Saltar al contenido

« ver todos los blogs

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

5 septiembre 2014 - 6:31 - Autor:

¿Qué pasaría si 3000 millones de personas del futuro viajaran al presente con un objetivo desconocido? Así arranca Refugiados, la serie con la que La Sexta emprende su regreso a la ficción. No lo hace por el camino fácil. La cadena verde de Atresmedia ha logrado un acuerdo con la BBC para coproducir esta historia original de la productora española Bambú, compañía que da un enorme paso adelante de cara a derrumbar tópicos sobre cómo deben ser las series de televisión en España. Estos son los mimbres de Refugiados, una serie concebida para venderse al exterior y que hemos podido ver, en primicia, en el Festival de Televisión de Vitoria.

Uno. La oscuridad es mala.

La fotografía oscura. O arrancar un capítulo con un plano nocturno. Estos son algunos miedos habituales de los directivos de nuestra pequeña pantalla. Huyen de la oscuridad. Razón no les falta: normalmente, las tinieblas bajan el share a un primer golpe de vista. Más aún en una época en la que la audiencia vive hipnotizada en un día a día cargado de atontadores impactos visuales.

Sin embargo, Refugiados empieza de noche. Y no pasa nada, porque ese detalle (y lo que sucede en ese instante) te produce el primer suspiro y es el primer paso para sumergir al espectador en la historia. Porque Refugiados busca crear un clímax global. La fotografía está al servicio de la historia, guiando la emoción inconsciente que vive el espectador durante el visionado. Lo normal. Pero en España ha habido unos años en los que las dramedias (series con drama y comedia) se han obsesionado con con la luminosa luz plana de supermercado. Refugiados es otra cosa, la luminosidad (o no) simplemente es coherente con el tono con la trama. Como debe ser.

Dos. Los actores tienen que ser caras famosas… y guapas.

Uno de los grandes valores añadidos de Refugiados son las interpretaciones. Natalia Tena (Juego de tronos) como Emma, David Leon (RocknRolla) como Álex y Will Keen (The Wire) como Samuel son los protagonistas. El requisito fundamental era que los intérpretes contaran con un control nativo del inglés, ya que la serie está rodada en este idioma para poder exportar mejor el producto, pues los mercados internacionales no aceptan igual de bien la ficción doblada. Así que, curiosamente, será aquí, en el país de origen de la producción, donde tendremos que escuchar a los actores con otras voces superpuestas, lo que puede producir en la audiencia la sensación de que no se trata de una serie española. Pero lo es, aunque no tenga como cebo las habituales caras populares entre el público masivo. No están Paula Echevarría, ni Hugo Silva, ni Miguel Ángel Silvestre.

En cambio, nos descubre actores, perfectos para sus personajes, más allá de si son celebrities o no. El espectador no los asociará con casi nada anterior y, por tanto, se los creerá más. Asimismo, los figurantes también son realistas. Por ejemplo, en el momento en el que los Refugiados llegan del futuro, lo hacen desnudos, llenando las calles. Pero no son cuerpos Danone para subir los calores en la audiencia. Son personas normales, unas más guapas, la mayoría más feas. Y todos llevan una luz roja en el pecho, como un desconcertante microchip (¿un homenaje a ET?). Dentro de lo remoto de la premisa, te la crees más fácilmente, porque la historia manda por encima de la trucos televisivos que buscan la habitual belleza peripuesta que entra por los ojos para subir el share. Refugiados confía en el poder de la historia por si sola. No hay efectos especiales, sí calidad de los actores.

Tres. Ritmo por encima de todo.

Refugiados no confunde ritmo con velocidad. Los directivos televisivos están obsesionados con que, muchas veces, todo en televisión pase rápido. Olvidan que para contar una buena historia, también es importante crear la progresión idónea y, así, en muchas series españolas y sobre todo en episodios piloto, nos topamos con montajes frenéticos que rozan lo atropellado y provocan que la trama se presente de manera abrupta y desconcertante (un caso claro de esto fue el primer capítulo de Luna, el misterio de Calenda).

Refugiados peca de lo contrario: se deja llevar por la cadencia que pide la historia. La casa, la cabaña, el pueblo, la carretera, el bosque, la familia, el refugiado… Todo nos lo presentan sin prisas, dejando el poso necesario. De esta forma, se amplifica lo que quiere contar esta serie de ciencia ficción realista, donde al final lo más importante son los primeros planos, planos detalle o planos secuencias que no necesitan grandes artificios ni ruidos al alrededor. De hecho, hay momentos de silencios muy interesantes a nivel dramático para conquistar al público. Los primeros planos son suficientes para mostrar una perturbadora realidad en la que no sabes de qué parte ponerte.

Cuatro. Mejor decorados de cartón-piedra.

Refugiados ni tiene plató ni cuenta de momento con un bar, con esa barra de mármol de mentirijilla, en el que se reúnan todos los personajes. La serie está rodada en exteriores reales. Una casa rural en Rascafría, en plena sierra Madrileña, es el centro neurálgico de una producción que convierte en virtud su ajustado presupuesto para grabar en lugares más controlables, con pocos personajes protagonistas, pero con el espectacular decorado de la realidad. Y la verdad que aporta este factor es impagable.

Cinco. El target debe ser un público lo más masivo posible.

En España no existen audiencias segmentadas porque el mercado publicitario no está segmentado. Por tanto, para lograr la rentabilidad de las producciones, las cadenas intentan ir a por públicos lo más masivos posibles. No es el caso de Refugiados, que sabe que va dirigido a un sector de la audiencia que casa con la personalidad de La Sexta.

La producción, que pretende ser un hito de prestigio, es un genial impulso para la imagen de la cadena verde. Y eso es también es un valor añadido para la emisora, porque el canal se convierte en un sello más fuerte como generador de contenidos comprometidos con su perfil de público. Pero Refugiados no es sólo una inversión estratégica para una empresa, también es un paso adelante en la industria española para abrir nuevas vías: como factoría de contenidos que miran el mercado exterior y apuesta por la ideas que se salen del molde de la conservadora última década televisiva.

Refugiados es una serie española que bien podría estar firmada por HBO, ITV, Showtime o FX. Como pasaba antes, porque antes y después España ha demostrado que es una gran factoría de ficción. Y esta serie de Atresmedia y Bambú muchos espectadores la podrán descargar en la red creyendo que es norteamericana. Pero no, es de aquí.

Lo que hemos visto en Vitoria demuestra que se puede hacer tele diferente, ambiciosa en concepto e ideas más que en presupuestos. Ahora falta saber si el público la respaldará… y si los guionistas sabrán cerrar la fascinante trama que presentan. El primer capítulo es modélico a la hora de dibujar la esencia de los personajes sigilosamente, conduciéndote de forma hipnótica hacia unos últimos segundos que ya te atrapan irreversiblemente. Si llegas al final, ansiarás ver el segundo episodio. No hay escapatoria. Y de eso se trata.

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿’El tiempo entre costuras’ marca un antes y un después en la ficción televisiva española?

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

‘Águila Roja’: el éxito del entretenimiento que es fácil de ver pero no fácil de hacer

0:48 - Autor:

  • Asistimos al estreno de la nueva temporada en el FesTVal

Mientras que TVE emitía un refrito para refrescar la memoria de su audiencia, el Festival de Televisión de Vitoria (FesTVal) pre-estrenaba esta anoche el primer capítulo de la sexta temporada de Águila Roja (en La 1 se emitirá el próximo jueves)

Allí estuvimos, en una proyección que demuestra que este tipo de ficciones ganan como experiencia colectiva en un teatro. Las risas se contagiaban, la emoción crecía e incluso un rotundo aplauso levantó el patio de butacas cuando apareció en escena Carles Francino, incorporación de la temporada y nuevo guapo oficial de la serie.

Águila Roja vuelve para revalidar el éxito en su sexta etapa. Y saca todas sus armas en un capítulo que da en la diana para conquistar las audiencias masivas, pues sabe jugar con el espectador en el género de la aventura sin complejos.

Juega con la tensión, juega con la sorpresa, juega con la acción. Y todo es desengrasado con el humor genuino del magnífico Satur (Javier Gutiérrez) y las delirantes apariciones estelares de Loles León en el papel de Loles León.

Y es que Globomedia sigue tomando el pulso de la complicidad del público con producciones como ésta que, como dice su productor ejecutivo y uno de los grandes creadores de nuestra televisión, Daniel Écija, “no se parece a nada”. De hecho, tiene un poquito de todo y para todos. Y eso no es malo, al contrario. Porque han logrado el más difícil todavía: el entretenimiento que es fácil de ver pero no fácil de hacer.

El recargado puzle funciona. No en todas las series las piezas encajan con soltura, en ésta sí: multitarget, cómica, familiar, ñoña. sexy, medieval, descocada, inquietante, adolescente, palaciega… Ahora sólo falta una evolución de su fotografía visual que puede reinventarse hacia una textura luminosa que no evidencie tanto que todo es de cartónpiedra. Aunque al espectador eso no le importa, porque Águila Roja es un saludable placer culpable. Un producto tan disfrutable que si fuera americano ya tendría hasta su propia atracción en un parque temático. Con su tienda de suvenirs plagada de ‘Saturs’ de peluche. Y todo.

Y ADEMÁS…

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter