Saltar al contenido

« ver todos los blogs

TVE cancela ‘Así de Claro’ de Ernesto Sáenz de Buruaga

9 junio 2015 - 21:23 - Autor:

La dirección de TVE ha decidido retirar de la parrilla de La 1 el programa Así de claro’ al no haber alcanzado los objetivos esperados de audiencia. El formato cosechó anoche un pobre 5,1 por ciento de share con sólo 704.000 espectadores. Un dato muy bajo para el prime time de la cadena. De hecho, en sus tres emisiones, el programa ha sufrido una tendencia decreciente en lo que a cuota de pantalla se refiere. continuar leyendo

Mariló Montero deja ‘La mañana de TVE’ hasta septiembre para “resolver un problema de salud”

20:42 - Autor:

Mariló Montero llevaba unos días sin aparecer en La Mañana de La 1. Sólo se trataba de unos días de descanso, pero durante la jornada de hoy ya saltaron las alarmas: la ausencia de la presentadora se alargaba demasiado. Pero TVE ha zanjado cualquier rumor con un comunicado que anuncia que la subdirectora y presentadora del magazine matinal de la cadena pública adelanta unas semanas su período vacacional. continuar leyendo

‘Así de claro’ cae a mínimo de share: las causas de los malos resultados del regreso de Buruaga a TVE

9:22 - Autor:

No hubo ni el característico estruendo de un aplauso de despedida. Sólo se vio a un público escapando de una grada, que se quedaba vacía.

Y, en televisión, los últimos planos son tan importantes como los primeros. Y ese caos de gente atascada en una grada, buscando la salida, fue la imagen final que nos dejó anoche Así de claro, el nuevo debate de Ernesto Saez de Buruaga en TVE. Un formato que este lunes volvió a caer a un desolador 5.1 por ciento de share con sólo 704.000 espectadores. La tertulia no interesa. Porque no es televisiva. Porque, a estas alturas, un debate político no es sinónimo de programa aburrido.

Ese silencioso final, con el público a la fuga, ejemplifica el problema de fondo que tiene el programa de Buruaga: es una emisión tediosa que no cuenta con unos mínimos televisivos de prime time.

Empezando por el decorado del plató, que coloca a los contertulios de forma desordenada. Las escenografías deben ubicar al espectador, no desubicar. Opinadores políticos en el centro, de espaldas a un público que no muestra interés (lo que despista más a la audiencia en casa), y representantes de los partidos colocados en una desconcertante esquina, como si fuera un rincón de castigo.

En ese sentido, se echan en falta entrevistas más potentes en plató. No sólo a través de conexiones vía satélite gracias a la gran pantalla que preside la puesta en escena. También el programa necesita más capacidad de incorporar rótulos, que titulen las declaraciones más destacadas de una emisión demasiado desnuda para las narrativas audiovisuales actuales, de una pequeña pantalla que ya no se consume sólo por un gran televisor.

Aunque el programa ha mejorado elementos de realización estas semanas y Buruaga desprende cercanía (incluso bromeó con que se había roto el aire acondicionado del estudio -y se notaba-), Así de claro necesita para sobrevivir más multipantalla, más sobreimpresiones y, por supuesto, más pluralidad en tertulianos.

Porque el otro gran problema de Así de claro es que da la sensación de que llega tarde a los contenidos. En una noche muy competitiva, el público objetivo de este tipo de formatos va al espacio de La 1 tras un fin de semana cargado de programas sobre la actualidad política. Así de claro no conecta con su target de espectadores: excepto Oneto y alguno más, sus sillas desprenden una mirada previsible del mensaje predominante precocinado en los púlpitos de los grandes partidos.

Falta la mirada de las nuevas generaciones reales, falta esencia de aquella televisión pública que, pionera en la innovación y modernización de los lenguajes audiovisuales (con el propio Buruaga, de hecho, se modernizaron visualmente los Telediarios), supo hacer televisión con instinto de la televisión. Sin miedo a las músicas, sin miedo a los movimientos de cámara. sin miedo a la reacción espontanéa del público en la grada, sin miedo al haz de luz… y, sobre todo, sin miedo a dar protagonismo a la gente, toda la gente.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

La regeneración de TeleMadrid: 8 vías de acción para recuperar su audiencia (y credibilidad)

‘Jugamos en casa’: el as en la manga de los productores de MasterChef para las tardes de TVE

7:15 - Autor:

Jugamos en casa ha llegado a las tardes de TVE. César y Jorge Cadaval, Los Morancos, son anfinitriones de este concurso en el que dos equipos, compuestos por dos participantes populares y un anónimo, tienen que enfrentarse a distintas pruebas que combinan audacia, ingenio y, sobre todo, mucho sentido del humor.

Y, en el primer programa, el contenido ha sorprendido. El equipo del formato, capitaneado por Macarena Rey y Ana Rivas, ha conseguido realizar un show moderno con los mimbres de un concurso de toda la vida, demostrando que ambos factores no son incompatibles.

De hecho, la rítmica escaleta de Jugamos en casa contagia la sensación de que te estás colando en la fiesta de unos amigos. Con cierta aureola de aquella puesta en escena del salón del genuino ‘Si fuera’ de Raffaella Carrá, el nuevo concurso de La 1 contagia color, juventud, frescura y espontaneidad.

Eso sí, la elección de los concursantes populares será crucial. El primer día, destacó la rapidez de reflejos de Anabel Alonso, siempre dando en la diana del comentario ingenioso.  También estaban Cristina Medina, Luis Larrodera y José Mercé, quien no daba mucho pie con bola. Las pruebas, además, a pesar de su sencillez, crean situaciones delirantes que funcionan a nivel televisivo. Un buen ejercicio de los guionistas: las ideas hacen grande un programa pequeño en presupuesto.

Aire fresco para una TVE en la que escasean productos que se dejen llevar por el lenguaje de ahora en la calle. Pero, para lograrlo, necesita tiempo y que el público conozca este formato, que no se parece a nada de nuestras tardes televisivas.

Jugamos en casa puede funcionar (si tiene tiempo para darse a conocer). Sólo necesita rodaje y un mayor protagonismo de los concursantes, que puedan contar más anécdotas de su trayectoria y profesión, como hacen en la versión original norteamericana de este programa, Hollywood Game Night. El remake español, menos golfo y más familiar, también es un buen producto televisivo, adecuado para el periodo veraniego y emitido en una franja, las 8 de la tarde, en la que los más pequeños de la familia regresan a casa y pueden engancharse. Y buena falta le hace a TVE transmitir esa sensación de cadena que engancha, con la fuerza de la espontaneidad. 

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un show diferente

La regeneración de TeleMadrid: 8 vías de acción para recuperar su audiencia (y credibilidad)

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter