Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así cambiaron las cadenas sus parrillas tras la muerte de Suárez

24 marzo 2014 - 13:46 - Autor:

  • Los especiales sobre la muerte del Presidente de la Transición obtuvieron audiencias muy repartidas y ninguno congregó grandes datos de share.
  • TVE lidera, pero ya no es la referencia de antaño en este tipo de acontecimientos.

Eran poco más de las 3 de la tarde. Las principales cadenas emitían la primera edición de sus informativos. Adolfo Suárez fallecía y todos los canales reaccionaron con especiales sobre el hombre que pilotó la transición.

Tanto TVE, como Antena 3 y Telecinco decidieron paralizar su programación habitual para dar paso a sendos programas que demuestran la excelente capacidad de nuestras televisiones a la hora de realizar especiales informativos en directo.

Para ello, cada cadena contó con sus presentadores estandarte, que interrumpieron su fin de semana. Ana Blanco en La 1, Matías Prats en Antena 3 y María Teresa Campos en Telecinco, que cambió los sofás de ¡Qué tiempo tan feliz! por una mesa y regresó, por un día, a la actualidad política que ella misma logró incorporar a los magazines de entretenimiento.

Los tres, Blanco, Matías y María Teresa, fueron rápidos de reflejos a la hora de tomar el pulso del directo. Su control del plató evidenció que están desaprovechados por sus respectivas cadenas para formatos de mayor calibre.

Una programación especial donde cobraron importancia, en todos los canales, las declaraciones de Fernando Ónega, el periodista que fue jefe de prensa de Suárez, o el presidente de la Academia de Televisión Manuel Campo Vidal. No obstante, Suárez estuvo muy ligado a la pequeña pantalla. Primero como Director General de RTVE y después como político que sabía de la importancia de la credibilidad de la televisión pública para consolidar la democracia.

Sin embargo, ninguna de estas programaciones especiales alcanzó grandes resultados de audiencia. De hecho, el share fue muy repartido e igualado (8.2% en La 1; 7,8 Antena 3 y 7,5 Telecinco). Ningún canal superó la barrera psicológica del diez por ciento de cuota de pantalla.

Tampoco los programas del prime time, que vieron la luz con un contenido muy tratado y repetido en los últimos días, con el conservador formato de Adolfo Suárez. Mi Historia (6,9%) con guion de Julio Somoano, director de informativos de TVE; el innovador La Sexta Columna (6.5%) o Adolfo Suárez: La llave del bunker (3.1%) en Cuatro. El público de la noche prefirió El peliculón: Love Happens (16.6%), Aída (12.7%) y el derbi entre el Real Madrid y el Barcelona en Canal Plus (9.3%).

El análisis de share, además, denota que TVE ya no es tan infalible como antaño a la hora de congregar al público masivo cuando se trata de un acontecimiento de calado institucional. Y es que fue el domingo de las audiencias repartidas, en el que todas las cadenas manifestaron su compromiso con una personalidad tan clave para nuestra transición democrática, su compromiso con la importancia de la divulgación de la figura de Adolfo Suárez.

> ANÁLISIS: La televisión pública de Adolfo Suárez

Y ADEMÁS…

Ana Blanco, la presentadora que gusta a todos los partidos

María Teresa Campos, la periodista que reinventó los magazines diarios

La televisión pública de Suárez

4:32 - Autor:

Tras ocupar diferentes cometidos en la televisión pública, Adolfo Suárez se convierte en Director General de RTVE en 1969.

La transición del blanco y negro al color era una realidad. Los Juegos Olímpicos de Múnich potenciaron las nuevas transmisiones en color y, doce meses más tarde, TVE ya emitía diez horas y media semanales. Era el año 1973, en el que nacía Informe Semanal o Jose María Íñigo alcanzaba la popularidad con su Estudio Abierto. Antes, en el 72, Suárez había dado luz verde a proyectos tan icónicos como La Cabina de Antonio Mercero. Premio Emmy al mejor telefilme.

Adolfo Suárez estaba al frente de aquella joven televisión que intentaba crecer en todos los sentidos. Aunque la televisión era para él un trampolín: se curtió de ella y dejó que los profesionales ajenos al régimen hicieran su trabajo creativo en una cadena atada por la censura.

Una época complicada para TVE en la que incluso Suárez se jugó el cargo con decisiones comprometidas, como cuando se celebró la boda entre Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiu, nieta de Franco, y se negó que La 1 retransmitiera el acontecimiento como deseaba la familia. Sabía que esta decisión era clave para su carrera política posterior, pues estaba ya dibujando la figura del Príncipe, el Rey Don Juan Carlos.

Un año después, Adolfo Suárez dejó la dirección de la televisión pública. De su paso por los Estudios de Prado del Rey aprendió la importancia de este medio de masas. De hecho, ya como presidente del Gobierno, encargó una ‘televisión de Estado, democrática y plural’.

Aunque, eso sí, al director de RTVE por aquel entonces, Fernando Castedo, también Suárez le pronosticó: “vas a tener muchos problemas porque todos hemos estado acostumbrados a que la tele sea el espejo al que se mira el poder“.

Para este cometido, fue nombrado director de informativos de la casa a Iñaki Gabilondo. La independencia y credibilidad de TVE parecía una meta más tangible. Pero aún quedaba trecho.

Tres décadas después, todavía pocos mandatarios comprenden que la televisión pública debe ser una aliada como un motor social y no un simple altavoz propagandístico. Suárez, en cambio, lo tenía más claro. Era sólo el principio de los ochenta.

Y ADEMÁS…

¿Cómo es la tele pública que necesitamos?

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Los programas infantiles de los ochenta, a análisis

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter