Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Fallece Jesús Hermida: la televisión que creyó en la personalidad propia

4 Mayo 2015 - 21:58 - Autor:

Periodista, presentador, excorresponsal de TVE en Nueva York, exdirector de Antena 3 y fundador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España, Jesús Hermida fue clave para el desarrollo de nuestra televisión. Creador del primer magacín ‘por la mañana’ de TVE, descubridor de grandes talentos catódicos y hasta narrador de la llegada del hombre a la Luna.

Su experiencia como corresponsal en Nueva York sirvió para importar a nuestro país elementos de la televisión norteamericana. Desde su regreso a España, en 1978, Hermida trabajó en diferentes programas de TVE como De cerca, Crónica 3 o, el recordado, Su Turno). También en Antena 3 de Radio con La Hora Cero y Viva la Gente.

Pero fue Pilar Miró quien encargó a Hermida uno de sus grandes retos profesionales: el primer programa matinal de TVE, para una televisión que aún no emitía por la mañana. El carácter y estilo personal del periodista, unido a la visión, adelantada a su tiempo, del realizador Luis Melgar, supieron construir, de la nada, un formato matutino a tono con nuestra idiosincrasia. Fueron los primeros y asentaron unos sólidos pilares, de los que continúan alimentándose los magazines de las cadenas privadas, incluso Sálvame. Porque Hermida ya ideó los debates vivos, los sainetes en directo, que dinamizaban sus programas, y las salidas (y entradas) “improvisadas” al plató.

Hoy, resulta curioso comprobar como los programas de Hermida dominan mejor los lenguajes televisivos que algunos espacios actuales de la televisión pública. Incluso, en la tele que nos está tocando vivir en la actualidad, probablemente, Jesús Hermida sería rechazado a la primera de cambio por más de un director de casting. ¿Por qué? Por su exagerada gesticulación, por su verborrea que se sale de los cánones de la solvencia o por su indomable flequillo. En definitiva, rechazado por su personalidad propia. Esa que le convirtió en tan parodiado e imitado.

Jesús Hermida logró el objetivo: convencernos a ver la tele por la mañana: para informarnos, para formarnos y, sobre todo, para entretenernos. Creó un programa con mirada y carácter. Después fichó por Antena 3. La noticia impactó. En la cadena privada realizó diferentes formatos de debate con menor éxito (El programa de Hermida, La noche de Hermida, Hermida y Cía) hasta terminar siendo nombrado director del canal, su labor al frente de Antena 3 propulsó las audiencias, dotando a una cadena que nació demasiado ‘radiofónica’ de un mayor instinto televisivo.

Estuvo al mando de los contenidos de la emisora privada hasta 2002.  Más tarde, en 2006, recapituló lo mejor de los cincuenta años de TVE en el programa La imagen de tu vida, que conmemoraba el aniversario de la cadena pública. Fue su último gran trabajo televisivo, sin contar la controvertida entrevista a Don Juan Carlos I el pasado año.

La pasión de Hermida por su profesión se caracterizó por entender la televisión como una poderosa ventana al mundo, a la cultura, esa cultura que siempre es comunicada mejor si se hace desde la enérgica personalidad propia.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El éxito de ser una ‘Chica Hermida’

La entrevista de Hermida al Rey, resumida en 54 segundos

La Sexta: su semana clave para coronar un modelo de negocio televisivo

0:12 - Autor:

“La tercera televisión privada”. Así sacan pecho en La Sexta desde que supera a Cuatro en el ránking de audiencias medias. Es, por tanto, la tercera cadena, sin contar a la televisión pública. Aunque, más allá de fríos datos de cuota de pantalla, La Sexta ha sabido construir una marca contundente, que ejemplifica requisitos que debe reunir cualquier canal a la hora de desarrollar una parrilla competitiva.

Tras años endeudada a grandes competiciones deportivas, que encarecían la programación y no terminaban de fidelizar espectadores, la fusión con Antena 3 sentó bien al canal verde. Atresmedia, de la mano de Mario López, figura clave en el desarrollo del sello Sexta, ha sabido entender la esencia de la cadena y utilizarla como campo de experimentación de una televisión de calidad alternativa, complementaria a Antena 3 y afín a un interesante público que se sentía huérfano de contenidos en televisión. Una televisión que arriesga e invierte en formatos propios.

Así, La Sexta fue dibujando una imagen asentada en los cimientos del entretenimiento y el periodismo crítico. En este sentido, ha apuntalado la parrilla con franjas pegadas a la emisión en directo, algo fundamental para consolidarse cualquier cadena como referencia para los espectadores. De hecho, La Sexta, incluso, ha adelantado en horas de emisión en vivo a su hermana mayor, Antena 3. La audiencia tiene la percepción de que si pasa algo está ahí La Sexta para contarlo con sentido crítico. Con capacidad de reacción.

Las horas de directo, por tanto, son más claves de lo que parecen en una televisión competitiva. Dan viveza, nervio… proximidad. Como también lo consigue estar en la calle, realizar los programas desde el exterior, sin la burbuja del plató, ya sea en una conexión en directo con el lugar de la noticia o desde un reconocible bar (a los que es asiduo Jordi Évole para hacer su periodismo en Salvados)

Otro as en la manga crucial es contar con una parrilla ordenada, donde el espectador reciba con transparencia el qué, cuándo y cómo emiten cada producción. La Sexta ha organizado sus productos en la programación y ha definido sus franjas. Sin descuidar las cortinillas de paso a publicidad (muy mimadas), impulsado las promociones y manteniendo los espacios de forma prudencial para que cuajen. Sin volver loco al espectador. Sin estar atados más de la cuenta a las necesidades del canal principal del grupo, Antena 3.

Es fácil encontrar los programas en un canal que cuenta con pilares estructurales claros: Al Rojo Vivo en la mañana, Zapeando/Más vale tarde en la tarde, El Intermedio en la franja telonera del prime time y En el aire con Buenafuente, la comedia exquisita del late night. Todos son programa definidos y fácilmente identificables. Te gusten, o no te gusten. Sabes que están, aunque no los veas. Además, la emisora ha encontrado un perfil de producto de entretenimiento en prime time bastante alternativo: Pesadilla en la Cocina de Alberto Chicote o El Jefe Infiltrado son espacios baratos, de segunda cadena, que logran shares por encima de la media. Tampoco falla el espectáculo de la tertulia con La Sexta Noche o incluso la dirección del canal se ha atrevido a dar al cómico Manu Sánchez un late show propio, El último mono, un programa joven en el domingo de madrugada.

Estos espacios, cada uno con su razón de ser, fortalecen la marca Sexta, que desprende una personalidad que no se parece a nada en nuestro mercado televisivo. Lo que propicia el interés de unos interesantes perfiles de audiencia que conectan con contenidos complementarios que no siempre entran en las grandes cadenas, como Antena 3 y Telecinco, por su obsesión por la batalla sin piedad de las millonarias audiencias. Una guerra, que durante años, ha cortado alas a la imaginación.

Sin embargo, el equipo de La Sexta ha arriesgado con proyectos valientes a la par que sostenibles. Salvados o El Objetivo son ejemplos de programas periodísticos, comprometidos con su tiempo, que han roto moldes de lo que significaba informar desde el prime time de una emisora generalista. Han recuperado la esencia del periodismo de siempre, dotándolo de las nuevas posibilidades tecnológicas e innovando en los nuevos lenguajes audiovisuales.

Esos cambios, que rompen esquemas preestablecidos, no siempre se han sabido entender. De ahí que surjan prejuicios ideológicos o etiquetas propias de trincheras de otra época. Cuando, en realidad, la fortaleza de la fórmula de La Sexta radica en su capacidad por alcanzar la complicidad de un público al que se considera inteligente dentro de un escenario televisivo que se venía caracterizando por lo contrario.

Esa es clave del epicentro del crecimiento de La Sexta. Es el éxito de una televisión que ha apostado por ideas en las que cualquiera no se atreve a apostar. Y, ahora, la cadena sigue ese camino regresando a la ficción a través de Refugiados, una coproducción con la BBC, de la mano de Bambú Producciones (Gran Hotel, Bajo Sospecha, Velvet).

Una serie no apta para cualquier directivo televisivo de España: rodada en inglés, con una duración de menos de setenta minutos y con una oscura trama de ciencia ficción. De nuevo, un producto arriesgado pero sostenible, en cuanto a inversión económica (y al grabarse en inglés con posibilidad de venderse internacionalmente). De nuevo, un producto que marca la diferencia. Lo que puede suponer un impulso definitorio para un canal que empieza a ser más que un canal: un ecosistema con el que se identifica un sector de la población que envidiaba sobremanera la televisión extranjera.

La producción propia de Refugiados, esa posible guinda para coronar el modelo de negocio de La Sexta, llega el jueves con un lanzamiento multicanal: en todos los canales de Atresmedia, que arropan el estreno. Si funciona, será un importante avance para una compañía que ahora necesita más formatos de entretenimiento que conecten con targets de audiencia más jóvenes (jugosos para los anunciantes). Pero que ya ha asentado los pilares de una competitiva televisión generalista que intenta crecer al ritmo que marca el futuro de su propia sociedad.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

5 tópicos de las series españolas que derriba ‘Refugiados’

El truco de Chico Ibáñez Serrador que sigue vigente en 2014

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter