Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Entre todos’ costó a TVE 47.612 euros por programa

23 diciembre 2014 - 15:30 - Autor:

  • Analizamos la importancia de controlar el gasto en TVE, pero también de creer en la inversión en productos de calidad creativa. 

Una televisión pública sin publicidad no debe valorar exclusivamente la rentabilidad de sus programas en términos de gasto económico y audiencia, pues existe también otro valor más intangible: el social.

TVE debe contar con ese sentido de motor informativo, divulgativo y, no menos importante, creativo, donde el entretenimiento debe ser clave en la parrilla como factoría de espacios con mirada propia.

En esa línea, hay que encontrar un equilibrio inteligente a las cuentas sin que los números vayan unidos siempre a la rigidez del share o cuota de pantalla. No todos los éxitos se miden en altas audiencias. Deben existir diferentes patrones en cada caso.

El Mundo ha tenido acceso al análisis de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) donde se detallan costes de determinados programas de RTVE en 2013. El Ministerio de Hacienda no acaba de encontrar la proporcionalidad entre determinados gastos de diferentes formatos pagados por Televisión Española y sus audiencias.

Es fácil que ganen peso en los despachos los promedios numéricos por encima de los otros valores intangibles que deben prevalecer en una cadena pública. No obstante, en el documento elaborado por el IGAE si que se vislumbran errores que atajar.

El gráfico elaborado por la IGAE, con el IVA contabilizado, muestra que Cuéntame cómo pasó costó 11.792 euros al minuto en 2013; Águila roja, por su parte, 11.133 euros; Isabel, 10.381 euros; Masterchef Junior, 6.899 euros y Masterchef, 4.927 euros. En estos casos, el coste de estos espacios sí que debería estar justificado, pues la televisión es una industria cara de producir y estos formatos cuentan con mimbres de calidad. Además, espacios como MasterChef favorecen a la inversión publicitaria a través del Patrocinio Cultural y la venta de productos paralelos. Más especial aún es Cuéntame, que ya no sólo es un símbolo para TVE. La serie de Los Alcántara es patrimonio de un país.

No sucede lo mismo con otros espacios que podrían haber contado con una producción más ajustada. Especialmente llama la atención Entre todos, con un coste por capítulo de 47.612 euros, según desvela El Mundo. A pesar de que sólo dependía de testimonios, el controvertido programa de Toñi Moreno casi igualaba el gasto de producción de la frustrada serie diaria Gran Reserva El Origen, que costaba por episodio 53.390,65 euros con su complejo elenco de actores, decorados y localizaciones.

El magazine matinal de mayor duración, La Mañana de La 1 de Mariló Montero se saldó en 2013 con un coste total: 15.599.209 euros. Lo que supone 266 por minuto, menos que Entre todos con 397 euros minuto.

El gasto de TVE debe ser analizado a fondo con inteligencia y con la perspectiva necesaria que define las particularidades de un contexto con una sensibilidad especial. Porque en la televisión pública 2+2 no siempre son 4.

Los datos definen que se debe fomentar la producción propia dentro de la casa, siempre que se pueda. También ajustar más los costes de producción y los programas a productoras externas que se pagan sin evaluar su calidad final.

Pero la televisión no es matemática. Y menos aún una televisión pública, donde el estudio de sus cuentas y resultados debe estar medido también por su valor como inversor social como realiza la BBC u otras emisoras públicas europeas, donde se examina el gasto pero también se habla y promueve la importancia  de la inversión

Y ADEMÁS…

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

TVE cumple 58 años en plena crisis

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

20 años de La 2 Noticias: el informativo que quiso ser más que un Telediario

6 programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

¿Cómo frenar el desprestigio del Canal 24 Horas?

Sálvame Naranja y Sálvame Limón, cambiar para que nada cambie

10:10 - Autor:

Sálvame Limón. Sálvame Naranja. No es un anuncio de una bebida refrescante con Mónica Naranjo de protagonista. Es el nuevo invento de Sálvame, para sobrevivir al ultimátum de Competencia, que podría terminar con el programa en la tarde.

Desde ayer, el espacio de Telecinco emite la división de su programa estrella en dos partes: la versión limón, más ácida, y la versión naranja, más dulce. ‘La naranja’ ocupa el tramo entre cinco y ocho de la tarde, esta franja en la que se reclaman más medidas de protección para la infancia.

¿En qué se han plasmado estas diferencias en su primer día? Fundamentalmente, en la línea gráfica: La primera hora el espacio es amarillo; el resto, las tres horas siguientes, naranja. Por lo demás, todo siguió prácticamente igual. De hecho, ni la presentadora, Paz Padilla, anunció cuando terminó el tiempo limón para pasar al otro Sálvame: el Sálvame supuestamente light.

Por tanto, se mantienen los contenidos y sólo se gradúan sutilmente los tonos verbales para que el espectador fiel, acostumbrado a la gresca de las emociones, no se desenganche a este particular reality show localizado en el plató de un magazine. Aunque sí parece que, con el paso de los días, se irán introduciendo nuevas secciones que marquen más las diferencias entre ambas versiones.

Telecinco envía, de esta forma, un mensaje para solucionar el ultimátum de la Comisión Nacional de Competencia. Se ha optado por utilizar los colores para diferenciar los tramos del programa ‘protegidos’ y se dividen las audiencias en dos espacios diferenciados: uno apto para mayores de 12 años  (14.4 por ciento de share y 1.800.000 logró en este primer lunes) , otra para mayores de 7 (el que se encuentra en la franja peliaguada, que ayer cosechó un 17,5 por ciento de cuota y 1.877.000 seguidores). No obstante, los responsables del exitoso programa no han querido liar al espectador con más verborrea al respecto. En el primer día, ayer lunes, no se despidió un programa para dar paso al siguiente. Excepto los rótulos con diferente color, todo parecía lo mismo. ¿Servirá esa medida para Competencia?

Los mismos colaboradores siguen siendo protagonistas de cuatro rentables horas de la televisión. Deberán bajar el tono cuando la normativa les indica. Si su pasión incontrolable se lo permite, claro. Porque eso es Sálvame, y seguirá siendo: un zumo multifrutas explosivo.

‘Sálvame’ en su peor crisis: la televisión que vive al límite

Y ADEMÁS…

‘Sálvame’: los cinco años del programa más denostado

Belén Esteban regresó a ‘Sálvame’: éxito y fracaso del morbo nacional

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter