Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Vine, plataforma de la nueva ‘piratería’ televisiva en 6 segundos

2 marzo 2015 - 9:20 - Autor:

Vine es una aplicación desarrollada por Twitter para smarthphones que permite crear y compartir vídeos. Eso sí, con una condición: la pieza no puede durar más de seis segundos. Seis segundos que se repiten en bucle y que son perfectos para que se propaguen en las redes sociales.

Cada vez más usuarios graban escenas de su vida cotidiana a través de Vine. E incluso cuentan historias, a modo de microcortos. Hay mucha creatividad y humor en buena parte de ellos. Pero, en los últimos meses, esta plataforma se ha convertido también en un filón donde compartir momentos televisivos y hasta manipularlos para crear memes, logrando saltarse los derechos de difusión de las propias cadenas.

Si Youtube borra automáticamente un vídeo del que no posee los derechos porque lo solicita la televisión de turno, en Vine no se elimina nada todavía. Aún no se rastrean los copyrights de las televisiones, como sucede en otras plataformas. Y, por tanto, se ha convertido en un oasis para el chascarrillo instántaneo.

La caída de Madonna de los British Awards se esfuma en el instante en que se cuelga en Youtube. En cambio, en Vine sobrevive. Telecinco, por ejemplo, no comparte ningún contenido en Youtube. Tiene esta política pues, a pesar de que su eficacia viral y promocional es menor, prefiere que todos sus contenidos estén en sus portales y ha tenido incluso contenciosos legales con la propia Youtube. Así que programas que arrasarían en la compañía de vídeos de Google no suelen dejar rastro en Internet más allá de las tradicionales webs oficiales. Sin embargo, este año, Vine ha sido la perfecta válvula de escape pirata. Vine se ha inundado de piezas de seis segundos que reproducen los momentos más peculiares de Gran Hermano VIP.

Esto parece imparable. Las cadenas tomarán medidas. Pero, de momento, Vine sólo juega a su favor: se comentan más sus programas y crece su estela en la red. El espectador captura sus piezas de seis segundos favoritas, las comparte, las mueve, las retuitea… Y se crea más expectación con el show de turno. Es la fuerza de estar en el Internet más vivo, el que surge de la propia gente y no de las maquinarias publicitarias de las propias compañías televisivas.

Y ADEMÁS…

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las claves de las descargas ilegales: el debate que nadie se atrevía a abrir

Los jóvenes universitarios, ¿invisibles en televisión?

1:27 - Autor:

Las nuevas generaciones viven cada vez más desconectadas de la televisión tradicional. Es un hecho. Las tres cadenas generalistas principales se sostienen en gran medida por audiencias envejecidas. Es lógico, pues las personas mayores son las que pasan más tiempo en casa y no están en otras plataformas de consumo de contenidos. Pero hay, además, otra realidad latente: los grandes canales, y especialmente la televisión pública, no abren hueco real a la curiosidad, talento e inquietud de la juventud.

En los últimos tiempos, la televisión de las audiencias millonarias fomenta lo contrario: el tópico de la juventud vacía. No siempre, pero sí casi siempre, la pequeña pantalla realiza un retrato de nuevas generaciones conflictivas, frívolas o simplemente Ni-Nis. Ni estudian ni trabajan, vamos. Incluso, se crea la percepción de que la meta principal de los jóvenes es encontrar el amor en una discoteca de polígono. Aunque esto sólo es una percepción del efectismo del espectáculo televisivo.

Existe vida más allá. De hecho, anoche, El Objetivo de Ana Pastor dio voz a universitarios, que en formato tertulia, reflexionaron sobre la actualidad política en plena resaca del debate sobre el estado de la Nación. El programa acertó en la forma de presentar este debate: escenografía para la ocasión, un plató desnudo, oscuro, y con variopintos sofás sacados del trastero de la productora del espacio, Globomedia. Se creó un ambiente especial, próximo. El formato de La Sexta, de esta forma, se contagió de esa mirada, tan ilusionante como preocupada, de estudiantes comprometidos con su país. Porque existen, también en televisión.

No obstante, el punto de vista de los jóvenes desde la televisión sigue siendo residual. Hace unos meses, Jordi Évole también lo hizo en la edición de SalvadosEl País que viene‘. Pero lejos quedan ya aquellos programas que nacían exclusivamente de esta premisa: la mirada de la actualidad de aquellos que son el futuro y, al mismo tiempo, el presente de una sociedad.

Así surgieron formatos como No te cortes (1992), ¿Y tú, de qué vas? (1993), presentado por Antonio Albert, o el programa que fue el trampolín a La 2 Noticias de Lorenzo MiláAl Grano (1994). Un espacio de la segunda cadena en el que los jóvenes debatían sobre cuestiones de las que tradicionalmente los medios sólo tomaban el pulso de gente mayor. Es decir, hablaban de todo tipo de asuntos.

Las opiniones del público en plató eran claves en el discurrir de estos programas vivos, muy vivos, que eran modernos en su tiempo. Quizá también para hoy mismo. 

Y ADEMÁS…

La televisión Ni-Ni, el éxito de la audiencia que no exige

La televisión pública que nos merecemos

La política de La Sexta para ganar audiencia… y credibilidad

Jordi Évole, ¿la manipulación televisiva a favor del periodismo?

Así despidió Ana Pastor su último desayuno en TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter