Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La involución de los Oscars en su química con las redes sociales

25 febrero 2015 - 16:47 - Autor:

48 horas después de la ceremonia, los Oscars 2015 ya han sido olvidados. La gala menos vista desde 2008, congregó poco más de 34,6 millones de espectadores frente a los 40,2 millones de seguidores del año anterior. Los norteamericanos pasan página de una gala muy mejorable, que ha supuesto una involución en el uso de los nuevos lenguajes audiovisuales en un espectáculo de estas características y, sobre todo, en el manejo de las redes sociales. Empezando por su propio presentador, Neil Patrick Harris, que hizo un uso sibarita (o un no uso directamente) de su propio Twitter, con casi 14 millones de seguidores.

Harris sólo promocionó la gala unas horas antes. Y desapareció. Pero esta actitud en los tiempos que corren es contraproducente. El maestro de ceremonias huyó de las redes y se centró en la presentación tradicional televisiva, donde sólo destacó su actuación musical inicial, con su portento de voz, y su salida en ropa interior a escena.

En cambio, DeGeneres, además de trasladar el lenguaje de las redes al propio show televisivo y romper los esquemas de la tediosa ceremonia de entrega de premios, utilizó constantemente sus redes sociales durante el sarao. Compartió sus nervios, sus inquietudes y vivencias con sus seguidores. En definitiva, reinventó la gala y la aproximó a la gente.

Así, la show-woman no dudó en realizarse selfies con artistas que se encontraba en la trastienda e incluso mostrar bambalinas con su móvil. Estos instantes sólo se vieron exclusivamente en sus redes sociales. Hablaba de tú a tú al espectador, una audiencia que sentía que podía escribirle, directamente, con sólo un clic. Y millones de personas lo hicieron. Escribieron a Ellen, como si la conocieran en persona.

Fue la otra retransmisión de los Oscars. Este año no hubo nada de eso. Diferentes formas de entender las redes sociales. Sin embargo, anfitrión de los Oscars ya no puede dar la espalda al universo de Internet, pues es una ventana crucial más para una ceremonia de estas características. Porque las redes no son una herramienta sólo para hacer spam y dar las gracias, también son un poderoso altavoz donde generar contenidos propios y aproximarte con fuerza al público.También en los Oscars.

EL CASO DE CANAL PLUS

En España, Canal Plus apostó por hacer ruido en Internet a través de un trending topic, #AquíhueleaOscar, pero podía haber aprovechado este acontecimiento, del que dispone los derechos en exclusiva, para potenciar su identidad en las redes, donde su imagen de marca pasa más desapercibida en tiempos claves para la fidelización de abonados de la televisión de pago.

En este sentido, probablemente, habría sido una buena opción emitir gratuitamente online su versión canalla de los Oscars, que ocupó una frecuencia de la plataforma Canal Plus. Allí, en un dial perdido, se produjo una retransmisión, en directo y paralela, de la gala con cinéfilos, seriéfilos, tuiteros y periodistas. Sin mostrar señal oficial del sarao, solo centrándose en los delirios de estos personajes entregados al tío Oscar desde los cines de Callao se podía haber hecho más ruido.

Generar contenidos propios gratis y extras en Internet no se debe ver siempre como gasto a fondo perdido: es una buena oportunidad para ampliar horizontes, potenciar la personalidad propia del canal y ganar nuevos clientes.

Y ADEMÁS…

Siete parecidos razonables entre los Oscars y los Goya 2015

Los trucos televisivos de Ellen DeGeneres en los Oscars

15 icónicos momentos de la historia de los Oscars (VÍDEOS)

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

Los Goya 2015: 9 aciertos y algún error de la gala de Dani Rovira

 

 

‘El Ministerio del Tiempo’, una serie para derribar prejuicios sobre la ficción española

2:19 - Autor:

  • ‘El Ministerio del Tiempo’ se ha estrenado ayer con un buen 14,8% (2.981.000) para la media actual de TVE, pero no ha podido con el suspense de ‘Bajo Sospecha’. La serie de Antena 3 ha mantenido su fortaleza con un 19,6% de cuota (3.909.000).

Vivimos en tiempos de clichés. De titulares efectistas. De etiquetas rápidas. Y muchas veces a nuestras cadenas y a nuestras productoras se les acusa de ir a rebufo de los norteamericanos en materia de ficción. Hospital central era la Urgencias española. Acusados, nuestra Damages particular. Sin identidad es la Revenge patria. Y tantos ejemplos. Sin ir más lejos, pronto Antena 3 estrenará Vis a vis, una serie con una cárcel de mujeres como la de Orange is the new black.

Pero entre tanto sucedáneo, nuestro rico curriculum en ficción demuestra que hay mucho más producto auténtico que “inspirado”. De Anillos de Oro a Chicas de hoy en día. De Verano Azul a Cuéntame. De Curro Jiménez a Celia. Nuestras mejores historias, aquellas que se quedan marcadas en la memoria, son esas que radiografían nuestra propia historia de manera genuina. La de un país que no se parece a ningún otro.

Y, en este contexto, TVE estrenó ayer El Ministerio del Tiempo, que llega para formar parte de esa estirpe. No es una serie de época. Es más que eso. Es ciencia-ficción que nos adentra en nuestra idiosincrasia. ¿Viajes en el tiempo e Historia de España? Sí, es posible. La nueva serie de La 1 narra una aventura fantástica que juega con hechos relevantes de nuestro larga historia. Un ministerio del tiempo que salvaguarda el pasado a través de puertas mágicas que trasladan a otras eras a los funcionarios elegidos. Para que estemos a salvo en el presente. O algo así.

Y la ficción conquista la emoción del espectador que la descubre, porque cuenta con unos personajes empáticos, desarrolla misterios autoconclusivos y transversales y cuenta con mucho humor despierto, donde no faltan los guiños que despiertan tantas complicidades y sonrisas en la audiencia. Incluso aparece Velázquez realizando retratos robots para descubrir a infiltrados.

El Ministerio del Tiempo, por tanto, es una buena idea. Un ejercicio que conjuga la aventura clásica con el coqueteo de la divulgación de hechos relevantes del pasado de nuestro país. Coqueteo, pues el tratamiento es ligero. No es un documental ni tampoco una serie densa, es un producto de entretenimiento en manos de unos guionistas (Pablo y Javier Olivares) que conocen la importancia de unas tramas amenas para un prime time generalista, sin demasiados complejos pero nunca cayendo en el ridículo. Y los juguetones guiones se convierten en imágenes con una puesta en escena a la altura. Especialmente currada está la presentación del Ministerio, con su enorme escalera de caracol y sus múltiples puertas al pasado. Geniales ese acueducto de Segovia aún en obras y esas Meninas recién pintadas.

Rodolfo Sáncho, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Jaime Blanch y Cayetana Guillén Cuervo lideran un reparto de actores solventes y en su punto, dando vida a unos funcionarios que cuidan de su país pero también charlotean mucho entre cafés, que para eso son funcionarios. Estamos, en definitiva, ante una serie digna y un ejemplo de ficción idónea para una televisión pública. Ahora sólo falta que estos funcionarios del tiempo viajen a algún punto pasado y nos devuelvan el resto de la TVE que echamos de menos.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

El obstáculo de las series españolas

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

 ‘Bajo Sospecha’ triunfa: claves de un thriller diseñado a la (casi) perfección

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

TeleDiaria en Twitter