Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

26 agosto 2014 - 14:00 - Autor:

Los norteamericanos son los maestros en el género de las galas de premios. Y la Academia de Televisión de Estados Unidos también tiene los suyos, los famosos Emmy. Los homónimos españoles, los premios Iris, surgieron para emular este tipo de ceremonia que sirve para impulsar la industria televisiva. Pero aún nos queda un poquito para estar a la misma altura. De momento, hemos encontrado siete diferencias entre ambos saraos.

1. En los Emmy, hay un presentador que, a través del humor, derrocha una ácida, divertida y sana autocrítica de la profesión, los canales rivales y la propia gala. En los Iris, hay un maestro de ceremonias pelota. Muy pelota. No vaya a ser que se enfade alguna cadena y se dé de baja de la Academia.

2. En los Emmy, hay una espectacular alfombra roja. En los Iris, está el espectacular parking de un casino de periferia.

3. En los Emmy, los invitados y nominados están vivos en el patio de butacas. Saben que son parte principal del espectáculo e incluso se inventan sus propias tramas para sorprender y mantener el show en alto, como anoche el beso de Bryan Cranston a Julia Louis-Dreyfus. En los Iris, los asistentes están con cara de sopor -que sólo disimulan cuando ven que hay una cámara enfocando-. O, en su defecto, se pasan la velada cuchicheando con sus compañeros de mesa, sin prestar demasiada atención a lo que sucede en el escenario.

4. En los Emmy, hay un cómico de prestigio a los mandos. En los Iris, está Mariló Montero queriendo ser cómica de prestigio.

5. En los Emmy, hay actuaciones musicales burlescas que se hacen con seriedad. En los Iris, hay actuaciones musicales serias que terminan siendo burlescas gracias a la ‘afinada’ y ‘vanguardista’ puesta en escena de Ángela Carrasco y su coro.

6. En los Emmy, se hace una gala pensando en conquistar la emoción, complicidad e ilusión de los espectadores. En los Iris, debido a los complejos que aún tenemos con nuestra propia televisión, se cae en el error de mirarse al ombligo hasta espantar a la audiencia.

7. En los Emmy, hay dinero. Mucho dinero. En los Iris, sólo buena voluntad.

Y ADEMÁS…

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

Lo que debemos aprender para Los Goya

Jaja!! Muy bueno. Gran verdad.

Los Emmy son unos premios de los Estados Unidos en su conjunto y no únicamente de uno de sus Estados. Si fuera de un único Estado, también tendría presupuesto mucho menor y supongo que los de más de un Estado también daría vergüenza. Aquí los Iris, por extrapolar, se celebran solo a nivel de uno de los Estados Europeos. El día que se organicen en Europa unos premios continentales y se reúna el talento de todos los europeos con la experiencia en shows de la Unión Europea de Radiodifusión, estaremos a la altura en calidad audiovisual de los estadounidenses.

Muy buena entrada. Los Iris siempre han sido una cosa terriblemente mala y antitelevisiva. Los Emmy se podrían comparar en su momento con los TP de Oro, sobre todo a comienzos de los 90 (la primera gala de T5 fue la mejor y a partir de ahí fue a menos). Lo mismo pasaba con los Goya pero supieron darle un meneo, aquí en cambio asesinaron directamente los TP de Oro y bueno los Iris están pero como si no estuvieran.

Y los Iris en sus comienzos también tenían mucho instinto del espectáculo. Tiempo al tiempo, hay un análisis más en profundidad.

¡Gracias por los comentarios!

La principal diferencia es que en los Iris lo que se ve en el patio de butacas son los carteles con el nombre donde va cada invitado, en los Emmy no. Todo el patio de butacas lleno de papelotes pegados a saber como en cada butaca. Y eso al responsable de la retransmisión le parece correcto?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

TeleDiaria en Twitter