Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así cerró Telecinco ‘Hable con ellas’: todo fue un sueño

30 Septiembre 2014 - 7:23 - Autor:


Una empresa de mudanzas, compuesta por cuatro bailarines low cost, empezó a desmontar el decorado hasta introducir en un camión a las propias presentadoras del espacio. Y el camión se fue por los pasillos de los Estudios Telecinco. Suponemos que para guardar al equipo en el hangar de decorados de la cadena, donde seguro que permanecen las Mamachicho o Chechu de Médico de Familia.

Así terminó Hable con ellas, el late night más caótico de la historia. Y ahí, probablemente, estuvo su gracia: en la inconsciente guerra de egos de sus conductoras y en su palpable falta de química, algo que sembraba el desconcierto en el espectador… y en los invitados. Anoche, de hecho, el formato de la productora La Fábrica de la Tele hizo honor a su reputación de delirio incontrolable. El programa recibió en primer lugar a Toni Cantó, después vino el instinto del espectáculo de Flo y Dani Martínez -que al menos animaron el cotarro- y, más tarde, incorporó en el mismo sofá a los actores de la miniserie Hermanos, Álvaro Cervantes y Antonio Velázquez, ambos con caras de estar alucinando ante el embolado en el que se habían metido para promocionar la ficción. Una mezcla perversa que terminó siendo una fiesta de amigos desubicados en busca de la diversión un lunes de madrugada. Aunque hicieran falta unas cuantas muñecas hinchables para conseguirlo…

Finalmente, Yolanda Ramos, a través de un monólogo con el que nos hizo creer que todo había sido un sueño a lo Resines en Los Serrano, recordó los mejores momentos del espacio. Del rifirrafe de Beatriz Montañez con Bertín Osborne a la aireada marcha de José Luis Moreno del plató. Han sido seis meses de late night, con idas y venidas de presentadoras y audiencias más bien irregulares: de superar la barrera psicológica del veinte por ciento de share a bailar en torno al 14 por ciento de cuota de pantalla.

Pero justo cuando el programa empezaba a encontrar por fin su punto y su tono con la llegada de ‘la quinta’ Marta Torné y parecía que crecía la conexión entre el resto de sus compañeras, Telecinco ha decidido cancelar Hable con ellas aduciendo que no les es rentable.

Así que es hora de desmontar ese decorado del Estudio 3 de Mediaset, que probablemente será ocupado por el nuevo formato de actualidad para la noche de los sábados que capitaneará la propia Sandra Barneda. Hable con ellas, por tanto, ya es historia, al mismo tiempo que un icono de la televisión anárquica, confusa y desordenada. Dicen que puede volver, pero también dijeron lo mismo de Campamento de verano.

No obstante, quedémonos con lo positivo: si, pese a su caos, su audiencia nunca ha sido desastrosa y su impacto en las redes sociales ha resultado muy jugoso, lo que se demuestra es que la audiencia está ávida de un show de late night vivo e imprevisible que devuelva a las últimas horas del día aquel nervio excitante antes de dormir que conseguía Crónicas marcianas. Solo hay que hacerlo… un poquito mejor que “ellas”. Tampoco hacen falta millonarios presupuestos. Sólo presentadores no atados a un pinganillo (ni a sus carpetitas), invitados chispeantes, una puesta en escena atractiva… y carisma. Mucho carisma. Y funcionará mejor y de forma más continuada. No parece tan complicado.

Y ADEMÁS…

¿Por qué España ya no tiene programas de late night?

‘Sálvame’: los cinco años de éxito del programa más denostado de la TV

La ‘televisión Ni-Ni’, el triunfo de la audiencia que no exige

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Médico de familia’, una éxito que sigue en emisión en Italia

Tres años del cierre de ‘¿Dónde estás corazón?’: el día que Antena 3 rompió con el cotilleo

29 Septiembre 2014 - 9:08 - Autor:

Tras ocho años en Antena 3, ¿Dónde estás corazón? cerraba para siempre un mes de septiembre como éste pero de hace tres años.

Concluía así uno de los programas que mayor éxito había proporcionado a Antena 3 en la noche de los viernes. Pero que, sin embargo, se fue desinflando con el paso del tiempo, a medida que Telecinco conseguía que toda la información rosa girara en torno a sus programas (y sus colaboradores). El resto de las cadenas se quedaban, por tanto, fuera de juego.

DEC cerró enviando indirectas al formato que terminó con su liderazgo, Sálvame Deluxe, el programa que les hundió la audiencia y causó su cancelación. El dardo lo lanzó Jaime Cantizano al sentenciar: “Se puede compaginar la dignidad con el espectáculo”.

Aunque, al final, paradójicamente, casi todos los colaboradores de DEC acabaron recolocándose en el Deluxe. Porque, al fin y al cabo, ambos formatos tenían el mismo ADN, sólo que ¿Dónde estás corazón? se había hecho mayor y no podía con los delirios más frescos de la versión de Telecinco.

Con aquella decisión, Antena 3 se percataba definitivamente de que no tenía sentido seguir apostando por contenidos rosas a rebufo de la cadena principal de Mediaset. Tenían que optar por otra fórmula de televisión generalista con personalidad propia, que cuidara la forma y el fondo.

Y lo ha conseguido en los últimos años con su oferta de series y programas donde la diversidad manda por encima de todo. O eso parece. Han mejorado su audiencia, aunque Telecinco todavía mantiene una base de público fiel que siempre está ahí, no falla. Y es que, en ese sentido, Antena 3 aún necesita alcanzar una audiencia más constante que se quede todo el día en su parrilla. De ahí que deba reforzar sus emisiones en directo con comunicadores que despierten empatía entre la audiencia. Más cercanos, menos exquisitos.

La franja de tarde, además de las exitosas series y los atractivos concursos, también necesita complementarse con algún formato -en directo- que sirva para potenciar la imagen de cadena viva que está también pegada a la imprevisible actualidad. Ese será un interesante reto para enganchar a más público que se identifique con la marca Antena 3. En este sentido, la cadena de Atresmedia va a lanzar pronto Los viernes al show, un gran formato que pretende recuperar el gran espectáculo de prime time con entrevistas en directo, precisamente en la franja que ocupaba DEC.

Ya tienen la imagen de televisión de calidad, ahora falta potenciar la identidad de televisión más cercana y con ese nervio que no tiene miedo a lo políticamente incorrecto, con presentadores que sean los enrollados de la familia. Porque una televisión líder también debe ser referencia en directo, evitando la sensación de parrilla excesivamente enlatada con programas que, además, se retroalimentan poco, pues, en el fondo, son muy estancos.

Porque los programas en vivo, si son cómplices, reconocibles e imprevisibles, siempre son un valor añadido en televisión.

Y ADEMÁS…

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

El obstáculo de las series españolas: la contraindicación de la eterna duración

La ‘televisión Ni-Ni’, el triunfo de la audiencia que no exige

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

El debate de las descargas ilegales

Lo que debe cambiar en el Canal 24 horas de TVE

‘El Objetivo’ sigue la estela de ‘Salvados’ en la noche que Ana Pastor entrevistó a Artur Mas

0:47 - Autor:

  •  Risto, con Pablo Iglesias y Pedro García Aguado, superó en audiencia (14,5% – 2.823.000) a la entrevista de Pastor a Mas en La Sexta (11,4% – 2.229.000).
  • Ambos formatos adelantan a ‘Gran Hermano’ en espectadores, que hizo mínimo con 14,2% de share y 1.955.000 seguidores.

En un tren llegó Ana Pastor a Barcelona. Su programa, El Objetivo, por momentos se pareció a Salvados. Los datos y las pruebas de verificación dieron paso a un didáctico viaje que terminó en la entrevista, en directo, a Artur Mas.

Un acierto esta puntual estructura que siguió el formato de La Sexta. La edición especial del programa lo merecía para facilitar la digestión de información en el espectador. Nos mostraron el recorrido de Pastor de la realidad de Madrid a Barcelona. Primero compartió Ave con Javier Sardá, después pilló un taxi conducido por un independentista y, más tarde, tomo café con Julia Otero. Tres constructivas miradas de un mismo problema de fondo que parece que pocos están entendiendo su verdadero calado. Y, El Objetivo, supo dibujar una honesta radiografía del conflicto catalán desde una perspectiva muy interesante a nivel periodístico y televisivo.

Y llegó la entrevista, donde Pastor capeó la verborrea política de Mas. No consiguió titulares efectistas, pero sí consumó una transparente definición del momento actual que vive el President de la Generalitat. Porque Pastor tocó todos los palos. Del independentismo a Jordi Pujol. Repreguntó, insistió y propició el debate en la audiencia, para que cada uno extraiga sus propias conclusiones.

Al otro lado del mando, en Cuatro, Risto hacia lo mismo, a su manera, con Pablo Iglesias. En el sofá chester, a través de una mimada fotografía visual (y sonora), el mediático rostro de Podemos lidió con la rapidez de reflejos del publicista.

El Objetivo y Viajando con Chester, dos programas bien diferentes, con dos políticos que mueven masas. Dos líderes que están en el epicentro de la actualidad y que, casualmente, no pisan los horarios de máxima (o mínima) audiencia de TVE.

Si bien, el programa de Risto es más bien una charla despierta y provocadora que periodismo al uso. Lo que sí es periodismo es el trabajo que hizo anoche Ana Pastor desde El Objetivo. Una entrevista que era complicada y árida pero que terminó siendo directa, decidida, clara e interesante.

Una televisión privada, de nuevo, realizando un formato que ya debía haber hecho Televisión Española. En este caso fue La Sexta, no La 1. Otra realidad de este 2014: la cadena pública parece preferir no mirar al fondo del problema y quedarse en la superficie de los titulares del choque de trenes que no solucionarán el conflicto, sólo generar mayor división.

Anoche, en cambio, Pastor demostró que existe vida inteligente en el prime time. Preguntas (y repreguntas) que buscan respuestas sensatas y no titulares tácticos. Algo cada vez más habitual en nuestra pequeña pantalla. La televisión que entiende y comprende el tiempo en el que emite.

> Lo que ha aportado ‘El Objetivo’ de Ana Pastor a la TV nacional

Y ADEMÁS…

La política de La Sexta para ganar audiencia… y credibilidad

Jordi Évole, ¿la manipulación televisiva a favor del periodismo?

Ana Pastor, crónica de una destitución anunciada

Así despidió Ana Pastor su último desayuno en TVE

Mr Bean, el inventor del ‘selfie’

28 Septiembre 2014 - 11:03 - Autor:


Rowan Atkinson, Mr. Bean, inventó el selfie. Mucho antes de que los selfie se llamaran selfie. Lo hizo en su mítico show de humor que aunque parece que duró décadas, en realidad, sólo constó de 14 programas de sketches, pero repetidos hasta la sobredosis. Después vendrían varias secuelas y un filme, Bean (1997), que fue un taquillazo.

No obstante, Rowan entró por la puerta grande en el mundo de la televisión mucho antes de su repercusión internacional. Fue, entre 1979 y 1982, participando como actor en Estas no son las noticias de las nueve, show de entretenimiento que se llevó un Emmy y British Academy Award. Más tarde, participaría también en prestigiosas ficciones como La víbora negra o Blackadder, una de las comedias de situación más míticas de la historia de la BBC.

El cine también es protagonista de la carrera de fondo de Rowan Atkinson, que es, además, un apasionado de la Fórmula 1 y los coches de alta gama. Incluso tuvo un papel en la secuela de :James Bond Nunca digas nunca jamás. Pero, inevitablemente, Atkinson siempre será recordado como el bueno de Mr. Bean. Aquel inglés que nos sacaba de quicio con sus delirantes gags.

En los platós de televisión de nuestro país, hemos visto al cómico inglés en varias ocasiones y siempre con un cometido: promocionar sus películas. Programas como El Hormiguero han contado con su presencia. Aunque, probablemente, su paso por Lo más plus, el 18 de julio de 1997, fue su entrevista más emblemática en España. Era un final de temporada del programa de Canal Plus y, cuando llegó el momento de la despedida, la colaboradora Ana García Siñeriz apareció con un coche en plató. En ese mismo momento, los presentadores, Máximo Pradera y Fernando Schwartz, se metieron en el vehículo con ella… se iban de vacaciones. Y Atkinson se quedó sólo en el blanco decorado. Pero, mientras veía alejarse el coche, el cómico inglés regaló un genuino colofón de despedida de etapa al espacio. Lo consiguió gracias a sus tablas de expresividad, ya que se puso a decir adiós con la mano a los presentadores como si estuviera viendo partir al Titanic.

  • Institución en Inglaterra

Rowan es una institución en su país. Su humor está a medio camino entre Lina Morgan y Martes y Trece. Por suerte, Mr Bean no es español. O sería etiquetado de ‘casposo’, como sucede con nuestros artistas patrios. Nada que ver, su comedia fue crucial a la hora de entretener con personalidad propia a millones de espectadores. De ahí que los británicos le respeten tanto.

El hombre de la mueca infinita. El hombre de la picaresca absurda. El hombre que se río del postureo antes de que existiera el postureo. El hombre que se adelantó al selfie. 

Y ADEMÁS…

¡Photobomb! Así sorprenden Cameron Diaz y Jimmy Fallon a los turistas en Nueva York (vídeos)

La BBC vende su mítico Television Centre

El efecto ‘Sharknado’: la moda de las películas deliberadamente malas

El problema de las descargas ilegales

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Justin Bieber, la nueva voz de ‘El Coche Fantástico’ en el regreso a la ficción de David Hasselhoff

27 Septiembre 2014 - 17:59 - Autor:

Parece una broma. Pero no, Justin Bieber es la nueva voz oficial de Kitt, El Coche Fantástico. El famoso vehículo de la mítica serie de los ochenta, que catapultó a la fama a David Hasselhoff, regresa a las pantallas. O eso se pretende.

Será en la película Killing Hasselhoff, un proyecto de ficción que pretende aprovechar el filón de la guasa colectiva que rodea al protagonista de Los Vigilantes de la playa.

Y, para ello, dos cebos promocionales. Objetivo cumplido, los medios de todo el mundo ya hablan de la delirante noticia: Juntin Bieber y David Hasselhoff, juntos. Uno poniendo voz al emblemático coche parlanchín y otro interpretando a su propio estereotipo.

¿Veremos esta película en España? Pinta que es un popurrí de ideas a medio camino entre las exitosas películas deliberadamente malas, como Sharknado, y una versión de filmes de la estirpe de Scary Movie.

Veremos qué pasa y si al final ve la luz, porque Hasselhoff no para de sumergirse en proyectos que se quedan por el camino o relegados en plataformas minoritarias. Casi mejor, porque el actor ha pasado de ser un icono parodiable a una parodia de sí mismo.

Y ADEMÁS…

El efecto ‘Sharknado’: la moda de las películas deliberadamente malas

25 años del estreno de ‘Los vigilantes de la playa’: la serie que pagó David Hasselhoff

Telecinco cancela ‘Hable con ellas’: inesperado adiós al programa más caótico de los últimos tiempos

10:26 - Autor:

Se fue Natalia Millán, se fue Beatriz Montañez. Y ahora se van todas. Por obligación. El lunes será el último programa de Hable con Ellas. Telecinco ha decidido cancelar, de forma inesperada, su late show que intentaba emular -a su manera- al formato norteamericano The View. Un final que se produce tras las incorporaciones de Rocío Carrasco -Rociiito para los enemigos íntimos- y Marta Torné, que ha aportado la rapidez de reflejos que necesitaba el espacio.

Porque Hable con ellas ha sido un caos desde el comienzo: presentadoras atadas a unas carpetas con un guion eterno, silencios incómodos, nula improvisación, entrevistas desaprovechadas y alguna que otra polémica. La ganadora en esta terna del trendingtopic fue Beatriz Montañez y su defensa de Pablo Iglesias ante un socarrón Bertín Osborne.

Pero la ex chica de Wyoming en El Intermedio se marchó. Huyó para seguir indagando en sus dotes interpretativas cinéfilas. La periodista Sandra Barneda, la cómica Yolanda Ramos y la americana Alyson Eackman son las mujeres que han aguantado hasta el final de un formato que ha tenido unos resultados en audiencias irregulares,  dependiendo de la repercusión de sus invitados o de las pifias de las propias presentadoras.

Telecinco ha decidido cerrar el chiringuito. No son buenos tiempos para los programas de late night en Mediaset: hacerlos bien es caro.  ¿Por qué hacer un programa al filo de la medianoche si puedes estirar la gala de Gran Hermano y que no se nominen los concursantes hasta la una de la mañana para, así, subir el maltrecho share? Menos gasto, más rentabilidad.

Y, con esa excusa del coste del programa, Hable con ellas se esfuma. Deja atrás seis meses de una montaña rusa de contenidos, con unas comunicadoras que parecía que no se preparaban jamás el programa. Se especula con un posible regreso tras un descanso. Pero eso no suele suceder. Es improbable, pero como estrategia de marketing para dulcificar el fin del show está bien. Vía libre, de momento, para Buenafuente en La Sexta. El único superviviente de la franja televisiva más noctámbula.

Pero menos mal que existió Hable con ellas, porque ha sido delirante caos pero también uno de los pocos formatos vivos de este aburrido verano televisivo de 2014 que ya terminó.  Y la televisión cuando está viva es mejor televisión.

Y ADEMÁS…

‘Sálvame’: los cinco años de éxito del programa más denostado de la TV

La ‘televisión Ni-Ni’, el triunfo de la audiencia que no exige

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

El desafío de Canal Plus: aquella vanguardista cadena que no encuentra su sitio en las redes

26 Septiembre 2014 - 9:11 - Autor:

Canal Plus nació en 1990 como una extraña frecuencia que había que pagar por ver. Y era necesario explicar eso de la televisión de pago a la sociedad española. Con tal fin, se decidió componer un curioso rap para un spot protagonizado por un impresionante elenco de personalidades de la vida pública. Casi no faltaba nadie: desde Rocío Jurado a Fernando Savater, pasando por Leticia Sabater, Las Virtudes, Antonio Resines, Nacho Duato, Ramón Mendoza, Alfredo Kraus, Concha García Campoy o Miguel Bosé. El resultado fue una promoción tan eficaz como rompedora y vanguardista.

Se habían sentado las bases de la identidad de Canal Plus, que, a partir del modelo francés, buscaba marcar la diferencia como cadena de calidad que no quería ser apta para todos los públicos. Convertirse en abonado al Plus te distinguía del resto de la masa. Esa era la gracia.

Y en esos principios, todo lo que contenía la marca Canal Plus brillaba de una forma especial: las cortinillas de paso a publi, los programas… Incluso Maribel Verdú y Fernando Guillén Cuervo comandaban un programa de cine, Primer plano, que no era un simple programa de cine. Desprendían complicidad, acidez y magnetismo, y el resultado era modernísimo para aquellos años. Después vendrían formatos como el recordado Lo más plus o Magacine. Siempre derrochando una personalidad consciente de su tiempo, y de su audiencia.

Veinte años después, Canal Plus sigue produciendo contenidos muy interesantes -el último, Las caras de la noticia– y mantiene las formas en lo que a línea gráfica de emisión se refiere. Pero se ha quedado desfasada a la hora de entender lo que significa Internet. Han creado Yomvi, intentan avanzar en nuevas fórmulas de la tele de pago, pero no aprovechan las redes de forma próxima. Ni mucho menos.

Si Internet hubiera existido en 1990, aquellos que estaban detrás de aquel flamante Canal Plus habrían utilizado las redes como el principal aliado. Hoy, en cambio, parecen el enemigo. A pesar de que podrían incluso colgar buena parte de su archivo de calidad (para generar debate o simplemente despertar recuerdos) en la red o aprovechar Youtube como mayor plataforma en la que dejarse ver, pues es el lugar ideal para promover contenidos propios en abierto. Y que así la gente lo comparta en su Twitter o Facebook. De esta forma, mayor números de personas empatizarían con la marca.

Sin embargo, hoy por hoy, Canal Plus pretende lograr visibilidad en Internet reproduciendo fórmulas que llegan tarde. Sin entender que ahí no está el poder viral. Está ocurriendo, por ejemplo, con una iniciativa como la de Crossover, con la que intentan promover la participación de jóvenes aspirantes a cineastas en un concurso de piezas que desembocará en la inminente nueva edición del Festival de Series que organiza el canal en Madrid, Barcelona y Málaga.

Se supone que Crossover presenta a cinco personajes a través de un episodio piloto de webserie creado por Rubén Ochandiano. Los concursantes deben elegir a uno de esos personajes y desarrollar lo que vendría a ser un siguiente capítulo de esa webserie. Aunque hay premios económicos jugosos, parece que la iniciativa no está cuajando demasiado, empezando por el hecho de que el piloto de webserie que ha hecho Ochandiano apenas se está viendo (1700 visionados en más de dos semanas en Youtube). Puede que sea porque su director no tiene tirón en la red y porque el capítulo que ha dirigido, pese a contar con buenos y populares actores (Diego Martín, Ana Morgade, Fernando Tielve) es completamente contrario a lo que funciona en Internet: en blanco y negro, plúmbeo, de veinte minutos de duración y repleto de “ínfulas autorales”. Otro gallo habría cantado con una pieza mejor concebida para las redes sociales y con mentes creativas con mucha más visibilidad en ellas.

Pero deseamos que Canal Plus aún pueda reaccionar, romper, transgredir. De nuevo. En televisión y en Internet. Se trata de encauzar el camino, apostando como antaño por ideas nunca antes vistas. Es lo que se espera de la poderosa marca que crearon en los noventa.

> ‘Lo más plus’, 18 años después

Y ADEMÁS…

El problema de las descargas ilegales

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

¿Original o copia? Ruth Lorenzo clona la actuación más sorprendente de Sia (VÍDEOS)

1:21 - Autor:

La televisión norteamericana es imprevisible. Por eso, son pioneros en casi todo. A veces, incluso, se atreven a realizar hasta puestas en escena musicales que sorprenden, a pesar de rozar lo supuestamente antitelevisivo: que la intérprete cante de espaldas al público y que no se vea jamás su cara. Y esto no se produce en un programa minoritario. Todo lo contrario, se realiza desde un formato de primera línea, que juega en la batalla de las grandes audiencias.

Así sucedió con Sia y su ya memorable presentación de su tema Chandelier, junto a la bailarina Maddie Ziegler, en El show de Ellen DeGeneres (donde copiaron su videoclip en vivo).

La peculiar actuación asombró. De hecho, dio la vuelta al mundo (suma más de 13 millones de visionados en Youtube) y ahora, sólo unos meses después, Tu cara me suena mini ha reproducido dicho momento. Lo ha hecho gracias al chorro de voz de Ruth Lorenzo, que actuó junto a su sobrina Rebecca.

¿Original o copia? Una misma idea, pero con sus propios matices, que demuestra que el talent de Antena 3 y la productora Gestmusic logra, con presupuestos menores y usando el atajo de las ideas, espectáculo a la altura de la multimillonaria televisión yanqui. Esa televisión que no tiene complejos ni con ella misma ni con sus propios espectadores.

Y ADEMÁS…

SOBRE ‘TU CARA ME SUENA’

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

8 secretos que convierten ‘Tu cara me suena’ en un éxito

‘Tu cara me suena’ regresa convertido en un éxito mundial

Radiografía al director de ‘Tu cara me suena’

SOBRE ‘ELLEN DEGENERES’

Las claves del éxito del Show de Ellen DeGeneres

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

El problema de las series españolas: la contraindicación de la eterna duración

25 Septiembre 2014 - 7:00 - Autor:

Hubo un tiempo en el que las series de prime time no abarcaban más dos horas en la parrilla. Ahora parece inevitable. Cada capítulo dura como una película. Los norteamericanos se sorprenden con esta idiosincrasia española que se justifica para lograr la rentabilidad. Así, aunque los espectadores tengan que trasnochar más, los productos son más rentables a las emisoras, pues llenan también parte del late night con el mismo contenido a casi mismo coste, hacen que crezca el share y, sobre todo, pueden incorporar un corte de publicidad más que se vende a precio de prime time, aunque se produzca después de las doce de la noche.

En Estados Unidos están por encima de esto. Su sólida industria lo permite, claro. Sólo en las series de canales de cable se atreven a emitir capítulos que rondan, como mucho, los 55-60 minutos. En las generalistas, en cambio, los prime times se componen de varias series o programas y son pulcramente estrictos con sus duraciones: una sitcom dura no más de veintidós minutos que se convierten en media hora con publicidad; el resto de las series se prolongan hasta unos 40-42 que se quedan en una hora de emisión con los anuncios. Y los guiones se escriben teniendo absolutamente en cuenta este timing, marcando las pausas de publicidad de forma milimétricas, con sus correspondientes puntos de giro y cortes a negro.

Sean mejores o peores esas series, los episodios se conciben con una estructura férrea, pensando en favorecer que el espectador no se desengache en ningún momento, pues cada corte de publicidad va precedido de un mini-cliffhanger, dejando intrigado al público de cara a lo que vendrá en el siguiente segmento. No sólo se cuida el cliffhanger (acabar con la emoción en alto) del final del episodio, también el de cada pausa publicitaria.

En España esto suena extraterrestre. Esa búsqueda de rentabilidad de la que hablábamos ha propiciado la duración de 75 minutos por capítulo de nuestras series, a veces hasta 80 minutos. Una barbaridad. Los guionistas y los equipos hacen piruetas para que esta peculiaridad nacional no se note. Las cadenas necesitan episodios largos de sus producciones, como El Príncipe, Sin Identidad o Velvet, para alcanzar una mayor competitividad, en audiencia y en términos económicos. Aunque, al final, también termina pasando factura: se pierde calidad, se mete morralla, se provoca que falle el ritmo, se aburre y cansa al espectador… Y, por consiguiente, el producto se desgasta más rápido. De ahí que, en la actualidad, tengamos series que aguantan peor el paso del tiempo. Por no hablar de nuestros cortes publicitarios, que aquí las cadenas introducen cuando les cuadra, a veces incluso en medio de una frase de un personaje, porque se prima anular velozmente al competidor en lugar de mimar la estructura de la serie propia. Con las contraindicaciones que esto conlleva a la hora de romper el clímax y sacar al espectador de la trama.

Sin una apuesta firme por los programas diarios de late night, que sirven para organizar la parrilla, dinamizar la programación convirtiéndola en más viva, dar imagen de marca y, de paso, evitar que la serie que la precede tenga una extensión desorbitada, nuestra televisión ha optado por estirar las apuestas de máxima audiencia hasta el límite. Con todas las consecuencias.

Pero también hay excepciones: Refugiados, de La Sexta, una coproducción con la BBC, rompe con esta actual dinámica. Sus capítulos duran 50 minutos, ya que tiene la vista puesta en venderse al extranjero y sería imposible con un minutaje cañí. ¿Funcionará en nuestro país?

Con la madurez de nuestra televisión, las series tendrán que recuperar su horario, su esencia, su razón de ser y, especialmente, su cadencia lógica. Porque hay una pregunta básica que las cadenas deberían hacerse mirando la curva de audiencia en número de espectadores: ¿no será que el público se desengancha fácilmente de nuestras series simplemente porque al día siguiente trabajan y deben irse a dormir antes de que los capítulos acaben?

Y ADEMÁS…

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series españolas siempre tienen los mismos actores?

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

El ocaso del Canal 24 Horas de TVE: ¿cómo frenar el desprestigio de la última cadena ‘todo noticias’?

24 Septiembre 2014 - 0:00 - Autor:

Gallardón dimitió y Televisión Española llegó tarde. No emitió, en directo, el instante en el que el Ministro de Justicia comunicaba su marcha. Una vez más, la indignación se desató contra la cadena pública y vinieron las excusas: falló la ‘mochila 4G’ que permitía dar la señal de la comparecencia. Una disculpa chocante, pues este tipo de retransmisiones se suelen realizar con las más fiables unidades ‘terrenas’, de las que TVE dispone varias en propiedad, y que otras cadenas de la competencia sí desplazaron al momento.

Pero, más allá del improcedente traspiés de ayer, el ocaso que sufre el Canal 24 horas viene de lejos. No es nada nuevo. Y parece que ningún directivo de TVE consigue hacer sana autocrítica. Es un hecho: la única cadena de información continua de nuestro país ya no es una referencia porque no toma el pulso de la actualidad en tiempo real, a pesar de ser propiedad del grupo de comunicación con más medios técnicos y humanos. Algo falla cuando el espectador tiene que acudir a una cadena privada para ver una manifestación o una rueda de prensa completa, donde no cortan las preguntas de los periodistas.

El Canal 24 Horas se ha quedado estancado en la fórmula ya obsoleta de los canales todonoticias de las plataformas de cable norteamericanas en los noventa. Pero estamos en 2014, en la era de Internet, y ese contenedor de estáticos informativos ya no funciona.

Un canal de estas características necesita dar luz verde a temas propios, confiar en el periodismo de base y no tener miedo a retransmitir movilizaciones ciudadanas en directo. No puede quedarse sólo en una mera retransmisión de notas de prensa oficiales o informaciones de agencias internacionales.

De ahí que la audiencia dé la espalda a esta emisora que está perdiendo una gran oportunidad de ser una contundente referencia de credibilidad informativa y que, además, sirva como un laboratorio en el que digerir la vorágine de información que fluye en el caos de las redes.

Y digerir la información no significa realizar tertulias efectistas, significa apostar por una cadena que conecte con el interés del espectador a través de reportajes exclusivos, potenciando el valor añadido de los centros territoriales, dando más espacio al análisis en profundidad y, sobre todo, rompiendo con una estructura del informativo oficialista que puede parecer -si no lo es- una reposición constante del Telediario.

Hasta 2012, la programación del 24 Horas era más variada: con debates plurales (con formatos como La Noche en 24 Horas de Vicente Vallés o Xabier Fortes), programas de autor (como el de Jenaro Castro, ahora director de ‘Informe Semanal‘) y con una segmentación de la parrilla muy mejorable, pero más cercana y ágil.

En ese sentido, han involucionado las formas de comunicar las noticias. El canal ha pasado de cierta proximidad en sus presentadores a bustos parlantes que, salvo excepciones, cuentan con una fría manera de narrar la actualidad. También las piezas y locuciones han pillado un tono denso y lento. De otra época.

El Canal 24 Horas debe estar más vivo, recuperar el reporterismo y abrir espacio a ágiles micropiezas informativas, que salpiquen y dinamicen toda la programación, con aquellas preocupaciones más próximas a la gente, las inquietudes que están en la calle. El espectador necesita sentirse reflejado.

Y, por supuesto, sin olvidar aquel ‘está pasando, lo estás viendo‘ que tan bien abanderó la desaparecida CNN+ y que ejemplifica lo que debe ser una cadena de información continua: una ventana en tiempo real al mundo, donde lo único importante es acercar al espectador lo que necesita saber. Hacerlo en directo, ser los primeros, con los protagonistas de la noticia y buscando respuestas a las preguntas con la rapidez más sosegada. En cambio, existe la nefasta percepción ciudadana de que en el Canal 24 Horas, cuando sucede un acontecimiento relevante, es más fácil encontrarse con un programa enlatado que con la última hora en vivo.

Porque el Canal 24 Horas vive un evidente ocaso de credibilidad. Pero esta crisis aún se puede solucionar. Sólo debe recuperar su esencia de servicio público. Porque se ha quedado anquilosado en un canal de noticias, no de periodismo.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

Los nuevos retos del director de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."
Septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter