Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El triunfo de Kiko Rivera, peligroso referente de la generación Ni-Ni

31 Mayo 2015 - 11:25 - Autor:

La televisión en España ha contribuido en la construcción de referentes para la generación Ni-Ni. Referentes que ni estudian, ni trabajan, pero que, sin embargo, no paran de ingresar dinero gracias a su habilidad para vivir de la picaresca nacional.

Kiko Rivera, Paquirrín, es ejemplo de esa parte de la sociedad que encumbra a los cielos del éxito a una persona sin preparación y que, al mismo tiempo, demuestra poco o nulo interés en prepararse. Su forma de actuar y sus excelentes resultados que consigue se transforman en un espejo en el que se puede reflejar parte de una juventud a la que el sistema e incluso la propia televisión no han sabido despertar curiosidades e inquietudes. 

Pero este espejo no es realista, sólo deforma los reflejos. Como en Luces de Bohemia, pero sin trasfondo narrativo, sólo creando juguetes rotos.

Kiko Rivera no canta, pero vende canciones en las que parece que canta. Kiko Rivera no es actor, pero es fichado para protagonizar una serie en la que hace de actor. Las discográficas y las cadenas han creído que el hijo de la Pantoja tiene un gran tirón mediático y lo han encumbrado. Su éxito estriba en el morbo nacional de ser hijo de la folclórica. Es un buen producto para sí mismo, aunque no para los demás: crea nefastas aspiraciones en una juventud a la que no siempre se le han dado las herramientas para poder digerir estos contenidos con una perspectiva lúdica y crítica.

Porque Kiko Rivera no se puede ni debe tomar en serio. Su presencia en la televisión vale para programas de corazón o realities con corazón. Pero es una estafa para la audiencia. Y para los profesionales que han enriquecido este medio de comunicación y entretenimiento durante décadas.

Jaimito, la serie protagonizada por Kiko Rivera, es un bochorno. Es la televisión que no premia el talento y el esfuerzo. Producida por José Frade Producciones Cinematográficas S.A, este desfile de gags sólo puede definirse como un insulto a la ficción nacional, con un Paquirrín que en vez de interpretar (o intentarlo) parece reírse de todos los espectadores. Son los referentes de cartón-piedra que ha creado un país. Por suerte, Telecinco ha sabido relegar este producto a un rincón escondido de su portal en Internet. No merecía más.

> Puedes ver la ‘serie’ de Kiko Rivera aquí

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter