Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Del ‘Un, dos, tres’ a ‘Uno de los nuestros’: la tele que cuida detalles

30 Septiembre 2013 - 7:00 - Autor:

Mayra Gómez Kemp saludando al público mientras bajaba las escaleras. Ramón García lidiando con un niño que lo sabía todo sobre los dinosaurios. El peluquín de José María Íñigo. El balón acelerado de Oliver y Benji. El humor negro de Raffaella Carrá. Ana Obregón destrozando el Tp de Oro que había ganado La 2 Noticias. Mofli tiene frío, Mofli tiene sueño. Paloma Chamorro y las vacaciones en Usera de McNamara. Las zapatillas de Emilio Aragón. La mala leche en los pasos a publicidad de Antonio Gasset. Los silbidos de Miriam Díaz-Aroca. Las collejas de Sole en 7 vidas. El ‘a jugar’ de Joaquín Prat.  Julia Otero y su particular forma de sujetar las tarjetas de las preguntas del 3X4

La televisión que se nos queda en la memoria siempre está impregnada de una marabunta de detalles que derrochan personalidad. Es la televisión que intenta conquistar la complicidad del espectador a su misma altura, de tú a tú. Pero, en los últimos años, determinados directivos han creído estar por encima de la audiencia y, a la hora de ejecutar los programas, han pretendido enganchar al público a través de una televisión sin visión, cargada de clichés sin riesgo alguno, partiendo de encorsetados prejuicios sobre lo que se supone que funciona o no funciona: lágrima fácil, peleas forzadas, músicas sensibleras, humor manoseado, cástings clónicos que intentan repetir fórmulas exitosas en otras épocas… Nadie se puede salir de esa línea. Es la parrilla que, obsesionada con el share rápido, se olvida de creer en la identidad propia y de apostar por el talento real de todos los equipos de profesionales que hacen posible un espacio.

Y, claro, acostumbrados a este panorama, te sorprendes cuando, de repente, descubres un programa donde sí se sigue haciendo televisión desde la ilusión más genuina. Este asombro, que debería ser habitual al pisar cualquier plató y sin embargo no lo es, lo sentí el pasado viernes, día en el que acudí a la grabación de Uno de los nuestros, un nuevo talent show creado por la misma factoría de Tu cara me suena, Gestmusic Endemol.

Se trata de un formato para el prime time de La 1 que busca al mejor cantante de una orquesta, ‘Los Nuestros’. La premisa a nivel televisivo ya es buena y da juego, pues las orquestas siempre interpretan canciones reconocibles que el público puede cantar desde su casa, con el añadido de que, además, los participantes no sólo deben demostrar su potencial de voz, también su capacidad para crear show llenando el escenario.

Éxitos, canciones, baile… Hasta ahí todo correcto, pero el programa revoluciona la fórmula del talent con su mecánica: aquí la gran novedad es que estamos ante un formato en positivo, travieso y alegre. De hecho, el concursante celebra hasta cuando es eliminado. Lo hace de una forma muy original, que aún no podemos desvelar y que no se le ocurre a cualquier creador de televisión. Y es que este talent show no busca la lágrima fácil, la historia personal traumática o el conflicto gratuito. Uno de los nuestros trabaja desde el disfrute mismo que da el minuto de gloria catódico. Y los asistentes lo viven en el plató como una gran fiesta.

Una gran fiesta que se sustenta en una indudable perspectiva de lo que significa hacer entretenimiento real en la tele. Y es que todos los elementos del programa están a favor: la imponente puesta en escena, con un decorado que recupera la esencia del gran show sin miedo a abusar de bombillas y dorados; una realización visual que va al ritmo; unos concursantes que están elegidos con un instinto del espectáculo brutal; y, por supuesto, la orquesta, que es clave, ya que los músicos van decidiendo qué concursantes continúan al dejar de tocar sus instrumentos en plena actuación. Darán la sorpresa: estos maestros son muy carismáticos al argumentar las razones de decir ‘no’ al candidato de turno. Entienden la esencia del programa y sueltan perlas en estado de gracia.

Sin olvidarnos tampoco del público que acude a ver la grabación al estudio. La grada es muy importante. Y esta audiencia es pícara: se sabe todas las canciones… e incluso las coreografías. Y si no, la improvisa. No están dormidos en el decorado, como el público de otros shows de este tipo. La gente en plató es el otro gran protagonista del programa, pues generan un ambientazo que traspasará la pantalla. Lo disfrutan, vamos. Es más, da la sensación de que todo el equipo está disfrutando del trabajo.

De nuevo, la batuta de Tinet Rubira nos trae un formato que parece bastante redondo en ejecución. Luego habrá que ver en qué día de la semana lo emiten y también comprobaremos si sufre las consecuencias de ir pegado a la estela del tirón del fenómeno internacional de La Voz. Pero lo que está claro es que Uno de los nuestros, al igual que Tu cara me suena, recupera la esencia de la televisión que cuida cada detalle.

Es más, si comparamos al público del mítico Un, dos tres y al de Uno de los nuestros, a través de su forma de vivir los programas en plató, nos daremos cuenta de que han pasado los años pero se mantiene intacta la pasión. Es la televisión de la que tanto hemos aprendido y de la que tantas veces hemos reflexionado en esta crónica diaria de Lainformacion.com. Y ahí seguiremos: avanzando, creciendo y creyendo en la televisión que nos hizo querer tanto a la televisión. La televisión que juega y que te deja pegado hasta el último crédito final, con la misma ilusión de un niño.

Y ADEMÁS…

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El perspicaz as en la manga de Chicho Ibáñez Serrador

8 secretos que convierten a ‘Tu cara me suena’ en un programa redondo

Sálvame Deluxe invencible: ¿por qué no ha funcionado un formato amable como ‘Por arte de magia’?

28 Septiembre 2013 - 9:40 - Autor:

Los viernes por la noche siguen siendo territorio de Sálvame Deluxe. La audiencia prefiere el espectáculo de las miserias ajenas a otros programas que ofrece la competencia. De hecho, el rival directo, Antena 3, no consigue dar con una fórmula que rompa el adictivo éxito del cortijo de Jorge Javier Vázquez. Y eso que lo intenta.

El último fiasco ha sido Por arte de magia, un espacio para toda la familia, complementario a Sálvame, que pretendía recuperar la magia a lo grande en la televisión. No lo ha conseguido, No ha funcionado, a pesar de contar con grandes prestidigitadores del país y famosos aprendices a “Harry Potters cañís”.

¿Por qué no ha gustado? ¿La audiencia ya ha perdido la capacidad de asombro con los trucos en televisión? ¿El espectador está más resabiado que en otras épocas? No, ni hemos perdido capacidad de asombro ni estamos más resabiados. Es más, nos seguimos creyendo los montajes del polígrafo del Deluxe…

Sin embargo, en tiempos en los que el furor por los magos televisivos ha crecido con programas disfrazados de tele-realidad como Dynamo o Darren Brown, Antena 3 ha optado por un espectáculo en plató con varios problemas en su ejecución, que han propiciado que no transmita imprevisibilidad, palabra clave en cualquier show de la pequeña pantalla. Más aún, cuando se trata de magia.

Y es que, para empezar, el programa evidencia que está grabado. Los cortes de edición son obvios. De esta forma, parece complicado creerse que el truco no está en la realización visual del equipo técnico y no en el mago. Por mucho que digas que no se manipula nada, el espectador duda: pues ve ‘tajazos’ en el montaje final que cuadra los tiempos de emisión.

Esa es la gran contraindicación de un programa que en directo ganaría mucho, con los magos jugándosela en vivo. Tampoco ayuda un público en plató que no derrocha emoción (parece parte del decorado), un jurado que imita a otros jurados y un guion que intenta reproducir gags ya vistos un millón de veces.

Además, otro de los grandes errores del espacio es que se ha emitido bastantes meses después de ser grabado. Y esto se nota, ya que el programa cuenta con chistes caducados. Por ejemplo, Anna Simon consumando un chascarrillo sobre el pago de un euro por receta sanitaria… Pura actualidad, sí. Estos detalles chirrían aún más y fomentan que el espectador saque su instinto más indiscreto y prefiera los delirios tóxicos de un plató de Telecinco donde puede pasar de todo.

No obstante, la magia en televisión puede volver a funcionar en el prime time de una gran cadena. más allá de temáticas. Eso sí, la magia volverá a triunfar cuando se olvide del tópico oscuro de antaño, sin necesidad de señoras levitando o palomas voladoras. Ha llegado la hora de potenciar los trucos a través de la complicidad con la comedia más espontánea, positiva y luminosa.

Y ADEMÁS…

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

El problema del reality ‘Campamento de Verano’

¿Por qué Jorge Javier Vázquez es un presentador infalible?

‘Torres y Reyes’, ¿ha nacido un nuevo programa de culto?

27 Septiembre 2013 - 0:51 - Autor:

Torres y Reyes llegó anoche a La 2. Mara Torres y Joaquín Reyes se estrenaron como conductores de este peculiar talkshow que recuperó la esencia de un tipo de televisión que parecía haber muerto. Pero no, anoche regresó la TVE que juega, arriesga e interactúa de tú a tú con el espectador. Lo hace sin necesidad de cazar grandes audiencias: sólo en busca de un hueco alternativo y reflexivo en el caos de información sin digerir.

El humor de Reyes y la curiosidad de Torres se entremezclaron en este formato que ejemplifica la televisión que entiende que lo interesante no está reñido con lo entretenido, corrosivo y cómplice. Y charlaron, y escucharon. Y ahí estuvo Paco León, Enjuto, la propia Mara chupando ese descocado gas llamado helio e, incluso, hubo tiempo para una minimasterclass sobre la memoria de Rojas Marcos.  Todo envuelto en una puesta en escena brillante en el Estudio L1 de Buñuel, casi desnudo con su gran puerta, por donde han entrado tantos míticos decorados, entreabierta.

El director del espacio, Santiago Tabernero (Versión Española, Carta Blanca),  alcanza con este nuevo formato, una vez más, el ejemplo de la televisión ética, estética y consciente. Unos valores que no abundan en el universo catódico actual.

Televisión consciente porque intenta conocer la realidad en la que vive. Estética porque mima y emprende en las narrativas del lenguaje de la realización visual (interesante la innovación en multipantallas). Y ética al saber crecer por encima de cualquier trinchera ideológica. De hecho, Torres y Reyes encontró un punto plural, abierto, irónico y maduro en su primer día.

Ayer fue sólo el estreno, pero Torres y Reyes ya reunió los requisitos para convertirse en un programa de culto. 

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel?

Lo mejor de cada casa: los puntos fuertes de nuestras cadenas

26 Septiembre 2013 - 9:07 - Autor:

Al igual que el fútbol, las seis grandes emisoras de televisión despiertan toneladas de filias y fobias, amores u odios. No es nada nuevo. Incluso hay espectadores que son tremendamente kamikazes con su canal de cabecera. Al final, se destacan los errores,  los fracasos, los prejuicios… pero también hay que reconocer las ventajas competitivas de cada una de nuestras cadenas, pues virtudes tienen. Y muchas. Repasamos algunos de los valores añadidos de las principales marcas televisivas españolas:

LA 1

En los grandes acontecimientos los espectadores eligen TVE. La vieja primera cadena cuenta con el valor añadido de la tradición. Y lo explota en momentos cruciales. Su gran estructura de servicios informativos, red de centros territoriales, corresponsalías por el mundo, capacidad técnica y experiencia de sus profesionales catapultan a la cadena estatal en la televisión clave en los momentos que más interesan al país. Además, La 1 también sigue siendo un motor fundamental para la producción de series y programas de entretenimiento.

LA 2

La antigua UHF nunca ha dejado de creer en su ‘inmensa minoría’ de público. El canal se ha consolidado como una importante válvula de escape para contenidos alternativos que fomentan un país más rico en ideas y dar cabida a colectivos excluidos de las cadenas comerciales. La 2 es el punto de encuentro de la curiosidad. El solemne concurso Saber y Ganar, con el incombustible Jordi Hurtado, continúa como lo más visto de una oferta televisiva que mantiene formatos veteranos de divulgación de la talla de La Aventura del Saber con otros nuevos que quieren ser algo más canallas, como Torres y Reyes que se estrena hoy.

ANTENA 3

En los últimos años, Antena 3 ha impulsado una atractiva reinvención de su imagen de marca. Prueba superada: la nueva percepción social del canal ha calado entre el público que ya ve a Antena 3 como una televisión de confianza familiar, con variedad de contenidos y que no está dispuesta a todo por la audiencia. Una cadena que ha seguido arriesgando en  nuevos proyectos de entretenimiento y, sobre todo, de ficción incluso cuando ya nadie invertía en series por la recesión económica. Ahora, Antena 3 empieza a recoger frutos. Lo hace tras años de sembrar una apuesta por una televisión generalista real, donde el equilibrio entre la diversidad de contenidos manda.

CUATRO

El target publicitario de Cuatro sigue siendo muy jugoso para los anunciantes. Aún perdura el magistral lanzamiento de marca que desarrolló la cadena en sus inicios. Un canal dirigido a una audiencia de clase media, joven y urbana. Las series, los informativos, los concursos callejeros y los docurealities más surrealistas, como Un Príncipe para Corina, o más aventureros, como Desafío Extremo, van directos al segmento de público que practica Cuatro sin preocuparse de los prejuicios de la absorción empresarial que vivió el canal rojo.

TELECINCO

La cadena madre de Mediaset España ha sabido fidelizar a un público que casi nunca falla. Siempre está ahí: mañana, tarde y noche. Perpetuos. De esta forma, los programas de Telecinco se reotralimentan como nadie, a muy bajo coste, y saben crear acontecimientos apoteósicos para que el espectador se sienta que está viviendo algo único y adictivo, que no se debe perder. Es más, Telecinco ha conseguido realizar una exclusiva, y reconocible, línea de formatos de entretenimiento que crea de todo menos indiferencia.

LA SEXTA

Se ha consolidado como un contrapoder cómplice que se ríe del país, pero también sabe reírse de sí mismo. El humor, los taquillazos y las series internacionales son decisivas para el éxito de este canal que goza de repercusión internacional gracias a programas como Salvados. El análisis crítico de la actualidad política es un filón para uan Sexta que se hace mayor en busca de más triunfos en entretenimiento que sigan la estela del fenómeno de Alberto Chicote y su Pesadilla en la Cocina.

Y ADEMÁS…

10 iconos de la televisión

Los chicos de ‘Un príncipe para Corina’: ¿Son actores contratados o ‘concursólogos’ profesionales?

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Vuelve Enjuto Mojamuto: recordamos sus mejores momentos

0:00 - Autor:

En La 2 sigue existiendo vida inteligente… y entretenida. El creador de emblemáticos programas como Versión Española o Carta Blanca, Santiago Tabernero, regresa esta noche a la segunda cadena de TVE con Torres y Reyes, un talk-show sobre la vida después de Internet con Mara Torres y Joaquín Reyes. De ahí el nombre del programa, claro.

Tabernero vuelve. Lo hace tras dos décadas demostrando que es posible una televisión pública que va por delante, en contenido y continente. Esta vez, además, desnuda literalmente el plató L1 de los míticos Estudios Buñuel, desde donde se realiza en directo el espacio.

No habrá decorado convencional, pues. La pared estará descubierta. El espectador podrá descubrir las entrañas de esta histórica factoría de televisión a través de un formato que nace con alma canalla. Y arriesga.

Para ello, Torres y Reyes dará voz a los gurús del cambio y pretende provocar un debate de ideas avanzadas, ante los nuevos retos de una sociedad que promete ser más libre, igualitaria y participativa gracias a la Red.

Paco León, Juan José Millás, Luis Rojas Marcos, Venga Monjas y la música del grupo Majestad serán los primeros invitados de un programa que puede ser toda una radiografía de la sociedad que parió Internet.

La cita con el primer Torres y Reyes será esta noche de jueves, a las 22.45 horas, en La 2. Y sí, también estará Enjuto Mojamuto…¿Recordamos algunos de sus mejores momentos?

Y ADEMÁS…

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

¿El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel?

Diez parodias de Martes y Trece

¿Qué se necesita para ser presentadora de ‘telediarios’?

25 Septiembre 2013 - 17:16 - Autor:

Los telediarios son los buques insignia de las cadenas. Y deben de estar conducidos por rostros que desprendan credibilidad. Parece un detalle obvio, aunque no siempre es así. En los últimos años, en nuestro país, algunas televisiones han primado bustos parlantes que “dan bien en cámara” por encima de una trayectoria profesional consistente.

Incluso las escuelas de presentadores, en muchas ocasiones, educan a los futuros comunicadores en el tópico de que para llevar con éxito las riendas de un informativo hay que ser un lector de autocue (chivato que tiene la cámara con el texto del informativo) absolutamente perfecto. Lo malo: confunden perfecto con causar indiferencia en el espectador, pues se enseña una forma de comunicar clónica y plana. Un error, porque, de cientos de presentadoras y presentadores que trabajan en nuestros canales,  ¿de quiénes nos acordamos? De los que transmiten personalidad propia: de los que no son perfectos. Son casi perfectos.

No obstante, en España, especialmente en la última etapa de TVE, se ha premiado a comunicadores de continuidad, tan solventes como olvidables. También, además, parece complicado encontrar mujeres con arrugas al frente de los informativos. En cambio, las canas son un plus en los hombres que pilotan los espacios de noticias. Se trata, probablemente, de una contradicción de la herencia recibida de una sociedad machista, que ya se está superando poco a poco.

Aunque todavía no se entiende como Antena 3 despidió hace años a las veteranas Rosa María Mateo o Olga Viza. Eran sinónimo de credibilidad, prestigio y sabían contar las noticias con una perspectiva que era un gran valor añadido para su canal. Pero se quedaron sin trabajo. Los engranajes empresariales de la televisión castigaron su experiencia.

Eso sí, aún seguimos invocando a Mateo o Viza, como a tantos otros periodistas. Son parte de la historia de la pequeña pantalla. Porque, al final, para ser un buen presentador de informativos, además de cierta fotogenia, se necesita transmitir confianza. Esa es la clave.

Y la confianza del buen periodista que conduce un Telediario se sustenta en experiencia en el periodismo de base, claridad a la hora de narrar las noticias, visión en el manejo de la actualidad en directo, capacidad de decisión frente a la cámara y, por supuesto, personalidad propia. Todas y todos los presentadores que recordamos su nombre cumplen estos requisitos. Desde Ana Blanco a Ana Pastor.

Y ADEMÁS…

¿Por qué TVE ha perdido el liderazgo total de sus informativos?

Un año del cambio de modelo de TVE, ¿ha perdido la independencia?

La revolución de los ‘telediarios’

Así crean expectación los norteamericanos con la tercera temporada de una serie

0:37 - Autor:

American Horror Story llegó sin hacer demasiado ruido y pronto se convirtió en la revelación del canal FX y en un fenómeno de culto mundial. Tópicos del cine de terror, cultura popular, leyendas urbanas y personajes muy perturbadores se entremezclaron con mano maestra en sus primeros doce capítulos.

Por eso, cuando sus creadores, Ryan Murphy y Brad Falchuk, anunciaron que se rodaría una segunda temporada saltaron las alarmas, porque el reto era peliagudo: la segunda tanda contaría una historia totalmente distinta, reutilizando a parte del reparto pero con personajes completamente nuevos. Así nació American Horror Story: Asylum, que salió más que airosa del desafío, sumó apasionados adeptos y ensalzó aún más a su actriz más icónica, la sin par Jessica Lange.

Con la tercera temporada, titulada American Horror Story: Coven, la jugada es la misma: nuevo escenario (¡una escuela de brujas¡), nueva historia y nuevos personajes en manos de actores ya vistos en las anteriores temporadas y con Lange liderando otra vez el reparto.

Esta tercera entrega se estrena el 9 de octubre en Estados Unidos y, desde hace semanas, FX calienta motores con magníficos e intrigantes tráilers, expresamente rodados como material promocional, como si de cine se tratara y no solamente pensando en su difusión en la televisión tradicional: también planifican su viralidad a través de Youtube y en las frenéticas redes sociales. Así, con esta cuidada campaña, es normal que la expectación esté por las nubes entre sus muchos fans.

http://www.youtube.com/watch?v=TkPwDPt4JOA

http://www.youtube.com/watch?v=wq5R7iJQeu4

http://www.youtube.com/watch?v=YoguM3NRzYg

http://www.youtube.com/watch?v=zYFRWKebIwY

http://www.youtube.com/watch?v=mTLaOZU_gck

http://youtu.be/-ULHF3_WNOc

http://www.youtube.com/watch?v=wcXZTF20sXM

http://www.youtube.com/watch?v=2kXEA6McYn4

¿Deberían las cadenas españolas aprender de los norteamericanos y arriesgar más con la creación de promociones propias de sus series para generar más curiosidad entre la audiencia?

Y ADEMÁS…

¿Infravaloran nuestras cadenas el poder de Youtube?

¿Qué le está pasando a la alicaída ficción nacional?

Las nuevas series norteamericanas: las que mejor pintan (y las que peor)

Carlos Sobera entrega (con mucha guasa) el mayor premio de la historia de ‘Atrapa un millón’

24 Septiembre 2013 - 1:45 - Autor:

Nunca antes Atrapa un millón había entregado su premio máximo diario de 200.000 Euros (vale, no es un millón literal). Y nunca antes habíamos visto el protocolo del formato a la hora de entregar el botín: los concursantes tuvieron que guardar los tacos de billetes en una especie de bolsas de basura. Nada de glamour, aunque todo sea para salir ilesos del polígono de Sant Just Desvern, en Barcelona, donde se encuentra el plató del programa.

Pablo y María Ferrandis, de 52 y 48 años, dos hermanos madrileños, fueron los estrategas que se atrevieron a no repartir nada de la pasta en las trampillas que esconden las respuestas a las preguntas del espacio. Se lo jugaron al todo o nada. Y acertaron todas. De esta valiente forma, no perdieron ningún billete en el camino y llegaron con los 200.000 euros intactos hasta la última pregunta: “¿Qué verano disfrutamos en España?”. Pablo, sin dudar, plantó el dineral al completo en la opción “Boreal“. No pestañeó. En ese mismo instante, ya muchos espectadores odiaban al concursante. Sí, le odiaban.

Porque, no nos engañemos, el éxito de un show de estás características está en empatizar con los participantes para bien… o para mal. Y ayer la seguridad absoluta, sin titubear, en las respuestas de Pablo hizo que el público se posicionara más bien en ‘el mal’. Esa es la gracia.

Y, una vez más, Carlos Sobera demostró seguir siendo uno de los mejores conductores de nuestra televisión actual, pues estuvo rápido de reflejos y, como es habitual, supo posicionarse del lado del sentir de la audiencia. De esta forma, fue soltando espontaneas perlas para picar a los sabios concursantes que ya estaban cerca de transformarse en millonarios televisivos.

“Le estoy mirando a ver si es humano o extraterrestre”, “hay dos señoras ahí (en el público) a punto de palmarla”, “hemos visto un gesto de humanidad porque por primera vez hemos visto una duda o “me has dejado sin sueldo este mes y quizás el próximo“, fueron algunas de los traviesos comentarios que soltó el presentador a los ganadores. Y es que Sobera es un experto en jugar, en jugar con la televisión más cómplice.

Ver cómo ganaron ‘Atrapa un millón’  

Y ADEMÁS…

Claves para triunfar en un concurso de televisión

¿Tongo en ‘Pasapalabra’?

‘El programa de Ana Rosa’ abre una ventana a las peticiones ciudadanas de Change.org

23 Septiembre 2013 - 13:44 - Autor:

  • Los magazines tradicionales aprovechan los instrumentos de movilización social aparecidos en la Red. 


“Los magazines los hace la gente”. Así de contundente se mostró Paolo Vasile, Consejero Delegado de Mediaset España, en una conferencia de prensa que cerró la temporada de El Programa de Ana Rosa. Para el responsable de Telecinco, el público va definiendo los contenidos de estos espacios según sus gustos, que quedan reflejados en los insaciables resultados de audiencia.

Y en El programa de Ana Rosa, parece que han tomado buena nota de las declaraciones de su jefe supremo. El corazón y los realities ya no tienen tanto peso en el programa como antaño: la fórmula se ha desgastado. Ahora, la actualidad política y social manda más que nunca.

Incluso da la sensación de que el poder de la gente es tenido más en cuenta por los directivos de las cadenas. De hecho, el magazine matutino de Telecinco lleva tiempo incorporando una sección con este mismo nombre “el poder de la gente”. Desde hace una semana, esta ventana se abre con ayuda de Change.org, la mayor plataforma de peticiones online que promueve “un mundo donde generar cambios forma parte de la vida cotidiana” .

En la edición de hoy, junto al responsable de Change.org en España, Francisco Polo, han participado en el espacio Montse y Lola, dos madres luchando para que se desbloqueen las adopciones de sus hijos en Rusia. También se ha hablado de la repatriación a Senegal de una niña de sólo 10 años, Adama, que vive en Mieres en el que es su hogar desde los 6 años.115.114 firmas intentan impedir que no sea separada de su familia española.

De esta forma, el formato de Ana Rosa toma el pulso a la sensibilidad social que se moviliza a través de las herramientas que surgen en las redes. Lo hace en un momento en el que la batalla por la audiencia matinal está más igualada que nunca. Las cadenas saben que estar cerca de las preocupaciones de la ciudadanía es clave para llegar a la complicidad de más público y empiezan a considerar como buen termómetro organizaciones como Change.org.

Aunque todavía queda mucho camino hacia una televisión interconectada a través de todas las posibilidades que le ofrecen las nuevas tecnologías, donde el espectador cada vez es un sujeto más activo y partícipe. Los magazines también deben avanzar en ese sentido, para que no se queden estancados en contenidos y estructura, como ha pasado a La Mañana de La 1. El espacio de Mariló Montero ya no compite por la audiencia: se ha quedado despegado de la realidad que se vive en la calle.

Y ADEMÁS…

Analizamos la nueva temporada del programa de Mariló Montero

Así centró el Caso Bretón la temporada de la televisión matinal

Cuando Televisión Española censuró a El Gran Wyoming

8:28 - Autor:

El Gran Wyoming se ha encasillado como el conductor perfecto de programas de televisión incómodos para el poder. Y, claro, eso deja huella en el currículum.

Sus programas han vivido con la sombra de la censura. Incluso antes de lograr el reconocimiento de las audiencias con los guiones ácidos de El Intermedio o Caiga quien Caiga. De hecho, Wyoming fue el maestro de ceremonias de un formato que duró poco por atrevido e irreverente: El peor programa de la semana (1993), un transgresor prime time de La 2 que estaba dirigido por el cineasta Fernando Trueba y, a pesar de su título, pretendía ser una radiografía surrealista e irónica de un país sumergido en los noventa.

Corría 1993, en Moncloa vivía Felipe González y el programa de Wyoming estaba cosechando buenas críticas. Sin embargo, por sorpresa, Televisión Española decidió cancelar el espacio sólo unas horas antes de su emisión, que se realizaba en directo en el horario de máxima audiencia de la segunda cadena.

Una decisión motivada por miedo a lo que pudiera decir en antena el invitado que iba a acudir al show: el escritor catalán Quim Monzó, que acababa de protagonizar una polémica al satirizar a la Infanta Elena. TVE no podía saltar ninguna línea roja de la Casa Real y suspendió el formato de cuajo. De esta forma, se ponía la tirita antes de la herida para que no se fuera de las manos la entrevista de Wyoming a Monzó. En su lugar, muy a tono, La 2 emitió una reposición de los Carnavales de Tenerife.

Para justificar la decisión, los responsables de TVE lanzaron un comunicado en el que explicaba las causas de la suspensión de El peor programa de la semana por “la inflexibilidad de sus directivos y la responsabilidad última de Televisión Española ante la sociedad en relación con los espacios que emite”, según recoge El País del 16 de febrero de 1994. El equipo se negó a salir al aire si, para ello, debían censurar a un invitado que estaba previsto desde hace semanas.

Tras esta polémica, El peor programa de la semana no volvió. Nacía el mito de un espacio contracorriente que, además de entrevistas, contaba con música en vivo, un arrítmico ballet con componentes cercanos a la tercera edad y mucho gag descarado con Anabel Alonso, Pablo Carbonell, Álex Angulo o un joven Santiago Segura que ya apuntaba maneras de no tener complejos televisivos.

Y ADEMÁS…

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

¿Peligra la ideología de La Sexta?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

Septiembre 2013
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

TeleDiaria en Twitter