Saltar al contenido

« ver todos los blogs

20 años del estreno de ‘El Gran Juego de la Oca’ de Emilio Aragón

5 octubre 2013 - 10:54 - Autor:

Un primer sábado de octubre, tal como hoy, pero de hace veinte años, llegaba a Antena 3 un programa que pretendía convertir un mítico juego de mesa en un gran espectáculo televisivo sin precedentes. Lo consiguió. La audiencia sucumbía a El Gran Juego de la Oca.

Emilio Aragón regresaba a la tele como maestro de ceremonias de este show que relanzó su carrera profesional tras el traspiés del programa Noche, noche, también en Antena 3. Y es que El Gran Juego de la Oca fue un fenómeno social en la temporada 1993-1994.

Un fenómeno porque el tándem formado por la visión de Emilio Aragón y el inconfundible sello de Daniel Écija, realizador del formato (después se convertiría en uno de los productores de series de más éxito de nuestro país),  logró un espacio redondo por espontáneo, pícaro y espectacular.

La cercanía de concursantes y presentadores y las delirantes pruebas daban en la diana de la empatía con el público. Es más, el programa marcó a una generación que aún lo recuerda con cariño. De hecho, después se intentó realizar con otros equipos y nunca funcionó: ya no transmitía esa complicidad de la pomposidad, el riesgo y la comedia que alcanzaba el binomio Aragón-Écija.

Realizado desde los Estudios El Álamo, fueron 34 programas, con 32 ganadores a los que se elegía su ruta por los casilleros a través de un sorteo previo (el resultado de los dados estaba manipulado para tener listas a tiempo las pruebas). Hubo 4 semifinales y una final de temporada. También se hicieron varios especiales con famosos, como el de Nochevieja, con participantes como Concha Velasco o Mister T de El Equipo A.

El Gran Juego de la Oca resume el entretenimiento televisivo que sabe tocar el nervio de la emoción del espectador. No sólo por la tensión de las pruebas, también gracias a que este show era un espacio positivo e imprevisible, perfecto para el disfrute de todos los miembros de la familia, como experiencia compartida.

Este formato, además, reunió a profesionales que luego siguieron triunfando en la pequeña pantalla.  Lydia Bosch, Patricia Pérez, el Maestro Leiva e, incluso, Ana García Lozano (era coordinadora del show, que luego cosechó fama con programas de testimonios) y Lola González, que ya “coreografiaba” quince años antes de ser la directora de la academia de Fama en Cuatro.

INGREDIENTES DEL SHOW

LA TARAREABLE SINTONÍA

Quién no recuerda esta pegadiza canción, con bailecito incorporado con la que arrancaba el espacio. Las sintonías son clave en este tipo de formatos, pues calientan motores, sugestionan al espectador y animan el show. Así nació el programa, con el mismísimo Emilio Aragón lanzándose desde el cielo del plató:

LAS PRUEBAS TRAVIESAS

Los juegos iban de la prueba física más titánica a la gamberrada más absurda. El cásting era completo: desde  jóvenes cachas hasta un abuelo aventurero. Sabían a qué se enfrentaban y el programa también sabía como aprovechar su atrevimiento para multiplicar la audiencia…

LOS FAMOSOS, PRINGÁNDOSE

El espacio contaba con personajes famosos. Incluso en especiales, como Nochevieja, ellos mismos eran los concursantes. Lo hacían por una buena causa. Concha Velasco se atrevió con el reto y hasta perpetró su propia versión de la canción de ‘oca a oca y tiro porque me toca’:

LOS RETOS EN EXTERIORES

Para enganchar de una semana a otra, el espacio creó las ‘reocas’. Se trataban de espectaculares pruebas de exteriores que el participante ganador debía superar. Desde poner un pin del programa a actores que participaban en la gala de los Oscar hasta reunir 40.000 personas en la Plaza Mayor de Salamanca. La emoción del programa se mantenía durante siete días. ¿Conseguirían el reto?

BESO O TORTAZO

Las bailarinas del programa, conocidas como oquettes, protagonizaron el examen del ‘beso o tortazo’. Aunque, a veces, se les iba la mano. Pobre Perico Delgado.

FLEKI Y RAQUEL REVUELTA

En eso de multiplicar la emoción en el espectador, el espacio incorporó una casilla en la que un despiadado peluquero rapaba, sin compasión, las cabezas de los concursante que allí caían.

TERMINAR EN ALTO…. Y CON CONFETI

Aragón y Écija, con su derroche de instinto televisivo, sabía mimar los detalles. Así sucedió en el maratoniano especial de Nochevieja, que terminó en alto entre confeti y con un rotundo plano de Concha Velasco y Emilio Aragón diciendo ‘adiós’ a cámara. Fue una despedida que transmitió que estaban viviendo en plató una inmensa fiesta,. Y crear este efecto en televisión no es fácil. Sólo lo consiguen los grandes.

EL EQUIPO ENTREGADO

En el último programa de la temporada, Emilio Aragón cerró una exitosa etapa con su carisma de siempre. El formato se despidió mostrando a todo los trabajadores que participaron en el formato correteando por el grandioso decorado, lanzándose a la piscina y, en definitiva, celebrando el fin de un año de audiencias millonarias. Un colofón con una oda al trabajo en equipo.

Y ADEMÁS…

Cuatro programas del pasado que podrían volver a funcionar

¿Qué ingrediente falta a los programas de televisión de hoy?

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter