Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Gym Tony: así se ha convertido en un éxito que negarás ver

7 julio 2015 - 10:08 - Autor:

Nadie creía en esta serie. Su humor facilón, su falsa puesta en escena, sus actores histéricos. Sin embargo, Gym Tony ha renovado por una tercera temporada. Es más, va a incorporar nuevos actores e incluso duplicar algunos decorados para poder rodar simultáneamente más tramas. Y es que Gym Tony se ha convertido en un buen producto para Mediaset.

Pero ¿cómo es posible que funcione esta sucesión de sketches tan básicos? Justo por eso mismo, porque son gags muy sencillos de ver. Gym Tony es una serie que entra por los ojos. Es un placer culpable, que te deja pegado a la pantalla.

Es fácil zapear a Gym Tony y quedarte en Cuatro, sin saber muy bien el motivo. Lo ves sin más pretensión que dejarte llevar por los delirios de unos guiones, con cierto toque infantil, interpretados por unos actores tan exagerados como los protagonistas de un cómic. Porque hasta el colorista decorado parece sacado de un tebeo. Y Cuatro lo aprovecha, no lidera en audiencias pero sí engancha a un público complementario de las ofertas que se emiten en esa franja, calando especialmente entre los más jóvenes de la casa.

Una producción ideal para exprimir al máximo. Pues en Gym Tony la cadena no juega grandes riesgos económicos y, al mismo tiempo, crea una cita reconocible en la parrilla. No sólo eso: Mediaset también gana una ficción perfecta para reponer y reponer. Sus repeticiones casi ni se notan en una amalgama de capítulos que cuentan con el valor añadido de que encajan a la perfección en cualquier momento de la programación. Se pueden cortar o alargar. Ya sea en Cuatro o en el canal temático Factoría de Ficción.

Así que tenemos Gym Tony para rato. Una sit com sin más pretensiones que ser una evasión instantánea, pero una evasión que ha ganado caché con actores más reputados (Toni Acosta, Dani Muriel, Carmen Ruiz…) y que, por cierto, ha descubierto que Eduardo Casanova cuenta con más registros interpretativos que su archiconocido Fidel en Aída. Gym Tony ha roto con su encasillamiento. Encasillamiento que la serie no podrá jamás derribar consigo misma.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El irreversible precedente que sienta ‘Vis a Vis’: así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

Pekín Express: los 5 puntos fuertes de la temporada de Cristina Pedroche

9:06 - Autor:

Pekín Express ha llegado a su final. Será el próximo lunes. No ha roto los shares de audiencia de Antena 3 (ayer 13,1%), pero ha triunfado en fervor en las redes sociales gracias a que ha sabido conjugar cinco puntos claves en cualquier programa de aventuras.

1. Casting que engancha. Los concursantes de Pekín Express no sólo han estado ansioso de la experiencia, también de fama. Y se ha notado. Son fans de la tele y juegan constantemente a favor del show. Sufren, se emocionan y se dejan llevar ante la cámara. Están por encima de la competición, disfrutan de su gloria catódica, aunque terminen pareciendo unos psicóticos.

2. El montaje. El programa logra mantener la emoción en alto de principio a fin, a pesar de las interminables pausas publicitarias. Una realización que no confunde ritmo con prisas y que es traviesa: sabe engañar a un espectador, que no vislumbra fácilmente los ganadores. Sólo sabemos que Canarias y Cuñados son finalistas.

3. El conflicto. Pekín Express es más un género ‘docu’ que un ‘reality’ al uso, y eso ha pasado factura en lo que audiencias se refiere en un canal de las dimensiones de Antena 3. Aunque el programa sí que ha contado una historia con una magnética dramedia, a medio camino entre el drama y la comedia. Hasta desquiciar, en algunos casos, a los tuiteros. Y es que lo mejor del formato es que los participantes no han dejado indiferente a nadie, despertando en el público amores y odios. E incluso amores odiados.

4. La ruta de los mil templos. Aunque siempre esté en un plano secundario, el recorrido de cada edición Pekín Express tiene mucho de aspiracional para el espectador. Un latente programa de viajes donde descubrir, aprender y hasta soñar desde el sofá con ser participante.

5. Los retos. Todo buen programa de tele-realidad que se precie debe maquinar pruebas que propicien giros dramáticos. O, lo que es lo mismo, que amplifiquen los conflictos y las tramas del programa. Sucede en MasterChef. Sucede en Gran Hermano. Sucede en Pesadilla en la Cocina. No iba a ser menos Pekín Express. Sin embargo, Pedroche ha estado demasiado seria en su cometido de guiar a los participantes. Se ha echado en falta que la recién estrenada presentadora jugara más. Es lo que pasa cuando en televisión se prefiere centrar todo en la tensión y en la emoción de lágrimas, y no en la frescura de la espontaneidad que se sabe reír de sí mismo. Esa espontaneidad de la que el último casting de Pekín Express ha ido sobrado.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Qué ha fallado en el Pekín Express de Pedroche?

¿Por qué parece imposible reproducir en la tele de hoy un éxito como ‘Sospresa, sorpresa’?

El miedo de las cadenas de TV a las matemáticas

13 cosas que todavía se pueden hacer gracias al Teletexto

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

La fobia de las grandes audiencias a los programas pregrabados

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter