Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Frank Cuesta, el triunfo de la lucha en la jungla de las redes sociales

13 agosto 2015 - 9:00 - Autor:

Frank Cuesta saltó a la popularidad gracias a su docushow de Cuatro, Frank de la Jungla. El nombre ya era una declaraciones de intenciones. Más tarde, fichó por Discovery Max para protagonizar Wild Frank. Más aventura, más divulgación y más presupuesto desde la cadena temática española de documentales que más invierte en producción propia.

Los programas de Cuesta son sinónimo de divulgación sobre la naturaleza y sus habitantes más salvajes pero, también, son ejemplo de espectáculo televisivo, pues el carácter de este particular aventurero no conoce las medias tintas. Ya sea en la selva o en Twitter.

Porque, en la red social del pajarito (animal tenía que ser), Frank Cuesta se ha transformado en un generador de pasiones y polémicas. Ha trasladado al universo social media su vehemencia a la hora de defender sus creencias.

No sólo en el ámbito personal (con la batalla para salvar a su mujer Yuyee de la cárcel), también en su compromiso con la protección de los seres vivos. Twitter y Youtube son sus plataformas para luchar y canalizar su indignación, en este sentido.

Como le pasa a tantos ciudadanos, Cuesta demuestra ímpetu y hasta virulencia por lo que cree firmemente en las redes. Y eso ha producido que se multiplique su influencia viral de forma exponencial. Lo convierte en uno más, los usuarios de las redes se identifican con él.

Y sus seguidores buscan ver en sus vídeos o tuits esa particular autenticidad, compartan o no sus argumentos. Ahí estriba su capacidad de persuasión en las redes sociales, que ha crecido en los últimos tiempos: habla claro, demasiado claro en ocasiones.

Así, ha demostrado cierta aptitud para la movilización ciudadana, que ha llevado a impulsar la crispación contra el programa Vaya Fauna, incluso entre gente que jamás vio el formato de Telecinco, o ha apaciguado las más rastreras salidas de tono de un reducto de tuiteros tras la muy grave cogida de Francisco Rivera en Huesca.

Frank Cuesta debate, se apasiona y se emociona en Twitter y Youtube. Ese es su mayor acierto en la red social, guste más o menos: ser él mismo. De hecho, sus contundentes declaraciones en las redes sociales se han convertido en generadoras de contenido para los medios.

Aunque, eso sí,  aunque tuitea a las personas que mencionan sus comentarios, Frank Cuesta aún no ha followeado a ningún seguidor en Twitter. Ese es su error en el uso de la red social.

Frank de la Jungla cuenta con más de 400.000 seguidores y, en cambio, no sigue a nadie. Ahí suspende. Porque Twitter, como cualquier red social, no sólo es comunicar, también es descubrir las vivencias, informaciones y estados de ánimo de los demás.  Porque Twitter no sólo es escucharse a uno mismo, Twitter es sobre todo descubrir el sentir instantáneo de la jungla (virtual) que nos rodea.

@borjateran

Y ADEMÁS…

 Los 10 mandamientos del tuitero televisivo

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

El periodismo, el Twitter y la histeria colectiva

El impulso de las cadenas temáticas: 6 canales imperdibles

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter