Saltar al contenido

« ver todos los blogs

TVE cancela el nuevo programa de ‘Los Morancos’: el día que la cadena pública perdió la paciencia

19 junio 2015 - 2:56 - Autor:

El deterioro de la credibilidad de los informativos fue el primer paso. El virus se expandió rápidamente por el resto de la programación: el descrédito y la suceptibilidad se ha apoderado de la parrilla de TVE.

Aquella televisión pública referente, se ha esfumado,. El espectador desconfía de las decisiones de sus altos cargos, que incluso fardan de votar al partido del gobierno (olvidando que su puesto debe huir de colores políticos y, por tanto, de este tipo de declaraciones partidistas), y hasta se observa como se destruyen símbolos irrecuperables, como el emblemático centro de producción de Buñuel, que estos días acoge la grabación de sus últimos programas.

Unos bloques de apartamentos sustituirán el complejo de platós diseñado por el prestigioso arquitecto Rafael Bergamín. Otro patrimonio audiovisual que nadie salvaguardará.

TVE se queda sin sus platós más grandes. Y aún, en la sede central de Prado del Rey, se espera una obra que parece olvidada: la construcción de tres nuevos estudios para poder seguir acogiendo producción propia, tras la venta y demolición de Buñuel. Porque en una cadena pública son importantes los centros de producción propios.

Da la sensación de que Televisión Española, poco a poco, se va desmembrando y eso es lo peor que podía pasar a la emisora pública, pues se está esfumando su identidad reconocible. Porque también la televisión pública necesita una identidad de marca fuerte, cómplice con el espectador. Los programas no deben de ser entes estancos, necesitan ser puntos de encuentro que fidelicen y arrastren público y, no menos importante, generen ilusiones de los equipos de profesionales que hacen la cadena: ilusiones compartidas.

De ahí que las mejores televisiones mantengan factorías representativas, en máximo rendimiento, donde se realiza el grueso de sus programas y ficciones.  Como los Estudios de Telecinco o los de Antena 3. O los grandes complejos de la BBC. Para que la cadena transmita más esencia de cadena debe emitir sus gruesos de contenidos desde sedes de la cadena. Exprimiendo y protegiendo la experiencia de la plantilla y los recursos de la casa.

En este sentido, es fundamental una programación estable. Y en TVE ya no se sabe que es eso. Los programas van y vienen a un ritmo perfecto para lograr que ni el espectador medio se entere de la existencia del nuevo show. Las últimas víctimas colaterales: Los Morancos con Jugamos en casa. El concurso no era mal producto, pero ni ha tenido tiempo de cocción ni ha estado ubicado en la mejor franja. Lo mismo sucedió con El Legado de Ramón García, un juego cultural que necesitaba paciencia para crecer. También, visto y no visto.

Pero no hay paciencia. Menos aún, en el galimatías que transmite Televisión Española. Con informativos que han dejado de ser por y para todos, lo que se traduce en constantes sospechas, sospechas que salpican al resto de la programación. Pagando justos por pecadores. Con una dirección que da bandazos al estar sumida en presiones, dentro y fuera de la casa, políticas y mediáticas. Presiones que, como consecuencia, acaban con cualquier atisbo de creatividad y espontaneidad en la parrilla diaria, que sustenta la identidad de la cadena.

Tampoco ayuda que, sin necesidad de anunciantes, RTVE siga funcionando con reglas de una desorientada televisión comercial. Debe romper con ese tabú: ya no es una cadena comercial. No pasa nada.

No financiarse a través de la publicidad no es sinónimo de televisión minoritaria, el viejo ente debería aprovechar esta circunstancia para apostar de forma más contundente por una programación más libre, que arriesgue sin estar ofuscada con las frías audiencias: gastando menos en costosas producciones externas, explorando las facilidades de las nuevas tecnologías y, sobre todo, buscando talento sin intermediarios e innovando en nuevos formatos televisivos. Porque las ideas no son tan caras.

El éxito de TVE pasará por salir de los despachos y lanzarse a la calle (la real, no la de España-Nevada-Directo). Porque el porvenir de la cadena pública está en que logre marcar la diferencia con las privadas y, así, convertirse en una alternativa de contenidos de calidad informativa, divulgativa y creativa. Sin obsesionarse con la dictadura del share, creyendo en la paciencia e invirtiendo en la curiosidad, inteligencia e imaginación del espectador.  

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

La regeneración de TeleMadrid: 8 vías de acción para recuperar su audiencia (y credibilidad)

El ocaso del Canal 24 Horas de TVE: ¿cómo frenar el desprestigio de la última cadena ‘todo noticias’?

TVE: de ser la gran factoría de televisión en España, a quedarse casi sin platós

Estudios Buñuel: su historia

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter