Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los Goya pierden de nuevo espectadores: así es su evolución histórica de audiencia

10 febrero 2014 - 10:12 - Autor:

Los últimos Goya ya son considerados como una de las peores retransmisiones de los Premios de la Academia de Cine de la historia. Una sensación que también se tradujo en datos de audiencia, pues la ceremonia volvió a perder espectadores y se quedó en 3.567.000 fieles.  Incluso fue superada, por primera vez en años, por la competencia: Antena 3 ganó la noche con el El Peliculón, que alcanzó 3.909.000 seguidores gracias a la proyección del filme Red.

Andreu Buenafuente sigue ostentando el máximo de audiencia de todas las ceremonias de los premios de la Academia de Cine. Este récord de televidentes no es fruto de la casualidad. Y es que la gala de 2010, que condujo el cómico catalán, fue una de las más magistrales a nivel televisivo en los 28 años de los Goya.

De hecho, logró reunir casi todas las cualidades para alcanzar el triunfo en la tele: humor, ironía, emoción, ritmo, glamour, una puesta en escena elegante y capacidad de sorpresa.  Es más, nadie se esperaba que apareciera ahí, de repente, Pedro Almodóvar a lo Sorpresa, Sorpresa de Isabel Gemio.

Una efectista gala que parecía que habían cambiado para siempre las entregas de premios en nuestro país.  Quizá no fue para tanto, pero sí se tradujo en un importante salto en la calidad de este tipo de saraos que mantienen un interés indudable del público.

Repasamos la evolución de audiencia de los Goya (con sus respectivos presentadores) desde su primera emisión más minoritaria (emitida por una joven Antena 3, el resto ya fueron por TVE) hasta la pasada noche. El seguimiento de la ceremonia aumentó cuando se pasó de emitir del sábado al domingo, día de mayor consumo.

1993: 9.3% y 1.356.000 Imanol Arias 
1994: 13.9% y 2.247.000 Rosa María Sardá
1995: 17.9% y 2.128.000 Imanol Arias
1996: 23.3% y 2.842.000 Verónica Forqué y Javier Gurruchaga
1997: 29.5% y 3.544.000 Carmen Maura y Juanjo Puigcorbé
1998: 21.5% y 2.173.000 El Gran Wyoming
1999: 33.5% y 3.688.000 Rosa María Sardá
2000: 30% y 2.816.000 Antonia San Juan
2001: 29.9% y 2.925.000 María BarrancoJosé Coronado…*
2002: 30.3% y 3.088.000 Rosa María Sardá
2003: 19.3% y 2.422.000 Alberto San Juan y Guillermo Toledo
2004: 20% y 2.112.000 Cayetana Guillén Cuervo y Diego Luna
2005: 24.5% y 3.720.000 Resines y Maribel Verdú… *
2006: 18.8% y 2.305.000 Concha Velasco y Antonio Resines
2007: 20.5% y 3.282.000 José Corbacho
2008: 18.1% y 2.775.000 José Corbacho
2009: 20.8% y 3.370.000 Carmen Machi
2010: 26.4% y 4.656.000 Buenafuente (máximo histórico)
2011: 25.4% y 4.340.000 Buenafuente
2012: 23.3% y 4.156.000 Eva Hache
2013: 22.2% y 3.917.000 Eva Hache
2014: 19.8% y 3.567.000 Manel Fuentes (menos vista desde 2009)

EL ANÁLISIS TELEVISIVO DE LOS GOYA 2014 AQUÍ:

> Así vimos la gala por la tele | ¿La peor gala de los últimos años?

Y ADEMÁS…

Se cumplieron 50 años de la actuación de los Beatles que revolucionó USA

Así se despidió ‘Abre los ojos’ de Telecinco

*En 2001, junto a María Barranco y José Coronado, también presentaron Loles León, Imanol Arias, Concha Velasco y Pablo Carbonell.

*En 2005, también colaboró Montserrat Caballé.

Los Goya 2014: ¿la peor gala de los últimos diez años?

1:54 - Autor:

No ha sido la peor gala de los Goya de la historia, pero sí la más antitelevisiva ceremonia en los últimos diez años. Una emisión no digna ni de la calidad de nuestro actual cine español, ni de esa TVE que nos enseñó a amar la televisión más creativa.

Decía Manel Fuentes que se encomendaba a Rosa María Sardá, pero no le sirvió de mucho. No vimos al Manel habitual, quizá estaba nervioso. Y es que no era una presentación fácil. El maestro de ceremonias perpetró un monólogo inicial de primero de máster El Club de la comedia, donde sorprendió que estuvo constantemente muy atado al guion, cuando Fuentes destaca también por su capacidad de improvisación como demuestra en programas como Tu cara me suena. En esta gala de los Goya, en cambio, le vimos sobreactuado, con una gesticulación excesiva, y sin el gancho necesario para dejar pegado a la pantalla al público.

No era un reto sencillo, pero tampoco ayudó el envoltorio. Una realización con iluminación estándar y un fondo de escena que recordaba a la última gala navideña de José Luis Moreno. ¿Podemos huir ya del decorado clónico que sirve para cualquier cosa?

Esa misma luz, más propia de un supermercado, hizo flaco favor a los actores en el patio de butacas: los asistentes no salieron nada favorecidos. Al contrario, las cámaras en alta definición encima desvelaron los brochazos del maquillaje en un auditorio que parecía más pequeño de lo que es.

Eso sí, hay que reconocer que Fuentes consiguió un prólogo emotivo recordando el icónico buen cine español y, además, intentó incorporar una escaleta ágil, que no se perdía en rodeos, en rellenos innecesarios e iba al grano.

Pero este ritmo no se entendió, ni funcionó. Al final, el resultado parecía una amalgama de ideas ya vistas, un batiburrillo de elementos en el que tampoco faltó la actuación musical de un grupo de actores para evidenciar, suponemos, que no sabemos hacer shows musicales en este tipo de galas. De hecho, ni sonó la música de fondo por la tele. Sólo se escuchaban los berridos de nuestros entrañables intérpretes con Fernando Tejero al frente. Ellos no tenían la culpa, pobres. Desafinando a lo grande. Consiguiendo que la gala rozara lo amateur si se compara con cualquier entrega de premios análoga en otro país.

Tampoco faltaron los sketches de siempre. Y ese fue el principal problema: la retransmisión se hizo previsible y eterna, a diferencia de las ceremonias de Buenafuente, Eva Hache o Rosa María Sardá en las que el espectador se quedaba hipnotizado por el carisma del sarao y porque existía esa emoción espontánea (con giros dramáticos incluidos) que generaba la sorpresa.

Una noche que también sufrió los extensos agradecimientos a familiares de los galardonados. ¡Hay que currárselo un poco más y nada de sacar chuletas en papel!

RTVE.ES ACIERTA CON LA MULTIPANTALLA INTERACTIVA

Lo mejor de la velada fue, sin duda, el trabajo que realizó RTVE para mostrarnos un sistema interactivo con varias señales simultáneas a través de su web. De las bambalinas hasta la grada. Ahí el espectador más voyeur podía consumar su propia realización multicámara.

A buen seguro, este aplicación fue un buen entretenimiento para soportar una ceremonia que, por suerte, ya hemos olvidado y donde destacó la emoción que transmitieron Terele Pávez (mejor actriz secundaria) o la joven Natalia de Molina (actriz revelación) al recoger sus premios. También fue muy atinado el gag recurrente de los expresentadores Buenafuente, Corbacho, Eva Hache y Antonia San Juan ‘criticando’ a Manel y la aparición estelar de Joaquín Reyes, parodiando al polémico colectivo feminista Femen: el cómico enseñó silicona postiza.. y pidió la subida del IVA. Sí, la subida.

Una ceremonia que terminó con una lluvia de palomitas. Pues eso, que las palomitas no cesen.

Y ADEMÁS…

Globos de Oro: Lo que tenemos que aprender para los Goya

Así vimos los Goya en 2013

Así vimos los Goya en 2012

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

TeleDiaria en Twitter