Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Un año del cierre de Canal 9: lo que hemos aprendido de su apagón

29 noviembre 2014 - 13:59 - Autor:

Canal 9 se apagó. Eran las 12,19 de la mañana de un viernes de noviembre. La cadena se fue a negro, sin más, sin despedida, sin un plano general de adiós, sin un vídeo de recuerdo de la historia del canal. Un brusco fundido a negro mientras se veía un pasillo de la empresa lleno de policías. Esa fue la última imagen.

Hoy se ha cumplido un año de la muerte de Radiotelevisión Valenciana. La última noche fue escenificada a través de una retransmisión en directo, a modo de trepidante cuenta atrás, con rumbo a la desconexión definitiva. Era el último cartucho de los trabajadores.

Una crónica de una muerte anunciada. Pero nadie pronosticó que las últimas horas de Canal 9 se asemejaran tanto a una película de Berlanga, que reflejaba como una metáfora la mala gestión que había sufrido la cadena en los últimos años.

Todos los ingredientes de esta retransmisión espontánea, de los propios trabajadores defendiendo esa televisión pública que muchos de ellos no se atrevieron a defender antes, parecían escritos por un guionista experto en la España de pandereta.

Policías que no dejaban entrar a los empleados, cables que podían ser cortados, reporteros improvisados en busca de los hombres de negro enviados para finiquitar la conexión, la opinión en plató de ciudadanos que hasta ahora eran vetados por censores de la misma emisora…

Y es que la trama de los hechos fue creciendo en intensidad durante toda la noche. “Nos pueden cortar la electricidad en cualquier momento“, decían los presentadores con miedo. Cada minuto, parecía el último.

La Presidenta de la Asociación de las Víctimas de Metro, Beatriz Garrote, entraba por primera vez en Canal 9, tras años silenciada en esa emisora que ocultó la información del trágico suceso, que hizo que los valencianos se olvidaran del accidente de metro más grave de sus vidas. Era la última entrevista del canal.

Los trabajadores se reconciliaban consigo mismos con este acto, otro vuelco de guion: parecía que con esa entrevista Canal 9 podía morir más tranquila al dar voz a personas que jamás tuvieron hueco en sus informativos o programas.

La gestión catastrófica de la RTVV terminó en una especie de reality que mostró la emoción e indignación de unos trabajadores que veían como se enterraban 24 años de su canal autonómico. Y demostraron su instinto televisivo en las últimas horas. Un instinto televisivo del que Canal 9 llevaba huérfano mucho tiempo, de ahí su debacle de audiencia y desconexión social. Así consumaron un programa que supo mantener la atención de principio a fin, intentando encontrar luz a un final muy oscuro. La retransmisión rompió los shares de audiencia, llegando a un elevado 36 por ciento de share.

Los valencianos terminaron pagando los platos rotos de una nefasta gestión política de su autonómica. Canal 9 ya no existe. Su muerte fue arrogante y abrupta, como los últimos años de la historia del canal. Pero nos ha dejado una enseñanza para que no vuelva a suceder: las televisiones públicas deben ser independientes, gobernadas por profesionales que conozcan sus engranajes, y no contaminadas por mandatarios que confundieron el sostenible servicio público de una televisión de proximidad con el turbio fango de las cloacas de la propaganda y la telebasura con delirios de grandeza. 

> La política mató a Canal 9

> ¿Tienen sentido las televisiones autonómicas?

LA TV PÚBLICA EN 10 ARTÍCULOS

1. Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

2. ¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

3, La importancia de TVE

4. TVE cumple 58 años en plena crisis

5. 50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

6. El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

7. 20 años de La 2 Noticias: el informativo que quiso ser más que un Telediario

8. ¿Cómo frenar el desprestigio del Canal 24 Horas?

9. Fran Llorente, el hombre que cambió los informativos de TVE

10. 6 programas que TVE no emitiría hoy

Mariló Montero, la ‘eterna’ superviviente entre los ceses de TVE

5:01 - Autor:

Hubo un tiempo en el que ya, por fin, parecía que íbamos a alcanzar el objetivo de contar con una televisión pública realmente independiente. Lo consiguió el equipo dirigido por Fran Llorente durante sus 8 años al frente de los Telediarios. No gustó a todos esa pluralidad, ni de un lado ni de otro. Pero TVE abrazó la credibilidad ciudadana y sus espacios de noticias se hicieron con un sólido liderazgo que no se veía afectado ni por el arrastre de audiencias de exitosos concursos como Pasapalabra.

Pero llegó el ejecutivo de Mariano Rajoy a Moncloa y se decidió modificar la normativa que otorgaba a la televisión pública una independencia de las legislaturas políticas. Se daba un paso atrás. Algunos de los representantes del partido en el poder entienden que la cadena es una moneda de cambio que se gana con las elecciones y no un instrumento de servicio a la ciudadanía.

Así que, con el cambio, desaparecieron rostros de prestigio. Destituido Llorente, TVE perdió otros profesionales de reputado reconocimiento y que otorgaban buenos datos de audiencia. Ana Pastor, Juan Ramón Lucas o Xavier Fortes… Fue una primera criba que tuvo claramente que ver con las incomodidades de la política, pues tanto los formatos como el prestigio de todos ellos estaba muy consolidado.

En las últimos meses, y con la llegada desde Telemadrid de José Antonio Sánchez, nuevo presidente de RTVE, se ha decidido dar un paso aún más allá. Ayer se reformaron los jefes de sección de los informativos. Pero no queda ahí la purga, que ha alcanzado a otros profesionales encargados de contenidos pilares de la cadena. Han caído Ricardo Villa, impulsor de RTVE.es, y Fernando Navarrete, jefe de realizadores, a quienes ayer viernes se sumaron más cargos, entre ellos Juan Carlos Pérez, reputado director de imagen. Cargos que con su talento lograron objetivos importantes para la corporación pública.

Los cambios, por supuesto, son necesarios en muchas ocasiones, pero estos ceses no parecen destinados a mejorar el panorama. Visto lo visto, probablemente se apueste por colocar en estos puestos ahora vacantes  a otros responsables que agudizarán una especie de preocupante involución de la televisión pública. Más aún cuando la emisora parece dar la espalda a los profesionales más valiosos y solo dar luz verde a formatos que son malas copias de programas de otras épocas ya superadas.

Habrá más destituciones en los próximos días. Lo mejor que nos ha dado la TVE de los últimos diez años se está quedando fuera de TVE. Paradojas de la vida. En cambio, los responsables del viejo ‘ente’ sí mantienen a Mariló Montero, a la que están dando una oportunidad desde 2009. Pero sólo ha acumulado mínimos datos de share y la única repercusión social que consigue se produce a través de la indignación que generan algunos de sus comentarios improcedentes: desde hacer apología del tabaco hasta reflexionar sobre las almas trasplantadas en órganos. Por no hablar de la encerrona a “su compañera” Anne Igartiburu en directo y tantas otras perlas desafortunadas, irresponsables y soberbias. Mariló lo último que produce es indiferencia. Y esto puede ser una ventaja, aunque en este caso no se traduce en un mejor rendimiento del programa. Al contrario, crea una especie de rechazo en el espectador. Seis temporadas después no termina de conectar con la gente. Su audiencia está estancada. Es obvio que su “La Mañana de TVE” no avanza, no evoluciona, no tiene arreglo, no interesa. Está televisivamente muerta. La única solución es revolucionar esta franja con un nuevo espacio, nuevos temas y un nuevo presentador o presentadores (que pueden ser jóvenes profesionales que ya están en plantilla en RTVE). 

Sin embargo, Mariló ahí sigue, símbolo del poder que le da cobijo. Sin publicidad, TVE ya no necesita competir en audiencia con el resto de las cadenas comerciales como antaño, pero lo que desde luego no parece tener sentido es realizar un programa que tampoco apuesta por marcar la diferencia y que, encima, no termina de conectar con el público mayoritario que antes sí tenía fidelizado TVE en las mañanas. La 1 debe ser una factoría creativa también en las primeras horas del día: ir por delante buscando ser la referencia curiosa de la calle más allá de la receta de salud-cocina-sucesos-corazón, con músicas sensibleras de fondo. Es más, hay programas en la legendaria y rica historia de TVE que, vistos hoy, son más televisivos (y modernos) que muchos de los que produce la cadena pública en la actualidad: en ritmo, en temáticas y en lenguajes audiovisuales. Y esto es inconcebible.

Pero, de momento, estas decisiones, como la de fichar como director de informativo a alguien que viene de una marcada sección de opinión del diario La Razón, suponen una contundente declaración de intenciones y denota que los representantes políticos no se dan cuenta de que en TVE reflejan su propia credibilidad, o su propio descrédito.

De momento, Mariló Montero continúa, contra vientos y mareas. Ella representa buena parte de la imagen que se desprende sobre nuestro país, un país en el que parece que el talento, las ideas y los méritos profesionales son lo de menos. 

LA IMPORTANCIA DE TVE, A FONDO, EN 10 ARTÍCULOS

1. Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

2. ¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

3, La importancia de TVE

4. TVE cumple 58 años en plena crisis

5. 50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

6. El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

7. 20 años de La 2 Noticias: el informativo que quiso ser más que un Telediario

8. ¿Cómo frenar el desprestigio del Canal 24 Horas?

9. Fran Llorente, el hombre que cambió los informativos de TVE

10. 6 programas que TVE no emitiría hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

TeleDiaria en Twitter