Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El cara a cara entre Jordi Évole y Pablo Iglesias bate récord de audiencia de ‘Salvados’

27 octubre 2014 - 11:48 - Autor:

La última edición de Salvados ha vuelto a pulverizar audiencias. Jordi Évole se encontraba con Pablo Iglesias en Ecuador. Un periodista y un político que rompen los audímetros, juntos. La fórmula no falló. Resultad: casi cinco millones de espectadores frente la televisión y 23,8 de share, récord histórico.

La Sexta Noche, Las Mañanas de Cuatro, Viajando con Chester… es una realidad que Iglesias multiplica la audiencia de los programas con su presencia. Jordi Évole, también. Y es que ambos, con sus distintas profesiones y sus diferentes formas de pensar, hablan el lenguaje de la calle.

Incluso anoche Iglesias reivindicó incorporar mecanismos de los lenguajes televisivos a los debates en el Parlamento Europeo. “Para que la gente lo vea y entienda qué pasa en el país”, sentenció. Ese es parte del secreto de su éxito. Mientras que otros partidos se han quedado paralizados utilizando métodos obsoletos de comunicación: en los desfasados anuncios electorales cedidos en TVE, en las entrevistas convencionales con preguntas convencionales y en debates electorales ortopédicos. En cambio, la formación de Iglesias (y otras como Ciudadanos) han estado en los programas que conectan con las audiencias de hoy.

Los políticos deben entender que deben explicar sus propuestas en televisión ante periodistas incisivos o en tertulias sin cortapisas. Sin pactos periodísticos, sin miedo a los argumentos, a la crítica y a lasre-preguntas. Ahora quizá faltan líderes con tesis de menos efectistas y con ideas de más perspectiva, dentro y fuera de la televisión.

La próxima visita de Iglesias a Un tiempo nuevo de Telecinco será decisiva para ver su influencia a la hora de subir el share. El programa de Sandra Barneda pinchó este sábado en su estreno con Montoro. El discurso oficial del gobierno no interesó al público. Será la oportunidad de ver el efecto real en la audiencia de Iglesias con su presencia en un formato de Telecinco que ha arrancado con dato tan malo.

> ‘Un tiempo nuevo’: fortalezas y debilidades del regreso de Telecinco a la política en prime time

Y ADEMÁS…

Lo que los analistas políticos (no) han aprendido de las redes sociales y la TV tras el efecto Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, ¿triunfador por el poder de la televisión?

Jordi Évole: así revolucionó la información en horario de máxima audiencia

‘Un tiempo nuevo’: fortalezas y debilidades del regreso de Telecinco a la política en prime time

8:58 - Autor:

Sandra Barneda ha vuelto a la noche de los sábados de Telecinco. El objetivo: pilotar Un tiempo nuevo, la flamante apuesta de Mediaset para analizar la política en prime time.

Un regreso al ruedo de la turbulenta actualidad después de apagar las bombillas de El Gran Debate, que se fue con muy buen dato de share. Y la perdida de costumbre del público se noto, pues Un tiempo nuevo no funcionó en audiencia, sólo logró un 9,2 por ciento de share, mientras que La Sexta Noche cosechó récord histórico con 16,6 por ciento de cuota. La cadena pequeña superó a la líder Telecinco  con ayuda de la contundente entrevista a El Gran Wyoming. No obstante, La Sexta tiene un público interesado por la política más fidelizado.

En las próximas semanas se verá si Un tiempo nuevo remonta este pobre dato. El rodaje es fundamental, pues el programa incorpora elementos interesantes.

Para empezar, viene con el periodismo explorador de datos por parte de Javier Ruiz, muy didáctico a la hora de presentar la actualidad y que también sirve como dinamizador apoyo durante el desarrollo del programa.

Otro de los aciertos es la incorporación de un abanico plural de reputados periodistas para entrevistar a los políticos que pasan por plató. En el primer programa fue Cristóbal Montoro. Especialmente destaca el fichaje de Pepa Bueno o José Luis Pérez, que aportan credibilidad y, de paso, marcan la diferencia con los contertulios más habituales.

En la parte negativa, la puesta en escena. El Gran Debate tenía un concepto mucho mejor: en formato, en presentaciones, en tertulia y en identidad visual. Un tiempo nuevo ya arrancó con una ‘cabecera’ que recuerda en exceso a La Sexta Noche: al igual que el formato competidor, incorpora un ambiente urbano en el que aparecen imágenes de invitados o temas a tratar en la noche. Un parecido más que razonable. No obstante, este tipo de inicios son interesantes porque van introduciendo al espectador en los contenidos de cada edición a modo de sumario, aunque el grafismo de Un tiempo nuevo no le habría venido mal una identidad más actual y menos retro.

El plató, además, resulta más claustrofóbico que los de Abre los ojos y mira o El Gran debate, por poner ejemplos recientes. Los sets son pequeños y los representantes políticos en la sección de los atriles están demasiado hacinados.

En general, el envoltorio visual es poco vanguardista, poco moderno, poco acorde con un género a medio camino entre la información y el espectáculo. Es una puesta en escena que valdría para casi cualquier otro programa de Mediaset, es intercambiable. En ese sentido, el de La Sexta Noche, aunque las comparaciones vuelvan a ser odiosas, está mucho más atinado.

En la línea del espectáculo, es interesante que el formato cuente con invitados ajenos a la política para dar su visión de la actualidad, como ya hacía La Noria o El Gran Debate. Aunque la gran e interesante innovación de Un tiempo Nuevo es la mesa ‘Un país a raya’: un debate más distendido con humoristas de solvente recorrido como Yolanda Ramos, Nacho Guerreros o Pepe Colubi. La comedia siempre ayuda a digerir la cruda realidad. Falta nos hace.

> Así apagó Telecinco ‘El Gran Debate’

Y TAMBIÉN…

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

13 cosas que todavía se pueden hacer gracias al Teletexto

El obstáculo de las series españolas

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

Teledeporte, salvado: TVE recula y no cerrará su canal temático

0:54 - Autor:

El próximo 31 de diciembre era la fecha que se estaba manejando para el cierre de Teledeporte. Pero, al final, el canal ha sido salvado.

Según informa Servimedia, la nueva etapa surgida tras la llegada de José Antonio Sánchez a la presidencia de RTVE ha paralizado el proyecto de apagar la cadena deportiva para ahorrar entre 10 y 11 millones de euros anuales. Una decisión que había indignado a federaciones deportivas e incluso había causado indignación en miembros del ejecutivo.os.

Teledeporte, por tanto, sobrevive. Aunque los ajustes siguen planeando en una mastodóntica TVE que debe aligerar peso para encontrar un equilibrio en sus cuentas.

El plan que apostaba por el fin de la única emisora deportiva en abierto, también estudiaba ajustar gastos plantilla y estructurales. De nuevo, en el punto de mira el patrimonio de Televisión Española: se lleva tiempo hablando de la venta de los míticos Estudios Buñuel (con tecnología HD recientemente instalada) en el jugoso distrito de Chamartín, platós que ya salvó Pilar Miró de la ‘piqueta’ en los años ochenta, pues son valiosa parte del patrimonio audiovisual de nuestro país. Antes, ya se cedieron al Estado las instalaciones del Paseo de la Habana y la antigua sede del No-Do, ambos edificios en un estado de abandono preocupante desde que dejaron de formar parte de TVE.

El plan, además, insistía en el proceso de reducción de estructura directiva, reducirá la contratación temporal en un cinco por ciento y estudia la aplicación de un programa de bajas voluntarias incentivadas amortizables.

El problema es cómo llevar a cabo esta transición a un nuevo modelo sin que la gran compañía pública pierda por el camino ninguno de sus grandes valores añadidos: su patrimonio en instalaciones, su competitividad, su capacidad de producción y, por supuesto, la experiencia de sus profesionales.

Habrá que buscar fórmulas de financiación más fuertes, sin parches como hasta ahora, y priorizar el servicio público antes de, por ejemplo, caer en la tentación, para subir de la forma más fácil el share, de pujar por costosos acontecimientos deportivos de masas que no fidelizan espectadores. Y es que el porvenir de TVE está ligado a la credibilidad de los informativos, la producción propia, la inversión en ideas de largo recorrido y cuidar a las minorías que se sienten excluidas de la pequeña pantalla, donde también es crucial Teledeporte como difusora de competiciones que van más allá del fútbol, motos, tenis o Fórmula 1.

> Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

> Los canales que ya cerró TVE

Y TAMBIÉN…

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter