Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Saber y Ganar’ pincha en su salto a ‘La 1’: Jordi Hurtado no supera el 5 por ciento de share

2 diciembre 2014 - 11:07 - Autor:

El programa más visto de La 2, Saber y Ganar, ha dado el salto a La 1. La cadena pública prueba, de esta manera, el rendimiento del concurso de Jordi Hurtado en las débiles tardes de la cadena principal de TVE. Ayer, el primer asalto, no ha funcionado, quedándose en 649.000 espectadores y pobre 5,o por ciento de share. No ha conseguido arrastrar a su más de un millon de fieles de La 2 (donde ayer volvió a congregar un 11.1 por ciento de cuota y 1.444.000 espectadores).

El formato cultural triunfa en La 2 porque transmite valores que ejemplifican La 2. Lo hace en una determinada franja horaria donde sus pruebas (y base musical) ya son una tradición y ha logrado enganchar a un público con fuerza. En cambio, a las 8 de la tarde en La 1 se enfrenta a un incontestable éxito, Pasapalabra.

Ayer sólo fue el estreno. En televisión hay que dar al menos tres días de rodaje para ver el efecto real de un lanzamiento. Aunque TVE no debe permitir desgastar una de las grandes señas de identidad de La 2. La cadena pública ha advertido que son sólo una tanda de especiales para celebrar el 18 aniversario del concurso (que se cumple el próximo mes de febrero). Si bien es cierto, que durante la emisión de este lunes parecía que habían llegado para quedarse.

Y es que, en realidad, se está testando si Saber y Ganar propulsa la audiencia de La 1. Como hace en La 2, donde ha llegado a sumar más espectadores que dos programas de tarde juntos, T con T (ya cancelado) y España directo. De momento, no ha sido así, manteniéndose en los datos que soporta la cadena en esa franja.

Doblete diario, de momento, para Jordi Hurtado. Cada día en La 1 y La 2. Jugando con las palabras por partida doble gracias a las tácticas que propician los programadores de las cadenas de televisión para intentar subir el share. Aunque, como vamos a poder ver estos días, no todos los programas de éxito reproducen sus logros fuera de sus hábitats. Y Saber y ganar tiene un ecosistema claro. Está en la sobremesa, está en La 2.

Y ADEMÁS…

‘Saber y Ganar’: claves de un éxito infinito

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel de TVE. Repasamos su historia

6 programas que TVE no emitiría hoy

‘Isabel’ se despide con dramatismo y sensibilidad: el fin de una era

9:52 - Autor:

  • La serie de TVE se despidió con un 19,4 de share y más de 3,8 millones de espectadores.

La Reina ha muerto. Isabel ha cerrado una era en TVE. Porque la ficción, protagonizada por unos brillantes Michelle Jenner y Rodolfo Sancho, ha narrado historia de España haciendo historia.

La crisis económica paralizó este proyecto. Incluso se desmontaron los decorados. Pero, al final, se estrenó. Y triunfó convirtiéndose en uno de los últimos grandes aciertos de Televisión Española: una ficción que, además de entretener, nos ha descubierto más a fondo a los populares Reyes Católicos.

Esa popularidad inmortal fue clave en el exitoso arranque de esta serie basada en hechos reales, pero ficcionada a tono con los engranajes de la televisión.

Isabel ha sido nuestro particular juego de tronos. Pero sin desnudos. Un juego de tronos real, que ha bebido de lo mejor de las grandes producciones cinematográficas y televisivas. En espectaculares puesta en escena, en ruidosa banda sonora, en elegantes vestuarios, en cuidados encuadres y, sobre todo, en diálogos inteligentes, irónicos y sentimentales.

Porque Isabel ha conseguido atrapar a tres millones de fieles gracias a que ha sabido contar los vaivenes del poder a través de las emociones de sus personajes. Y esto último ha tenido mucho de ‘culebrón’, en el buen sentido de la palabra.

La virtud de saber contar hechos históricos con la pasión, en primer plano, de sus protagonistas ha sido la gran clave del éxito de Isabel. Y eso no ha restado seriedad al producto, al contrario. Ha hecho más entretenida la turbulenta historia de una España de otra era que, vista así, es un cuento de princesas, castillos, brujas y sorpresas.

Como sorpresa fue el fundido a negro final de la ficción. Tras la apoteosis, un abrupto corte nos plató un anuncio de quesos. La necesidad económica apremia y el ‘Patrocinio Cultural’ no podía dejar escapar ni a un sólo espectador. Fue una pequeña ruptura del clímax de una noche que cerró un ciclo de televisión entretenida, emocionante e inteligente. Todo a la vez. Porque la pequeña pantalla puede ser entretenida, emocionante e inteligente a la vez. Es compatible. Como también lo pueden ser las clases de historia.

TVE seguirá sumergiéndose en series basadas en otros tiempos. Prepara el rodaje de Carlos V y pronto estrenará Victor Ross, basada en las novelas de misterio e investigación de Jerónimo Tristante y protagonizada por Carles Francino. Ahora falta que Televisión Española también se atreva a dar luz verde a ficciones que realicen, como antaño, radiografías arriesgadas de nuestro tiempo, que también existe. Aunque en La 1 de TVE últimamente no lo parezca.

Y ADEMÁS…

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

El obstáculo de las series españolas

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series españolas siempre tienen los mismos actores?

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

El fin del prime time: la tele que emite sólo para noctámbulos

El problema que está detrás del envejecimiento de la audiencia en televisión

9:32 - Autor:

La pelea por las audiencias genera titulares a diario. Las cadenas luchan por aupar sus cuotas de pantalla y, así, congregar más volumen de anunciantes. El análisis de la programación se realiza minuto a minuto. No se escapa ni un contenido de este radical examen que decide éxitos y fracasos. Los audímetros son insaciables.

Los anunciantes buscan los perfiles de público más jugosos, aquellos que consumen más y mejor. De ahí, por ejemplo, que Telecinco fuera la televisión más rentable de Europa en una etapa en la que no lograba el liderazgo: la cadena principal de Mediaset supo ajustar inversión, gastos e ingresos. Y es que no necesario copar el primer puesto de los rankings para ser la cadena más competitiva en términos de rentabilidad. Pero, en los últimos tiempos, esto se ha obviado en una guerra súbita que parece evitar la realidad que ocultan los datos de audiencia: las audiencias de las grandes cadenas generalistas cuentan con un público envejecido.

De hecho, los mayores de 65 años son el perfil más afín a La 1, La 2, Antena 3 y Telecinco. Los jubilados tienen el poder del mando. ¿Las nuevas generaciones están dando la espalda a la tele? ¿O la tele está dando la espalda a las nuevas generaciones?

Las personas mayores siempre han ocupado más tiempo que el resto frente a la pequeña pantalla por sus circunstancias lógicas. Dedican casi una jornada laboral a la televisión. Por tanto, son claves para otorgar el liderazgo a una cadena, a pesar de que no son consumidores directos de los productos que vende la publicidad más cara.

La batalla publicitaria se juega en otros targets, que conectan con los impactos publicitarios. Pero los más jóvenes ya no utilizan la televisión como sus padres: son activos, participan, tienen menos paciencia y buscan su oferta a la carta.

En lo que llevamos de año, las dos cadenas privadas más importantes están muy igualadas en grupos de ‘afinidades’. Si bien, en la horquilla de 10 a 12 años y 13 a 15 años Antena 3 supera en adeptos a Telecinco. Datos que se dan la vuelta entre los 25 y 29 años, cuando Telecinco adelanta a la emisora de Atresmedia. Ambas cadenas comparten prácticamente la tarta de audiencias por edades hasta que Antena 3 vuelve a coger fuerza de 35 a 54 años. La cosa cambia, de nuevo, a partir de los 54 cuando Telecinco es la favorita.

En esa guerra por la audiencia afín, se juega una pelea diferente entre La Sexta y Cuatro, que cuentan con un público más joven. Su afinidad está entre 45 y 54 años. Cuatro triunfa con los públicos adolescentes, veinteañeros y a partir de los treinta. La Sexta, por su parte, seduce también a partir de los 30, pero su potencial va creciendo con la edad, hasta que su competitividad se multiplica pasados los 45 años.

Tampoco hay que olvidar que el mundo de los sexos es definitorio y dibuja una radiografía de cómo están las cadenas. Telecinco cuanta con un público más femenino que el resto. Ellas sustentan con las franjas diarias (Sálvame, Mujeres, hombres y Viceversa, Pasapalabra) gran parte del peso de la cadena. En el punto opuesto, La Sexta sería la generalista más “masculina” en la actualidad.

En Estados Unidos, el envejecimiento de público se ha convertido en una preocupación fundamental de las cuatro potentes cadenas norteamericanas. En España, aún importa más el instantáneo dato de share.

Ha llegado la hora de cuidar mejor a los seguidores más adultos que sustentan las parrillas aunque sin olvidar a las nuevas generaciones que consumen los contenidos en otros soportes: desde las nuevas plataformas hasta los canales temáticos, donde se está diluyendo una parte de audiencia de clase media alta que los anunciantes siguen de cerca.

Ese es el futuro: aprovechar sin miedo las infinitas posibilidades de las diversas ventanas audiovisuales. Pero que nadie se confunda, no se trata de conformarse con incorporar Twitter y Facebook a los programas. Las grandes cadenas deben atreverse a innovar de verdad para fidelizar a un público que ha dejado de entender la televisión como la conocíamos. Ese es un objetivo a tener en cuenta. Google y Apple ya están analizando el territorio. Cuidado, se pueden adelantar a las cadenas convencionales.

Y ADEMÁS…

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter