Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Alaska y Coronas’: valentía, riesgo e ilusión de una televisión pública

20 febrero 2014 - 19:38 - Autor:

  • Pasamos una noche en el plató del programa de La 2.

21.45h. Miércoles 19 de febrero de 1014. Estudios Buñuel. Los emblemáticos platós de TVE, en el madrileño barrio de Chamartín, viven ese nervio de los momentos que preceden al arranque de un programa en directo. Está a punto de comenzar el segundo programa de Alaska y Coronas, un formato que, tras Torres y Reyes, continúa proponiendo una mezcla explosiva de contenidos que parecían imposibles en la televisión de hoy.

Un viaje de hora y media por una televisión pública valiente que escucha, descubre, juega, reinventa, atreviéndose a abrir una inquieta ventana a la curiosidad y la cultura. Sí, cultura, pero sin olvidar el travieso instinto del espectáculo que siempre requiere la televisión.

Y en el plató el programa se vive como una fiesta en la que Alaska y Javier Coronas demuestran su dominio absoluto de la escena como buenos anfitriones. Tienen física, química y una energética rapidez de reflejos. Están relajados, disfrutando. Los dos.

Es indudable que Alaska es un icono de nuestro tiempo, pero en este formato sorprende su capacidad para llevar las riendas de un directo en el que pregunta, siente y disfruta. También Coronas, que es la gran revelación del show: su constante improvisación a partir del guión constituye una descacharrante mirada absurda dentro de un programa que no conoce los pregrabados: Coronas hasta dobla momentos del archivo de TVE en riguroso directo (ayer lo hizo con un delirante Jesús Hermida).

Estamos ante un talk show que es capaz de mezclar un debate con una de las galeristas más prestigiosas de nuestro país, Soledad Lorenzo, con una masterclass del filósofo Javier Sádaba, las tablas de Martina Klein, las excéntricas pieles de Roberto Etxeberría o la música electrónica de Najwa Nimri. Todo en un envoltorio de realización mimado, que siempre busca del encuadre atractivo y que explora nuevas fórmulas de lenguajes audiovisuales como la multiviñeta.

Alaska y Coronas se vive en plató como un acontecimiento. No solo por el público anónimo que acude dispuesto a disfrutar del espectáculo, sino porque inevitablemente, como espectador, te invade la sensación de que estamos recibiendo el fruto de un acto de pasión poco habitual en los platós de televisión que acostumbramos a pisar. Un acto de pasión de Santiago Tabernero director del programa, y su equipo.

Ellos son una muestra de las personas que hacen esta televisión pública de 2014, que, sin publicidad y más allá de competiciones de audiencia, encuentra su sentido apostando por la creatividad, arriesgando en las ideas con talento, saliéndose del guion y aprendiendo de la sociedad. Una tele consciente de su tiempo, de su historia… y de cuál debe ser su futuro.

Y ADEMÁS…

Alaska vuelve a TVE con un evento televisivo semanal

‘Torres y Reyes’, ¿ha nacido un nuevo programa de culto?

Así despertaba ‘La bola de cristal’ la fascinación por los libros

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

‘Lo más plus’, 18 años después

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel?

Risto Mejide quiere ser Jordi Évole

9:19 - Autor:

Risto Mejide quiere ser Jordi Évole. O eso puede parecer al ver el primer programa de Viajando a Chester, espacio que se estrena el próximo domingo a las 21.30 en Cuatro y que ya hemos podido visionar algunos periodistas en un pase previo.

Zapatero será el primer invitado. Jorge Lorenzo, el segundo. Dos pesos pesados para lanzar un programa que competirá frontalmente, en su primera emisión, contra el especial 23F de Salvados.

Una decisión arriesgada por parte de Mediaset, pues su nuevo formato es bueno, pero no tan bueno (a nivel televisivo) para llegar a la masa ciudadana como el de Jordi Évole.

Si Évole transmite una carismática cercanía con el sentir del pueblo, Viajando a Chester contagia una particular lucha de egos, donde el publicista intenta mostrar su lado más populista desde un púlpito sibarita: un sofá tipo chester (de ahí el nombre del show, claro) que, además, está tapizado para la ocasión a tono con el entrevistado (rosas en el caso de Zapatero).

Diferentes tapices para un formato que, en su primera edición, se queda en preguntas efectistas en busca de respuestas efectistas. Ahí está la principal diferencia con Salvados: en Viajando a Chester toma protagonismo el chascarrillo que deja en evidencia al entrevistado, pero sin hurgar en el fondo periodístico de la cuestión, sólo en el gag ideal para convertirse en carne de zapping.

Y eso el programa lo construye con maestría. De hecho, la productora del espacio, La Fábrica de la Tele (Sálvame, Hormigas Blancas..), muestra en este formato sus mejores armas a la hora de crear una televisión con personalidad propia, que cuida la puesta en escena, la realización y que, además, sabe lograr el montaje de imágenes más eficaz para seducir al público de Mediaset, donde cobra importancia una videoteca que ilustra (o rebate) las reflexiones del entrevistado de turno.

Un show hecho por y para Mejide, que sigue derrochando ese controvertido instinto de provocador que descubrimos en Operación Triunfo y que propiciará este lunes una particular resaca de titulares. Su chulería puede caer bien o mal, pero lo que está claro es que no deja indiferente a nadie. Tampoco a sus entrevistados, que deberán lidiar con la prepotencia de su personaje. Y esa es la mejor baza para que este nuevo enfrentamiento de la palabra triunfe en Cuatro: la lucha de egos.

Y ADEMÁS…

Jordi Évole, ¿la manipulación televisiva a favor del periodismo?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

TeleDiaria en Twitter