Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Lo que no se vio por la tele de la boda de los Príncipes de Asturias

22 mayo 2014 - 11:55 - Autor:

Tal día como hoy, pero de 2004, un aguacero caía sobre Madrid mientras se casaban los Príncipes de Asturias. TVE, como cadena pública, daba la señal institucional del acto (capeando la tormenta) a todas las televisiones nacionales e internacionales.

Fue uno de los mayores despliegues técnicos y humanos de la historia de Televisión Española. En total, fueron 50 horas de programación especial, donde se utilizaron 27 unidades móviles y 200 cámaras. 62 cámaras se instalaron en la catedral de la Almudena, 24 en los exteriores del Palacio Real, 45 en el recorrido por las calles de Madrid y otras tantas en la Basílica de Atocha, donde, por la lluvia que inundó la alfombra roja, se tuvo que improvisar un caótico recorrido por la fea puerta de atrás.

Al frente del costoso operativo estuvo Javier Montemayor, habitual ayudante de Pilar Miró y uno de los mejores realizadores que ha dado nuestra televisión. Montemayor, disputado a nivel internacional para la realización de pruebas de atletismo en los JJ.OO, demostró estar a la altura del acontecimiento al sacar un armónico partido visual a la ceremonia, pero sin perder la perspectiva de su función como director de una retransmisión institucional.

La responsabilidad pudo con la indiscreción televisiva. Y este detalle fue muy criticado por las cadenas privadas que, rápidamente, denunciaron una emisión demasiado fría. Pero Montemayor hizo un trabajo encomiable, consiguiendo mostrar una desconocida belleza de la Almudena (catedral difícil, televisivamente hablando) y logrando colocar cámaras, con disimulo, en los lugares más hostiles del templo.

Recordado, y repetido hasta la saciedad, fue el momento en el que Froilán empezó a dar pataditas durante la ceremonia. Hubo más que no vimos. La lluvia obligó a Letizia a salir del Palacio Real en un Rolls-Royce Phantom, en vez de hacer el recorrido a pie como estaba previsto. Montemayor tuvo que hacer equilibrios para cuidar a la Princesa en la bajada del coche, justo antes de entrar a la catedral madrileña. Y es que salir del vehículo con la majestuosa cola del vestido de Pertegaz fue un deporte de riesgo.

Los contertulios de las privadas echaron de menos esta imagen de la princesa al emerger del coche con su vestido de novia y su poco estética lucha contra la lluvia. Aunque Telecinco, que siempre está al quite, logró capturar el momento con una cámara propia, situada frente a la catedral, que tiraba de zoom desde fuera del recinto protegido. Eso sí, la grabación muy nítida no era.

Tampoco vimos el momento en el que Letizia, divorciada cuatro años antes, tomó la comunión. Se acordó no emitir ese momento de la ceremonia. No obstante, un operador de cámara de Televisión Española decidió, a título personal, inmortalizar el instante porque creyó que era otro hecho histórico más del enlace real y que TVE debía contar con esa imagen. Ahora ese plano está guardado, bajo siete llaves, en algún lugar del valioso archivo de TVE.

Y ADEMÁS…

Quince años sin la fortaleza frágil de Pilar Miró

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

3 graves errores y 3 grandes aciertos de la actual TVE

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

Gonzalo, el concursante que convirtió ‘MasterChef’ en ‘Sálvame’

3:03 - Autor:

  • ‘MasterChef’ vivió anoche un momento más propio de un reality de Telecinco que del programa de cocineros de TVE.

La competitividad es uno de los ingredientes imprescindibles en todo talent show que se precie. A veces, los concursantes intenten disfrazar esta competencia de compañerismo, pero en otras ocasiones la rivalidad surge de manera feroz. Es lo que está ocurriendo en esta segunda edición de MasterChef con Gonzalo, un profesor de yoga que ha viajado por medio mundo y que actualmente reside en Dubai.

Suponemos que Gonzalo se mostrará muy relajado en sus clases de yoga, sin embargo en MasterChef produce crispación más que otra cosa. “Los 100.000 euros de este programa van a ser míos caiga quien caiga, pese a quien pese“, ha llegado a sentenciar ante la cámara, con una prepotencia inaudita.

Aunque no queda ahí la cosa. Su falta de conexión con otra de las concursantes, Marina, provocó anoche un encendido conflicto que parecía sacado de un reality de Telecinco. No era Sálvame, pero casi. “Tiene un cacao en la cabeza que no se aclara ni él”, afirmó Marina sobre Gonzalo, comentario ante el que este no tardó en responder.

“Marina, ya sabes que tú y yo no nos hablamos, chitón”, replicó el profesor de yoga, para después añadir: “Vas diciendo mentiras sobre mí, diciendo que mi madre no está enferma y que me lo estoy inventando, diciendo que no se me ha muerto un familiar. O sea que, guapa, cállate, que bastante tenemos ya. ¡Petarda!”. Y con este panorama de trapos sucios se hizo un silencio en plató que dejó con cara de póker a la propia Marina. Tampoco Eva González pudo disimular su estado de shock, a pesar de que ella tiene experiencia en discusiones entre copleras en Canal Sur.

Y Pepe Rodríguez, desde su posición de juez, también se quedó con cara de pescado congelado.

Más tarde, Gonzalo le dedicó, con retintín, a Marina el instante en el que descuartizó un bogavante con un cuchillo. “Marina”, va por ti“, exclamó el concursante cuando cortó el bogavante sin compasión. Y la realización del programa supo captar muy bien la reacción de la aludida en el balcón de los salvados. De hecho, Marina hizo un gesto bromista de sentirse “acuchillada”.

Y este es uno de los grandes puntos fuertes de MasterChef:  el equipo del programa sabe enfatizar la tensión, la emoción y el ritmo del concurso a través de un montaje de imágenes que muestra al espectador todo lo que quiere ver y escuchar en cada momento, los cuchicheos, las reacciones…

Por más que la discusión de trapos sucios con su compañera pareciera especialmente fuera del tono habitual de MasterChef, un concursante como Gonzalo ayuda a potenciar el conflicto televisivo y la indignación en las redes sociales, que se volcaron comentando su soberbio comportamiento. Por cierto, su plato de bogavante dedicado a Marina fue considerado uno de los tres mejores de la noche, así que la vena competitiva de Gonzalo todavía no le ha pasado factura y seguro que seguirá dando guerra en las próxima semanas. Porque los ‘villanos’ también son necesarios en los talent shows.  El espectáculo está servido. Nunca mejor dicho.

> Ver el vídeo de la polémica ‘gonzalada’ en rtve.es

Y ADEMÁS…

Claves televisivas de la implecable final de ‘MasterChef’

‘MasterChef’, un éxito cocinado a fuego lento

¿Por qué los concursantes de ‘MasterChef están aislados en una casa?

Recetas ‘Con las manos en la masa’

Así son los míticos Eudios Buñuel y así puede ser su futuro

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter