Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El Ayuntamiento de Madrid deja en el aire la venta de los Estudios Buñuel de TVE ¿llega tarde?

14 julio 2015 - 14:17 - Autor:

Madrid no es una ciudad con demasiada tradición a la hora de cuidar su patrimonio arquitectónico industrial. Al contrario, suele favorecer su destrucción. Más aún cuando se trata de patrimonio audiovisual. Quedan pocas huellas de los míticos estudios de cine y televisión del siglo XX en la capital. Los Sevilla Films fueron convertidos en un hipermercado, los majestuosos CEA en bloques de vivienda. Sólo se salvaron los Estudios Roma, ahora Telecinco, y los más grandes de España, los Estudios Buñuel, rebautizados así por Pilar Miró, que los salvó cuando iban a ser derribados en uno de los constantes booms de la especulación inmobiliaria.

Miró resucitó así los Estudios de Chamartín, también conocidos en la época con el nombre de Samuel Bronston, que fue el magnate de cine que los impulsó hasta que se arruinó, dejando abandonados estos platós. Pero, en plena movida madrileña de los ochenta, TVE  los rehabilitó y reconvirtió a la televisión.

En sus entrañas, con tres amplios platós, entre ellos el más grande de TV de España (el L3 con 2200 metros cuadrados), se han realizado programas y series icónicas (desde ¿Qué apostamos? hasta los shows de Martes y Trece, pasando por el rodaje de El Quijote), incluso se reprodujeron en su interior las cuevas de Altamira para preservar su divulgación cuando se iba a producir el cierre de las originales.

Pero la actual dirección de TVE decidió vender estos estudios hace sólo unos meses. Una constructora, Pryconsa, había adquirido los extensos terrenos por 35,7 millones de euros para realizar pisos. Un precio de ganga para la jugosa zona, muy cerca de Plaza de Castilla. De ahí que los Estudios Buñuel siempre hayan estado en el punto de mira del negocio del ladrillo.

Ahora, el Ayuntamiento de Madrid, mediante la votación favorable en la comisión de Desarrollo Urbano Sostenible, ha aplazado la resolución sobre el futuro de los Estudios Buñuel de TVE. Con esta paralización, se pretende estudiar los detalles del proyecto.

También la Comisión General de Trabajadores ha decidido llevar el caso a la Fiscalía anticorrupción “por malversación de caudales públicos y administración desleal“. Pero la realidad es que los estudios Buñuel ya están vacíos. Han dejado de ser esa factoría creativa en constante ebullición, a pesar de que TVE sigue necesitando esos platós para llevar a cabo su producción propia. Y que la función de TVE, como servicio público, también es conservar, proteger y resguardar el patrimonio colectivo.

El Ayuntamiento puede parar el inminente derribo, que dejará a la ciudad sin un ejemplo de arquitectura racionalista. Pero tal vez sea ya demasiado tarde para frenar la destrucción de los Estudios Buñuel. Será otra demolición para la memoria colectiva, para un país sin amplitud de miras a la hora de preservar su plural y diverso patrimonio.

Porque los Estudios Buñuel también son patrimonio, obra del arquitecto Rafael Bergamín, representante clave de la arquitectura racionalistay cruciales en el desarrollo industrial del cine y la televisión en España. Cruciales, por tanto, para seguir entendiendo, analizando, y preservando nuestra historia audiovisual en el futuro. Aunque siempre es mejor hacer un bloque de viviendas más. Eso sí, con piscina y vistas a las Cuatro Torres.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La historia de los Estudios Buñuel

TVE de ser la gran factoría de TV de España a quedarse sin platós

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

Los Cuñados ganan la final de ‘Pekín Express’: lo mejor y lo peor de la aventura de Pedroche

1:05 - Autor:

La ruta de los mil templos de Pekín Express ha llegado al final. Los cuñados, Ángel y Bea, se han alzado con el título y 49.000 euros. El formato de Boomerang ha cerrado su etapa de Antena 3 con una trepidante gymkana por las entrañas de Singapur. Cuñados y Canarias, y sus constantes frases célebres, han demostrado que uno de los grandes aciertos de esta edición del docu-reality ha sido el casting, que ha sabido transmitir la tensión que requiere este formato, a pesar de haberse rodado todo el programa en sólo un mes.

Cristina Pedroche, por su parte, se ha emocionado en los últimos minutos de su primer proyecto como presentadora. Aunque ha sufrido los guiones, demasiado intensos, que se deberían haber amoldado más y mejor a la personalidad de la comunicadora (en el programa posterior se mostraba a una Cristina más espontánea y cercana gracias a las tomas falsas). En cambio, el oficial Pekín Express ha mostrado una Pedroche rígida, telegráfica y hermética.

No obstante, el protagonismo de Pekín Express no está en su maestra de ceremonias. De hecho, es una figura prescindible del formato. Su éxito estriba en los participantes y en eso el concurso ha ido sobrado. No sólo han triunfado por su carisma en cámara, también han generado un aluvión de comentarios en las redes sociales.

Terminó un Pekín Express aguantando la emoción hasta el último minuto de la alargada emisión final, que ha sabido realizar una competición tan aventurera como televisiva, con el grado aspiracional viajero que también es un valor añadido del formato. Con un montaje frenético y unas pruebas que no daban tregua a la tensión, incluso atreviéndose hasta con el cálculo mental (con Las Canarias buscando una calculadora desesperadamente) y la obligada prueba playera, para despelotar concursantes.

Lo malo: los programadores no han atinado con su lugar y hora en la que ha sido ubicado en parrilla. No es un reality con la imprevisibilidad del directo que logra reunir a las grandes audiencias que requiere Antena 3. Así que esta ruta de los mil templos podría haber sido más competitiva en La Sexta, como otro impulso de la imagen de marca del canal verde, más a tono con el 13,4 por ciento de cuota que ha sustentado la fidelidad de Pekín Express: la televisión que crece gracias a la experiencia colectiva de comentarse y vivirse en las redes sociales.

> ¿qué ha fallado en este ‘Pekín Express’?

La fobia de las grandes audiencias a los programas pregrabados

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Por qué parece imposible reproducir en la tele de hoy un éxito como ‘Sospresa, sorpresa’?

El miedo de las cadenas de TV a las matemáticas

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos


Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter