Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cuatro programas que conseguirían devolver su identidad a Cuatro

8 abril 2014 - 13:13 - Autor:


A diferencia de La Sexta, que llegó sin una imagen de marca definida, con una programación desordenada y creyendo demasiado en las costosas grandes competiciones deportivas, Cuatro nació con una personalidad propia muy clara: dirigida a un público “urbano de clase media-alta”.

Un target que consiguió gracias a un magistral lanzamiento, en noviembre 2005, que intentó distinguir a la nueva cadena por sus contenidos innovadores y creativos, manteniendo los programas durante tres meses -fueran un éxito o un fracaso- para que la audiencia congeniara con la parrilla. Además, los responsables del primer Cuatro se permitieron huir de los manoseados tópicos y apostaron por una imagen corporativa con estilo genuino, notablemente diferenciada del resto de los canales.

Todas estas señas de identidad se transformaron, rápidamente, en unos jugosos atributos para la inversión publicitaria. Y es que Cuatro convocaba a la audiencia más atractiva para los anunciantes a través del innovador enfoque de sus espacios, cortinillas y autopromociones.

Un potente target comercial que interesó desde sus inicios a Mediaset para complementar el perfil de audiencia que estaba escapando de su televisión principal, Telecinco. De esta manera, al hacerse realidad la absorción de Cuatro por Telecinco, el Consejero Delegado de Mediaset España, Paolo Vasile, declaró: “Con Cuatro no hemos comprado una frecuencia, sino una línea editorial”.

Sin embargo, esta inteligente reflexión parece que se le olvidó pronto. En los últimos años, la cadena ha perdido su enfoque al mismo tiempo que La Sexta ha ido creciendo hasta acariciar la robusta identidad de marca que no tuvo en los inicios. Es como si, en cierto modo, ambas cadenas se hubieran intercambiado los papeles (aunque La Sexta con un público más adulto).

Cuatro necesita encontrar pilares estructurales que organicen su parrilla que ahora, salvo excepciones, es poco reconocible para el espectador. La emisora necesita programas diarios que definan el espíritu de un canal que, al final, se ha transformado en la versión juvenil de la esencia de Telecinco. De hecho, el ADN de las últimas apuestas, como la serie femenina Ciega a citas o el formato de Risto Viajando con Chester, recuerdan más a la línea editorial de Telecinco que a la del canal rojo. Son resultonas en audiencia, pero dan poca identidad a la cadena.

La identidad de las cadenas también debe evolucionar con los años. Está claro. Pero Cuatro necesita formatos que potencien su atractivo genuino como una cadena urbana, cercana y algo gamberra. Una cadena complementaria y sin el síndrome de eterna secundona de su papá Telecinco.

Recuperar la esencia de recordados programas, que ya triunfaron en el canal, podría ser un buen aliciente para reencontrar el rumbo perdido. Proponemos cuatro formatos para Cuatro:

CUATROSFERA

Las mañanas del fin de semana y las huecas madrugadas estaban ocupadas por este contenedor de series y programas. Un espacio barato de producir que, en cambio, era positivo para impulsar la imagen del producto global de la marca Cuatro, pues en sus horas de duración daba cabida a contenidos alternativos que creaban esa identidad tan necesaria. Manuela Velasco y Victor Masán, en las mañanas, y Kira Miró y Johann Wald, en la versión golfa, eran los presentadores de este particular cajón desastre que, además, era una ventana a grupos musicales, arte y otras tendencias urbanas.

PASSWORD

Luján Argüelles y, más tarde, Ana Milán fueron las despiadadas maestras de ceremonias de este concurso de tarde que marcó una época. La ironía y corrosión que desprendía este formato de relacionar palabras con rapidez (abril- cerral) era un plus para la emisora. Después de años de descanso, podría volver a funcionar.

NOCHE HACHE

En la actual Cuatro faltan espacios que ordenen la programación. Han hecho varios intentos de crear una tira diaria, como el proyecto de Guasap, sin éxito. No obstante, aquel Noche Hache, con el que nació la cadena, era un buen ejemplo de esta estrategia: un show noctámbulo con presupuesto más ajustado que la competencia pero que fomentaba un modelo de empresa cómplice que daba una alternativa nocturna, crítica y cómica al espectador. Una vuelta de tuerca del género del late night puede servir para crear un Cuatro más fuerte.

SOY EL QUE MÁS SABE DE TELEVISIÓN DEL MUNDO

Nico Abad estuvo al frente de este concurso que daba en la diana de la nostalgia televisiva que está tan presente en el imaginario colectivo de la audiencia. Cuatro optó por dar una opción diferente en las tardes del fin de semana con producción propia. El secreto: ni era un presentador típico para un concurso, ni era un concurso al uso, ni los concursantes parecían concursantes. Esa era la clave: la televisión que con los pies en la tierra, vigilando los riesgos, no se quedaba solo en lo preestablecido.  Hacía marca. Porque en televisión, como en las bebidas de cola, la marca también es crucial. Y eso no sólo se consigue con el eslogan ‘Yo soy Cuatro’.

Y ADEMÁS…

Cinco virtudes de Telecinco

La política de La Sexta para ganar audiencia… y rentabilidad

¿Cómo debería ser la tele pública que necesitamos en el futuro?

Cuenta atrás para el apagón de la TDT: ¿qué canales desaparecerán?

8:27 - Autor:

Sólo han pasado cuatro años del apagón analógico y ya llega otro apagón: el de canales de TDT. La sentencia del Tribunal Supremo, que declara inválida la concesión del reparto de licencias de canales de Televisión Digital Terrestre de la etapa de Zapatero, obligará a cerrar 9 canales. Si nadie lo remedia, estas frecuencias se apagarán el próximo 6 de mayo.

Atresmedia es el grupo que sale peor parado de esta decisión. Nitro, Xplora y La Sexta 3 Todo Cine son los que tienen más papeletas de caer de la TDT, como ha anunciado a través de un tuit Mauricio Carlotti, vicepresidente del grupo que engloba Antena 3 y La Sexta. Una compañía que ha hecho una importante inversión, económica y creativa, en potenciar una identidad de marca diferenciada para cada una de sus cadenas.

En el grupo rival, Mediaset, lo tienen más fácil: sólo perderán dos distintivos. El primero en apagarse: La Nueve, pues sólo es un contenedor de refritos. La Siete, por su parte, también está en el punto de mira. Aunque también se podría pensar que su cierre sería frenado, en detrimento de Energy. Y es que ‘el 7’ es más reconocible en los mando a distancia que otras frecuencias del grupo y se acaba de relanzar como temático de telenovelas. Aunque con el lío de resintonización el posicionamiento del canal servirá de poco y su débil audiencia tampoco ayuda. Así que no se salvará y los ‘culebrones’ irán directos a Divinity.

Las otras licencias que se verán afectadas ya han ido cayendo de emisión ante su futuro incierto y su falta de rentabilidad. Unidad Editorial se quedará sin los canales donde emite AXN y una Teletienda, que ocupa el hueco que dejó Marca TV. También Net TV, de Vocento, se quedará sin la señal que utilizaba la desaparecida MTV España e Intereconomía.

Con este panorama, el portal Vertele ha lanzado una petición en Change.org para que el Gobierno paralice, con las herramientas que tiene a su alcance, esta medida que “afecta a trabajadores, espectadores, productoras y proveedores”.Según la web especializada en información televisiva “en un país sumido en una grave crisis, esta decisión del Ejecutivo provoca más problemas en un sector especialmente tocado por la precariedad”.

De momento, la petición ha superado las 3.000 firmas. Ha comenzado la cuenta atrás para el cierre de canales. El Chiringuito de Pedrerol o Empeños a lo bestia se pueden quedar sin frecuencia de emisión. La TDT observa como su implantación y desarrollo parece no tener fin. Un proceso caótico e improvisado con sólo unos ganadores: los antenistas.

Y ADEMÁS…

Desmontando la TDT: 9 canales tienen los días contados

El regreso de ‘Juego de Tronos’, examinado por sus expertos fans

2:21 - Autor:


La cuarta temporada de Juego de Tronos ya es una realidad.  Y los más fieles seguidores de la saga nos dictan sentencia sobre el esperado retorno de la ficción de HBO, que en nuestro país se estrenó anoche en Canal + Series. Así evalúan el regreso cinco expertos fans de la producción. Cuidado con los spoilers.

Jose Díaz | @jochediaz

Convertida en uno de los mayores fenómenos seriéfilos de la historia de la televisión, la cuarta temporada se ha estrenado siendo fiel a su tónica habitual, dispuesta a seguir con paso firme la narración de su épica historia. Este primer capítulo destacó para bien, por agilidad a la hora de entrelazar sus historias y por ofrecer escenas donde todos los personajes volvieron a tener un minuto de gloria para entusiasmar a los espectadores.

Una vez más al inicio de una temporada, Juego de Tronos se decanta por asentar las bases y colocar de nuevo las piezas para lo que veremos en los próximos episodios. No hay que olvidar que Juego de Tronos es una historia de estrategias, que se construye capítulo a capítulo y donde de vez en cuando asistimos a uno de esos episodios que quitan el hipo y te dejan perplejo en el sofá. Parece que habrá más momentos como estos en esta temporada, aunque por ahora nos quedamos con las intrigas de Desembarco del Rey, la confrontación en el norte y la constante preparación para la guerra de Daenerys. Y la evolución de Arya por supuesto, uno de los personajes que más está creciendo en estas cuatro temporadas que tiene un momento brillante en el episodio.

Al margen del estreno televisivo en Canal+ Series, Juego de Tronos también se emitió en salas de cine de siete ciudades de toda España. En Madrid, los Cines Proyecciones acogieron el evento, donde el ambiente no pudo ser más acogedor. Salas prácticamente llenas, gente disfrazada de personajes de la ficción y muchas ganas de observar lo nuevo de la serie de HBO, pese a la más de una hora de espera que se soportó para que comenzara el episodio. Una última batalla con la espera que no consiguió mermar el furor que Juego de Tronos sigue causando.

Esta cuarta temporada seguirán, por tanto, las intrigas y los creadores de la ficción ya han sentado las bases para sorprender una vez más a la audiencia. Al fin y al cabo, eso es lo que queremos ver de Juego de Tronos, una serie donde nadie está a salvo y donde lo mejor que podemos esperar es no esperar nada.

Fernando Alcázar | @feralcazar_

Al final de La Boda Roja, una duda vino a mí: ¿cómo superar este trauma? Y, sobre todo, ¿cómo se puede superar un capítulo así?. Tras lo que para muchos (me incluyo) han sido interminables meses sin capítulos de Juego de Tronos, y un revisionado completo de la serie después (evitando, eso sí, el nombrado momento y no rememorar fantasmas pasados) me di cuenta que es algo que los productores de la serie y el alma inspiradora, George R.R. Martin, han ido consiguiendo temporada a temporada. De una cabeza cortada cuyos efectos se notan aún hoy, hasta una lluvia de sangre en plenas nupcias, pasando por una de las batallas más épicas de la historia de la televisión.

En HBO no han hecho sino aumentar el nivel temporada a temporada, y no solo el presupuesto (se habla de 60 millones de dólares sólo para los primeros diez episodios de la serie).

La cuarta temporada de Juego de Tronos, basada en el segundo volumen de “Tormenta de Espadas”, promete (como ya han aventurado algunos de sus protagonistas) cambiar una regla que ya parecía como habitual en el devenir de la serie: el penúltimo episodio no será aquél que contenga todo el drama de la temporada.

El primer episodio es buena muestra de ello, ya que consigue reengancharnos a una historia que parece no flaquear. Ahora el poder ya no son sólo cabezas cortadas. Ahora es el momento de la estrategia. Toca tomar el trono.

Carlos Brandt | @CarlosBrandt

Finalmente un año después, llega la temporada donde solo una palabra importa: venganza. Se estrena el primer episodio 4×01 de Juego de Tronos y todos estamos frente al televisor o el ordenador por casi una hora para quedar con sed de más.

Ya sabemos lo maravillosa que es la serie por su extraordinaria producción y alta factura, sin embargo y a diferencia de las temporadas anteriores la emoción la encontraremos en cada entrega con más drama, acción, intriga, locaciones impresionantes y nuevos nombres como Obery Martell, quien ya figura como una amenaza para los Lannisters.

Después del asesinato de algunos miembros de la familia Stark como símbolo de finiquito en la guerra, este primer capítulo muestra el punto siguiente de cada personaje y la introducción a lo que está por venir, donde la sangre será protagonista y se mezclará con la furia de Daenerys Targaryen por controlar los Siete Reinos con un ejercito despiadado y tres dragones que son tan grandes como el ego de su dueña.

De todo y lo justo, Juego De Tronos se convierte en un culto donde fans y todo aquel que se una terminará enganchado como nadie a una trama que se desarrollará por 3 años más… ¿Alguien dijo fuego? ¡Dracarys!

David Mora | @davidmora1986

Es un capítulo que sirve para presentar las piezas del tablero. Nos recuerdan dónde está cada personaje y sus conflictos internos. En este sentido, es un episodio bastante explícito, donde cada personaje incluso verbaliza sus miedos u objetivos, como es el caso de una de los nuevas fichas del juego, Oberyn Martell, que no duda en dejar claras sus intenciones: acabar con los Lanninster.

En esta aparente calma momentánea sin batallas, se agradece que las peleas de los protagonistas sean internas, ya que muchas veces son más interesantes que la lucha por el trono.

Aunque este capítulo no será recordado por los fans de la serie, es un perfecto primer episodio de situación de temporada, pues hace un repaso por la mayoría de las historias (un recordatorio que para muchos de nosotros es imprescindible en una serie tan “telarañera” como ésta), de forma ágil y dinámica.

Los diálogos siguen siendo excepcionales, con un humor inteligente que se hecha de menos en las series españolas. El único “pero” que se le pondría poner, es que la ficción está narrativamente casi como al principio (ahora más que nunca con los Lannisters asentados “tranquilamente” en su trono), un ritmo que a cierto público puede llegar a cansar. No obstante,, Juego de Tronos es así, una serie que no necesita “chinpúns” finales para tenerte toda la semana con ganas de ver el siguiente capítulo.

Rubén Morín | @bajo_manhattan

Aseguro que esta temporada marcará un antes y un después, sí, incluso tras La Boda Roja. Espero que la serie sea capaz de transmitir todo lo que se plasma en el libro, todas las emociones que traspasan unas páginas escritas para hacernos acabar con la boca abierta. Señores y señoras, disfrutemos de una de las mejores series, en una de sus mejores temporadas. No tengo dudas.

Si tengo que hablar de algún personaje, me decanto por mis favoritos: Daenerys y Sansa (injustamente infravalorado). Deseo, deseo, DESEO, que Daenerys comience, por fin, a cumplir su venganza y siga consiguiendo lo necesario para llegar al trono… Y Sansa, bueno, puede que nos sorprenda esta temporada con algunos hechos que, quizás, la veamos de forma distinta. Puede, y no es spoiler, que en esta cuarta temporada, al fin, veamos un cambio que todos los que amamos a Sansa, deseamos. Y demuestre de una vez que no es tan diferente a Arya. Al fin y al cabo, son Stark.

Y ADEMÁS…

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El regreso de ‘Juego de Tronos’ empapela Nueva York

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter