Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los errores que deben evitar los nuevos canales de TDT

30 Septiembre 2015 - 18:24 - Autor:

  • Secuoya, Real Madrid, Kiss, 13TV, Mediaset y Atresmedia han logrado las nuevas licencias de emisión.


La resintonización de la TDT continúa. Tras el cierre de nueve canales y la reorganización de las emisoras por el dividendo digital, ya han trascendido las empresas que se harán con las preciadas nuevas concesiones de televisión.

Atresmedia y Mediaset recuperarán parte de la presencia perdida en la TDT. Los operadores más veteranos en la TV privada han sido valorados por el gobierno y obtendrán un canal de alta definición cada uno. El ejecutivo premia así la experiencia en el sector de los grupos propietarios de Antena 3 y Telecinco.

También logran licencia 13 TV, que venía años peleando por un canal propio (la licencia actual es alquilada), Real Madrid y el grupo Secuoya, que ya ha anunciado que lanzará un nuevo canal de corte familiar.

Además consigue cadena propia Kiss TV, de Blas Herrero, que ya emite en la TDT de la Comunidad de Madrid su nonstop de videoclips musicales. Peor suerte han corrido Prisa, Net TV y El Corte Inglés, que se quedan fuera del concurso público.

Con este nuevo escenario, Mediaset sigue a la cabeza en número de cadenas, contando con un canal más que Atresmedia. No obstante, ambas compañías, las más veteranas, mantienen su poder en el mercado.

Y es que pocas cadenas que nacieron con la TDT, han sobrevivido a la propia TDT.

Al final, los numerosos canales han terminado en una concentración de operadores, donde el grueso mayoritario ha regresado a manos de los grandes grupos de siempre, los conocedores del medio: TVE, Antena 3 y Telecinco.

En los últimos meses, además, Atresmedia ha decidido recuperar en abierto la licencia que tenía arrendada a Mediapro, GOL TV. Y es que el grupo de comunicación, surgido de la fusión de Antena 3 y La Sexta, es al que más afectó el cierre de canales. No sólo porque realizó una importante inversión de marca en sus temáticos, sino también porque perdió más número de frecuencias que su rival directo, Mediaset.

GOLTV ha dejado su hueco a Mega, unos de los mejores lanzamientos de un canal temático en términos de audiencia. Su programación está dedicada a series internacionales, acontecimientos deportivos, títulos cinematográficos y programas de actualidad. Es decir, una ensalada con ingredientes de Nitro, Explora y La Sexta 3 Todo Cine. De hecho, estrenará las nuevas temporadas de Empeños a lo bestia, La casa de empeños, Los Restauradores o Buscadores de Fantasmas. Un acierto: Mega ha construído una parrilla reconocible para un tipo de espectador.

EL PORVENIR DE LOS NUEVOS CANALES

Ahora habrá que ver la manera en la que definen su estrategia de programación los nuevos adjudicatarios en un escenario en el que la tarta de contenidos ya parece estar más que repartida. Más aún en un país como España, de inversión publicitaria ajustada.

Los responsables de estas compañías deben aprender de errores de anteriores adjudicatarios, que intentaron reproducir viejos modelos de televisión generalista. Estos operadores no apostaron por la personalidad propia, perdieron la oportunidad de invertir en talento nacional y evidenciaron nula capacidad de producir contenidos propios competitivos. Como consecuencia, NET TV y VEO TV, licencias que adjudicó el Gobierno de Aznar, terminaron alquilando sus canales a otros operadores de mayor experiencia televisiva, como Paramount Channel o Discovery Max.

El futuro de estas nuevas licencias, que llegarán en los próximos seis meses, pasa por su tematización. En este sentido, Real Madrid (deporte) y Kiss TV (música) son las que más facilidades a priori pueden tener para encontrar un nicho de negocio claro.  Sin embargo, las temáticas musicales predecesoras no triunfaron. 40 Latino, de hecho, nunca cuajó. MTV tampoco, sólo cuando definió producción propia. Desde Kiss deberán abrir su mirada musical e incorporar algún programa llamativo que estructure y haga reconocible su parrilla.

13 TV también cuenta con nueva licencia y un modelo claramente definido, sustentado en formatos de tertulia política, aunque deberá evolucionar su fórmula e intentar atraer a públicos más amplios para conseguir su sostenibilidad.

Falta por ver la marca que lanzará Secuoya, pues arrancar otro canal generalista familiar, como se ha anunciado, puede encontrar sus dificultades. No hay hueco. Más aún si quieren dibujar una programación de canal tradicional. El porvenir de esta licencia pasa por definir unos contenidos claros, modernos y diferenciados, que no se parezcan en nada a la forma en la que se lanzaron en los noventa Telecinco y Antena 3. En este error cayeron las anteriores ganadoras del concurso de TDT,  Vocento (con la desaparecia La10) y Veo TV. Sus magazines, tertulias y concursos no ofrecían una alternativa contundente.

Los tiempos han cambiado. Y las formas de consumo televisivo también. Más de lo que parece. Más aún entre los jóvenes. Ellos son los que evidencian, con su forma de acceder a los contenidos, el nuevo rumbo hacia el que se encamina la verdadera revolución televisiva: la convergencia de Internet, redes sociales, aplicaciones móviles y contenidos a la carta.

La tele está mutando para siempre. Y si, más allá de la licencia oficial, la cadenas tradicionales privadas no innovan realmente (se creen que con hacer un trending topic y colgar los contenidos en la web ya están en el futuro), la visión e intuición de las empresas surgidas en el ámbito de la red y el VOD (Vídeo Bajo Demanda), como Google, Amazon, Netflix y las que vendrán, pueden terminar poniendo el negocio patas arriba.

La televisión tradicional no debe quedarse a la cola. La TDT debe dejar de inspirarse en el modelo de la televisión de cable norteamericana de hace dos décadas. España ha sufrido esta tendencia, salvo (gratas) excepciones, poco imaginativa. Toca romper con la conservadora obsesión de reproducir roles pasados que ha perdido la oportunidad de crear nuevas marcas con una mirada propia identificable por parte del espectador. De ahí que la TDT no termine de cuajar. De ahí que nunca acabemos de resintonizar el receptor. Y lo que nos queda…

@borjateran

Y ADEMÁS…

Mamá, quiero ser Youtuber

Cinema Paradiso, una declaración de amor al cine para cerrar LaSexta3

El problema que hay detrás del envejecimiento de la audiencia

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El rap de Canal Plus: así nos explicaron lo que era la TV de pago 

¿Qué ingrediente le falta a la TV de hoy?

‘Se ha escrito un crimen’: el secreto del misterio del éxito de Jessica Fletcher

12:01 - Autor:

Donde quiera que esté Jessica Fletcher siempre se acaba cometiendo un asesinato. O eso nos hizo creer Se ha escrito un crimen. La serie que reencarnó a Agatha Christie a través de una entrañable escritora de novela policíaca.

Las creadores de la ficción, Richard Levinson y William Link, habían aprendido del fracaso de Ellery Queen (1975), producción que buscaba que la audiencia jugara desde casa a destapar un misterio. Lo hacía de forma literal, pues al final de cada capítulo se daba unos segundos al público para que acertara el desenlace.

Un concepto de ficción que llegó demasiado pronto. No se entendió este pionero formato “interactivo”. Sin embargo, sentó las bases de Se ha escrito un crimen (1984-1996). La mejor serie para jugar en familia a adivinar el asesino. Incluso treinta años después de ser rodado el crimen.

Y es que CBS acertó con la fórmula del éxito de Murder, She Wrote, que estaba en su sencillez. El espectador sabía lo que se iba a encontrar en cada capítulo. Es más, antes de la pegadiza sintonía, el propio episodio desvelaba diferentes momentos de la trama, a modo de cebo, aunque sin desvelar nada. De hecho, esta introducción estaba calculada para despistar…

De esta manera, la historia robaba elementos clásicos del culebrón y la telecomedia para incorporarlos al género del suspense. No importaba tanto el modo en el que se había cometido el asesinado (que Fletcher solucionaba en cuatro rápidas frases, cuando reunía a todos los sospechosos), la trama se asentaba en un lúdico retrato de las circunstancias sociales y personales que rodeaban al siniestro.

Aunque la gran fortaleza de la mítica producción estuvo en la elección de su protagonista. El papel fue rechazado por Jane Stapleton y Doris Day. Así que, al final, el proyecto fue a parar a Angela Lansbury, que aceptó el reto tras una sobresaliente trayectoria (con personajes como la Señorita Price de La bruja novata,Salomé Otterbourne en Muerte en el Nilo o la Señora Lovett de Sweeney Todd). En la decisión, ayudó que la actriz tenía ganas de descansar de su intenso paso por Broadway.

La capacidad interpretativa de Lansbury fue perfecta para encarnar a Fletcher. Una intuitiva mujer que representaba a ese tía-abuela que es habitual en cada familia: responsable, conservadora, cándida pero muy cotilla y capaz de ridiculizar a la policía o lo que se tercie. La empatía, tan importante a la hora de dibujar a los protagonistas de las series de cadenas comerciales, estaba asegurada por parte de las grandes audiencias.

También ayudaron las apariciones estelares de cada episodio. Práctica habitual en aquella época con series como Vacaciones en el mar. Las tramas conclusivas favorecía los personajes capitulares que eran la excusa perfecta, además, para invitar a actores de renombre.

Y la serie aguantó con su perioricidad semanal hasta 1996. Fue cancelada por un evidente desgaste que se acrecentó cuando la CBS decidió cambiar su horario de programación a la noche del jueves, frente a la emisión de Friends en NBC. Un crimen perfecto, pues con la comedia de jóvenes amigos neoyorquinos nada había que hacer.

La escritora Jessica Fletcher cerraba un ciclo, aunque Se ha escrito un crimen regresó en formato tvmovie en diversas ocasiones y sus capítulos aún hoy siguen reponiéndose en televisiones de todo el mundo. Porque la estructura televisiva de la ficción de CBS sigue estando en buena forma 31 años después de su estreno. La emoción de adivinar el desenlace de un misterio a través de la temeraria curiosidad de las abuelas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Diez series imprescindibles que hay que ver sí o sí antes de morir

6 reflexiones imprescindibles de Risto Mejide en ‘Al rincón’

8:56 - Autor:

Mensajes raros, bailes infinitos, abrazos de los que te da tiempo a respirar. En una televisión con cierto miedo a la mirada propia, Risto Mejide ha instalado en su programa de Antena 3, Al Rincón de pensar, un prólogo comprometido.  Unas píldoras que ‘hacen pensar’ a través del comentario de autor, sí, pero también gracias a una refulgente coreografía de imágenes de la vida urbana.

En una televisión con cierto miedo a la reflexión sin estreses, por temor a que la audiencia salga en estampida, los comentarios de Risto realizan una radiografía de nuestro tiempo sensata, necesaria, identificable e incluso emocionante. Falta nos hacía. Es la televisión que va más allá de la cuota de pantalla. Es la televisión que cuida el contenido y el continente. Es la televisión que perdurará:

“Todo parece pequeño ahora que no estás”

Más vídeos en Antena3

“Cada uno de vosotros sois especiales, diferentes, únicos”

Más vídeos en Antena3

“Jamás dejes de bailar”

Más vídeos en Antena3

Abrazos

Más vídeos en Antena3

“Si fuera fácil lo haría cualquiera”

Más vídeos en Antena3

“Exactamente el mismo número de cromosomas”

Más vídeos en Antena3

.
@borjateran

Y ADEMÁS…

4 lecciones imprescindibles de Internet que dio el ‘youtuber’ Rubius a Risto Mejide

La fobia de las grandes audiencias a los programas enlatados

 Los 10 mandamientos del tuitero televisivo

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La reinserción televisiva de Mejide

Rompiendo el marketing de la política

 

‘Rabia’: los aciertos y errores del ‘The Walking Dead’ español

29 Septiembre 2015 - 2:01 - Autor:

  • ‘Rabia’ se ha estrenado con un buen 10.6 por ciento de share y 1.801.000 espectadores.

Cuatro ha vuelto a la ficción con un arriesgado proyecto. Se llama Rabia, se estrenó anoche y es algo así como un The Walking Dead a la española con toques de Perdidos. Un virus muta a cientos de personas que se sometieron a un tratamiento experimental para curar sus enfermedades. Los transforma en incontrolablemente seres sanguinarios y terminales. Así que las fuerzas del orden deciden aislar a aquellos que se sometieron al tratamiento pero aún no han manifestado la rabia. No vaya a ser que la líen… Pero un grupo de estos sujetos, potencialmente peligrosos, escapa cuando es trasladado en una especie de bus municipal rumbo a un futuro desconocido. Resultado: huyen, claro, y se esconden en un refugio.

Así arranca una ficción que cuenta a su favor con un nutrido y solvente reparto, compuesto por nombres reputados como Carles Francino, Patricia Vico, Paco Tous, Malena Alterio, Adriana Ozores, Concha Cuetos, Fele Martínez, Elisa Mouliaá o Diego Martínez, que encarna a un agente detrás del caso y que es el descubrimiento de la serie.

Los actores son el ingrediente que destaca en una producción que, innegablemente, cuenta con cierto magnetismo a la hora de contar su historia. Los clichés más tópicos se suceden, pero el ritmo es tan frenético que la serie, al menos en su primer capítulo, entretiene y funciona narrativamente como lo que es: un producto lúdico y de género que solo pretende lo que consigue, fijándose en producciones internacionales que juegan las mismas cartas con presupuestos mucho mayores.

Quizás su fallo puede ser que, dentro de esa vocación lúdica, Rabia comete el error de tomarse demasiado en serio a sí misma. Se nota en la dramática intensidad con la que los actores afrontan sus personajes.

Y ese dramatismo choca con el envoltorio de la producción. De nuevo, Mediaset cae en la trampa de primar una excesiva iluminación (sin ir más lejos, el capítulo de anoche arrancaba en una sala de cine en la que no podía haber más luz) que tenía sentido en las series de los noventa para engatusar al espectador pero que ahora, en el universo de la alta definición, sólo evidencia los defectos de los efectos especiales y propicia que la historia sea menos creíble. ¡Cuánta luz hay en ese refugio incluso de noche!

Con una fotografía más matizada, Rabia ganaría en atmósfera y efectismo. Y es que no se puede iluminar las series como si fueran el plató de Sálvame. Porque, aunque en ocasiones parezca que algunos colaboradores del Deluxe muestran síntomas de rabia, son productos muy diferentes.

Estamos, pues, ante un intento interesante por parte de Cuatro, una idea que bien podría resultar un impulso para la marca de la cadena roja. La consolidación de Rabia depende de que el espectador decida darle una oportunidad y no la compare en exceso con producciones americanas de corte similar. Porque todos sabemos que las comparaciones son odiosas. Y dan mucha rabia.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Un Emmy para todos en el desayuno del rodaje de ‘Juego de Tronos’ en España

28 Septiembre 2015 - 12:37 - Autor:


 
Más de 400 extras y equipos técnicos españoles están viviendo el rodaje de Juego de Tronos estas semanas en España. En los últimos días, la serie ha grabado en el parque natural de las Bardenas Reales. Un espectacular desierto en el corazón de Navarra, que es protagonista habitual de anuncios y ficciones. También, desde ahora, de Game of Thrones.

Más de 400 extras ha movilizado la ficción de HBO para unas jornadas de rodaje que no permitieron a Emilia Clarke acudir a la ceremonia de los Emmy. De hecho, la actriz bromeó en su Instagram con su ausencia de la gala.


 
Pero la producción de la serie ha solucionado ese problema de agenda llevando el propio Emmy al rodaje de la serie. Pero no sólo para que lo vean los más vips del elenco. Al contrario, el galardón ha sido plantado en la mesa del desayuno para que lo toque, lo fotografíe y comparta cada miembro del equipo. Sea norteamericano o español.


 
Es una de las claves que más se desconoce del rodaje de Juego de Tronos: se valora a cada miembro del equipo con la importancia que merece. Es más, lo hace partícipe del proyecto.

Del actor protagonista a los ayudantes de producción, que borran cada huella del suelo antes de cada ‘¡acción!’. Sin olvidar al doble de luces o las cocineras. Se cuida que todos se sientan esenciales en el rodaje, pues lo son. Y así son valorados. Porque la mejor televisión no sólo es la que se hace en equipo, es la que cree en lo que aporta cada miembro del equipo. Del primer al último talento.

Y estos símbolos, como compartir un Emmy con cada trabajador de la producción en un seco desierto navarro a la hora del desayuno, hace aún más fuerte la esencia de Juego de Tronos. Más que una serie, un fenómeno que traspasará el tiempo.


 
Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

6 claves para entender el liderazgo informativo de La Sexta en la noche electoral catalana

9:03 - Autor:

1.999.000 espectadores ( 12.2 por ciento de cuota de pantalla) han seguido el escrutinio electoral de las últimas elecciones catalanas por La Sexta. El especial del canal verde ha sido la referencia informativa de la televisión nacional, por encima de TVE (1.166.000 fieles, con un pobre 6,6 por ciento de share), cadena que reunía siempre un liderazgo holgado en este tipo de acontecimientos y que, sin embargo, en la última legislatura, ha perdido esa confianza de las grandes audiencias al apostar por una programación más irrelevante a nivel televisivo y periodístico. A diferencia de antaño, cuando la cadena pública era pionera en retransmisiones de acontecimientos de relevancia y calado social.

Ahora, en cambio, La 1 se centra en un formato encorsetado y cero atractivo visualmente. En el otro extremo está La Sexta, que anoche, con el programa de Antonio García Ferreras y Ana Pastor, demostró su modelo televisivo consolidado. Un modelo que ha incorporado con destreza al periodismo la esencia del instinto de la televisión.

1. Periodismo que entiende la televisión

Porque La Sexta hace periodismo sin olvidarse de que está haciendo televisión. En puesta en escena, en realización visual, en grafismo e incluso en música. La primera media hora del programa fue épica. La banda sonora se entremezclaba con una emisión en multipantalla, que dejaba constancia del importante despliegue de la cadena. Primero mostrando en emisión, de forma simultánea, a todos los periodistas de la cadena desplazados en los epicentros informativos de la jornada. Después, conectando con Ana Pastor y los distintos líderes políticos frente a la fachada de una espectacular casa Batlló, reformada por Gaudí.

A las puertas del mítico edificio, en pleno Paseo de Gracia, Pastor tomó el primer pulso de la noche.  Y, tras devolver la periodista la conexión a Madrid, el canal nos mostró hasta la forma en la que iban entrando los diferentes líderes políticos en el emblemático inmueble. De esta forma, el canal incorpora una narrativa televisiva a la información pura y dura, multiplicando el interés en las grandes audiencias gracias a una emisión con una versátil mirada propia.

2. La tecnología al servicio de la información

La realización multipantalla y el grafismo son los protagonistas silenciosos de la noche. Aquí La Sexta huye de grandes parafernalias efectistas (como hizo TV3 con su realidad virtual por las escaleras del Parlament) para apostar por una realización práctica que no deja escapar al espectador. El público vive en directo el escrutinio con el recuento sobreimpresionado a la izquierda de la imagen. También se incorpora un contador que marca los votos que hay a favor de la independencia y del resto de formaciones.

Como un gran carrusel deportivo, la audiencia cuenta con marcadores, muy prácticos, que dan los datos en tiempo real. Además, el equipo de realización va dividiendo la pantalla en diferentes conexiones que van mostrando lo que sucede en los distintos puntos calientes informativos, con una inteligente característica: la imagen incluso se adelanta a los propios presentadores. Está pasando, lo estás viendo. El canal aporta ese plus de emoción.

3. Pluralidad política y visual

La Sexta ha sabido ordenar con inteligencia a los diferentes analistas en dos mesas de debate diferenciadas. Por un lado, en Madrid con Ferreras, están los periodistas. En otro, en Barcelona con Pastor, acuden los diferentes líderes de las formaciones políticas. Así se organiza un debate que, a veces, puede convertirse en gallinero. Los analistas y los políticos se complementan, de esta forma, a la información de los periodistas desplazados a las diferentes sedes de los partidos. Con esta diversidad de escenarios, la retransmisión es más versátil. No sólo en opiniones, también visualmente: al encontrarse en dos espacios diferenciados.

4. El lugar reconocible

La casa Batlló se ha convertido en el cuartel general de La Sexta. Un icono de Gaudí como reconocible decorado para el espectador. La audiencia nota el despliegue. Y la emisión lo agradece, pues se enriquece al “pisar la calle” y salir del mundo paralelo de un frío estudio de TV. Eso sí, se podría haber sacado más partido al emblemático edificio. El interior que acogió el programa especial, con unos paneles decorativos que representan la antítesis de la arquitectura de Gaudí, recordaba a un plató pobre del canal. Una característica que se subsanó con planos de la fachada de la Casa Batlló en las transiciones a publicidad.

5. Sembrar (y recoger)

La Sexta se ha convertido en referente de credibilidad en este tipo de emisiones por su trabajo en el día a día como canal pegado a la información crítica. Lo hace con programas como Al Rojo Vivo, Más Vale Tarde, El Intermedio o La Sexta Noche. También con espacios que se han hecho socialmente relevantes al marcar la agenda informativa, como Salvados, La Sexta Columna o El Objetivo. La programación de La Sexta ha fidelizado al público comprometido con la información. Los datos evidencian que cuentan con la sólida confianza de este sector de la audiencia.

6. Periodismo vivo

El periodismo es nervio. El periodismo es emoción. El periodismo es honestidad crítica. El periodismo es contexto y análisis. Y La Sexta, en un especial como el de anoche, logra transmitir esa esencia del periodismo televisivo despierto, comprometido, rápido de reflejos, guerrero, que se moja pero no impone, que entra al trapo, repregunta, que incluso es distendido cuando el clima lo requiere. En definitiva, un periodismo que está vivo. Y eso no lo pudieron decir todos los canales anoche. La Sexta, sí.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La Sexta, un modelo de negocio

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

6 obstáculos que sufre diariamente un periodista de informativos

Pekín Express regresa: los errores que debe subsanar el programa

27 Septiembre 2015 - 11:10 - Autor:

Los fans de Pekín Express están de enhorabuena. Atresmedia ha decidido renovar el concurso. Ya están abiertas las líneas telefónicas para participar en el casting de la nueva edición.

Sopresa este regreso, pues el programa no fue un gran éxito de audiencias. A pesar de que el formato volvió con un buen casting y demostrando su capacidad de movilizar al público más tuitero, Pekin Express no alcanzó las expectativas que se esperaban. Un resultado de share del que no era culpa ni del desparpajo de los aventureros ni la propia presentadora, Cristina Pedroche.

De cara a la próxima etapa, la dirección del espacio debe apostar, de nuevo, por Pedroche aunque sin caer en la trampa de atar en exceso su carisma al guion. Ya que en esta primera etapa sus presentaciones pecaron de demasiado rígidas e intensas. Se apagó su frescura para potenciar el estereotipo de “institucional” maestra de ceremonias de reality. Fue un error.

No se vio a la Pedroche espontánea de Zapeando o Los Viernes al Show. En este sentido, era curioso observar como la presentadora desprendía más química en el making of (que se emitía después) del programa que en la emisión real. No obstante, este fallo es fácil de arreglar: dejando a Pedroche más libertad para jugar durante la grabación, incluso participando en retos junto a los concursantes.

Otro fallo de la temporada pasada es que, aunque el montaje de imágenes del programa fue eficaz y los concursantes carismáticos, la mayoría de estos participantes evidenciaban que estaban resabiados de tele. Eran buenos, sí, pero el programa necesita perfiles que contagien más ingenuidad. El éxito está en el equilibrio entre el friki y el aventurero de verdad.

Tampoco ayudó que faltara la imprevisibilidad del directo. Y es que, en España, la tele-realidad que rompe los audímetros aún necesita un plató como identificable punto de encuentro, con un presentador que potencia la sensación de gala en directo en la que todo puede pasar (aunque sea grabada, como MasterChef). Pekín Express no tiene eso, ni lo necesita, pero el público de una cadena con las dimensiones de Antena 3 lo prefiere.

Y es que el género de docushow que representa Pekín Express aún no ha conectado con la curiosidad de las grandes cuotas de pantalla españolas. Hay una parte del público que se auto excluye de programas así, pues no entienden su dinámica, a medio camino entre documental y espectáculo de emociones.

Porque el gran problema de Pekín Express es el canal en el que se ha emitido, Antena 3. Su lugar era una cadena de dimensiones más jóvenes como La Sexta. Como en anteriores etapas se programó con éxito en otro canal, Cuatro, una frecuencia con un público objetivo que entiende las características del formato.

Pero ahora, en su regreso, Pekín Express sí podría relanzarse en La Sexta. Es su emisora natural. Y, además, La Sexta lo necesita para ampliar y rejuvenecer su oferta de programas de entretenimiento. Así que canal verde y Pekín Express se complementan a la perfección. Y ya si se les ocurre realizar un programa en directo que envuelva cada entrega del programa, el regreso de Pekín será un buen aliado para la marca Sexta. Aunque para eso hace falta más presupuesto, claro.

> Pekín Express: los 5 puntos fuertes de la primera temporada de Cristina Pedroche

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Por qué parece imposible reproducir en la tele de hoy un éxito como ‘Sospresa, sorpresa’?

El miedo de las cadenas de TV a las matemáticas

13 cosas que todavía se pueden hacer gracias al Teletexto

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

La fobia de las grandes audiencias a los programas pregrabados

Ylenia versus Silvia Abril: las 4 razones por las que la imitación ha mejorado a la versión original

26 Septiembre 2015 - 0:00 - Autor:

Ylenia ha sido la protagonista televisiva de la noche. El clonador de Tu cara me suena decidió que Silvia Abril reprodujera el hit musical del verano (así lo constatan los diez millones de reproducciones de Youtube) y Sálvame ha optado por contraatacar llevando a la verdadera a su plató. Pero, ¿qué interpretación del Pégate es mejor? ¿Original o copia? Lo que está claro es que en TCMS, la Ylenia de mentira ha derrochado cuatro cualidades que aún no ha demostrado la real. Paradojas de nuestra televisión (e industria musical).

1. Ylenia de mentira canta en directo <> Ylenia de verdad necesita autotune

Ylenia Padilla aún está en primero de playback. Probablemente, Silvia Abril haya ensayado más horas para la actuación de esta noche que la de Benidorm para afrontar toda la grabación de su primer éxito. Ni falta que le hace, pues ella es un producto de la tele-realidad. Esa tele-realidad que crea ídolos. Incluso musicales. Pero ha sido Silvia Abril la persona que ha interpretado por primera vez el Pégate en directo en la televisión. Y sin retoques por ordenador, claro.


 
2. Ylenia de mentira se ríe de sí misma <> Ylenia de verdad cree que sube las audiencias

Ylenia Padilla publicó este jueves un tuit en el que arremetía contra la imitación en Tu cara me suena, reprochando que quisieran subir las audiencias con una parodia de ella. No se daba cuenta, tal vez, de que es un programa donde se clona a iconos de la música. Debería ser un honor para Ylenia estar en el plantel de imitados, junto a Freddie Mercury, Madonna, Anastasia  Katy Perry, que también han sido interpretados esta noche. Quizá es que Ylenia está más acostumbrada a las polémicas y discusiones televisadas que a los formatos de espectáculo musical. Menos aún está familiarizada con los programas de humor. Porque con la Ylenia de Silvia Abril sabe reírse de sí misma. Te ríes con ella, no de ella. 


 
3. Ylenia de verdad perrea <> Ylenia de mentira hace show

Ylenia Padilla se contonea. Mucho. Se nota el bagaje de la experiencia en las fiestas de Gandia Shore. Pero el videoclip está muy fragmentado.  Se puede resumir en un zaping de perreos y caras seductoras de discoteca a las cuatro de la mañana. En cambio, Ylenia de mentira hasta se aprende una coreografía. Y hace toda la canción del tirón. No sólo un playback abriendo y cerrando la boca. Hace un show. Un show delirantemente surrealista, pero show al fin y al cabo. Porque hasta para hacer las cosas divertidamente mal hay que saberlas hacer bien.


 
4. Ylenia de verdad se enfada mucho <> Ylenia de mentira levanta carcajadas

Ylenia Padilla es fruto de la televisión de la polémica. Así se ha convertido en un referente para una parte de la juventud que se identifica con su forma de entender la vida y su capacidad de superación. La verdadera Ylenia ejemplifica que es posible el triunfo con un golpe de suerte. Tiene talento para la tele de usar y tirar. Se desenvuelve con soltura en realities, programas de corazón, bolos de discoteca y no para de acuñar frases hechas para la posteridad, que se terminan contagiando socialmente. Las dicen tanto sus fans como sus detractores como otros que ni siquiera saben quien es la revelación de Gandía Shore que después fue a Gran Hermano Vip.

Pero la imitación de Ylenia, a cargo de Silvia Abril, no ha necesitado de ningún cabreo, de ninguna rebeldía, de ninguna polémica. Sólo ha necesitado espectáculo, algún que otro tropiezo y mucho sentido del humor para arrancar sonrisas a miles de personas. Es el valor añadido del arte de entretener con buen rollo, con capacidad de reírnos de nosotros mismos y nuestra propia sociedad. Y sin necesidad de enemistarse con nadie.

Más vídeos en Antena3

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Ylenia: así se ha convertido en un referente de éxito

> Siete delirantes momentos de Silvia Abril en TV (VÍDEOS)

> Tu cara me suena 4: debilidades y fortalezas

Ylenia: así saca partido la industria discográfica a la telebasura

 

Los ingredientes (televisivos) de Arguiñano que se le indigestan a otros programas de cocina

25 Septiembre 2015 - 8:52 - Autor:


Los programas de cocina son un clásico en la pequeña pantalla. Ahora están en auge los concursos entre cocinillas y/o cocineros, pero desde que la televisión es televisión siempre han existido espacios diarios creados para enseñarnos a guisar mejor, más allá de la competición de prime time.

Julia Child fue la pionera del género de la didáctica receta televisada. Tras los buenos resultados de su primer programa The French Chef (1963-1973), Child encadenó 12 shows hasta el año 2000, cuatro años antes de morir. Más de una década después de su fallecimiento, sus recetas aún son referencia para los norteamericanos. En total, 30 años de programas de cocina que convirtieron a esta mujer de diplomático en toda una estrella. Tenía un acento especial. Tenía una postura física genuina. Tenía un estilo inconfundible.

En España, Karlos Arguiñano es el referente sin paliativos. Desde 1991 lleva cocinando en la televisión nacional. Antes, en la autonómica vasca. Casi tres décadas en emisión, como la mismísima Julia Child, a la que interpretó Maryl Streep en el filme Julia & Julia.

Y es que, 27 años después, Arguiñano sigue conectando con su público a través de su personalidad propia. Nadie ha conseguido desbancar su puesto como el maestro de cocina por excelencia de la televisión. Y eso que se ha intentado encontrar un sustituto en más de una ocasión. El año pasado, sin ir más lejos, Telecinco fichó a Robin Food para tener un propio chef de éxito. No funcionó. Esta temporada, desde hace unas semanas, La 1 de TVE intenta lo mismo con los hermanos Torres. El formato en pareja tampoco está destacando en audiencia, pero menos aún en carisma televisivo.

Porque, aunque todos estos programas culinarios cuentan con los mismos ingredientes que Arguiñano, no triunfan al ser cocinados sin la temperatura correcta.

– Recetas más que fáciles

En busca de lucirse, los cocineros televisivos pueden caer en la trampa de la bella cocina minimalista. Sin embargo, el espectador prefiere platos más prácticos. Por supuesto, algún día pueden existir licencias de restaurante cool, pero mejor recetas de cuchara grande, que te permiten saborear y mojar. Que te pueden salir en casa sin electrodomésitocs exclusivos y sin la destreza decorativa renacentista del curtido chef. El espectador más novato puede aspirar a la foto final del plato de Arguiñano. Y eso no se puede decir de todos los tele-cocineros.

– Programa tarareable

Guisar esconde demasiados silencios. El mérito del cocinero-presentador es llenar ese vacío con su comentarios cómplices con la audiencia. Para que nadie cambie de canal. Aún así, para arropar mejor el programa y disimular los cortes de edición, es obligada una base musical que da continuidad e identidad al espacio. Lo malo, a veces esta sigilosa banda sonora está tan baja de volumen que ni se aprecia ni cuenta con las rítmicas cualidades necesarias para resultar acogedora y reconocible en el subconsciente del espectador. Los fondos musicales de Karlos Arguiñano cambian con el paso de los años, pero mantienen su capacidad de ser una melodía tan identificable como pegadiza para los públicos. Una melodía que hasta el chef canta.

– Enlatado sin fecha de caducidad

Salvo excepciones, los programas de cocina son grabados. Y no se disimula que están tan enlatados, se da por hecho. Pero vivir en esa especie de limbo de los tiempos resta interés en el espectador. En este sentido, Karlos Arguiñano graba sus programas con muy poco margen de maniobra. Sabe en qué día se van a emitir y lo lleva a su terreno, incorporando la actualidad informativa a su programa. Deportes, política, problemas sociales, reivindicaciones… No se le resiste ningún tema. Habla como uno más.

– Campechanía de la huerta

Karlos Arguiñano es sinónimo de carisma. No sólo cocina una receta, directamente vive con pasión la receta. El vasco, con su programa, ha recuperado esa vieja esencia de los fogones como acogedor punto de encuentro en los hogares. Él se desnuda a diario con su audiencia, se pringa, incluso atreviéndose con comentarios políticamente incorrectos. En definitiva, se moja. No sólo es interesante ver su propuesta de menú, también es un espectáculo escuchar sus comentarios y hasta delirios. Y es que lo mismo te canta, te da un consejo de nutrición o te cuenta un chiste (verde).

Tres décadas después sigue congregando importantes audiencias. Funciona, pues es casi uno más de la familia. La antítesis de, por ejemplo, los hermanos Torres, que en su programa de La 1 no terminan de cuajar, desprenden artificio. De hecho, recitan el guion como dos malos actores. Obvio, no son actores: son cocineros. Es lo que sucede cuando un formato de estas características se ata excesivamente a un guion que, encima, está lleno de diálogos con preguntas y respuestas, que no se entonan con la naturalidad que requiere cualquier grabación. El público no conecta. No se los cree. Y esa esa la principal causa de la indigestión de todos aquellos programas que tenían todos los ingredientes para el show culinario y que se quedaron por el camino. Se olvidaron de hornear en su punto el ingrediente más importante para el éxito: ser ellos mismos, sin medias tintas y sin alardes de falso positivismo.

> Los nueve superpoderes de Karlos Arguiñano

@borjateran

Y ADEMÁS…

El chef español José Andrés, detrás de los guisos de Hannibal Lecter

¿El éxito de los programas gastronómicos tiene fin?

De ‘Con las manos en la masa’ a ‘MasterChef’

Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne en TVE

24 Septiembre 2015 - 11:22 - Autor:

Ningún gurú televisivo lo vaticinó. En la tuya o en la mía, el nuevo programa de Bertín Osborne para TVE, es un triunfo en audiencias.

Este miércoles, en su tercera emisión, Osborne ha corroborado la buena acogida de su formato al repetir como lo más visto del día con más de 3,1 millones y un 16,8 por ciento de share, sumando 341.000 espectadores y 1,6 puntos de cuota a los registros de la semana anterior. Un éxito inesperado para La 1, que se sustenta en siete claves que analizamos a continuación.

1. CASAS PROPIAS Y AJENAS

Bertín Osborne ha evolucionado el concepto de programas enlatados de entrevista, al estilo Viajando con Chester. En la tuya o en la mía da un interesante paso más allá, pues muestra las propias casas de los reconocibles personajes populares que son entrevistados. De ahí surge el nombre del espacio, claro. El show se realiza o en casa de Bertín o en casa del personaje protagonista del día. Con el interés que eso suscita en el lado voyeur del propio espectador, que descubre el hogar de personalidades habituales de la prensa rosa, la televisión o la música. Así, hemos visto donde tiene Lolita colocado el Goya en su salón o las entrañas de la finca de Ambiciones de Jesulín de Ubrique.

2. SIN PHOTOSHOP

El espacio adapta a la televisión los reportajes de famosos en sus casas de las revistas del cuore. Esos reportajes con todo colocado y recolocado para la ocasión. La diferencia es que aquí no hay posibilidad del retoque con photoshop. Están en su transparente vida cotidiana y el formato lo aprovecha. No es una entrevista estática, van y vienen, hacen y deshacen. El poder de la conversación es lo más importante, pero también ver sus quehaceres habituales.

3. BERTINADAS

La campechanía de Bertín Osborne es el gran fuerte del formato. Entra al trapo, es gamberro y, al mismo tiempo, cómplice. No entrevista, se deja llevar con sólo unas pautas marcadas. Funciona, sobre todo cuando huye de intensidades políticamente correctas y le sale su deje más jocoso, con el que ya triunfó en la televisión de los noventa. Cae bien, aunque no compartas su forma de entender el mundo. Ese humor de Bertín permite que el entrevistado se suelte más hasta casi olvidarse de que está en un programa de televisión.

4. ESPECTÁCULO VISUAL

Uno de los pilares de En la tuya o en la mía es la realización visual. Es una producción moderna y espectacular a partes iguales. La historia se cuenta gracias a una acogedora fotografía, que realiza un retrato fluido de la convivencia entre entrevistado y entrevistador. Juega todo el rato con una excelente coreografía de imágenes: con los encuadres de los planos detalles, con los silencios, con las miradas e incluso con imágenes aéreas que se parecen a una película de acción y permiten brillar al máximo las localizaciones donde se rueda el programa. Porque la realización es fundamental para impulsar la emoción de cualquier formato. En la tuya o en la mía lo consigue.

5. REALITY

El programa convierte la entrevista en casi un reality. Hay cámaras, pero no se nota. No sólo muestra el ego de los dos protagonistas, también sus circunstancias. En cada edición, aparecen amigos o familiares claves en la vida de Bertín, sus invitados e incluso de ambos. Y todos cuentan batallitas. Y todos aportan su naturalidad, en mayor o menor medida, lo que se traduce en un plus para el formato y, por tanto, para el espectador, que se queda enganchado también para ver quién va a aparecer. Qué parte de la intimidad se va a descubrir. O no.

6. ASPIRACIONAL

Esa indiscreción de colarte en la intimidad de un hogar siempre tiene un grado aspiracional, de ahí el éxito de los programas de decoración. Aunque el interés se multiplica si la casa es de un rostro popular. Porque puedes inspirarte en detalles del hogar del artista en cuestión, descubrir cómo es su habitación o simplemente criticar sus gustos en mobiliario. Entrar en casa ajenas ayuda a subir el share.

7. SE LLAMA MIÉRCOLES

TVE ha sabido colocar bien el programa en la parrilla. El miércoles era el día perfecto para En la tuya o en la mía, ya que la competencia tiene otros productos que congenían directamente en públicos complementarios como TopChef, B&b o Adán y Eva. El espacio de Bertín se ha hecho con un hueco sin rival en esa franja, que se sustenta especialmente en mayores de 65 años. Una audiencia que conecta con los entrevistados y el entrevistador. Su campechano carisma es el epicentro de un programa que promete tener larga vida por méritos propios. Un buen formato que demuestra que los prejuicios televisivos están para ser derribados.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios que debemos derribar para tener una TV pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

6 programas que TVE no emitiría hoy

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

28 cosas que nos ha enseñado la TV este verano

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

Septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

TeleDiaria en Twitter