Saltar al contenido

« ver todos los blogs

TVE regula el uso de Twitter por parte de su plantilla: lo que supone esta decisión

27 marzo 2015 - 14:47 - Autor:

Las redes sociales han cambiado la forma de entender la comunicación. Su manejo va más allá del autobombo o spam de contenidos propios. Twitter, Facebook, Youtube e Instagram son herramientas que abren un abanico de posibilidades para divulgar, entretener e informar pero también para interactuar y compartir. Son, en definitiva, una ventana abierta a la innovación, que supone una conexión directa con tu público objetivo.

TVE había sido pionera, en España, en el manejo de las redes sociales. Los servicios interactivos de la cadena pública han ido a la vanguardia en estas plataformas. Hablando al espectador de tú a tú, con rigurosa cercanía e incluso atreviéndose a realizar guiños ácidos, cuando la ocasión lo requería. Pero la nueva dirección de la cadena pública apuesta, en estos momentos, por normas internas que ejercerán un control más férreo. No es tanto una decisión política, se trata más de desconocimiento de la esencia de las redes.

A partir de ahora, las cuentas oficiales de los programas deberán ser autorizadas por la Dirección de Comunicación y Relaciones Institucionales. El director de cada programa o canal, comunicará a la Dirección de Comunicación quién es el responsable de la gestión. Esto puede ser lógico, dentro de las normas de una cadena. Es bueno unificar identidad visual, pero sin anular la personalidad propia de cada programa o serie.

Aunque lo que supone un mayor retroceso, en lo que significan las redes sociales, es las limitaciones que se ponen a la hora de utilizar perfiles de usuario con la marca TVE (por ejemplo @+nombre de empleado+tve). Bajo el sello de Televisión Española, no se podrán compartir noticias que no sean extraídas de la web de TVE. En ningún formato: ni textos, ni fotos, ni audio, ni vídeo. Aunque sea informativamente relevante.

Los periodistas de RTVE sí que podrán narrar en sus cuentas detalles, curiosidades o anécdotas relacionadas con sus propias coberturas, así como cualquier circunstancia que habitualmente no se incluya de su trabajo en la emisión de los servicios informativos de RTVE.

¿Por qué resulta esta medida una involución? Las redes sociales son instrumentos participativos. Son claves para convertir a la gente en arte y parte del proyecto y su desarrollo. Son cruciales para que el público se identifique con la marca, también con las siglas de TVE. Sin embargo, estas nuevas reglas de juego para los trabajadores de una televisión pública sólo suponen una marcha atrás, pues cortan alas a la improvisación creativa, disminuyen posibilidad de interacción con otros usuarios (con retuiteos de artículos de blogs, fotos u otros contenidos) y anulan el valor de compartir informaciones de medios internacionales de trascendencia de forma ágil.

Como consecuencia, desincentivan el uso de las redes sociales a los periodistas de la cadena. Los profesionales más activos, por tanto, terminarán optando por desvincularse de la marca TVE. Lo que supone un varapalo para el futuro de una posible imagen vanguardista y próxima de TVE. Porque los perfiles profesionales propician más empatía que los institucionales.

Con este panorama, se denota que los responsables de la actual TVE ven las redes sólo como un canal de propaganda de enlaces de la web oficial más que como lo que realmente son: un conector de sensaciones, informaciones y emociones con mil y una posibilidades para ser creativos, divulgativos, útiles, autocríticos y transparentes. Un lugar vivo que nos une y que es clave para generar una marca potente, con una arrolladora personalidad, con la que el espectador se sienta identificado. Un punto de encuentro para compartir. Con responsabilidad y honestidad, pero sin cortapisas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Belén Esteban gana ‘Gran Hermano VIP’: el triunfo que alimenta al ‘monstruo’ televisivo

8:05 - Autor:

Como estrellas del rock. Así llegaron Belén Esteban y Aguasantas a los Estudios de Mediaset. Hordas de fans esperaban a las puertas del plató de Gran Hermano VIP. Los ojos estaban puestos en Esteban, que hacía el paseíllo, entre gritos de sus fieles, con cara de diva de la televisión. Y, en cierto sentido, no se equivocaba. Es diva de un tipo de televisión. De hecho, cuando escuchó en boca de Jordi Gónzalez que el concurso había sido un éxito de audiencias, esbozó sonrisa de felicidad. Como si el éxito fuera causa directa de su presencia. Se ha creído su propio personaje.

GHVIP ha sido un triunfo inesperado incluso para Telecinco (ayer congregó a un espectacular 35,9% de share, con 4.919.000 espectadores). Ha arrasado en cuota de pantalla y se ha propagado intensivamente por el resto de programas del canal, fenómeno que ya no se producía con tanta fuerza. Ya que esta edición no sólo ha sido un reality de conflictos, también ha sido una fuente de cotilleos exclusivos desvelados por el patio de vecinas compuesto por los participantes. De los entresijos de Ambiciones a los secretos de Cantora.

Y llegó la final. Aunque no hubo sensación de final, parecía un largo y acalorado debate más. Por primera vez, además, el reality apostaba por una entrada en el plató de las dos finalistas a la vez. Nada de gastar en grandes derroches escénicos en la casa, como en otras ocasiones. Aguasantas y Esteban entraron juntas. A nivel televisivo, esta situación resultó caótica. El momento perdió fuerza y restó protagonismo a Aguasantas (que interesaba menos, claro). Para algunos, fue una decisión para cuidar a Esteban del mal trago de soportar los abucheos. Pero no se libró de ellos. Los sintió durante toda la noche.

Belén Esteban ganó y donó, como golpe de efecto, los 100.000 euros del premio. Su personaje sale, por tanto, reforzado de un programa que ha sabido aprovechar muy bien un casting incontrolable, desquiciado y desquiciante. Y los responsables del formato, además, han atinado con ideas que han multiplicado el interés del show: desde inventarse salas con falsas torturas hasta juicios dentro de la propia casa. Así, el atractivo del elefante de la tele-realidad no ha bajado la guardia. Es más, se ha amplificado al propiciar situaciones conflictivas y, no menos importantes, cómicas.

Porque GHVIP es una tragicomedia de la realidad. Ese es su valor de éxito en un país que parece que no se cansa de mirar detrás de la mirilla. Un país que ha creado un extraño icono como el de Belén Esteban, una bestia televisiva en todos los sentidos, incluso grotescamente televisiva. Con esta victoria, su culebrón vuelve a tener fuelle para rato. Se avecinan debates, sálvames, polígrafos… La historia interminable.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

GHVIP arrasa: las 4 razones que lo convierten en el reality definitivo para Telecinco

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño y rentable de la historia

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter