Saltar al contenido

« ver todos los blogs

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’ (vídeos)

9 abril 2014 - 10:52 - Autor:

Pocas series como Friends pueden presumir de mantenerse tan vivas en el recuerdo colectivo una década después de su fin. Ayudan sus constantes reposiciones en canales de todo el mundo y también el hecho de que el pack con sus diez temporadas sea un regalo con el que siempre quedar bien en cumpleaños o navidades.

Friends continúa constituyendo una referencia a la hora de hablar de brillantez en el género sitcom, de comedia excelentemente escrita e interpretada, de buena televisión al fin y al cabo. En todo este tiempo, ninguna otra serie le ha hecho sombra.  Si acaso, la recién finalizada Cómo conocí a vuestra madre se le ha acercado en cierta repercusión. Pero sólo acercado.

En nuestro país, la serie de los seis amigos neoyorquinos comenzó a emitirse el 27 de noviembre de 1997 en Canal Plus, de martes a viernes a las ocho de la tarde y dentro de su programación en abierto. Fue así como, poco a poco, los españoles también resultamos contagiados por el virus de esta ficción creada por Martha Kauffman y David Crane.

Fue así como aprendimos…

1. Que en Nueva York se podía tomar un café sentado en un sofá dentro de una cafetería como Central Perk, y que ese sofá siempre estaba disponible para Monica, Chandler, Phoebe, Joey, Rachel y Ross. Excepto en un único capítulo en el que llegaron y el sofá estaba ocupado. Drama.

Por cierto, cuando arrancó 7 vidas, también había un sofá en el bar en el que se centraba buena parte de su acción, el Casi-ke-no. En aquellos primeros episodios, era evidente que los guionistas de Globomedia habían tomado más de un elemento prestado de Friends, pero, por suerte, la comedia con Javier Cámara y Blanca Portillo pronto adquirió su propia y particular personalidad.

2. Que los apartamentos vecinos de Chandler-Joey y Rachel-Monica no necesitaban cerrarse con llave. Sus puertas simplemente se abrían cuando entraban los personajes sin ni siquiera llamar. El guiño a este detalle llegó en el último capítulo, con los protagonistas dejando sobre la mesa las llaves, que nunca les habíamos visto usar, al abandonar el piso de paredes violetas.

3. Que, entre otras muchas diferencias, las chicas y los chicos tienen formas distintas de contar el primer beso

4. Que una canción sobre un gato apestoso, Smelly cat, podía convertirse en un hit tarareado por todos. Fue el tema de Phoebe más reutilizado a lo largo de la serie, pero hubo otras muchas canciones míticas del personaje de Lisa Kudrow: Mis pegajosos zapatos, En el prado la vaca hace mu, Braguitas ajustadas…

5. Que los cuernos no son cuernos si una pareja se está tomando un descanso. La cana al aire de Ross con la chica de la fotocopiadora, en un momento en el que él y Rachel estaban haciendo un paréntesis en su relación, dio mucho juego al principio de la cuarta temporada. Y el grito de Ross con la frase “¡Estábamos tomándonos un descanso!” permanece vívido en la memoria de cualquier fan de Friends.

6. Que, aunque en España nadie celebra el Día de Acción de Gracias, terminábamos fascinados por los capítulos centrados en esa festividad tan americana, pues solían ser antológicos, con invitados famosos como Brad Pitt (cuando aún era marido de Jennifer Aniston) o Christina Applegate. Y, claro, también aprendimos que podíamos acabar con la cabeza dentro de un pavo:

7. Que si te casas, es preferible decir correctamente el nombre de la que está a punto de ser tu esposa. La equivocación de Ross en el altar (“Te tomo a ti, Rachel“), cuando estaba a punto de casarse con Emily en Londres, fue el final de la cuarta temporada y una de las cimas narrativas de la serie.

8. Que ocultar una relación a tus amigos puede ser la más divertida trama de enredo. Chandler y Monica comenzaron su idilio en Londres, pero pasaron unos cuantos capítulos hasta que el resto de la pandilla supo de esta relación. En medio, se produjeron muchas situaciones desternillantes que desembocaron en el magistral episodio del “no saben que sabemos que saben que lo sabemos“.

9. Que tu ex nunca podrá superar a… ¡Janice! La novia y luego ex novia de Chandler fue el personaje secundario más célebre y socorrido de Friends durante sus diez temporadas. Y “¡Oh-Dios-mío!” es una de las frases más repetidas aún hoy de la serie.

10. Que si vas a cambiarte el nombre, mejor hacerlo a lo grande. ¿Recordáis cuál fue el nombre que eligió Phoebe ? ¡Princesa Consuela Bananahammock!

11. Que un final de una serie icónica no necesita artificios y alharacas. Sólo la emoción de una cámara recorriendo un decorado vacío y terminando en un plano de un simbólico marco amarillo, alrededor de una mirilla.

Y ADEMÁS…

Las 9 razones por las que amamos tanto ‘Friends’

El último episodio de ‘Friends’

¿Sería una buena idea realizar una secuela de ‘Friends’?

‘Friends’, como nunca la habías visto

Los motivos de una eterna reposición

‘A bailar!’ dice adiós con mínimo de audiencia frente a ‘El Príncipe’ y el estreno de ‘Hable con Ellas’

8:37 - Autor:

A Bailar! cerró anoche su breve temporada. Lo hizo con un pobre 10 por ciento de cuota de pantalla. El reto de poner a parejas de famosos perpetrando coreografías no convenció a la audiencia. De hecho, el programa ha adelantado su final por sus débiles resultados de share.

No era un día fácil de emisión, contra El Príncipe, pero tampoco el formato salió redondo y, como consecuencia, se fue desmoronando. Principalmente porque en A bailar se bailaba poco. Faltó sorpresa, emoción y asombro.

Tampoco ayudó que se intentara imitar, con cero disimulo, la esencia de Tu cara me suena. Un fallo, porque A bailar es un show muy distinto de Tu cara me suena. Su principal diferencia: donde en TCMS se transmite un buen rollo, que fluye con naturalidad, en A bailar se contagiaba artificio forzado de guion. Deberían haber intentado buscar su personalidad y alejarse de cualquier intento de repetir la fórmula del formato de Gestmusic.

Ni el jurado, ni los vídeos caseros de los concursantes, ni las puestas en escena lograron enganchar. Sobre todo porque un formato de baile debe conmocionar con una evolución semanal en las coreografías consumadas por los participantes.

Eso sí, el programa ha sabido aprender de errores con el rodaje y, a nivel técnico, ha crecido cada semana, aunque los números musicales, el aprovechamiento del decorado y los conflictos en los entreactos se quedaron muy lejos de construir un espectáculo con personalidad propia que te invitara a quedarte en Antena 3

Soraya Arnelas y, su pareja, Miguel se convirtieron en los ganadores de la única edición de A bailar! y decidieron que los 30.000 euros del premio se repartieran entre todas las ONG de los concursantes, al igual que hizo Edurne en la final de Tu cara me suena.

A bailar! cerró su única temporada con una lluvia de confeti y con todos los concursantes bailando, como si estuvieran en una discoteca un domingo por la tarde. Fue la última y descriptiva imagen de un programa que ya hemos olvidado.

‘HABLE CON ELLAS’ LLEGA CON ÉXITO A TELECINCO

El estreno del nuevo late night de Telecinco, por su parte, llegó con un buen 17,7 por ciento de share. La fórmula de juntar a Sandra Barneda, Natailia Millán, Beatriz Montañez, Yolanda Ramos y Alyson Eckmann funcionó en su primera noche.

Si bien, sobre todo, capitanearon el espacio Barneda, Montañez y Ramos. Esta última volvió a demostrar que es un animal televisivo. Su personalidad fue el gran valor añadido del estreno de este show que puede dar mucho juego en las próximas semanas. Eso sí, tienen que evitar pisarse las unas a las otras a la hora de presentar los vídeos. Ahí deberían aprender del formato original norteamericano, The View, donde cada día una de las ‘tertulianas’ lleva las riendas del programa para evitar que las presentaciones se conviertan en un gallinero.

Y ADEMÁS…

Tu cara me suena, el formato que no es obvio

Un paso más allá en el repertorio musical

Cuatro errores que ‘A bailar’ debería arreglar

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter