Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Tienen las cadenas poca paciencia con sus series y programas?

4 abril 2014 - 9:37 - Autor:

Hay productos televisivos que ya nacen condenados al fracaso, sin una idea poderosa de base, repletos de errores, incapaces de conectar con la audiencia, con la palabra “cancelación” casi escrita en su cabecera. Pero luego hay otro tipo de casos: el de aquellos programas o aquellas series que sí llegan con buenos cimientos creativos pero que, por las circunstancias que sean (competencia, mala ubicación en la parrilla, desacertada promoción…), no consiguen el favor del público a la primera. El tiempo puede ser el mejor aliado para estos buenos productos, pero… ¿tienen las cadenas esa paciencia? En la mayoría de los casos, no.

Series como 7 vidas o programas como El Intermedio no hubieran sido posibles sin el aguante de los responsables de programación. Es más, la sitcom de Telecinco y Globomedia empezó muy floja y una temporada después cogió vuelo hasta convertirse en comedia de culto y referencia. También pasó lo mismo con Compañeros.

En los últimos tiempos, estas ficciones habrían sido suprimidas de ipso facto. Las cadenas no suelen tener la calma suficiente. Tampoco la capacidad de análisis necesaria para estudiar los pros y los contras de mantener un espacio televisivo concediéndole la posibilidad de crecer en contenido y en adeptos.

Hoy por hoy, está quedando demostrado que es inteligente dar una oportunidad a algunas inversiones antes de tomar decisiones precipitadas por las primeras impresiones de share. Porque los grandes formatos televisivos no sólo dependen de una primera audiencia numérica: también hay que estudiar la identidad que aportan a la cadena, su rentabilidad, su target, su posición correcta en la parrilla, su posible evolución y, sobre todo, su ADN de calidad.

Así ha sucedido, en este curso, con Zapeando en La Sexta o la serie B&b, de boca en boca en Telecinco, que cuenta con  ingredientes, incluso al actor del momento Dani Rovira, para ir aumentando sus fieles con su luminosos y reconocibles enredos.

También sucedió algo por el estilo con MasterChef el pasado año: aterrizó flácido, supo pillar mejor el pulso a la empatía de su contenido, cambió de día y terminó como el fenómeno revelación de la temporada. Y es que, al final, la televisión también es paciencia. Aunque, eso sí, paciencia sabia: fundamentada en el análisis de los engranajes televisivos, una complicada asignatura que no todos los formatos aprueban. O si no que se lo pregunten a A bailar o Dreamland.

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

¿Infravaloran nuestras cadenas de televisión el poder de Youtube?

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Qué ingrediente le falta a los programas de televisión de hoy?

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

‘El Jefe Infiltrado’ triunfa en audiencias en su estreno en La Sexta: claves de su éxito

8:53 - Autor:

  • ‘Un príncipe para Laura’ llega bien a Cuatro.

El Jefe Infiltrado  (14.6% – 2.970.000  y 18.6% y 2.810.000la) ha aterrizado con éxito hasta convertirse, en su primera emisión, en en el mejor estreno de La Sexta y segunda opción preferida de la noche del jueves tras Cuéntame (20.9% Y 4.198.000). Lo hace siguiendo la estela de la Pesadilla en la Cocina de Alberto Chicote. El canal verde ha acertado de pleno con esta versión del formato que en España emite Xplora y que cuela a responsables de importantes compañías, disfrazados, en la base de sus negocios.

La emisión fue enganchando adeptos gracias a su emocionante fórmula: el poder de la curiosidad se multiplica en el espectador al ver a un jefe sufriendo como un aprendiz, al mismo tiempo que descubre las pifias de los empleados o conoce el lado más sensible de las vidas de los obreros de su compañía. No menos importante es el golpe de efecto final de El Jefe, la guinda del formato televisivo de la que es difícil escapar, pues es imposible perderse la resolución del espacio, cuando el mandamás de la empresa se destapa ante los empleados.

Un cóctel de elementos que ha triunfado en su nueva versión, que encaja a la perfección con la identidad del canal y que ha sabido tomar el pulso a la reconocible cercanía de empresas de nuestro país. Nada que ver con el otro remake que ya se realizó Antena 3 en 2011: pasó desapercibido, pues estaba mal rodado, programado regular y no lograba contagiar la emoción real de cada caso.

También, anoche, llegó bien la búsqueda del amor por parte de Laura en Cuatro, en la segunda parte de Un príncipe para Corina (sin Corina). Un buen 7.4 por ciento (1.221.000  espectadores) eligió este espacio que causa furor en las redes sociales por su viveza a la hora de convertir a los candidatos en estrellas de la comedia más absurda.

El formato repitió perfiles y, como es lógico, perdió parte del factor sorpresa de la primera edición: pero se mantuvo en estado de gracia con una protagonista menos tímida y una Luján Argüelles que cada vez es más Bruján Argüelles. Y es que la presentadora es la comunicadora perfecta para este espectáculo del chascarrillo: ella misma interpreta su propia parodia.

Dos estrenos, por tanto, con un público complementario para dos cadenas rivales (realizados por la misma productora) en una noche de los jueves de la que salieron airosos pero que tuvo un claro ganador: Cuéntame cómo pasó.

> ‘Un Príncipe para Laura’ y ‘El Jefe’, dos estrenos rivales hechos por la misma productora

Los chicos de ‘Un príncipe para Corina’: ¿Son actores contratados o ‘concursólogos’ profesionales?

¿Son así de verdad los concursantes del programa ‘Un príncipe para Corina’?

Estos cuatro jóvenes desmontan la magia a través de la ciencia

2:33 - Autor:

David Copperfield asombró al mundo logrando volar sobre el escenario de su espectáculo. Una ilusión para la que contrató a un equipo de científicos. Dicen que su sueño le costó 800.000 dólares.

Ahora, el canal Discovery Max, en su apuesta por los docushows de magia en los viernes, nos está proponiendo las últimas semanas un interesante juego: descubrirnos la realidad física, química y biológica de diferentes trucos de los mejores magos.

Lo hace con Detrás de la magia (hoy a las 22.30h). Se trata de un programa que impulsa la curiosidad del espectador a través de cuatro jóvenes magos amantes de las ciencia.

Ben Hanlin, James Galea, Wayne Houchin y Billy Kidd salen a la calle para sorprender a la gente que se encuentran y explicar la realidad científica que se esconde detrás de cada uno de sus trucos de magia.

Aquí no hay dobles fondos, ni agilidad en las manos para despistar al público. No hay trampa, ni cartón. Simplemente este programa, aprovechando la realidad de los docushows callejeros, revela la realidad científica lógica que, muchas veces, incluso es más mágica que la propia magia.

Y ADEMÁS…

¿Infravaloran nuestras cadenas de televisión el poder de Youtube?

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter