Saltar al contenido

« ver todos los blogs

De Wyoming a Ana Blanco: ¿qué esperamos de la nueva temporada televisiva?

10 septiembre 2014 - 10:00 - Autor:

Que las cadenas hagan la batalla, pero no la guerra. Que las series empiecen más pronto, no casi a las 11 de la noche. Que los actores protagonistas no sean siempre los mismos. Que TVE apueste por la música con un programa con un logotipo menos desfasado que The Hit. Que La Voz tenga algo más que voces “calentitas” y luz de supermercado iluminando su plató. Que Ana Rosa Quintana no vuelva a utilizar Gaza como golpe de efecto.

Que Antena 3 tenga más horas de directo y pierda su miedo a lo políticamente incorrecto. Que las presentadoras de Hable con ellas dependan menos del pinganillo y de sus carpetitas. Que los informativos de TVE cesen su viaje al pasado de la televisión de partido y luchen por una sociedad de todos con honestidad. Que Los Simpson envejezcan, aunque sea solo un poquito.

Que no exista una única empresa medidora de audiencias, quizás nos llevaríamos sorpresas. Que La 2 ordene su programación para encontrar mejor los contenidos interesantes. Que la Reina Letizia Ortiz presente el Telediario, de nuevo, por un día. Que los figurantes de El Secreto de Puente Viejo sobreactúen menos al fondo de los planos. Que TVE divulgue más su valioso archivo. Y que Toñi Moreno lo vea y se empape.

Que la entrevista, sin cortapisas, regrese al prime time de TVE, y los programas que juegan con la creatividad más crítica y ácida, también. Que los anunciantes se atrevan con el valor añadido de la segmentación de audiencias. Que Los Desayunos de TVE estén más despiertos con sus invitados. Que Mercedes Milá presente un Gran Hermano con tertulianos políticos: eso sí que sería un experimento sociológico.

Que Jordi Évole entreviste a Jordi Pujol. Que Pedro Piqueras se presente de concursante a Pasapalabra y que se arrastre la audiencia a sí mismo. Que Ana Morgade tenga programa propio. Que vuelva Telepasión. Que Cuarto Milenio haga un monográfico sobre Mariló Montero. Que la cadena pública invierta en las nuevas generaciones y produzca programas infantiles arriesgados. Que se acabe el boom de los niños folclóricos con padres que soñaron con ser celebrities.

Que Tu cara me suena nos siga apasionando, por calidad y calidez. Que pongan un late night que nos haga esperar ansiosamente la última hora del día. Que no esté tan de moda el botox en los pasillos de las cadenas, ¡viva las arrugas! Que Loles León presente un programa de cocina y que dé una clase magistral en MasterChef. Que Chicote inspeccione sus propios restaurantes. Que Ana Pastor entreviste a Merkel y a Obama. A la vez. Que no llamen a todas las series con nombres que parecen el mismo y además suenan a thriller de vídeo-club de los noventa: Sin identidad, Bajo sospecha….

Que los meteorólogos se dediquen a dar el parte del tiempo y no estén media hora enseñando fotos de las redes sociales. Que los hashtags de Twitter dejen de contener el número del programa: currémonos trending topics creativos. Que, además del polígrafo, Sálvame invierta en psicólogos para atender a sus colaboradores. Que Vasile no haga sufrir a Terelu Campos y le permita presentar algo algún día, aunque sea Premiere Casino. Que le pongan un sofá más cómodo a Emma García en la escalera de Mujeres y hombres y viceversa. Que Fox Crime realice la precuela de Dreamland. Que Versión Española no se quede en las mismas películas de siempre e indague en el buen cine independiente que se produce en nuestro país sin el apoyo de TVE.

Que Wyoming haga El Intermedio desde el Congreso. Que Buenafuente se salte el guion. Que Jordi Hurtado y Ana Blanco intercambien sus puestos por un día. Que las cadenas tengan menos miedo a arriesgar. Que hagamos más series concebidas para ser exportadas internacionalmente. Que seamos más autocríticos y curiosos. Que la televisión nos cambie, nos haga crecer y nos convierta en espectadores mejores, más informados, más inquietos y más creativos. Que también nos entretenga y nos haga vibrar. Que sigamos viendo la televisión con la misma ilusión que cuando nos creíamos de verdad lo que pasaba en televisión. Que triunfe lo inesperado.

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

‘Pequeños Gigantes’ arrasa: el éxito de una función escolar de fin de curso en prime time

8:27 - Autor:

  • El programa de Telecinco triunfa en su estreno con un 25,1 por ciento de share.

Los niños han dejado de tener programas infantiles dedicados a ellos para ser directamente los protagonistas de shows de mayores en horario de máxima audiencia. El gran éxito de La Voz Kids ha propiciado el lanzamiento de Pequeños Gigantes. No es nada nuevo, un show de éxito internacional que en España sólo se ha traducido en una insípida mezcla entre Tu sí que vales, El semáforo, Tienes talento, Factor X y Sopa de Gansos.

Todo lo habíamos visto antes, lo único que justifica el programa es la espontaneidad virginal de los niños seleccionados. Aunque, en principio, Pequeños Gigantes no presentó talentos de largo recorrido. Ninguno de los concursantes deslumbró de verdad. Sólo hubo el gracejo de retoños con mucho salero. Unos cantan, otros bailan y otros lo que les pidas: desde hacer el robot hasta contar un chiste.

Mucho lerele en un espacio que no parece actual. Aún así funcionó y lideró la noche con gran dato de cuota de pantalla, 25,1 por ciento de share (3.312.000 de espectadores). El martes era el día perfecto, TVE no tiene un gran producto en prime time y Antena 3 sufre el desgaste de Vive Cantando (ayer se quedó en un 12 por ciento y 1.869.000 fieles), serie a la que Telecinco supo debilitar hace una semana enfrentándola a una edición especial de Sálvame Deluxe. Y es que sabían que podían torpedear el estreno de una ficción que no venía tan fuerte en su segunda temporada en un canal que necesita más programas vivos.

Pequeños Gigantes casa con el público habitual de Telecinco, acostumbrado a quedarse en su canal pongan lo que pongan y ya inmune a la televisión que, cuando no es de corazón o una gran serie, se hace a medio gas. A este número de público fijo sólo hay que sumar espectadores foráneos. Así sucedió anoche con este nuevo programa de Jesús Vázquez que es ejemplo-tipo de esta forma de producción de contenidos que no está a la altura de la televisión internacional, que se recuerda más a las repúblicas bananeras.

La puesta en escena es un conjunto de retales recargados sin pies ni cabeza, la realización de las actuaciones no está cuidada, la iluminación es caótica y los famosos padrinos de los equipos de los concursantes son secundarios, en su mayoría con currículums inflados, que no transmiten la pasión ni la experiencia necesarias. ¿Lili de Dreamland? ¿En serio? ¿Quién es?

Tampoco funciona el jurado, muy estático y tópico. Bien por Jorge Cadaval, pero el trío se descompensa con Melody y Angy, ambas demasiado jóvenes y carentes de argumentos a la hora de opinar. Eso sí, las caras sobreactuadas de Melody son lo único que llamaron la atención en la primera noche, con unos previsibles veredictos de estos jueces que tuvieron que elegir en su estreno entre los niños candidatos. De hecho, no hubo retoño eliminado que no salió del escenario sin llorar. ¿Por qué empezar ya de esta forma tan competitiva?

La inercia y la espontaneidad de los niños prodigio ha dado el triunfo a Pequeños Gigantes, pero ahora el programa tiene que lidiar con su flojo casting, su forzada postproducción (se opta por un montaje brusco en muchos momentos en lugar de simplemente grabar el show con el nervio del falso directo) y con las comparaciones odiosas con, por ejemplo, Tu cara me suena, donde sí se ponen patas arriba las convenciones de este género.

Pequeños gigantes, en cambio, no es más que un enorme déjà vu de tópicos. Esto ya lo hemos vivido. Revolucionemos y avancemos, por favor.

Y ADEMÁS…

‘La Voz Kids’, ‘Tu carita me suena’, ‘Pequeños gigantes’… ¿Se agota la cantera de niños prodigio?

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

La Voz Kids: claves de su millonario éxito

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter