Saltar al contenido

« ver todos los blogs

12 infalibles trucos para triunfar con una gala televisiva en Navidad (VÍDEOS)

24 diciembre 2014 - 9:31 - Autor:

Llegó el día. Hoy es Nochebuena. Día de tradiciones, también para la televisión. Porque, en un panorama en el que arriesgar creativamente brilla por su ausencia, hay poderosos elementos de las galas de variedades que siempre vuelven por Navidad. Son los 12 trucos infalibles que parecen que no deben faltar en el más pomposo de los tele-saraos. Son estos.

1. Obligue a sus presentadores, ballets y público a aplaudir. Todo el rato. Sin cesar. Incluso cuando se habla a cámara. Muchos aplausos. Para que la gente sienta el nervio de la fiesta en sus casas…

2. Ponga a rostros de la cadena a cantar. Aunque no canten.

3. No se olvide de los niños. Saque del baúl a sus marionetas favoritas para que se contoneen y bailen canciones de mayores.

4. Apueste por las apariciones estelares inesperadas. Si son actores travestidos, mejor.

http://www.youtube.com/watch?v=hp3HmEeej_s

5. Cuente con humoristas de renombre. Juanito Borromeo, por ejemplo.

6. Introduzca teatrillos.. Y repita el mismo guion cada año.

7. Apueste por desfiles de modelos. En moto, que siempre luce más.

8. Hipervitamine a sus meteorólogos. Infalible.

9. Contrate atracciones visuales. Sin demasiada ropa.

10. Llene el estudio de bailarines. De tres estilos: ballet moderno, ballet flamenco y ballet florero (que no baila nada, pero posa).

11. Invente una coreografía asequible a todos. Y lance globitos. Y confeti. Y globos y confeti al mismo tiempo.

12. Y, si algo no va bien, que salga el director, que cante José Luis Moreno.

Y ADEMÁS…

¿Son lo mismo las Navidades sin Telepasión?

Tres memorables retransmisiones de TVE de las Campanadas (vídeos)

4 excéntricas canciones con las que TVE nos felicitó el año nuevo: ¿imposibles en la tele de hoy?

Seis programas que TVE no emitiría hoy

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

 

‘Entre todos’ costó a TVE 47.612 euros por programa

23 diciembre 2014 - 15:30 - Autor:

  • Analizamos la importancia de controlar el gasto en TVE, pero también de creer en la inversión en productos de calidad creativa. 

Una televisión pública sin publicidad no debe valorar exclusivamente la rentabilidad de sus programas en términos de gasto económico y audiencia, pues existe también otro valor más intangible: el social.

TVE debe contar con ese sentido de motor informativo, divulgativo y, no menos importante, creativo, donde el entretenimiento debe ser clave en la parrilla como factoría de espacios con mirada propia.

En esa línea, hay que encontrar un equilibrio inteligente a las cuentas sin que los números vayan unidos siempre a la rigidez del share o cuota de pantalla. No todos los éxitos se miden en altas audiencias. Deben existir diferentes patrones en cada caso.

El Mundo ha tenido acceso al análisis de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) donde se detallan costes de determinados programas de RTVE en 2013. El Ministerio de Hacienda no acaba de encontrar la proporcionalidad entre determinados gastos de diferentes formatos pagados por Televisión Española y sus audiencias.

Es fácil que ganen peso en los despachos los promedios numéricos por encima de los otros valores intangibles que deben prevalecer en una cadena pública. No obstante, en el documento elaborado por el IGAE si que se vislumbran errores que atajar.

El gráfico elaborado por la IGAE, con el IVA contabilizado, muestra que Cuéntame cómo pasó costó 11.792 euros al minuto en 2013; Águila roja, por su parte, 11.133 euros; Isabel, 10.381 euros; Masterchef Junior, 6.899 euros y Masterchef, 4.927 euros. En estos casos, el coste de estos espacios sí que debería estar justificado, pues la televisión es una industria cara de producir y estos formatos cuentan con mimbres de calidad. Además, espacios como MasterChef favorecen a la inversión publicitaria a través del Patrocinio Cultural y la venta de productos paralelos. Más especial aún es Cuéntame, que ya no sólo es un símbolo para TVE. La serie de Los Alcántara es patrimonio de un país.

No sucede lo mismo con otros espacios que podrían haber contado con una producción más ajustada. Especialmente llama la atención Entre todos, con un coste por capítulo de 47.612 euros, según desvela El Mundo. A pesar de que sólo dependía de testimonios, el controvertido programa de Toñi Moreno casi igualaba el gasto de producción de la frustrada serie diaria Gran Reserva El Origen, que costaba por episodio 53.390,65 euros con su complejo elenco de actores, decorados y localizaciones.

El magazine matinal de mayor duración, La Mañana de La 1 de Mariló Montero se saldó en 2013 con un coste total: 15.599.209 euros. Lo que supone 266 por minuto, menos que Entre todos con 397 euros minuto.

El gasto de TVE debe ser analizado a fondo con inteligencia y con la perspectiva necesaria que define las particularidades de un contexto con una sensibilidad especial. Porque en la televisión pública 2+2 no siempre son 4.

Los datos definen que se debe fomentar la producción propia dentro de la casa, siempre que se pueda. También ajustar más los costes de producción y los programas a productoras externas que se pagan sin evaluar su calidad final.

Pero la televisión no es matemática. Y menos aún una televisión pública, donde el estudio de sus cuentas y resultados debe estar medido también por su valor como inversor social como realiza la BBC u otras emisoras públicas europeas, donde se examina el gasto pero también se habla y promueve la importancia  de la inversión

Y ADEMÁS…

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

TVE cumple 58 años en plena crisis

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

20 años de La 2 Noticias: el informativo que quiso ser más que un Telediario

6 programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

¿Cómo frenar el desprestigio del Canal 24 Horas?

Sálvame Naranja y Sálvame Limón, cambiar para que nada cambie

10:10 - Autor:

Sálvame Limón. Sálvame Naranja. No es un anuncio de una bebida refrescante con Mónica Naranjo de protagonista. Es el nuevo invento de Sálvame, para sobrevivir al ultimátum de Competencia, que podría terminar con el programa en la tarde.

Desde ayer, el espacio de Telecinco emite la división de su programa estrella en dos partes: la versión limón, más ácida, y la versión naranja, más dulce. ‘La naranja’ ocupa el tramo entre cinco y ocho de la tarde, esta franja en la que se reclaman más medidas de protección para la infancia.

¿En qué se han plasmado estas diferencias en su primer día? Fundamentalmente, en la línea gráfica: La primera hora el espacio es amarillo; el resto, las tres horas siguientes, naranja. Por lo demás, todo siguió prácticamente igual. De hecho, ni la presentadora, Paz Padilla, anunció cuando terminó el tiempo limón para pasar al otro Sálvame: el Sálvame supuestamente light.

Por tanto, se mantienen los contenidos y sólo se gradúan sutilmente los tonos verbales para que el espectador fiel, acostumbrado a la gresca de las emociones, no se desenganche a este particular reality show localizado en el plató de un magazine. Aunque sí parece que, con el paso de los días, se irán introduciendo nuevas secciones que marquen más las diferencias entre ambas versiones.

Telecinco envía, de esta forma, un mensaje para solucionar el ultimátum de la Comisión Nacional de Competencia. Se ha optado por utilizar los colores para diferenciar los tramos del programa ‘protegidos’ y se dividen las audiencias en dos espacios diferenciados: uno apto para mayores de 12 años  (14.4 por ciento de share y 1.800.000 logró en este primer lunes) , otra para mayores de 7 (el que se encuentra en la franja peliaguada, que ayer cosechó un 17,5 por ciento de cuota y 1.877.000 seguidores). No obstante, los responsables del exitoso programa no han querido liar al espectador con más verborrea al respecto. En el primer día, ayer lunes, no se despidió un programa para dar paso al siguiente. Excepto los rótulos con diferente color, todo parecía lo mismo. ¿Servirá esa medida para Competencia?

Los mismos colaboradores siguen siendo protagonistas de cuatro rentables horas de la televisión. Deberán bajar el tono cuando la normativa les indica. Si su pasión incontrolable se lo permite, claro. Porque eso es Sálvame, y seguirá siendo: un zumo multifrutas explosivo.

‘Sálvame’ en su peor crisis: la televisión que vive al límite

Y ADEMÁS…

‘Sálvame’: los cinco años del programa más denostado

Belén Esteban regresó a ‘Sálvame’: éxito y fracaso del morbo nacional

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

Fortalezas y debilidades de la emisión de la Lotería de Navidad: ‘El Gordo’ que mantuvo el suspense

22 diciembre 2014 - 14:57 - Autor:

Poco ha evolucionado la retransmisión de la Lotería de Navidad en los últimos veinte años. De hecho, si hubieran repuesto la retransmisión de 2004 esta mañana, muchos espectadores no hubieran notado demasiada diferencia.

El Sorteo Extraordinario de la Lotería Nacional ha cambiado de ubicación, del Salón de Loterías y Apuestas del Estado, en la madrileña calle Guzmán El Bueno, al elegante Teatro Real.

Una sede más espectacular que, sin embargo, la emisión a través de TVE aún no logra aprovechar. El Teatro Real no luce en esta acontecimiento

Un programa que rompe los índices de audiencia, llegando a un apoteósico cincuenta por ciento de share a través de La 1, pero que podría servir también para la innovación en la realización visual, incorporando más cámaras en movimiento que aporten una coreografía de planos más dinámica e indiscreta.

Se echan en falta imágenes entre bambalinas, planos subjetivos desde el escenario y un mayor juego con los elementos arquitectónicos de la antigua Ópera.

El Gordo necesita una apuesta visual a tono con el tiempo en el que vivimos más allá de rotular comentarios en Twitter, algo que se viene haciendo desde hace unos años. Aunque no es suficiente: en un espacio de estas características las redes pueden ser un motor estimulador que no se quede sólo en el comentario ingenioso o emotivo. El espectador puede sentirse más partícipe que nunca.

No obstante, el equipo de realización de TVE ha hecho un excelente trabajo con los medios que disponía. Contó una historia y supo buscar los planos más expresivos de los protagonistas de la vibrante mañana con agilidad: de la reacción cercana del niño a la bola cayendo de un bombo que contenía el premio Gordo que más ha mantenido el suspense. No llegó hasta la 1 del mediodía. Una tardanza perfecta para impulsar la emoción del espectador (y condensar la audiencia en los minutos finales).

También desde TVE cuidaron a una de las niñas de San Ildefonso, Maguette, cuando se puso nerviosa y paró de cantar los números (en la imagen de arriba). En ese instante, se optó por un gran plano general desde lo alto del teatro para no caer en la tentación de la sensiblería.

Un buen trabajo en el que aún falta experimentar con más movimientos de cámara, efectistas, que entren por el ojo y rompan la monotonía. Sin olvidar la multipantalla, clave en la televisión de hoy. Más aún, en un sorteo de estas características demasiado plano.

TVE, como empresa que produce la señal institucional y a diferencia de las privadas, no puede dejar de mostrar cada instante del sorteo, pero sí debe incorporar más ‘ventanas’ simultáneas, en directo, que enseñen otras curiosidades que rodean a un carismático acontecimiento de estas características. También necesita ampliar la información a través de rótulos en imagen, que completen los comentarios de los locutores, ya que aún pocas personas tienen acceso al interactivo ‘botón rojo’.

Unos locutores que han sido el gran acierto de esta retransmisión de El Gordo 2014. Sandra Daviú y Roberto Leal demostraron que se puede ser riguroso y, al mismo tiempo, cercano. Juntos derrocharon complicidad y hasta bromearon. No pasa nada. Así es la única forma de empatizar con la audiencia y alcanzar una emisión más amena entre tanto grito de niños de San Ildefonso.

Y es que Televisión Española, en su conjunto, como televisión del estado, parece que, en los últimos tiempos, teme huir del protocolo institucional y oficioso de esta emblemática cita. A pesar de que las tradiciones pueden y deben evolucionar con los tiempos, con los lenguajes audiovisuales, con las nuevas posibilidades tecnológicas y, por supuesto, con la imaginación.

Y ADEMÁS…

Los ganadores falsos de ‘El Gordo’

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

El obstáculo de las series españolas

‘Un tiempo nuevo’, el programa que se ató al Pequeño Nicolás

9:28 - Autor:

Telecinco decidió regresar al análisis de la actualidad política en los sábados noche con Un tiempo nuevo. Una apuesta para la que la cadena fichó a la directora de su más directo competidor en esa misma franja horaria, La Sexta Noche, Sandra Fernández. El nuevo formato de Mediaset llegó para tomar el pulso al vibrante momento de supuesta regeneración social con periodistas de renombre y representantes de todas las fuerzas políticas. Un parlamento en prime time comandado por Sandra Barneda y con el complemento de los datos de Javier Ruiz.

Sin embargo, Un tiempo nuevo no logró superar la barrera de un pobre diez por ciento de share en sus primeras emisiones. Un dato que, en estos tiempos, no se sostiene en Telecinco. El programa fue introduciendo cambios en su escaleta para alcanzar más espectáculo y menos previsibilidad de las diferentes posiciones políticas. Mientras, La Sexta Noche apenas se ha inmutado: cuenta con unos perfiles de contertulios más marcados. Ya son personajes. El espectador va con un bando u otro, con un tertuliano u otro. Es más, casi todos son indentificables y reconocibles para el espectador.

Pero los cambios de Un tiempo nuevo no fueron cuajando. Y entonces llegó el Pequeño Nicolás. El controvertido joven disparó, por primera vez, la audiencia del programa hasta un excelente 21,1% de cuota. Era la oportunidad de Un tiempo nuevo de darse a conocer al gran público. Telecinco la aprovechó.

Pero las audiencias son insaciables. Y Un tiempo nuevo ha terminado dependiendo exclusivamente del Pequeño Nicolás, como único as en la manga a mano para subir el share. Este joven, maestro de la picaresca, sólo ha concedido entrevistas a este espacio. Su labor altruista choca. Incluso Francisco Marhuenda, director de La Razón, ha insinuado que habría cobrado 200.000 euros. La productora del formato lo niega.

El programa ha utilizado al Pequeño Nicolás como salvavidas. Pero, al mismo tiempo, ha quemado el cartucho, ya que con la sobrexposición de este turbio personaje y sus alrededores (“la Pechotes”) sólo ha malogrado la esencia del programa.

El Pequeño Nicolás no es ejemplo de ‘un tiempo nuevo’. Al contrario, es un invitado de efímero interés que en absoluto está aportando los pilares sólidos informativos que necesita un formato de actualidad política de largo recorrido. El espectador sabe cuándo un presunto estafador les está vendiendo humo y cuándo no. Y el humo puede engatusar un día o dos, pero no más. De hecho, este pasado sábado, Un tiempo nuevo con el gancho, una vez más, de Francisco Nicolás se quedó en un 10 por ciento de share, como en sus primeras emisiones, frente a La Sexta Noche, en una cadena de menores dimensiones como La Sexta, que alcanzó el 15,6 por ciento de cuota de pantalla . Un dato que vislumbra el porvenir del programa: su final.

Y ADEMÁS…

Pequeño Nicolás, un personaje de tebeo que propulsa las audiencia

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

 ‘Un tiempo nuevo’: fortalezas y debilidades del regreso de Telecinco a la política en prime time

Así apagó Telecinco ‘El Gran Debate’

Cinco virtudes de Telecinco

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

El truco de Chico Ibáñez Serrador que sigue vigente en 2014

Lo que esperamos de la televisión que viene

Los 21 rotundos titulares de El Gran Wyoming en ‘La Sexta Noche’

21 diciembre 2014 - 10:52 - Autor:

La Sexta Noche ha cumplido este sábado 100 programas en emisión. El formato de Atresmedia ha querido celebrar su cifra redonda de ediciones con uno de sus invitados que mejores resultados de audiencia les ha otorgado. Se trata de El Gran Wyoming que, una vez más, habló rotundamente claro sobre la situación y el porvenir que vive nuestro país. Resumimos la charla del presentador de El Intermedio en 21 titulares

1. “La corrupción no es de todos, ni es para todos”

2. “La crisis estaba superada antes de empezar, porque era una estrategia”

3. “Estamos creando una sociedad de pobres gigantesca y a esto le llaman superar la crisis”

4. “Se puede ser muy pobre trabajando ocho horas diarias, esto es un espacio nuevo”

5. “A una generación entera se la han cargado, les han dejado sin expectativas ni planes de futuro”

6. “La reforma laboral viene para quedarse, la élite empresarial no ve esto como una situación transitoria”

7. “Nosotros somos los radicales antisistema, cuando los que desmontan el sistema están en las instituciones”

8. “(Esperanza) Aguirre es la mujer que decía que nadie debería hacer de la política un oficio cuando lleva toda la vida”

9. “Eso de que los poderes económicos estén por encima de la ciudadanía tiene que pararse desde el Estado”

10. “Si un estado no interviene para proteger a sus ciudadanos, ¿para que queremos un estado?”

11. “Esta ley de educación es un desastre porque está premiando la excelencia y deja fuera del sistema al resto de chavales

12. “Rajoy es un encubridor de corruptos”

13. “Vivo rodeado de ciudadanos que sienten y padecen, me duele mucho que sean tratados como cosas”

14. “El Valle de los Caídos debe reconvertirse en un centro que enseñe a la gente lo que fue la Guerra Civil”

15. “Este es un país en el que todavía hay fosas comunes de ciudadanos asesinados por la cara y lo defienden”

16. “¿Estos señores están dispuestos a cobrar la deuda aunque nos quedemos sin educación, sin sanidad y sin nada?”

17. “No he escuchado nunca a los de Podemos decir que no van a pagar la deuda, se dice que lo dicen”

18. “Los jueces piden más medios y que les dejen tranquilos porque están sometidos a una presión que no viene a cuento”

19. “Nosotros no generalizamos la corrupción, son los cargos del PP los que la dan por generalizada entre sus élites”

20. “Si Rajoy se hubiese presentado con un programa en el que hubiera dicho la verdad, no le habría votado ni Dios”

21. “Dentro de los motivos personales por los que dimite Torres-Dulce puede estar el estrés de las presiones”

> Los titulares que dejó en su anterior visita a ‘La Sexta Noche’

ENTREVISTA A WYOMING

El Gran Wyoming: “La felicidad de la gente debería ser una exigencia de cualquier gobierno”

Y ADEMÁS…

El Gran Wyoming: el arte de manipular vídeos en ‘El Intermedio’

La política de La Sexta para ganar audiencia… y rentabilidad

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

13 cosas que todavía se pueden hacer gracias al Teletexto

El obstáculo de las series españolas

TVE sigue con su viaje a los noventa: Carlos Lozano vuelve de la mano de José Luis Moreno

20 diciembre 2014 - 11:42 - Autor:

La Navidad está recuperando a rostros populares que han dado grandes éxitos a Televisión Española: Jose Mota, Ramón García, Los Morancos… y también Carlos Lozano. El cometido de su regreso: presentar una gala de José Luis Moreno que emitirá la cadena pública en la noche de Reyes.

Reyes y estrellas” se llama este sarao con el que vuelve Moreno a La 1 tras el polémico Sábado sensacional, criticado por sus guiones cargados de clichés de género y por su rancia puesta en escena.

Aunque la noche de reyes será diferente, pues el espectáculo estará protagonizado por niños. Lozano, que en los últimos años ha producido programas en Perú, ya tiene experiencia trabajando con los más pequeños de la casa, pues comandó preselecciones de Eurojunior.

No obstante, el gran éxito de su vida profesional fue con Operación Triunfo, un hito en la historia de TVE. También en la cadena pública fue el maestro de ceremonias, durante cuatro años, de El Precio Justo. El concurso que dio la primera oportunidad a Pilar Rubio. Eso sí, como azafata.

No es la primera vez que Lozano trabaja con Moreno. Y es que fue el rostro elegido para presentar Noche de Fiesta cuando la dirección de TVE decidió bajar el tono de los programas de variedades del sábado noche.  Ahí empezaron a ser populares sus coletillas “mi niña” o “guapísima”.

JOSÉ LUIS MORENO, ESTRELLA DE LA TELE NAVIDAD 2014

Moreno es experto en mezclar en el escenario confeti, actuaciones musicales, teatrillos, cómicos, cuerpos de baile ligeritos de ropa, una buena pizca de clichés y mucho ruido de celebración. Lleva dos décadas realizando sus galas con la misma estructura. Sabe que es importante la luminosidad constante y el bullicio sin fin, con aplausos infinitos que mantienen al espectador despierto en su casa. Y, de nuevo, las cadenas vuelven a confiar en el ventrílocuo por Navidad. Telecinco lleva desde 2009 emitiendo, en Nochebuena y Nochevieja, galas de la factoría Moreno con buenos resultados. Este año, el canal de Mediaset reincide, con Paz Padilla y Joaquín Prat al mando, y TVE hace lo mismo con el show de Carlos Lozano.

Una vez más, Moreno volverá a producir y dirigir una gala en la Noche de Reyes. En los tres shows se repite clónica fórmula: de la actuación musical al sketche, sainetes que, por cierto, lleva décadas calcando.

Son programas fáciles de ver mientras se cena en familia y no excesivamente caros de producir. Aunque la sociedad ha evolucionado y superado estereotipos de género que fomenta este tipo de gala ligera estancada, que ya no conecta con las nuevas generaciones más allá de estar como banda sonora de fondo en una reunión familiar.

Es la televisión que no evoluciona, se ha quedado en reproducir roles que funcionaron como un reloj en épocas ya superadas, de las que es mejor quedarse con el recuerdo, y que no se percata de que la audiencia está esperando con ansias una reinvención a fondo, donde importen más las ideas auténticas que la inercia de las fórmulas repetidas. Pero los directivos de las cadenas aún no se atreven a dar el paso. Prefieren no arriesgar. Menos aún con una ‘noche de fiesta’.

Claves de un desaguisado llamado ‘Sábado Sensacional’

Y ADEMÁS…

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

La televisión políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

El miedo de las cadenas de TV a las matemáticas

“Este año a todos se nos ha quemado algo”. El emocionante anuncio de Campofrío (VÍDEO)

19 diciembre 2014 - 13:42 - Autor:

Ya es un clásico de los anuncios navideños. Campofrío centra su campaña en un spot que apuesta por empujar ilusión en tiempos de crisis económica y de valores. Lo hace a través de la mirada de cómicos icónicos, que tocan en el epicentro de la nostalgia colectiva. Con Gila como apoteosis de la risa que apagaba fuegos.

Porque este año Campofrío ha utilizado el fuego que arrasó con su fábrica de Burgos como elemento principal del spot. Se convierte, así, en protagonista de un año que no ha sido redondo. De esta forma, la empresa sigue impulsando la identificación del público con su marca, cada vez más próxima y cómplice al sentir ciudadano gracias a este tipo de estrategias publicitarias que abrazan la emoción del espectador, perfectas no sólo para consumir en la tele también para que se propaguen en las indignadas redes sociales, a través de los perfiles de Twitter y muros de Facebook.

http://www.youtube.com/watch?v=QUIpiL_CS9I

Campofrío ha reaccionado. No podía dar la espalda a su propia crisis. De ahí la tardanza a la hora de lanzar la campaña esta Navidad, reinventando el concepto que estaba previsto en un principio tras el incendio que terminó con su factoría burgalesa. “Este año a todos se nos ha quemado algo“, sentencia la voz de un Santiago Segura arropado por gente que “está quemada”.

Porque se nos “ha quemado la paciencia” (unos preferentistas), se nos “ha quemando el futuro” (pequeños negocios), se nos “ha quemando la esperanza” (estudiantes), “se nos está quemando el arte” (un músico), se nos está “quemando la confianza” (sanitarios, con guiño a la crisis del ébola). Y “todos estamos quemados por lo mismo” (en clara referencia a la corrupción).

Una campaña ‘sensiblera’ para algunos, al utilizar el momento gris que vivimos para vender embutidos, para otros simplemente una campaña valiente al realizar una radiografía de un sentir de un país. Un anuncio, que alcanzará audiencias millonarias, que es demoledor para actual gobierno.

Chiquito de la Calzada, Chus Lampreave, Fofito y el propio Segura son los bomberos que intentan apagar los fuegos encendidos, y que parecen no casar en su propagación, en este metafórico spot dirigido por Benito Zambrano (Solas y La voz dormida, entre otras) y a cargo de la agencia de publicidad McCann. Un trabajo que repite por tercer año el mismo mensaje aunque evolucionando hacia la esencia más genuina de la primera campaña en la que Campofrío utilizó la crisis, aquel homenaje a los grandes cómicos. Ahora, un homenaje a la propia sociedad. Aunque, eso sí, el tono que utiliza el spot ya se les ha agotado para el próximo año, empieza a ser redundante.

Y ADEMÁS…

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

Lo mejor y lo peor de ¡Mira quién baila!

El formato que no es obvio

El obstáculo de las series españolas

 20 años de ‘Friends’: las 9 razones por las que amamos tanto esta serie

13 cosas que todavía se pueden hacer gracias al Teletexto

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

3o años del estreno de ‘La Bola de Cristal’

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Gran Hermano arrasa en su final número 15: la fórmula televisiva que no se agota

9:37 - Autor:


Llega la Navidad. Y terminó Gran Hermano. Telecinco programó la final de esta edición número 15 la misma noche en que media España sale de cena de empresa. Pero dio igual, el formato que inventó la telerrealidad, tal y como la conocemos hoy, conquistó los audímetros con 27.7 por ciento de share y 3.467.000 espectadores (media entre las 23 horas y la 1.45) . Parece, pues, que la rentable fórmula no se agota y sabe evolucionar levemente con los años sin decepcionar a un público muy fiel que vive el formato intensamente, hasta rozar la histeria colectiva en las redes sociales.

Eso sí, poca emoción en esta final. Ganó Paula, como era muy de prever. Su rostro apareció en lo alto de un árbol navideño formado con pantallas de led. Por debajo de su imagen, aparecían las caras de todos los expulsados hasta la fecha. Triunfó una concursante con carisma que ha despertado filias y fobias pero que, sin duda, es la que más juego ha dado. Y es que Paula es ganadora psicológica del espectáculo desde que empezó su relación con otro concursante, Omar. Pero todo se truncó cuando los responsables del concurso metieron a la ex de este último. La relación en ciernes se rompió y el conflicto entre la audiencia se desató al ver como Omar regresaba con su ex, Lucía, en plena convivencia con Paula. Desde ese instante, el formato logró la ‘trama’ que necesitaba dentro de la casa: los shares crecieron y se han mantenido estables hasta el desenlace. Una vez más, los espectadores han vibrado con los más reconocibles sentimientos: amor, fidelidad, desamor…

Gran Hermano 15 ha ido narrando con maestría el devenir de su trama estrella, con indignación incluida de los seguidores tuiteros más extremos, que incluso acusaron a los responsables del programa de manipulación y favoritismo hacia Paula (el famoso hashtag #timoGH15). Algunos concursantes también montaron anoche una pequeña revolución contra Mercedes Milá, rebelándose contra el montaje sesgado de los vídeos. Un clásico. Alguien debería explicarles a estos chicos antes de entrar en la casa que el montaje está para eso, para resumir y potenciar los conflictos, narrar  una historia con interés, no para mostrar los tiempos muertos en los que se aburren en el jardín. En cualquier caso, es lo que logra GH: se vive intensamente en el plató al mismo tiempo que los espectadores también despotrican en el sofá.

  • El golpe de efecto de la final

En esta navideña final, además, se supo impulsar el interés con un cambio significativo en la escaleta. En lugar de esperar a que se produjera el reencuentro en el plató, los polémicos Omar y Lucía volvieron a Guadalix para visionar vídeos de su participación en el programa junto a una Paula que aún no sabía si había ganado o perdido, lo que propició una atención mayor del público en la primera parte del prime time. No hubo que esperar a la llegada de Paula a Telecinco para abordar los trapos más sucios de esta edición.

Tras un discurso de Milá ensalzando las virtudes de entrar en GH (definió la experiencia como “una explosión” que cambia las vidas de sus protagonistas para siempre), los últimos minutos fueron los más torpes técnicamente hablando. Nos presentaron la inminente nueva entrega de Gran Hermano VIP a través de la llegada de Los Chunguitos al confesionario. Ellos son, de esta manera, los primeros participantes confirmados de la versión con famosos que arrancará justo después de Reyes. Pero mientras veíamos a Los Chunguitos entrar con su maleta, no paraba de escucharse el micrófono abierto de la concursante Yoli diciendo repetidamente algo así como “el corpiño no me deja respirar“.

El drama del corpiño terminó con el ya habitual último plano del programa: la fachada de Telecinco espectacularmente iluminada. Al igual que en el primer GH, el edifico de Mediaset se iluminaba en un plano ya emblemático para finiquitar un formato que ha demostrado que sigue en auge en España, garantizando sin duda una edición 16. Quién nos lo iba a decir allá por el año 2000 cuando empezó todo…

Y ADEMÁS…

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> 11 cosas que sólo pueden pasar en ‘Gran Hermano’

Los 6 factores que han impulsado la audiencia de Gran Hermano 15

‘Sálvame’ en su peor crisis: la televisión que vive al límite

18 diciembre 2014 - 9:17 - Autor:

En Sálvame son unos maestros a la hora de jugar con el instinto de la televisión. Su sentido del show es incluso capaz de convertir la adversidad en espectáculo. Ayer por la tarde lo volvieron a hacer. La noticia saltaba durante el día: la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha dado un plazo de 10 días a Mediaset España para adecuar las temáticas al horario protegido o elevar la edad de calificación de Sálvame, que está en mayores de 7 años. El problema es que elevar esta calificación implicaría que el programa no pueda emitirse en la franja superprotegida para la infancia, que abarca de cinco a ocho de la tarde. Hay mucho en juego para Telecinco. Así que la cadena de Paolo Vasile ha cerrado filas. De hecho, anoche mantuvo en prime time, sobreimpresionado en pantalla, el hashtag #MasSalvameQueNunca, intentando hacer fuerza mediática con este asunto.

Antes, por la tarde, Jorge Javier Vázquez salió en directo. Y leyó un discurso efectista. “Hoy han amenazado la continuidad de Sálvame, quieren destruirnos pero lucharemos con fuerza para seguir”, sentenció. A todos nos dio un poquito de “pena”. O, al menos, eso se intentaba. Empezaba la magistral sugestión colectiva. En Sálvame son expertos en crear acontecimientos televisivos. No es nada nuevo. Así que convirtieron su resolución desfavorable en un momentazo catódico. Como las mejores folclóricas. Un instante ideado para transformar el ultimatum legal en un boomerang que frente a los espectadores les ha convertido en víctimas, víctimas por vivir al límite.

  • ‘Sálvame’, clave en el liderazgo de Telecinco

Mediaset, compañía propietaria de Telecinco, no puede permitirse perder el programa de Jorge Javier Vázquez, pues la tarde es el pilar estructural de cualquier cadena. Esta franja es vital para hacer fluir la media de todo el canal y retroalimentarse en contenidos. Telecinco ya sufrió mucho en este horario. Ni la Campos consiguió reflotarlo. Y un buen día, casi de casualidad, Sálvame nació como un programa de noche para comentar las entrañas del reality Supervivientes. Al poco tiempo, dio el triple salto mortal a las tardes, multiplicando su horario para intentar aupar las débiles audiencias vespertinas de Telecinco. La estrategia resultó infalible. Telecinco alcanzaba el liderazgo con un show de las miserias propias y ajenas muy competitivo, mientras otros, a la misma hora, realizan la costosa inversión de producir dos series y dos concursos, Mediaset cuenta con un formato de rentabilidad perfecta: cuatro horas de duración, con el mismo equipo y los mismos protagonistas. Es más, incluso ha terminado con los ‘caros’ famosos tradicionales para hacer girar sus tramas en torno a sus propios colaboradores, que acaban aireando todos sus problemas en formato histérica terapia psicológica. Y el espectador lo disfruta, se evade y hasta se siente superior al ver el percal que se vive en el Estudio 1 de Telecinco.

Un éxito de audiencias y rentabilidad que se fue construyendo a través de la rapidez de reflejos de un presentador, Jorge Javier Vázquez, que supo observar la actualidad social (y de sus colaboradores) con una corrosiva ironía que mantuvo la distancia suficiente sin caer en el tópico de lo trascendental. Y así se lo reconocieron hasta con el premio Ondas.

Lo malo es que, con el paso del tiempo, esa espontánea fórmula de los orígenes se ha malogrado en buena medida. Pronto empezaron a tomarse demasiado en serio a sí mismos y a traspasar líneas peliagudas de contenidos. La audiencia cada vez quiere más carne en el asador. Y, en muchas ocasiones, Sálvame se olvida del espíritu lúdico del show para caer en lo turbio sin contemplaciones. Y en ese ámbito de los conflictivos valores que desprende este programa ha tomado nota la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Según la CNMC, Mediaset no cumple el horario protegido y señala situaciones con ejemplos de manifestaciones denigratorias o la presentación de un lenguaje soez expresado de manera ofensiva y violenta.

  • Antena 3 ya tuvo que retirar formatos menos polémicos

Sálvame evade a dos millones de espectadores pero también tiene responsabilidad social en una franja horaria con una normativa vigente que deben cumplir todos. De hecho, Atresmedia ya fue multada por saltarse los horarios protegidos por una emisión de Física o Química. Pagaron 210.600 euros por la negligencia. También han tenido que cesar la emisión de Dos hombres y medio, en Neox, o Empeños a lo bestia, en Xplora, del horario infantil. ¿Para todos no debe ser igual la normativa? Telecinco se ha defendido esgrimiendo que la competencia emite culebrones con perversiones en sus tramas de época, aunque estas comparaciones no se sostienen al ser productos completamente diferentes y la táctica de criticar al rival se ejecuta cuando no hay demasiados argumentos propios de defensa.

Sálvame ha jugado y “entretenido” muchas veces con los límites de los bajos fondos humanos. Sin demasiados escrúpulos. Con lloros, peleas, infidelidades, polígrafos y otros trapos sucios de patio de vecinos… Se han tensado al máximo las emociones de los colaboradores del formato. Su materia prima es la realidad y eso hace más dañino el contenido si no se sabe digerir con la perspectiva necesaria, pero también es cierto que el formato ha evolucionado hacia una realidad paralela que a ratos irradia más ficción que un capítulo de El secreto de Puente Viejo de Antena 3 que, por cierto, emite Mediaset en Italia. En este sentido, quizá era más perjudicial para un niño el peliagudo berenjenal sensiblero que abordaba el fallecido Entre todos que la superficialidad con la que se trata casi todo en Sálvame.

  • La responsabilidad de los papás

En televisión debe existir todo tipo de contenidos, cada temática define la estrategia, público e identidad de marca de las cadenas, pero al mismo tiempo las normas están para cumplirlas. Otro debate es la hipocresía de la superprotección a la infancia cuando los padres son los que tienen la última y verdadera responsabilidad sobre lo que ven sus hijos, más ahora que existen numerosos canales, plataformas y webs entre los que elegir. Así que no olvidemos lo más esencial en esta cuestión: si un niño pasa la tarde en el sofá viendo Sálvame, en ese hogar hay un problema que no se solucionará quitando un programa.

Y ADEMÁS…

‘Sálvame’: los cinco años del programa más denostado

Belén Esteban regresó a ‘Sálvame’: éxito y fracaso del morbo nacional

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter