Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Águila Roja’: el regreso invisible de un gran éxito de la ficción española

6 Mayo 2015 - 18:32 - Autor:

Es el gran éxito televisivo de ficción de la última década. Águila Roja ha regresado. Sigilosa. Casi sin avisar. Lo ha hecho en nuevo horario (a las 22 horas, complicado para la batalla de las audiencias) y en nuevo día.

Televisión Española ha optado por estrenar su serie de aventuras en miércoles. Y, la pasada semana, la producción de Globomedia, que acostumbraba a romper share, lo sufrió: hizo mínimo histórico de cuota de pantalla. El público no se había percatado del regreso.

Pero Águila Roja mantiene sus mimbres para conectar con el gran público. Y es que, desde que se estrenó en 2009, ha logrado su misión con astucia: entretener con unas tramas que no dan tregua al espectador.

Porque Águila Roja ejemplifica los mejores requisitos que debe contar una serie para toda la familia, que entra por los ojos. Una historia que es fácil de ver pero no fácil de rodar, con despliegue de localizaciones, piruetas de guion y una luminosa realización.

En sus tramas, Águila Roja abraza el equilibrio entre la emoción y la acción. Sin olvidar los constantes guiños cómplices al espectador a través del humor. Además, airea la historia incorporando nuevos personajes de calado, como en próximos episodios que llega Carmen Maura.

Una serie que juega con los límites de la imaginación del espectador. Y ahí sigue, en la imaginación que vive entre malvados, torturas, amores, tesoros escondidos, conventos, locuras de Sátur y los superpoderes de Águila Roja. Que no son otros que buscar dar en la diana de la electrizante emoción del espectador.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Por qué las series españolas empiezan y terminan tan tarde?

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8:15 - Autor:


 
Ellen DeGeneres es una de las comunicadoras que mejor ha entendido la esencia de las redes sociales. No sólo en su vida cotidiana, también para utilizarlas como generadoras de contenidos que arropen a sus diferentes programas.

Cuando presentó sus primeros Oscars, en 2007, ya apuntó maneras poniendo a Steven Spielberg a disparar, en directo, una foto para colgarla en su Myspace. Los retratados: Clint Eastwood y ella misma. Desde entonces y hasta el famoso selfie de los Oscars en 2014, el más retuiteado de la historia, DeGeneres ha dado una lección de cómo utilizar las redes sociales, Twitter especialmente. Los presentadores, cómicos, actores y periodistas españoles deben aprender de su capacidad para aprovechar cada movimiento en la red.

Porque Ellen DeGeneres no utiliza sus redes sociales como spam. Ni mucho menos. La cómica entiende que Twitter, Facebook o Instagram son una ventana más para su talento. Como la televisión, pero con otra dimensión y circunstancias. Así, Ellen hace partícipe a los seguidores de su vida, riéndose de sí misma.

Pero no sólo se queda en estados de ánimo, lo más importante es que genera constantemente contenidos propios. Exclusivos para sus seguidores. Es como un ‘extra’ de su propio espectáculo. De esta forma, publica a menudo fotomontajes a partir de fotografías icónicas, ya sea de series o de la historia de la música. Con ayuda del Photoshop, se planta en instantáneas que despiertan carcajadas gracias al poder de la nostalgia. Algo tan simple, pero tan eficaz, como poner su cara encima de la cara (o junto a la cara) de algún personaje mítico.


 
También aprovecha para descubrir entresijos de la trastienda de su programa y para jugar con aplicaciones que están de moda. Hace sólo unos días, por ejemplo, ha popularizado enormemente la app #HowOldRobot, una herramienta que adivina la edad que aparentas según la fotografía que introduces en el invento. Estaba dando de qué hablar en las redes y DeGeneres lo aprovechó para hacer el gag con su careto. Casi 1.700 retuiteos. El resultado, ha provocado carcajadas.


 
Entre contenido y contenido, Ellen DeGeneres va haciendo promo de su programa. Aunque no se nota demasiado, porque lo hace con su ironía habitual y desde una complicidad que habla de tú a tú con su seguidor. El Twitter de Ellen tiene la friolera de 43 millones de seguidores. Un dato estratosférico que no impide que su cuenta también siga a gente.

Ese es otro acierto de Ellen: no es sibarita con sus follows. Sabe que en las redes sociales no es sólo un escenario para mostrar, también es un punto de encuentro en el que ver y descubrir gente interesante. De ahí que su cuenta de Twitter siga a 43.000 personas. Para algunos puede parecer demasiada gente pero, en una cuenta de tales dimensiones, esta cifra es equitativa y demuestra que entiende el significado de Twitter, haciendo a los usuarios, gracias a sus follows, más partícipes de la experiencia colectiva de estar interconectados. De hecho, hasta comparte imágenes surrealistas de la vida de sus fans, que pide a través de las propias redes, amplificando así la complicidad con su audiencia y la imagen de marca de su programa. También con vídeos, creando su propio Youtube, el EllenTube.


 
El único fallo de Ellen DeGeneres es que prácticamente no contesta a ningún seguidor y rara vez retuitea, aunque el tuit que le dediques sea magistralmente lúcido. Ese es el principal error de Ellen y su equipo, porque tiene equipo detrás: su coraza por demoler las fronteras en una red social que es, sobre todo, participativa. El superpoder de tener a tus ídolos a sólo un clic. 

No obstante, DeGeneres reúne los requisitos del mejor community manager de una cuenta personal. Ese que no sólo hace autobombo de su trabajo (que también hay que hacerlo, claro), ese que saca el lado reivindicativo (y solidario), ese que grita cuando toca, ese que aprovechar la herramienta para crear contenidos propios donde plasmar su visión del mundo, ese que no duda en reírse de su vida cotidiana, ese que aprende de sus seguidores, ese que no teme compartir sensaciones y sentimientos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las virtudes de Twitter que las cadenas de televisión aún no saben aprovechar

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

Claves del éxito del programa diario de Ellen DeGeneres

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter