Saltar al contenido

« ver todos los blogs

RTVE destituye a su director de medios interactivos, Ricardo Villa, impulsor de rtve.es

11 noviembre 2014 - 14:26 - Autor:


La nueva dirección de TVE deja de contar con Ricardo Villa, responsables de medios interactivos de RTVE. Su destitución es uno de los temas del Consejo de Administración que corporación pública celebra hoy, ya bajo el mandato de José Antonio Sánchez.

Villa fue nombrado máximo responsables de rtve.es en 2010, sustituía a Rosalía Lloret, aunque ya había ocupado varios cargos en la división digital de la cadena pública. De hecho, es uno de los profesionales que ha sido clave en el lanzamiento de este medio que se ha convertido en uno de los mayores valores añadidos de Radio Televisión Española.

No era fácil montar un portal de cero. Más dicifil todavía cuando TVE había dado la espalda al mundo online. En cambio, en tiempo récord, RTVE.ES se convirtió en portal de referencia internacional.

En la actualidad, Televisión Española no pasa por su mejor momento en audiencias. Tampoco vive su mejor etapa de credibilidad en sus servicios informativos. Pero la web, bajo la responsabilidad de Villa, ha logrado seguir manteniendo su vanguardista imagen, creatividad y la visión suficiente para ir por delante en las nuevas tecnologías.

RTVE.ES es un portal puntero en el sector, incluso a la altura de la idolatrada BBC.  Y es que la corporación pública, gracias a su área de interactivos, no se ha quedado en reproducir fórmulas analógicas en Internet y no ha cesado en innovar en la forma de interactuar con la propia televisión, pues el público ha dejado de ser un sujeto pasivo y se siente con poder de decisión.

Desde 2008, RTVE.ES ha crecido como un punto de encuentro que va más allá de la programación tradicional de la radio y la televisión. La oferta ‘a la carta’ es la más amplia de nuestro país. Pionera plataforma en colgar series y programas, se puede encontrar toda la producción de la emisora de los últimos años online. También se ha sumado la videoteca del NO-DO y, además, se van rescatando añojos programas y series del valioso archivo de la historia de RTVE. Uno de los grandes patrimonios del viejo ENTE.

Además, el equipo de RTVE.ES se esfuerza en crear contenidos ‘extras’, producir ‘especiales’ monográficos de programas, realizar entrevistas propias a personajes de la actualidad, que no siempre tienen cabida en La 1 o La 2, o aportar emisiones alternativas, como promueve la aplicación +24, con conexiones a ruedas de prensa donde el Canal 24 Horas no llega.

Clave en todo este desarrollo de los contenidos propios es lab.rtve.es, el laboratorio de la cadena en busca de nuevos enfoques creativos, que aborda temas que van desde la vida (y muerte) de JFK a la conquista de Granada por Isabel y Fernando. También cobra relevancia el área infantil de Clan TV, lugar en el que los niños pueden trastear sin miedo a perderse por el caos cibernético

Y, en ese caos, RTVE.ES ha sabido convertirse en una plataforma independiente y complementaria a los canales de radio y tele convencional. Es un canal más, como La 1, La 2 o 24 Horas. Y sigue creciendo. Con aplicaciones como el Botón Rojo, con información extra de la emisión tradicional.

Ahora la cadena pública debe seguir explorando este sector que es el futuro real de RTVE. Un porvenir en el que de poco sirven los cargos de confianza, sólo hay un camino: el de los profesionales con experiencia, talento, ideas, riesgo y, sobre todo, visión. 

TAMBIÉN HOY…

El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel de TVE. Repasamos su historia

Y ADEMÁS… 

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

TVE cumple 58 años en plena crisis

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

‘Los tres cerditos’, aire inesperadamente fresco en la ficción española

9:39 - Autor:

Decían que era la reinvención española de Once upon a time y llevaba más de un año y medio guardada en alguna videoteca de Antena 3. Anoche, por fin se estrenó Cuéntame un cuento. Lo hizo en lunes, moviendo el talent culinario Top Chef al miércoles, en una estrategia para intentar aupar el share de los prime time de la cadena principal de Atresmedia.

Aunque el resultado de audiencia no ha podido con las asentadas La que se avecina (22,3% de share y 3.837.000) e Isabel (16,2% de share). Cuéntame un cuento se quedó en un 14,5% de share con 2.736.0000 espectadores. No obstante, esta serie cuenta con un público más acotado y muy complementario a la comedia de Telecinco y la historia de época de TVE.

Tanto la cadena como la productora (Eyeworks Cuatro Cabezas, sí, la misma compañía que realiza Quién quiere casarse con mi hijo) han dotado a esta reinvención de cuentos clásicos de un envoltorio arriesgado pero que no ha olvidado las necesidades de un canal generalista como Antena 3, como la luminosidad de cada escena.

Envoltorio arriesgado porque no es una ficción al uso de esas que plagan nuestras parrillas para llegar y contentar a todos los públicos. Por no haber, aquí no hay mesas de desayunos familiares kilométricos ni protagonistas guaperas ni desnudos solo justificados para enamorar a parte de la audiencia.

Y nada que ver en realidad con Once upon a time, ni en forma ni en fondo ni en intenciones. La primera entrega de Cuéntame un cuento se tituló Los tres cerditos, como la famosa fábula ancestral, aunque que nadie se imagine a tres cochinillos huyendo de un lobo literalmente. En esta serie, los cuentos son sólo una poderosa metáfora de base sobre la que construir historias actuales, vibrantes y nada inocentes.

Fue el caso de este primer capítulo, un tortuoso thriller sobre la venganza de un hombre (el lobo, a su pesar) contra tres hermanos atracadores (con máscaras de cerdos) que le arrebataron a su novia. El primer balance: 79 solventes minutos con excelente factura visual, ritmo absorbente y muy buenas interpretaciones de su reparto, desde su protagonista, Víctor Clavijo, a un Arturo Valls rompiendo prejuicios en un contexto tan dramático.

Todo encaminado a un desenlace cero condescendiente y muy desolador, algo de lo que suelen huir nuestras cadenas por miedo a espantar al público. “Ni fueron felices ni comieron perdices”, sentenció al final el narrador en off del cuento. Por eso hay que volver a traer a colación el término “riesgo“. Cuando tanto se acusa a la ficción española generalista de huir de cualquier elemento que huela a riesgo, Cuéntame un cuento es ejemplo de aire inesperadamente fresco. Muy buena idea partir de fábulas infantiles para explorar su vertiente más oscura, adulta y salvaje.

Veremos qué ocurre con Blancanieves la semana que viene. Visto lo visto, igual tiene que olvidarse del príncipe azul y quedarse con alguno de los enanitos.

Y ADEMÁS…

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

El obstáculo de las series españolas

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series españolas siempre tienen los mismos actores?

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

El fin del prime time: la tele que emite sólo para noctámbulos

RTVE vende los emblemáticos Estudios Buñuel a la constructora Pryconsa por 35,27 millones

8:22 - Autor:

  • Se trata del fin de estos míticos platós de TVE. Repasamos su historia.

 


España no es un país con excesiva conciencia sobre su patrimonio audiovisual reciente. Menos aún, con las construcciones industriales en las que se ha producido cine y televisión. El edificio del No-Do espera vacío un nuevo uso con parte de las ventanas tapiadas con ladrillos. Lo mismo sucede con la primera sede de TVE en El Paseo de La Habana, olvidada. Ya desaparecieron los Estudios CEA, los Sevilla Films (hoy un Alcampo) o el mítico Cine Arte, en pleno corazón de la ciudad.

Ahora es el turno del fin de los estudios con más historia de la capital: los Estudios Buñuel. Esta mañana, aprobada su venta por un importe de 35,27 millones de euros a la constructora Pryconsa. Lo que supone su demolición. La falta de un presupuesto firme hace que la cadena deba aligerar su estructura y los Buñuel desaparecerán, a pesar de contar con el plató más grande de España y de haberse implantado recientemente la tecnología HD en ellos.

La función de los representantes políticos debería ser proteger estas instalaciones como el patrimonio audiovisual que es. Pero, en estos tiempos, tanto gobiernos socialistas como populares, no han demostrado interés en preservar unas instalaciones que ya salvó de la piqueta Pilar Miró.

La historia de estos antiguos estudios de Chamartín arranca en 1935 cuando fueron diseñados por el arquitecto Rafael Bergamín, representante clave de la arquitectura racionalista en España. Pero no fue hasta 1959 cuando fueron adquiridos por el magnate Samuel Bronston.

El excéntrico productor de cine estadounidense los rebautizó con su propio nombre e impulsó el rendimiento del complejo. 55 días en Pekín o La caída del Imperio Romano fueron algunas de las superproducciones que acogieron estos platós. Junto a los estudios, además, el magnate se hizo con unos chalets donde alojar a las famosas estrellas de Hollywood que acudían a rodar.

No obstante, su excelente ubicación en el corazón del barrio de Chamartín (avenida de Burgos nº 5) amenazó las instalaciones en los ochenta, que ya estaban cerradas después de que Bronston se arruinara con El fabuloso mundo del Circo. Ya expropiadas, las constructoras intentaron quedarse con unos jugosos terrenos a pocos minutos de Plaza de Castilla. De hecho, se levantaron privilegiadas urbanizaciones de viviendas en la zona destinada a rodajes de exteriores.

Pero RTVE salvó el núcleo central de platós y realizó una rehabilitación a fondo para reconvertirlos a la producción de televisión. Además, edificó un inmueble anexo para redacciones, camerinos, vestuarios, cafetería… Comenzaba una nueva época dorada para esta factoría bajo el nombre de Estudios Buñuel y que contaba, en el momento de su reinauguración con el plató de televisión más grande de Europa, con sus más de 2000 metros cuadrados. También existen otros dos amplios de 800 metros cuadrados cada uno.

Desde 1988, los Estudios Buñuel se transformaron en la factoría perfecta para crear inolvidables programas de gran formato como las ediciones más espectaculares del Un, dos, tres…, ¿Qué apostamos?, El Grand Prix del Verano, La Noche de los Castillos, El circo de TVE, Martes y Trece, Cruz y Raya.Show, Hola Raffaella (primera etapa), Carta Blanca, Rocío Jurado Siempre, Tengo una pregunta para usted, 59 Segundos, MasterChef, Alaska y Coronas… O alegóricas ficciones como El Quijote o La forja de un rebelde. Cientos de espacios dramáticos y de entretenimiento.

A pesar de contar con los platós de mayor tamaño de Televisión Española, el futuro de los Buñuel vuelve a torcerse incierto. Ya está en marcha en Prado del Rey la construcción de tres nuevos platós, que servirán para unificar toda la producción de programas en una misma sede. Sin embargo, los nuevos ‘sets’ serán de menor tamaño que los de Chamartín (el más grande no llegará los 2000 metros cuadrados).

Desde Televisión Española aseguran que con esta medida no se reducirá las posibilidades de producción de TVE. Aunque, con el tamaño de platós que quedarán operativos en Prado del Rey, RTVE sí verá mermada su capacidad de crear programas, al no contar con ninguna instalación equiparable al espacio polivalente de Buñuel.

En Estados Unidos estos estudios probablemente serían un emblema, incluso turístico. Aquí, en cambio, deben luchar por sobrevivir en un panorama en el que no se suele estimar la inversión de resguardar edificios que son más que edificios: son centros de creación que nuestra historia nos dejó como testigos de la evolución tecnológica y creativa de la industria televisiva, cinematográfica y audiovisual española.

Y ADEMÁS… 

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

TVE cumple 58 años en plena crisis

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

TeleDiaria en Twitter