Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El día que ‘El Príncipe de Bel-Air’ se coló en un capítulo de ‘Blossom’

1 agosto 2013 - 6:00 - Autor:

Hay series que hemos visto un millón de veces. Y, sin embargo, podríamos ver otro millón de veces más. Lo hacemos a pesar de que la nitidez de sus capítulos esté ya a punto de desintegrarse por tanta reposición. Da igual. Son infalibles. Son carismáticas.

Es el caso de El Príncipe de Bel-Air, la producción que nos descubrió a un joven rapero que apuntaba maneras como actor. Su nombre: Will Smith y daba vida un adolescente conflictivo, criado en un barrio marginal, que era enviado a la mansión de sus tíos multimillonarios para rehabilitarse (y, de paso, liarla con sus ocurrencias).

También sucede con Blossom, aquella excéntrica chica que encarnaba la peculiar Mayim Bialik. En total, fueron 114 capítulos, donde Blossom aportaba ilusión a una familia que había perdido el rumbo cuando su madre les abandonó para lograr éxito profesional en París.

Dos series diferentes, nacidas en el arranque de los años noventa, que se fusionaron por un día gracias a los maestros de la ficción norteamericana, obsesionados en crear símbolos y guiños que trascienden más allá de la rentabilidad del capítulo a corto plazo.

De esta forma, Blossom se encontró al Príncipe de Bel-Air haciendo de Príncipe de Bel-Air en la trama de un episodio. Sucedió dentro de un ascensor rococó. Y ella gritó. Y la audiencia entró en catarsis colectiva.

Y ADEMÁS…

La táctica de Will Smith para disparar la audiencia de ‘El Hormiguero’

¿Sería una buena idea realizar una secuela de la mítica serie ‘Friends’?

Dos décadas sin ‘Aquellos maravillosos años’, la serie que inspiró ‘Cuéntame’

¿Qué le está pasando a la alicaída ficción nacional?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter