorpresas son difíciles en el eurofestival, ya que se filtra todo en los ensayos gracias a los iPhones y la propia organización que sube los vídeos a su canal de Youtube. En esta edición, el momentazo estrella fue el beso lésbico de la representante de Finlandia. También impresionó el efecto especial de Liona Moon, candidata moldava, que empezó a levitar hacia las alturas mientras su vestido cobraba vida a través de unas espectaculares proyecciones digitales en la falda. Una actuación digna del mejor musical de Broadway.

Además, mención especial merece la ganadora del año pasado Loreen, que apareció con una deslumbrante show que desembocó en una remezcla de su famosa Euphoria.  Nos quedamos todos con ganas de volver a nombrarla ganadora. Poderío en directo.

  • Tecnología abrumadora.

Eurovisión se ha convertido en el escaparate de los últimos adelantos tecnológicos de la pequeña pantalla. Así, esta noche, vemos una chispeante puesta en escena, con pantallas cargadas de asombrosas posibilidades, Leds, envolventes juegos de iluminación y una milimetrada realización con cámaras hiperactivas. El acierto consiste en mezclar esta puntera tecnología con elementos de puesta en escena tradicional, ya sea una lámparas que cuelgan del techo, mucho mucho mucho humo o una urna con un hombre dentro como hizo Azerbaiyán.

  • 12 points.

Aunque es la parte menos sofisticada de la ‘gala’, los votos es lo que más engancha. ¿Cuál es el motivo? Alcanza una de las máximas de la televisión: la emoción. El recuento del televoto, dónde van a parar los 12 points y la estrategia política de cada país votando, en directo, a los países vecinos son infalibles para arrancar el nervio del espectador con sus filias y sus fobias. Eso sí, en cuanto alguien toma excesiva delantera, como ha pasado este año con Dinamarca, el interés puede desinflarse. Por suerte (o desgracia), en España se mantuvo la expectación… de ver si quedábamos últimos o penúltimos.

  • El ritual de la televisión.

España no ganó. Del programa previo de TVE casi mejor no hablar, pues se cortó de cuajo una conexión vía satélite en la que Raquel del Rosario saluda emocionada a su abuela que estaba en Gran Canaria y desde Televisión Española, con una visión televisiva nula, se  suspendió de cuajo, sin avisar, para meter una reposición de un documental ya emitido. De hecho, ni se volvió a conectar con la presentadora del especial previo para que se despidiera. Ninguna explicación y la indignación se multiplicó en la red social. Inconcebible, para una vez que veíamos a Raquel del Rosario humanizada…  No obstante, en el programa posterior a Eurovisión se recuperó este momento tras las críticas.

Pero, en la emisión de este Eurovisión 2013, de nuevo brilló la televisión en su más poderosa dimensión. Esa televisión que hace que el lenguaje audiovisual avance y que no tienen miedo en apostar por el entretenimiento sin complejos. Ese entretenimiento que se consume en compañía y que resucita el mejor ritual del espectáculo que cree en las posibilidades de la televisión.

Y ADEMÁS…

La historia de España en Eurovisión, de un vistazo

‘Eurovisión’ a análisis por siete expertos

Y TAMBIÉN…

Las peores actuaciones de España en la historia de ‘Eurovisión’

Las menos votadas

¿Por qué TVE elige ‘a dedo’ a su representante en ‘Eurovisión’?

Diez años del ‘Europe’s living a celebration’ de Rosa

La historia de España en ‘Eurovisión’, de un vistazo

18 mayo 2013 - 10:30 - Autor:


 
Llegó el día. El Sueño de Morfeo nos representa en Eurovisión 2013. Y se ha especulado con que Raquel del Rosario cantará descalza, como Remedios Amaya, que quedó última y no logró ni un solo punto. La canaria desafiaría, así, las supersticiones para intentar desacreditar las apuestas que relegan su canción, Contigo hasta el final, al final de la cola de los ránkings.

En la gráfica de aquí arriba podemos vislumbrar la evolución de España en el eurofestival hasta ahora. Hemos quedado en todos los puestos, menos en uno: el 17. Y, justo hace doce meses, Pastora Soler consiguió propulsar una curva de éxitos inestable en la última década. Lejos quedan ya las segundas posiciones que alcanzaron Karina (1971), Mocedades (1973),  Anabel Conde (1995) o Betty Missiego (1979), que no ganó por culpa de la propia votación del jurado español. Nos falló la estrategia.

El diseñador Efe Suarez nos realiza esta serie de gráficos que resumen, a golpe de vista, algunas curiosidades que nos han dejado los 58 años de Eurovisión. Un festival que sólo hemos ganado en dos ocasiones: con Massiel (1968), en Londres,  y con Salomé (1969), que empató con otros tres países en la ceremonia que presentó Laura Valenzuela desde el castizo Teatro Real.

Aunque si hay algo emblemático en el festival son sus votaciones. Ha cambiado mucho el sistema, pero se mantiene la esencia. El número de países participantes ha ido creciendo al mismo ritmo que la salud económica europea. ¿Quién nos votará esta noche? Hay diez países que nos quieren más. Entre ellos, el que más puntos nos ha dado es Portugal, nunca falla. Eso sí, esta noche nuestros vecinos nos dejarán huérfanos: ya que no participan en esta edición. Una catástrofe que tampoco podrá solucionar Andorra que, en los años en los que ha contado con representante, nos ha dado solo un total de 60 puntos.


 
El representante español que más puntos ha recibido de Europa ha sido Mocedades con su Eres Tú. En total, 125 puntos. A pesar de la excelente cosecha de points, quedaron segundos. Y dejaron a todo el país extasiado de la emoción de las votaciones.  No corrieron la misma suerte Remedios Amaya, con sus cacareados cero puntos, y Lydia con su único punto. Se ve que los vestidos con rayas no nos dan mucha suerte…. Ambas quedaron en última posición, pero Lydia sí se llevó un primer premio: a la Peor Vestimenta que conceden cada año los premios ‘Barbara Dex’.  Agatha Ruiz de la Prada tuvo la culpa de este galardón.


 
El Festival de Eurovisión siempre rompe audiencias. Aunque no siempre han existido los audímetros y, por tanto, no hay mediciones exactas de todas las ediciones. Desde que se mide el número de espectadores, en 1992, el año que más público se congregó delante de la televisión fue 2002. Era la noche de Rosa López y su Europe’s Living a Celebration. La resaca del fenómeno OT paralizó un país y recuperó la ilusión más genuina por el eurofestival.


 
> Puedes ver el gráfico completo pinchando aquí 

HOY TAMBIÉN…

‘Eurovisión’ a análisis por siete expertos

Y ADEMÁS…

Así será la actuación de El Sueño de Morfeo esta noche

Las canciones favoritas para ganar Eurovisión 2013

Las peores canciones de Eurovisión 2013

Las peores actuaciones de España en la historia de ‘Eurovisión’

Las menos votadas

El Sueño de Morfeo, ¿contigo hasta el final?

¿Por qué TVE elige ‘a dedo’ a su representante en ‘Eurovisión’?

Diez años del ‘Europe’s living a celebration’ de Rosa

Lo mejor y lo peor de ‘Eurovisión’, según 7 expertos en TV y el festival

9:00 - Autor:

  • Siete eurofans nos realizan una ácida radiografía del festival de la canción y de la representación de El Sueño de Morfeo.

¿El Sueño de Morfeo está a la altura? ¿Quién debería representar a nuestro país? ¿Cuál es la peor canción de esta edición? ¿Ha llegado la hora de renovar Eurovisión? ¿Con qué errores del festival hay que terminar? Siete expertos desmontan el Festival de la Canción de Eurovisión, que esta noche celebra su edición número 58 desde Malmö. España actuará en quinta posición.

JUAN ANTONIO (DESDE MALMÖ) | @esjapo

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo que nos representa?

El Sueño de Morfeo es un buen grupo, no podemos negarlo. Pero ella no tiene ni siquiera horchata en las venas. La canción no está mal, comparada con las que hemos llevado años atrás, pero no creo que destaque con respecto a las demás. Tarda casi 30 segundos en empezar, y teniendo en cuenta que las normas del festival limitan la duración de las canciones en 3 minutos, le puede llegar a pasar factura. Además, tras haber visto vídeos de los ensayos, creo que aún nos falta mucho por aprender con respecto a puestas en escena, porque hasta los fuegos de artificio parecen que están puestos a voleo en un punto cualquiera de la canción. Mi predicción es entre el 15 y el 20.

2. ¿Cuál es tu país favorito de Eurovision 2013?

En su momento, Finlandia me llamaba la atención, pero después de haberla visto en directo en la segunda semifinal (y con la injusticia de San Marino), se ha convertido en mi favorita. Una canción típicamente eurovisiva que te hace sonreír y tener ganas de bailarla, pero no sé si le pasará factura el beso femenino del final con el televoto de ciertos países conservadores.

Todo el mundo da por hecho que Dinamarca vaya a ganar el festival, yo creo que es una canción que no entra al 100% en la primera escucha. De hecho, vi la gala danesa en la que salió elegida y no me llamó para nada la atención. Aunque es una gran canción a partir de la cuarta reproducción.

3. ¿Y cuál es el peor de esta edición?

El mismo que el de los últimos años. Montenegro. Como sigan así, voy a acabar no reconociéndolo como estado independiente. ¿En serio tiene unos gustos musicales tan diferentes al resto de Europa, y (lo que es mas raro) al resto de sus vecinos?

4. ¿Qué cambiarías del eurofestival?

Lo que todo el mundo pide años tras años. Que el Big 5 (los países ‘dueños’ de Eurovisión, entre los que está España) también tengan que pasar por las semifinales en lugar de ir directamente a la final. Es cierto que parece que en estas últimas ediciones se han puesto un poco las pilas, pero no deja de ser una norma injusta para el resto de países, además de “restarle un poco de emoción” a nuestras participaciones. Hablando de cambios, al principio critiqué mucho uno de los cambios más polémicos de este año, el de que los productores elijan el orden de actuación. Pero tras ver el ritmo televisivo que tuvo la primera semifinal, voy a acabar dando mi voto de confianza a la UER. Años atrás el azar podía sacar a escena a 4 canciones dance seguidas y a continuación a 6 baladas del tirón. Ahora, la verdad, hay menos tiempo para ir al cuarto de baño.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovision al panorama televisivo?

Una competición sana entre países tan diferentes, canciones para utilizar en autopromos de canales femeninos, una plataforma impagable de promoción turística y, sobre todo, una demostración a TVE de que se pueden hacer galas musicales en directo sin ser casposas.

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

Quitando tópicos de Mónica Naranjo, Pablo Alborán, Malú y demás, me encantaría ver en Eurovisión a Fangoria. Alaska es una gran artista con muchas tablas (que, por cierto, sabe inglés, cosa que es muy de agradecer en las ruedas de prensa y fiestas previas al festival) y sus temas justo a Nacho Canut podrían devolvernos a un Top 10. Además pertenecen a Warner, discográfica de cabecera de las últimas preselecciones de TVE, y hasta aquí puedo leer. Lo elegido, elegido está, pero creo que “Dramas y comedias” hubiera sido una canción estupenda para el festival ¡Mandemos de nuevo petardadas por favor!

FRAN | @unpatitodegoma

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo?

No soy especialmente fan de El Sueño de Morfeo pero hay que reconocer que han hecho un gran esfuerzo por defender una canción que no acaba de ir con ellos. Aún así, diría que se nota que no se sienten del todo cómodos con ella. En mi opinión, hubiese tenido más gancho un tema compuesto por ellos que, de verdad, sintieran como propio en el escenario.

2. ¿Y cuál es tu país favorito de Eurovisión 2013?

Dinamarca y Suecia son para mí las favoritas. Ambas son canciones con una puesta en escena medida al milímetro, un “crescendo” muy estudiado para llegar a un final potente y cantantes con buena voz. Pero pese a las similitudes me decanto por el sueco. Su constante cara de “¡Mamá, mira! ¡Estoy en la tele!” añade mucha pasión y chispa a su actuación.

3. ¿Cuál es el peor de esta edición?

¡Este año es muy difícil elegir! Aunque creo que, de todas las candidatas, me quedo con el representante rumano. Esa mezcla entre Capitán Garfio y drag queen duchándose con agua fría es impagable. Merece la pena ver (media) actuación aunque sólo sea para echar unas risas.

4. ¿Qué cambiarías del Eurofestival?

Realmente me gusta el festival como es. Propondría cambios en cómo los países plantean las actuaciones, en cómo se adapta a cada país la retransmisión, los votos… pero entonces perdería ese punto de autenticidad. Para mí una de las claves de Eurovisión es esa mezcla entre lo formal y lo freak. Si todo el mundo se lo tomara en serio no tendría el storytelling que nos hace hablar de él, mataríamos su parte humana.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovisión al panorama televisivo?

¡Ventiladores! Bromas a parte, Eurovisión es televisión en estado puro. Sólo por poder disfrutar de los medios técnicos de los que disponen para aportar ritmo a una estructura tan lineal ya merece la pena. Consiguen que algo aparentemente sin interés se convierta en un evento global. Es hacer televisión sin complejos, sin recortes a la creatividad ni la puesta en escena. Puro espectáculo. ¿O acaso alguien aguantaría dos horas de canciones en otros idiomas si estuviese realizado con los medios de una TV local?

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

A Eurovisión tiene que ir alguien con gancho, que tenga esa habilidad innata para conectar con el público a través de las cámaras. No importa que sea alguien conocido, sino que sea alguien especial. Al fin y al cabo, por popular que sea en España, a quien tiene que convencer es al público del resto de países.


NURIA | @sunimuni

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo?

Lo cierto es que nunca había reparado en lo eurovisivo que es el estilo de El Sueño de Morfeo. Hasta ahora. La letra es simplona, básica y llena de tópicos (como corresponde desde hace décadas al concurso) y la música, con esos toques folk, le da un aire muy europeo y menos patrio que en otras ediciones. Por otro lado, la puesta en escena que se ha podido ver en los ensayos, no se basa en grandes artificios; es, quizás, un poco aburrida, pero le da todo el protagonismo a la música. Al final dependerá todo de lo que hagan los demás países.

2. ¿Cuál es tu país favorito de Eurovisión 2013?

Este año no tengo favorito. Ni por ridículo (nunca he tenido problemas con las actuaciones más humorísticas que no se toman en serio el concurso) ni por buena interpretación. O mucho cambia la final, o preveo un festival anodino. Me aferro a la idea mitómana del regreso de la gran Bonnie Tyler, aunque lo haga con una balada que podría servir como nana (recomiendo encarecidamente el videoclip, con Tyler apoyada en el alféizar de una ventana rodeada de neblina; muy “actual” la estética).

3. ¿Y cuál es el peor de esta edición?

A pesar de que se han quedado fuera algunas de las peores canciones que pretendían participar este año, todavía hace falta más criba. Pero, este año es Macedonia quien trae lo cutre-kitch a Suecia. El duo formado por Esma y Lozano aúna a la perfección la extravagancia en estética y música. Los aullidos de ella y las pintas de él. Nada más que añadir.

4. ¿Qué cambiarías del Eurofestival?

El sistema de votación. Hace décadas que la mayoría no se toma el festival en serio. Si es así, hagámoslo bien: el voto al país por simpatía siempre ha sido divertido. Así volveríamos a la esencia del concurso, que es entretener. Música y sana rivalidad europea, esa sería la clave.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovisión al panorama televisivo?

Como siempre y desde sus inicios, el festival europeo musical por excelencia siempre trae maravillas a nivel de realización. Es un macro espectáculo en directo que suele tener una factura perfecta gracias al dinero invertido (la buena televisión implica dinero). No hay muchas excusas, por desgracia, para poder disfrutar de los medios de los que se dispondrán este sábado en Suecia (sin que sean eventos deportivos).

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

No me considero mala persona: teniendo en cuenta la mala fama que suele dar participar en Eurovisión cuando ya eres un artista consolidado, no le deseo ese mal a nadie. Que siga siendo un festival para conocer a nuevos grupos o solistas, esa es también parte de la magia del “eurocontest”.

DIEGO

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo?

Nunca fui muy partidario de llevar a El Sueño de Morfeo al festival y esta cancion no es muy buena, pero creo que da el aprobado. De hecho, está por encima de la media que hemos llevado en la ultima decada. Con suerte, acabaremos en las posiciones 14-18.

2. ¿Cuál es tu país favorito de Eurovisión 2013?

Mi favorito era Ucrania, aunque, tras ver su actuacion en las semifinales, me he desilusionado mucho. Asi que mi favorita es ahora Noruega. Es una cancion muy pegadiza, una mezcla de Robyn con La Roux. Le sigue Azerbaijan y Chipre, preciosas baladas y excelente puesta en escena. Lamentablemente, esta última no se clasificó para la final.

3. ¿Y cuál es el peor de esta edición? 

Bielorrusia y Rumania estan empatados. Bielorrusia con una cancion mala de los 90 con vestimenta de esa decada. Tacones tan altos con los que la pobre chica llena de botox no puede caminar. Sin embargo, ¡paso a la final! Rumania. ¿cómo explicarlo? Lo primero que piensas es: “No habia escuchado nunca nada igual” y posteriormente “Espero no volver a hacerlo”. Rumania es representada por una cancion pop interpretada por un contratenor que nos recuerda a Drácula. Ver para creer. Ah, tambien por la cola tenemos a FYR Macedonia, digna de ver. Sólo una vez.

4. ¿Qué cambiarías del Eurofestival?

Este ano los suecos han decidido elegir a dedo el orden de las actuaciones. Estoy en contra de esta falta de transparencia. Otra cosa que cambiaria es tener dos semifinales. Años como este, donde ha disminuido el numero de participantes, podrian tener solo una semifinal.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovisión al panorama televisivo?

Show. Todo el mundo se lo pasa genial en una fiesta de Eurovision. ¿En qué programa musical puedes ver a astronautas rapeando o a chicas serbias vestidas de hello kitty meets destiny’s child? En Eurovisión.

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

No sigo mucho el panorama del pop español, pero me gustaria que fuera alguien que no tuviera una carrera musical fuerte en Espana. Haria como los suecos con el Melodifestivalen, donde cantantes que quieren hacerse un hueco en el mercado pasan varias etapas del concurso hasta convertise en los vencedores del pais.

GERMÁN | @german_online

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo?

El Sueño de Morfeo lleva varios años sin sacar un gran éxito y creo que la canción que llevan a Suecia no es ni mucho menos un hit. Contigo hasta el final es de todo menos pegadiza. Creo que pasaría muy desapercibida en cualquier radiofórmula de nuestro país. Aunque, sin duda, hemos llevado cosas muchísimo peores al eurofestival.

2. ¿Cuál es tu país favorito de Eurovisión 2013?

Dinamarca. Es bonita, pegadiza, épica y sobre todo sencilla. La chica tiene una voz peculiar y la puesta en escena es de lo más clásica pero efectiva. Creo que puede ser una digna ganadora.

3. ¿Cuál es el peor de esta edición?

Sin duda Rumanía. Todo un esperpento. Lo curioso del tema es que España le dará casi seguro 10/12 puntos… ¡Vaya percal!

4. ¿Qué cambiarías del Eurofestival?

Sigo pensando que las semifinales solo interesan a un grupo muy muy minoritario. Deberían inventar otro sistema porque ceo que 3 galas de Eurovisión en la misma semana es algo excesivo.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovisión al panorama televisivo?

El espectáculo. Es un show en directo y, año a año, va mejorando en espectacularidad. Además une a los espectadores a través de la música y eso siempre es bueno.

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

Visto lo visto creo que cualquier artista español tendría cabida en Eurovisión. Soy de los que apuesta por el inglés en el festival y creo que Dover con un buen tema pop/rock podría hacer un buen papel. También La Mala Rodríguez me gusta. ¿Por qué no? ¡al fin al cabo es música!

YAIZA

1. ¿Cómo valoras la canción de El Sueño de Morfeo?

Todos os metéis con la canción de Raquel del Rosario, pero, en realidad, es una actuación que lo tiene todo: gaita, acento canario, guitarristas, lámpara y, por supuesto, ventilador. Así sí.

2. ¿Cuál es tu país favorito de Eurovisión 2013?

Por supuesto, Hungría. Hay un antes y un después con este músico salido del barrio de Malasaña y rodeado de skaters.

3. ¿Cuál es el peor de esta edición?

No hay peores. Todos son buenísimos. Así va de bien la Unión Europea. Marca Europa.

4. ¿Qué cambiarías del Eurofestival?

Creo que es necesario que vuelva Uribarri. Ya sé que falleció, pero creo que se puede reponer sus locuciones y seguirá acertando los puntos. No lo notaremos.

5. ¿Qué es lo mejor que aporta Eurovisión al panorama televisivo?

El espíritu de “gran gala de la televisión”. Ahora que ya no hay ni telemaratones ni programas como “Noche de fiesta”. De hecho, si ganamos y se realiza en España creo que José Luis Moreno debería dirigir la ceremonia. Y regalar puestos de trabajo en Alemania a los espectadores que participen en el televoto.

6. ¿Qué artista de nuestro panorama musical te gustaría que nos representara en 2014 y por qué?

El Sueño de Morfeo otra vez, en 2014, y así todos los años hasta que gane.

La (curiosa) historia de España en Eurovisión, de un vistazo

Y ADEMÁS…

Así será la actuación de El Sueño de Morfeo esta noche

Las canciones favoritas para ganar Eurovisión 2013

Las peores canciones de Eurovisión 2013

Las peores actuaciones de España en la historia de ‘Eurovisión’

Las menos votadas

El Sueño de Morfeo, ¿contigo hasta el final?

¿Por qué TVE elige ‘a dedo’ a su representante en ‘Eurovisión’?

Diez años del ‘Europe’s living a celebration’ de Rosa

Así se ha despedido Anne Igartiburu del cancelado ‘+Gente’

17 mayo 2013 - 19:58 - Autor:

“Gracias por estar a nuestro lado, a nosotros nos gusta hacer tele… aquí seguiremos”. Así se ha despedido Anne Igartiburu de su magazine de tarde +Gente. No pudo ser, el programa no ha cumplido las expectativas y TVE ha decidido cancelar el formato.

Pero la culpa del fracaso de +Gente no ha sido ni su de presentadora, ni del equipo de redactores que hoy pierden su trabajo.

+Gente ha dado los peores resultados de audiencia de la historia de las tardes de La 1 de TVE. Y el principal motivo, de estos malos datos, ha sido su escaleta estancada en asuntos desfasados, bajo una dirección que no ha sabido maniobrar para dar unos contenidos que conectaran con el interés de una audiencia.

De hecho, +Gente ha estado acomodado en el tópico de la prensa rosa pelota de antaño, la tertulia pija obsoleta sobre cómo ponerse un frívolo sombrero y la entrevista previsible que no aportaba nada nuevo, con invitados de altura como Paquirrín. En definitiva, la estructura y contenidos acomodados de este formato estaban desconectados de la realidad social.

Pero +Gente nos ha dejado un gran descubrimiento: Roi Groba. Y es que, el copresentador del magazine, se ha convertido en una de las grandes revelaciones de la televisión actual gracias a su capacidad de comunicación, cargada de cercanía. TVE debe saber aprovechar este talento que tiene en su plantilla de cara al futuro, como también lo hará con Anne Igartiguru.

La presentadora, imagen de la cadena, volverá a llevar las riendas de su Corazón cada mediodía. Será poco para ella. Habrá que intentar, también, recuperar la mejor versión de Igartiburu que fue en formatos como ¡Mira quién Baila! donde desprendía espontaneidad y tablas.

A partir del próximo lunes, +Gente será sustituido por un concurso tradicional, presentado por Carlos Latre, Letris, y un nuevo espacio de Corazón que de nuevo tendrá más bien poco. De nuevo, el corazón visto a través de clichés de género, estereotipos rancios y frases hechas que viven estancadas en el pasado más hortera.

TVE sigue pagando a las agencias del corazón las imágenes diarias de los famoso de turno, cuando estos espacios podrían evolucionar hacia una agenda con informaciones propias, curiosas, que fomentes la curiosidad de la audiencia más allá de los amoríos de folclóricas con toreros. Temas que están en la calle y útiles para el espectador.

Con esta oferta, probablemente, las tardes de TVE no levantarán vuelo, pues la cadena pública necesita apostar por contenidos creativos que marquen la diferencia con las cadenas privadas y logren empatizar con el interés del espectador. Y esto último con el tratamiento tan superficial de las noticias del corazón ya no se consigue. Ese tipo de televisión sí que está oxidada.

> Entrevista con Anne Igartiburu

Y ADEMÁS…

Un año del cambio de modelo de TVE, pérdida de audiencia ¿y de independencia?

Claves de la pérdida de audiencia de los Telediarios

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter