Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Saber y Ganar’, el éxito ‘infinito’: Jordi Hurtado supera en audiencia a Cuatro y La Sexta

19 septiembre 2014 - 9:49 - Autor:

¿Quién dijo que la cultura en televisión no funcionaba? Saber y Ganar, el concurso más complicado de nuestra pequeña pantalla, sigue siendo un éxito. Y ha arrancado la nueva temporada fuerte, recuperando el diez por ciento de share y manteniendo su puesto como lo más visto de La 2. Incluso el veterano concurso está superando en audiencia a canales más competitivos que la segunda cadena, como La Sexta y Cuatro. También, en ocasiones puntuales, logra adelantar en cuota de pantalla a su hermana mayor, La 1. Todo un hito.

Y es que, tras 17 años y más de 4000 programas al frente de Saber y ganar, Jordi Hurtado ha logrado una tradición: a las tres y media de la tarde un público extremadamente fiel deja todo para ponerse frente al televisor a descubrir las preguntas del concurso de La 2.

Pero no hay que relajarse. Así que ayer el programa de TVE estrenó nuevo decorado y línea gráfica. Por primera vez, desaparecen de la puesta en escena las grandes letras que dan nombre al programa. Un renovado estudio más a tono con los tiempos que corren, aunque manteniendo su estructura y esencia. No cambian las músicas, un acierto, pues son una seña de identidad muy reconocible para el espectador. Una banda sonora ya es sinónimo de esa franja horaria.

Y el programa aprovechó el cambio de escenografía durante la propia emisión del espacio. Es más, hizo un show de ello. Vimos como se desmontaban los viejos atriles y se instalaban los nuevos paneles.  Hurtado entrevistó a la persona encargada del nuevo decorado. Y lo descubrieron juntos. Una vez más, de esta forma, Saber y ganar aprovecha sus circunstancias para integrarlas en el concurso con visión de lo que significa la televisión cercana. Haciendo a su audiencia partícipe. 

No es nada nuevo. El creador del programa, Sergi Schaff (responsable de espacios tan míticos como Si lo sé no vengo, El tiempo es oro, 3×4, La luna o Ruta Quetzal), ha logrado moldear una sigilosa evolución del concurso para evitar su desgaste, manteniendo su esencia pero, al mismo tiempo, potenciando la fórmula con el paso de los años.

Y es que el equipo de Saber y Ganar no teme a jugar con la imprevisibilidad de la televisión: puedes encontrarte con invitados inesperados (como ayer que acudió Francisco Ibáñez, que protagonizó una prueba, El Duelo), reencuentros familiares sorpresa, absurdos efectos especiales con mucha ironía e, incluso, a Jordi Hurtado cantando un perturbador rap o imitando a Torrente. No obstante, Hurtado es doblador de profesión.

Otra de las claves del programa es que los participantes se mantienen en el tiempo hasta lograr que la audiencia congenie con ellos, sienta que les conoce y termine jugando por su causa. Los mejores incluso suelen ser repescados. Son los ‘Magníficos’ de cada temporada. El concurso fideliza público al convertir a los participantes en unos más de la familia, casi como si fuera un reality.

Y es que Saber y ganar no dará grandes premios, pero sí regala una experiencia muy necesaria en la frenética televisión que vivimos: la divulgación a través de un juego sesudo, inquieto y curioso que no olvida el instinto del espectáculo más entretenido y más cómplice.

Y ADEMÁS…

Esta es la mujer que ha visto los 4000 programas de Jordi Hurtado al frente de ‘Saber y Ganar’

¿Qué tienen en común Christian Gálvez y Jordi Hurtado?

¿Por qué causa tanto furor Jordi Hurtado en las redes sociales?

¿Y tú de qué programa infantil eras: ‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’ o ‘La bola de cristal’?

Gran Hermano 15 triunfa en su estreno: la noche que Mercedes Milá eclipsó a los concursantes

8:35 - Autor:

15 ediciones de Gran Hermano son muchas vidas gastadas para un formato de televisión. Y el programa que revolucionó la forma de entender la pequeña pantalla regresó anoche intentando el más difícil todavía: sorprender a la audiencia con tramas nunca vistas. Aunque, al final, la gala de estreno no pudo evitar parecer un eterno bucle de escenas que ya habíamos vivido antes.

Un bucle que funcionó con un buen 22.4 por ciento de share y 2.438.000 fieles (mejor que GH14), aunque no logró superar en espectadores a Águila Roja que cosechó 3.703.000 seguidores y un 20.1 por ciento de cuota de pantalla. Una velada muy repartida en audiencias, por tanto, que sufrió Tu cara me suena mini en share (14.9 por ciento), aunque el espacio de Antena 3 sí aguantó el envite en televidentes con 2.030.000 fieles.

No obstante, lejos quedan aquellas primeras noches de GH en las que sus creadores conseguían pulverizar los shares de audiencia gracias a una abrumadora creatividad que rompía esquemas y aprovechaba las aristas del casting a través de la comedia. Exprimiendo la espontaneidad de los concursantes con giros de guion que jamás imaginaron, o incluso quitando sus ropas si hacía falta.

El futuro de GH pasa por regenerar su gala de presentación al completo, a fondo, hasta conseguir que no parezca una gala de presentación de GH. Sin embargo, anoche, se volvió a repetir la estructura: muchos vídeos clónicos de presentación de los participantes (con elementos de montaje de la ya escuela de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?) y mucha ‘sorpresa, sorpresa’ forzada. De hecho, por momentos, Mercedes Milá parecía una versión con luces de Navidad de Isabel Gemio, pues la presentadora llevaba ropa con iluminación incorporada.

De nuevo, el formato volvió a jugar con que había concursantes que no sabían que habían sido elegidos y conocían la ‘soñada’ noticia de su ingreso en GH en directo. Así pasó con un pintoresco taxista que ni se lo imaginaba, a pesar de tener el taxi aparcado en la puerta de la casa de Guadalix. O dos limpiadoras andaluzas, Carmina y Revienta (Loli y Mayca), que habían sido contratadas para adecentar el decorado y se enteraron de su entrada al show mientras fregaban un litro de Cocacola esparcido por el suelo del baño. Lo malo: todas estas ‘sorpresas’ en directo no lograban transmitir la verdad absoluta porque incluso los ‘sorprendidos’ ya están resabiados de ver el programa. Y sabía que no estaban allí por casualidades del destino. Y ahí el formato ya se tambalea, porque Gran Hermano es transmitir verdad sin medias tintas.

En cambio, ya sólo nos creemos a Mercedes Milá, que fue la gran protagonista de la noche. Su ilusión, pasión y curiosidad al frente de este formato son un torbellino de emociones que la comunicadora logra contagiar al espectador desde casa. Y lanzó su bombazo: por primera vez, iba a vivir en la casa con los concursantes (aunque, en realidad, sólo por unas horas). Fue uno de los momentos más atinados de la noche, especialmente espectacular cuando cruzó la pasarela y se introdujo en el hogar de Guadalix de la Sierra. Con su gallina y su maleta, a lo Lina Morgan en Hostal Royal Manzanares, Milá compartió los últimos minutos del programa con su casting. Lo hizo en una franja televisiva ya sin competencia directa, instantes ‘en alto’ que fueron clave para subir (e inflar) el share de la primera gala.

Mercedes, por tanto, dinamizó el show desde las tripas del programa. Una estrategia interesante para una noche que arrancó con una coreografía de míticos concursantes de antiguas ediciones (ejecutada por Lola González de ¡A Bailar!). Así se abrieron las puertas de la nueva casa, más amplia para una edición que se vive en compañía, al entrar cada participante con una persona de confianza. O animal de confianza, como el chico gallego que se llevó a su cabra. No faltaron las pijas, los surfers… e incluso una vecina del barrio de El Príncipe, Shaima. De esta forma, se da un impulso para que el casting abra juego a través de unos grandes hermanos con perfiles enfrentados (torero versus antitaurina, por ejemplo) y algún que otro reencuentro al estilo de ‘Hay una cosa que te quiero decir’, pues el programa introdujo un vallecano que no sabe que está participando junto a un hermano que no conoce. Ahí están las claves del futuro del éxito del programa: en los vaivenes de la convivencia, a medio camino entre la comedia, el drama y la empatía, que son los engranajes que crean la adicción por este culebrón de la realidad. 

Ha comenzado Gran Hermano 15. Su primera gala no pasará a la historia como la mejor: a nivel televisivo, fue un estreno más. Muy tediosa por momentos, muy emocionante por otros. Pero Telecinco supo construir un acontecimiento con un grado importante de expectación. Y la entrada de Milá fue la bomba que eclipso incluso a los concursantes. Y es que ella es Gran Hermano. Ella se lo cree más que cualquier espectador desde casa. Mediaset debería cambiar el nombre de su programa más mítico por Gran Hermana. Gran Hermana Milá.

Y ADEMÁS…

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

Las supersticiones de Mercedes Milá

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter