Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Martes y Trece volvió (por un día) para decir adiós a los míticos Estudios Buñuel de TVE

26 Mayo 2015 - 9:19 - Autor:

Se terminó. Pocos programas más se rodarán en los Estudios Buñuel. Para decir adiós al mítico centro de producción de Televisión Española, Millán Salcedo y Josema Yuste se reunieron en el mismo plató en el que grabaron tantos icónicos sketches en los ochenta y noventa. Y es que coincide que, en ese mismo lugar, hasta esta misma noche, bajo la misma parrilla de focos, también se ha realizado el show Alaska y Segura.

Martes y Trece demostró, en este emocionante reencuentro, que siguen contagiando la comicidad de siempre. A carcajada limpia. Supieron ‘romper’ a tiempo, y en los monitores del estudio L1 sus viejos gags evidenciaron que mantienen el interés del público dos décadas después.

Fue la imprescindible y última gran entrevista de Alaska y Segura, un formato que se ha colado en una TVE desorientada para confirmar el valor de la Televisión Pública como compañía que no teme reflejar, a través de un programa entretenido, el arte de hoy, ese arte que crece en una sociedad que se atreve con las ideas.

Una sociedad que mira al futuro, sin dar la espalda a su creativo pasado. Alaska y Segura ha conseguido ser ese oasis que ha inmortalizado la vida moderna, desde una TVE adormecida por culpa de la vieja política.

Una TVE que fue la gran factoría de la televisión en nuestro país y que anoche cerró, resignada, etapa: consumando un divulgativo homenaje a sus Estudios Buñuel, los estudios de mayor tamaño del centro de Madrid, únicos que no habían sido víctimas de la especulación inmobiliaria. Pero este patrimonio audiovisual y arquitectónico (diseñados en 1935 por Rafael Bergamín, representante clave de la arquitectura racionalista en España), que salvó de la piqueta la propia TVE en los ochenta, será demolido en los próximos meses por la constructora Pryconsa, que ha adquirido los céntricos terrenos a precio ganga.

Una decisión que ejemplifica esa España nuestra que prefiere el ladrillo a la imaginación, que confunde coste con inversión en una sociedad mejor. En este sentido, el programa realizó guiños, con carga inteligentemente crítica, al fin de los emblemáticos platós. Además, no faltaron dos reportajes sobre la trayectoria de esta factoría del entretenimiento, uno a cargo de Carlos del Amor, perdiéndose entre pasillos y decorados, otros del equipo de Días de Cine, repasando la historia cinematográfica de este complejo que impulsó el productor Samuel Bronston.

Terminó ese espectáculo llamado Alaska y Segura. Terminó casi a las 3 de la mañana, víctima de una dañina estrategia de programación para convertirlo en invisible. Lo han conseguido. A pesar de que ahí han pasado magnéticos invitados poco habituales en la pequeña pantalla: desde Carmen Maura a Raphael, pasando por Verónica Forqué o Miguel Bosé. Un espacio necesario, valiente y consciente de su tiempo… y de su futuro. Consciente del significado de la televisión pública que informa, forma y entretiene sin red. Y Alaska y Segura pasará a esa historia de TVE como una interesante radiografía de la actual cultura que marca la diferencia en los epicentros del arte, la invención y la experimentación en España.

Y el show acabó con todo el público y el equipo del programa saliendo por la puerta trasera de los Estudios Buñuel, al ritmo del violín Ara Malikian y los tambores de Calanda, esa misma puerta por donde se introducían los grandes decorados de Un, dos, tres, La Forja del Rebelde, El Quijote o La Noche de los Castillos. En esa fachada trasera (con fuegos artificiales incluidos), se vivió el último adiós a los siempre míticos Estudios Buñuel. Adiós  al ruidoso e ilusionante grito de ¡viva Buñuel! ¡viva la imaginación! ¡viva la televisión!

Uno de los finales de programa más emocionantes de la historia televisiva reciente, para el autor de este blog. Nos despedíamos de un lugar que no era sólo un lugar: es y será la factoría donde se realizó gran parte de aquella efervescente televisión pública que nos ha hecho amar a la TELEVISIÓN.

A FONDO:  El fin de los Estudios Buñuel: repasamos su historia

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

7 razones que convierten ‘Alaska y Segura’ en un gran éxito

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter