Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Por qué no ha funcionado el reality show de Tamara Falcó?

4 octubre 2013 - 11:27 - Autor:

La evolución del término reality show nos ha dejado otro género televisivo: el personality show. Alaska y Mario fueron los primeros que despuntaron en nuestro país con un formato de estas características, donde el espectador se sumerge en el placer culpable de observar, desde una posición privilegiada, la vida diaria del excéntrico matrimonio.

MTV España amortizó rápidamente el furor por Alaska y Mario. Y es que, aunque cosechó audiencias minoritarias, puso a la cadena en el centro de la atención del público más activo en internet. De esta forma, se impulsó la imagen de marca de la emisora de vídeos musicales que ya casi no emite vídeos musicales.

El canal Cosmopolitán ha intentado reproducir la fórmula de MTV esta temporada y, para ello, buscó una personalidad ilustre a tono con su perfil de audiencia femenio, que de mayor quiere parecerse a Sarah Jessica Parker. La elegida: Tamara Falcó. De hecho, se creó mucha expectación los meses previos del estreno de su reality, I Love Tamara, pero todo el interés se desinfló tras el estreno. El programa ha terminado pasando desapercibido. ¿Por qué?

La estrategia de venta del formato antes de su estreno fue excelente, se enteró todo el mundo, pero dio a entender que era un espacio de humor. Las promociones del programa eran gags hilarantes protagonizados por Falcó. Aunque, en realidad, I love Tamara no es comedia pura y dura. Se trata más de un documental sobre su vida, pero no tan surrealista como parecía. Y, claro, decepcionó a parte de un público que esperaba otra cosa.

Al final, Tamara Falcó no ha entrado de verdad al juego del show, como sí hicieron Mario Vaquerizo y Alaska al mostrar sus filias y sus fobias. Sin embargo, este reality recuerda más a un publireportaje de los que emite el programa Corazón de Anne Igartiburu.

Ahora, el programa intentará aumentar su audiencia en un nuevo horario, los domingos a las 22.00 horas. No obstante, el formato necesita más sorpresa y, sobre todo, una Tamara Falcó más traviesa: que olvide poses artificiales, se deje llevar por su personalidad, sin miedo al que dirán; y juegue a ser la estrella de su propio show. Porque la previsibilidad es el mayor enemigo de cualquier reality.

Y ADEMÁS…

Alaska y Mario, un éxito artificial

13 años de la primera final de GH, la noche que se paralizó el país

¿Cuál es el límite que debe tener un reality show?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter