Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El problema de ‘Sin Identidad’: una serie mal definida en su origen

10 junio 2014 - 10:00 - Autor:

Los norteamericanos saben que es trascendental definir a la perfección un producto televisivo antes de ejecutarlo. Hay que decidir a qué género pertenece, cuál es el tono, a qué público va dirigido… Muchas veces se equivocan, sí, pero sus series suelen partir de una declaración de intenciones precisa y contundente.

En España, en cambio, no siempre se tiene tan claro, pues se toman decisiones a veces apresuradas.  En el proceso de concepción de nuestras ficciones a menudo se dan palos de ciego. Incluso hay directivos que se dejan influenciar por el clima de opinión que se genera en las redes sociales cuando se anuncia un proyecto. Y cunde el pánico si las opiniones no son mayormente favorables. Y comienza el vaivén de cambios, contradicciones, gente nerviosa… Por suerte,  en ocasiones se puede reaccionar y el formato avanza favorablemente con el rodaje, otras no.

Sin identidad es un buen ejemplo de este caos en el nacimiento de una ficción. Lo que comenzó siendo un drama sobre niños robados a raíz del éxito de la miniserie sobre este tema en Telecinco -de hecho, Sin identidad se iba a llamar Robada- terminó siendo una historia de venganza al estilo de la estadounidense Revenge. El problema: el espectador no entiende la venganza, ni los flashbacks, ni por qué Megan Montaner no ha envejecido lo más mínimo entre el pasado y el presente (sólo tiene el pelo más corto en el presente, donde supuestamente su personaje tiene casi cuarenta años aunque en realidad aparente los veintiséis que tiene la actriz).

Pero hay una clarificadora explicación: Sin identidad nació como un drama emocional que narraba la vida de un niña robada. Sin más. Pero, de repente, los responsables de la cadena se percataron de que esa premisa ya estaba algo quemada o no parecía demasiado efectiva para enganchar a las audiencias. Se cambió al equipo de guionistas y se disfrazó la trama con nuevos aires de thriller. Lo malo: tal vez ya era demasiado tarde.

Para solucionarlo, se sacaron de la manga unos prólogos que transcurren en el presente, con esa Montaner con el pelo corto, y que dan paso a los flashbacks en cada arranque del capítulo. De ahí la desorientación que producen en el espectador estos saltos en el guion: son un parche para reinventar la historia y hacerla más atractiva. La protagonista ha acabado en una cárcel china, pero no se sabe por qué, ni de quién quiere vengarse, ni qué le han hecho. No se trata de dosificación de información; simplemente es que la serie no tiene una estructura lógica y coherente a la hora de presentar sus cartas. Y no la tiene porque su estructura se ha ido improvisando.

Sin identidad se estrenó con un bestial dato de 25,7 por ciento de share y 4,9 millones de televidentes. La semana pasada, en su cuarto capítulo, ese número de espectadores estaba en  3,5 millones de fieles, con un repunte sin competencia. ¿Seguirá descendiendo su audiencia o conseguirán reenganchar a los espectadores que se han quedado ya por el camino? Parece complicado. Aunque esperemos que sus artífices sepan lo que tienen entre manos y que se lo demuestren al público, que es sabio y cruel a la hora de abandonar el barco cuando se huelen que este navega a la deriva.

Y ADEMÁS…

‘Sin identidad’ llega con éxito y una venganza difícil de entender

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

‘El Príncipe’, las armas para conseguir su éxito

¿Por qué no sabemos hacer galas de entrega de premios? Hugh Jackman nos da una lección (Vídeo)

9:35 - Autor:

Esta noche, la Academia de Televisión entrega los Premios Iris. Y TVE ha relegado la ceremonia a la medianoche. No confía en los galardones del medio de comunicación más masivo.

Las galas de premios están denostadas. Todas, incluidos Los Goya, a pesar de los años en los que Rosa María Sardá, Buenafuente o Eva Hache los dignificaron con su sentido del espectáculo y la televisión. No es habitual: existe una aureola de caspa a este tipo de celebraciones que, aunque siempre son pesadas por los arritmicos agradecimientos, suelen caer en una endogamia del colectivo premiado que olvida al público.

A pesar de intentar copiar a los maestros de estos shows, los norteamericanos, no acertamos. ¿Por qué? No captamos la esencia: abusamos de artificio, toneladas de prejuicios, recargamos el guion al mismo tiempo que tenemos temor a las presentaciones corrosivas y, en muchos casos, olvidamos nuestra personalidad propia.

Y, claro, luego viene de repente Hugh Jackman en los Premios Tony y nos demuestra que con sólo un surrealista paseo saltarín por las entrañas de Radio City Music Hall logra consumar una apertura televisiva magistral.

No le hizo falta más, tampoco a Ellen DeGeneres al llamar al pizzero de al lado en los Óscars. Ellos tienen muchos más guionistas y mucho más presupuesto, pero también en Estados Unidos está ganando la sencillez televisiva de las ideas frente a los delirios faraónicos. No necesitan más.

Se puede conquistar al espectador mostrándole, en plano secuencia, las entrañas de un teatro, de la calle al sótano, en un recorrido en el que Hugh Jackman se topa con cameos imprevisibles del teatro y el cine. Todo mientras hace un homenaje saltarín al actor Bobby Van, quien se movía de esa misma manera en su película Small Town Girl.

Es la televisión sencilla, que descubre, sorprende y busca la curiosidad del espectador. Es la televisión que no confunde ritmo con prisas. Es la televisión no creada de espaldas a la televisión. Es la televisión con perspectiva:

http://www.youtube.com/watch?v=rRO-pNXUTKw#t=252

Manel Fuentes también realizó otro plano secuencia en los Goya de este año, pero sin un elemento diferenciador que asombrara al público. Sólo fue un prólogo que intentó desmitificar con acierto el cine español. Pero no descubrió elementos que impulsaran la atención de la audiencia, ni en bambalinas ni en personajes ni en giros imprevisibles. Simplemente fue un prólogo, Jackman arrancó consumando un espectáculo. Y ahí está la clave.

Y ADEMÁS…

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars

¿Por qué las cadenas ya no realizan sus espectaculares galas de presentación de temporada?

‘El Chiringuito de Pepe’ triunfa, Mariló Montero pincha en su ansiado salto al prime time

8:30 - Autor:

La noche de lunes de estrenos televisivos ya tiene un claro vencedor. El Chiringuito de Pepe ha llegado triunfando en audiencias con un 24,6 por ciento de share y 4.656.000 de espectadores. Mariló Montero, en cambio,  no conquistó un gran dato en su salto al prime time con El Pueblo más divertido. Se quedó en un pobre 8 por ciento de share y 1.407.000 fieles. De hecho, Telecinco triplicó su cuota de pantalla. El concurso de La 1 se pegó un batacazo de audiencia, aunque es pronto para analizar su formato.

Y es que en la primera edición de El pueblo más divertido se optó por presentar a todos los pueblos en vez de arrancar con la dinámica habitual. Un error porque el lanzamiento del show se presentó como una sucesión arrítmica de vídeos que podrían tener más sentido en Youtube que en el horario de máxima audiencia de una cadena pública. El “Grand Prix de comedia de Mariló” parecía hecho sólo para divertir a los pueblos participantes, que son los que se reconocen en los gags. A nadie más, ni a las redes sociales enganchó.

Todo lo contrario que El Chiringuito de Pepe, que nos presentó correctamente a sus personajes y sus tramas, en un nuevo acierto de Mediaset al saber encajar su nueva ficción en la franja adecuada.

MILLÁN SALCEDO, BRILLÓ

Una noche de retornos televisivos. Y eso fue lo mejor. Brillante la reaparición de Millán Salcedo en La 1, demostrando que su magistral sentido del humor sigue intacto, a pesar de no estar en el programa correcto. También el regreso a una ficción de Santi Millán, Jesús Bonilla (esta vez con peluquín) o Blanca Portillo. El Chiringuito llega fuerte, Mariló, en cambio, no parece que encontrará su hueco en el prime time con su show de comedia. Veremos la semana que viene como es la estructura habitual de un concurso que intuímos llega a la parrilla ya oxidado.

> ¿Son las redes sociales injustas con Mariló Montero?

Y ADEMÁS…

‘Sin identidad’ llega con éxito y una venganza difícil de entender

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

‘El Príncipe’, las armas para conseguir su éxito

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

junio 2014
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

TeleDiaria en Twitter