Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Aída’ se desgasta: ¿se reproduce el caso de la inolvidable ‘7 vidas’?

7 octubre 2013 - 14:25 - Autor:

  • Cuando las grandes audiencias te abandonan tras celebrar, por todo lo alto, el episodio número 200 de una serie.


Aída, la ficción más longeva de Telecinco, sigue su paulatino descenso en audiencia. Este domingo, la ficción cayó a un nuevo mínimo, al quedarse en un pobre 12,8 por ciento de share con 2.477.000 fieles.

Lejos queda ya aquel furor por el barrio del Luisma que catapultaba a la comedia de Globomedia a un éxito sin rival. Era infalible. En cambio, anoche, Criadas y señoras ganó el prime time con un 20,5 por ciento de share y 3.319.000 espectadores, cinco puntos más que La película de la semana de La 1 que proyectó Destino oculto y fue segunda opción con un 15,6 por ciento de share y 2.912.000 espectadores en La 1.

Es curioso como la telecomedia de Telecinco no notó los efectos de la marcha del abrumador carisma de su actriz protagonista, la gran Carmen Machi, ya que en la productora Globomedia (creadores de la ficción) son maestros en adaptarse a las circunstancias con un dinamismo encomiable que consigue que el engranaje funcione como si tal cosa sin un elemento clave en la trama. Esperanza Sur tiene eso: una sátira reconocible de nuestra trapicheadora España de barrio que está por encima de los personajes.

Aunque, eso sí, hay un factor contra el que los guionistas no pueden luchar: el hándicap de cumplir 200 capítulos en emisión. O esa parece que es la barrera psicológica para que el soberano público diluya su interés por una telecomedia. Y es que, a pesar de que esta temporada Aída (sin Aída) viene cargada de cameos (ayer apareció Jesús Vázquez) y que sus tramas han crecido hacia un humor más gamberro, la serie no logra frenar su pérdida de adeptos.

En la la presentación de la nueva etapa, Paco León anunció que era una de las más delirantes de la ficción. Probablemente, razón no le faltaba. Parecía que lo sentía de verdad. No obstante, la imprevisibilidad de la historia sufre los síntomas del desgaste del paso del tiempo, después de 200 domingos. De esta forma, sigue la estela de su ficción ‘madre’, 7 Vidas, de donde surgió la magnética chacha Aída.

  • Se cierra el círculo, pues con 7 Vidas pasó lo mismo.

Si hace unas semanas Aída celebraba su cumplecapítulos con el episodio 200; el 12 de marzo de 2006, los personajes de 7 Vidas también protagonizaron un capítulo muy especial que intentó reunir al elenco de todas las temporadas (sólo falló Paz Vega, que entró a través de un monitor). Este capítulo tuvo una peculiaridad: se realizó en directo, como si fuera teatro, con la grada abarrotada de un público entregado a la carcajada y con la emoción de que podía pasar cualquier cosa sin posibilidad de cortar para repetir. Estaban haciendo historia de la televisión con esa emisión. Lo sabían.

Pero, tras esta gran fiesta, el 16 de abril de 2006, la serie fue cancelada. Cuatro capítulos después de triunfar con el número 200, Telecinco decidió que había concluido una etapa. La decisión sorprendió, pero las audiencias fueron implacables. ¿Logrará Aída superar los 204 episodios que alcanza el próximo domingo? Continuará, aunque sus responsables ya saben que ha entrado en la cuenta atrás para su final.

Y ADEMÁS…

Seis series que existieron, pero que nadie recuerda

¿Qué le está pasando a nuestra alicaída ficción nacional?

¿Qué ingrediente falta a los programas de televisión de hoy?

Las nuevas series norteamericanas: las que mejor pintan (y las que peor)

¿Están sobreexplotando las cadenas el caso de la niña Asunta?

6:31 - Autor:

El trágico caso de la niña Asunta se ha convertido en el contenido prioritario de los principales magazines. Espejo Público y El programa de Ana Rosa han disparado sus audiencias con el seguimiento del suceso y, además, las cadenas, al ver el interés del caso, han programado especiales informativos nocturnos con Nacho Abad, en Antena 3, y con Sandra Barneda, en Telecinco. También ha ocupado destacado espacio en La Mañana de Mariló Montero (“Si acababa de ser asesinada, todavía estaba blandita”) y en el espacio de Emma García, Abre los ojos y mira.

Las circunstancias que han rodeado al suceso han multiplicado el morbo de los espectadores por la terrible muerte de la niña. Es lógico, por tanto, que los programas intenten encontrar respuestas y realicen un minucioso seguimiento de los pasos a los que se dirige la investigación. Pero, ¿no debería existir el límite de la especulación?

Han pasado dos semanas y, en multitud de ocasiones, da la sensación de que determinados programas no diferencian entre comentar un reality show y un suceso tan horrible como este. A falta de novedades y a la caza de la audiencia más rápida, las cadenas estiran la historia, pierden la perspectiva y no se dan cuenta de que terminan en un círculo vicioso de conjeturas peregrinas que contaminan y crean juicios paralelos.

Casi todo vale: rumores sin contrastar, entrevistas a vecinos en donde se fuerzan titulares que se caen por su propio peso, lectura de labios… No es nada nuevo. Las cadenas indagan para satisfacer el interés de su público, pero ya se riza el rizo de los pertubadoramente surrealista cuando se habla de unas albóndigas, donde supuestamente se introdujo un compuesto que induce al sueño, y en ese instante la figura de Nacho Abad se funde con una fotografía de un sabroso plato de albóndigas.

Y, claro, el subconsciente del espectador piensa: ese es el plato original, pero no: podría tratarse de una captura de una receta del TopChef de Alberto Chicote. Es la delicada línea entre información y espectáculo que se pierde en busca de aumentar la audiencia más morbosa.


 

Y ADEMÁS…

Así centró el Caso Bretón la temporada de la televisión matinal

‘El programa de Ana Rosa’, la actualidad hecha reality

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter