Saltar al contenido

« ver todos los blogs

RTVE no está en crisis a la hora de pagar por la clasificación en la Eurocopa y El Mundial

22 abril 2014 - 16:09 - Autor:

TVE, de nuevo, en el punto de mira. La corporación pública estaría dispuesta a pagar casi 38 millones de euros por los partidos de clasificación de España para la próxima Eurocopa y el Mundial. El cálculo de la cifra sale de la declaración del Presidente de RTVE, González Echenique, ante la comisión mixta de control parlamentario: “se situaría en el 1% de los gastos anuales de la corporación”. En total, la cadena cuenta con 941 millones de euros al año. El 1% son 9,41 millones de euros. Por tanto, Echenique habla de comprar 20 partidos por 37,64 millones de euros, lo que se traduce en 1,9 millones por emisión.

Esta batalla por las retransmisiones de fútbol no es nada nueva, desde Televisión Española siempre se ha pujado por los grandes (y costosos) derechos deportivos. También por los taquillazos del cine norteamericano, al mismo tiempo que no se adquieren reconocidas películas españolas por una contradictoria falta de presupuesto. Y es que TVE siempre primó la audiencia más competitiva como compañía financiada por anunciantes. Pero, desde el fin de la existencia de publicidad, ¿tiene sentido que Televisión Española realice tales desembolsos económicos ya sin la necesidad de atraer grandes audiencias para vender espacios publicitarios?

El Presidente de RTVE, González Echenique, defiende que la emisión de estos partidos está dentro del servicio público que debe ofrecer la cadena pública. En cambio, desde los dos grandes grupos privados de televisión, Mediaset y Atresmedia, se considera que TVE infla los precios al pujar por encima de la realidad del mercado.

Lo que vuelve a crear una burbuja en los costes de las retransmisiones deportivas, que ya propició que se pagaran 3 millones de euros por partidos de menor interés en otras épocas. La televisión pagó el fútbol por encima de su precio. Y las privadas quieren competir en igualdad de condiciones con la pública.

En este sentido, se abre otro debate: ¿TVE debería dedicar esa inversión en deporte masivo y cine de Hollywood a potenciar su producción propia? Las grandes competiciones deportivas siempre encontrarán hueco en las cadenas privadas. Lo mismo sucede con los grandes estrenos de cine norteamericano. Sin embargo, la televisión pública ha disminuido su inversión en ficción y el futuro de series como Los misterios de Laura aún están en el aire. No se sabe si habrá dinero para estos proyectos (más asequibles que cualquier emisión futbolística), a pesar de que la producción de ficción en España sí es una meta crucial de la televisión pública como motor creativo que, además, crea cientos de trabajos, directos e indirectos, invirtiendo en este tipo de formatos made in spain.

Pero las ficciones, el cine, los documentales y los programas hechos en España y que intentan marcar la diferencia de los productos en los que invierte habitualmente una televisión privada conllevan un lógico riesgo mayor. No se sabe cómo funcionarán en audiencias. En cambio, la Selección es infalible. TVE necesita a La Roja, los responsables políticos quieren que suba ya la maltrecha audiencia de La 1 en una época que se aproxima sensible electoralmente. 

El fútbol es el camino más fácil para alcanzar las grandes audiencias. Y esto produce contradicciones dentro del propio ente. De hecho, a principios de 2013, se dijo en TVE que pagar 35 millones anuales por ocho partidos de La Roja era un gasto “totalmente fuera de mercado”. Ahora la cadena parece que ha cambiado de idea. Aunque RTVE sigue viviendo ajustes de presupuestos y el año pasado ha sobrepasado los 100 millones de déficit.  Su futuro real no pasa por hipotecarse en las grandes competiciones deportivas que no fidelizan espectadores, el porvenir de RTVE está en una inversión sostenible en contenidos propios y próximos de largo recorrido.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

Miguel Abellán gana ‘¡Mira quién baila!’: aciertos y errores del programa de La 1

8:47 - Autor:

No ganó ni Adriana Abenia, ni Corina. Las dos grandes revelaciones como bailarinas de la última edición de ¡Mira quién baila! resultaron eliminadas en el último programa. Al conocer la noticia, sus rostros delataban que no se esperaban ni ellas mismas ese particular resultado del televoto. Tampoco el jurado, donde Noemí Galera y Normal Duval torcieron sus caras en extrañeza al descubrir el rumbo de las votaciones anónimas. Pero, así es la mejor televisión: imprevisible. Y, al final, se alzó con el título de mejor bailarín el torero-galán, Miguel Abellán.

Golpe de efecto para los últimos minutos de la edición de Mira quién baila, el programa que recuperó esta temporada el exitoso formato internacionl de baile, Dancing with the stars, a nuestra televisión. Aunque, quizá, en esta ocasión, el programa no llegó en el momento adecuado a la parrilla de TVE. Varia temporadas antes, probablemente hubiera sido un gran éxito de audiencias. Sin embargo, en la actualidad ha pasado desapercibido para los audímetros, a pesar de alcanzar el más difícil todavía: un casting que estaba en cada programa a favor del espectáculo. Y eso se ha notado.

Mira quién baila ha crecido, semana a semana, hacia un show divertido, cómplice y natural. A diferencia de otros espacios de baile donde se ha delatado más el artificio tópico de guion, en el programa de Cantizano sólo Cantizano denotaba la existencia de una lógica escaleta armada. El resto del elenco ha dibujado las tramas con una naturalidad apoteósica, que enganchaba desde el primer minuto. Especialmente,  Adriana Abenia, que con su habitual desparpajo no dudaba en contar hasta sus peculiares tropelías antes de salir a escena.

¿Volverá Mira quién baila? El programa ha mantenido una audiencia leal y se ha sostenido por encima de la débil media de La 1. TVE no vive su mejor momento: su programación ya no es una prioridad en el público. Con este panorama, el baile podría volver. Todo es posible, aunque debería modernizar algunos de sus elementos para crear mayor empatía con un espectro más amplio de público -más allá de las abuelas fieles a La 1, fans del coreógrafo Poty-.

La escenografía de esta edición, por su parte, fue muy elegante y sofisticada. Sin embargo, pecó de fría y le faltó una pizca de calidez. Está bien incorporar elementos que dinamicen la puesta en escena. Y está bien jugar con ases en la manga horteras. Porque Mira quién baila es un show hortera y debe jugar con esa característica clave en su existencia, ‘el horterismo’, pero eso no significa tanto como incorporar estrellitas, corazones o notas musicales de corchopan a la pista de baile, como si fuera un sarao de Galavisión.

Otro elemento con el que el programa debería contar en su posible regreso es la figura del copresentador. A Cantizano le viene muy bien un contrapunto. Así ha sucedido esta temporada cuando han aparecido invitados estelares como Àngel Llàcer o Jorge Cadaval.

Terminó ¡Mira quién baila!. Y lo hizo en buena forma, para el baile pero, sobre todo, para el espectáculo televisivo sin demasiados complejos. Porque, a pesar de la larga duración de las galas, Mira quién baila ha alcanzado la principal meta de un complicado prime time: un show entretenido de ver, un show para disfrutar en familia.

Y ADEMÁS…

¡Mira quién baila!: puntos fuertes y débiles del estreno

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter