Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Tres programas que nos reconciliaron con la tele en 2014

29 diciembre 2014 - 9:14 - Autor:

2014 ha sido el año en el que se ha ido consolidando la televisión que recuperó la palabra y la realización visual cuidada. En definitiva, la televisión que cuenta una historia en continente y contenido, que escucha e incluso acaricia los silencios, las miradas y los encuadres armónicos. Destacamos tres ‘programas de hablar’ que, estrenados este año, han avanzado en un fértil camino que aún muchos directivos de las cadenas no se atreven del todo a explorar.

ALASKA Y CORONAS

Alaska y Coronas llegó como una spin off de Torres y Reyes. No disparó audiencias al estar escondido en la parrilla de La 2, pero sí logró el éxito social. A pesar de atascarse, a veces, en el endogámico universo de Olvido Gara, Alaska y Coronas ejemplificó el mejor talk show que puede realizar una televisión pública moderna: creativa, ética, estética y consciente. Unos valores que no abundan en el universo catódico actual.

Televisión consciente porque intenta conocer la realidad en la que vive. Estética porque mima y emprende en las narrativas del lenguaje de la realización visual (interesante la innovación en multipantallas), cuida la puesta en escena y los símbolos en plató. Ética al saber crecer por encima de cualquier trinchera ideológica. Se puede alcanzar un punto plural, abierto, irónico y maduro en una TVE que conoce y entiende su esencia. Alaska y Coronas lo demostró. Y creativa al no quedarse en los preestablecido y en los miedos de esa televisión actual que teme marcar la diferencia. El formato volverá este 2015. Con su esencia, y otras fantasías de la vida moderna.

VIAJANDO CON CHESTER

En 2014 muchos descubrieron lo que era un Chester. Por este sofá se han enfrentado personalidades a una charla con Risto Mejide. Un publicista que sabe escuchar, entender y, por supuesto, provocar. Este formato de entretenimiento ha recuperado el magnetismo de la conversación desnuda en un prime time. Una conversación que no olvida la importancia de tirar de hemeroteca para ilustrar mejor los instantes y de las contextualizadoras localizaciones, donde se ejecuta el encuentro, que arropan de un especial matiz la cita.

Viajando con chester realiza a la perfección el equilibrio entre la manipulación de las imágenes, la edición de toda la vida, y la expresividad de los primeros planos. Que miran, que atienden, que hablan sin hablar. Y todo sobre un apasionante sofá tapizado con elementos del entrevistado. Porque también es importante cuidar la puesta en escena. El envoltorio que hace que todo nos sepa mejor.

LOS OTROS OLVIDADOS

Salvados no es un programa estrenado este año, pero sí la temática que afrontó el pasado 27 de abril. Los otros olvidados puso la lupa en los claroscuros de la controvertida Ley de Dependencia y en los miles de afectados por su muy irregular aplicación. Esta edición logró una de las audiencias más bajas de la temporada del programa. La televisión oculta a los discapacitados y las audiencias parecen, en ocasiones, mirar para otro lado de una realidad que nos afecta a todos. Pero Salvados se atrevió, como tantas otras veces, e hizo una radiografía muy transparente.

Rarísimas ocasiones se da voz a una persona con discapacidad en el prime time de nuestras televisiones. Es, probablemente, una de las grandes asignaturas pendientes de nuestras parrillas: fomentar un trato verdaderamente normalizador de la discapacidad, tantas veces abordada desde el desconocimiento, las condescendencia y el prejuicio en lugar de hacerlo desde la cercanía y la naturalidad. Y, por eso mismo, ese programa nos hizo reconciliarnos con una televisión de hoy que cae en el error de estar fabricada en cadena. Sin demasiadas licencias.

Y ADEMÁS…

Así ha sido la Nochebuena televisiva 2014

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

5 lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

¿Por qué parece imposible reproducir en la tele de hoy un éxito como ‘Sorpresa, Sorpresa’?

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

La TV políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Pedro Sánchez: la política y la aventura del show de entretenimiento en prime time

0:53 - Autor:

Planeta Calleja ha arrancado su nueva temporada. Y Pedro Sánchez ha sido el primero en atreverse a vivir (o sufrir) una aventura con Jesús Calleja. El programa de Cuatro juega a mostrar primero el trabajo diario del invitado para después pasar a la acción, inaugurando un nuevo género de entrevista: la entrevista en situaciones de cierto riesgo.

Calleja intenta sacar titulares a cada uno de sus protagonistas en situaciones peliagudas, incluso desde lo alto de un molino de viento. Cualquier lugar es útil con tal de ‘desnudar’ a la personalidad. Así sucedió anoche con el Secretario General del Partido Socialista que entrenó en un rocódromo para aprender toda la técnica necesaria para rapelar un aerogenerador de 70 metros de altura y, después, escalar hasta lo alto del Peñón de Ifach, en la costa de Alicante.

Sánchez superó la prueba. El líder socialista es perfecto para un formato de estas características: deportista, de una generación con menos prejuicios sobre la televisión y en plena campaña de darse a conocer, en tiempo récord, a la opinión pública. En este sentido, parece que su equipo ha definido una estrategia que no pasa sólo por aparecer en programas de actualidad política convencional, también por atreverse con shows de entretenimiento. 

Tras la llamada a Jorge Javier Vázquez en Sálvame, que propició un aumento de popularidad entre los casi dos millones de fieles del programa de tarde de Telecinco (que apenas conocían al nuevo ‘jefe’ socialista), ahora se ha sumergido en la constructiva aventura de Calleja. No ha sido el reto más duro del programa de Cuatro, pero sí nos ha mostrado a un político en un hábitat que no se acostumbra en España.

A diferencia de países como Estados Unidos, donde es habitual ver a los representantes políticos participar en programas de televisión, ya sean espacios de late night o hasta realities (incluso la primera dama norteamericana ha sido activa en shows de estas características), en nuestro país aún existe cierta desconfianza con estas apariciones con un perfil más lúdico. Es más, suelen despertar polémicas. Aunque, tal vez, simplemente deberían denotar un grado mayor de madurez democrática.

Eso sí, esta táctica de cercanía mediática funciona para amplificar la popularidad, pero no es siempre efectiva para fortalecer la credibilidad como político. Los estrategas del marketing de la política deben encontrar el punto exacto en el equilibrio de la participación en prime time de entretenimiento para no desvirtuar la imagen del líder, pues se corre el peligro de que no se hable de las propuestas políticas de fondo para sólo comentarse los programas a los que se acude. Sánchez no es un showman, es el jefe de la oposición. Y, al final, vender cercanía en un prime time sirve de poco si no lanzas mensajes con el fondo y la definición necesarios para que despierten la confianza e ilusión de la audiencia.

> ¿es populismo aparecer en ‘Sálvame’?

Lo que los analistas políticos (no) han aprendido de las redes sociales y la TV tras el efecto Pablo Iglesias

Los Obama y la táctica política en TV

Y ADEMÁS…

5 lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

La televisión pública que nos merecemos

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter