Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El problema que está detrás del envejecimiento de la audiencia en televisión

2 diciembre 2014 - 9:32 - Autor:

La pelea por las audiencias genera titulares a diario. Las cadenas luchan por aupar sus cuotas de pantalla y, así, congregar más volumen de anunciantes. El análisis de la programación se realiza minuto a minuto. No se escapa ni un contenido de este radical examen que decide éxitos y fracasos. Los audímetros son insaciables.

Los anunciantes buscan los perfiles de público más jugosos, aquellos que consumen más y mejor. De ahí, por ejemplo, que Telecinco fuera la televisión más rentable de Europa en una etapa en la que no lograba el liderazgo: la cadena principal de Mediaset supo ajustar inversión, gastos e ingresos. Y es que no necesario copar el primer puesto de los rankings para ser la cadena más competitiva en términos de rentabilidad. Pero, en los últimos tiempos, esto se ha obviado en una guerra súbita que parece evitar la realidad que ocultan los datos de audiencia: las audiencias de las grandes cadenas generalistas cuentan con un público envejecido.

De hecho, los mayores de 65 años son el perfil más afín a La 1, La 2, Antena 3 y Telecinco. Los jubilados tienen el poder del mando. ¿Las nuevas generaciones están dando la espalda a la tele? ¿O la tele está dando la espalda a las nuevas generaciones?

Las personas mayores siempre han ocupado más tiempo que el resto frente a la pequeña pantalla por sus circunstancias lógicas. Dedican casi una jornada laboral a la televisión. Por tanto, son claves para otorgar el liderazgo a una cadena, a pesar de que no son consumidores directos de los productos que vende la publicidad más cara.

La batalla publicitaria se juega en otros targets, que conectan con los impactos publicitarios. Pero los más jóvenes ya no utilizan la televisión como sus padres: son activos, participan, tienen menos paciencia y buscan su oferta a la carta.

En lo que llevamos de año, las dos cadenas privadas más importantes están muy igualadas en grupos de ‘afinidades’. Si bien, en la horquilla de 10 a 12 años y 13 a 15 años Antena 3 supera en adeptos a Telecinco. Datos que se dan la vuelta entre los 25 y 29 años, cuando Telecinco adelanta a la emisora de Atresmedia. Ambas cadenas comparten prácticamente la tarta de audiencias por edades hasta que Antena 3 vuelve a coger fuerza de 35 a 54 años. La cosa cambia, de nuevo, a partir de los 54 cuando Telecinco es la favorita.

En esa guerra por la audiencia afín, se juega una pelea diferente entre La Sexta y Cuatro, que cuentan con un público más joven. Su afinidad está entre 45 y 54 años. Cuatro triunfa con los públicos adolescentes, veinteañeros y a partir de los treinta. La Sexta, por su parte, seduce también a partir de los 30, pero su potencial va creciendo con la edad, hasta que su competitividad se multiplica pasados los 45 años.

Tampoco hay que olvidar que el mundo de los sexos es definitorio y dibuja una radiografía de cómo están las cadenas. Telecinco cuanta con un público más femenino que el resto. Ellas sustentan con las franjas diarias (Sálvame, Mujeres, hombres y Viceversa, Pasapalabra) gran parte del peso de la cadena. En el punto opuesto, La Sexta sería la generalista más “masculina” en la actualidad.

En Estados Unidos, el envejecimiento de público se ha convertido en una preocupación fundamental de las cuatro potentes cadenas norteamericanas. En España, aún importa más el instantáneo dato de share.

Ha llegado la hora de cuidar mejor a los seguidores más adultos que sustentan las parrillas aunque sin olvidar a las nuevas generaciones que consumen los contenidos en otros soportes: desde las nuevas plataformas hasta los canales temáticos, donde se está diluyendo una parte de audiencia de clase media alta que los anunciantes siguen de cerca.

Ese es el futuro: aprovechar sin miedo las infinitas posibilidades de las diversas ventanas audiovisuales. Pero que nadie se confunda, no se trata de conformarse con incorporar Twitter y Facebook a los programas. Las grandes cadenas deben atreverse a innovar de verdad para fidelizar a un público que ha dejado de entender la televisión como la conocíamos. Ese es un objetivo a tener en cuenta. Google y Apple ya están analizando el territorio. Cuidado, se pueden adelantar a las cadenas convencionales.

Y ADEMÁS…

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter