Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pequeño Nicolás, el reality

22 septiembre 2015 - 11:23 - Autor:

Los personajes de tebeo, al más puro estilo de Mortadelo y Filemón, a veces, se hacen realidad. El Pequeño Nicolás es el gran ejemplo. Un joven megalómano que consigue introducirse en las tripas del Gobierno como si fuera un personaje creado por Joaquín Reyes.

Su intrigante historia sorprendió. Y la picaresca de la televisión utilizó al pequeño Fran para subir la audiencia de un formato sobre actualidad política de capa caída, Un tiempo nuevo, por entonces en Telecinco.

La estrategia fue un éxito, el Pequeño Nicolás propulsó el share. Pero sólo un día. A la audiencia no le convenció este personaje con argumentos que denotaban unas incontrolables ansias de fama.

Francisco Nicolás sintió la fama, claro, y la fama crea adicción. Así que ahora, tras unos meses desaparecido, el Pequeño Nicolás regresa al ruedo mediático con la intención de hacer ruido. El objetivo: convertirse en senador y, desde dentro, cerrar el Senado.

Para alcanzar su meta y explicar su verdad, ha creado un canal de Youtube con una especie de programa, a medio camino entre protagonizar un reality y ser un youtuber.  Vídeos perfectos para ser vistos y compartidos a través de las redes sociales, donde el Pequeño Nicolás se mueve con destreza. Hasta Twitter ha verificado su cuenta. Porque Fran también es del selecto club de los perfiles verificados en Twitter. Como Mariano Rajoy. Como Cristina Pedroche. Como Beyoncé.

Si eres un político y me ves, no te rías. Ten miedo, voy a por ti“, sentencia esta especie de niño prodigio de la viralidad. ¿Tiene futuro su programa cibernético? De momento, el primer capítulo de su show, estrenado hace unas horas, ha desaparecido de Youtube tan rápido como ha llegado. Son los giros dramáticos del Pequeño Nicolás, donde, como en la casa de Gran Hermano, da la sensación de que nada suele ser lo que parece. O tal vez sí.

Y ADEMÁS…

‘Un tiempo nuevo’, el programa que se ató al Pequeño Nicolán

Pequeño Nicolás, un personaje de tebeo que propulsa las audiencia

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

Mamá, quiero ser Youtuber: las ¿perturbadoras? nuevas aspiraciones adolescentes

¿Menosprecian los medios de comunicación a los ‘Youtubers’?

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Los premios pobres de ‘Saber y Ganar’, el concurso más culto

8:56 - Autor:

El concurso más complicado de nuestra televisión es el que entrega premios más limitados. No importa, a pesar de no contar con galardones efectistas, Saber y Ganar sigue siendo un éxito para La 2.

El programa de Jordi Hurtado lleva casi dos décadas entreteniendo con su forma de entender la televisión: el clásico concurso de preguntas de cultura general que, de repente, incluye sorpresas de familiares, hijos y amigos.

Así sucedió ayer, cuando apareció, inesperadamente en el estudio, la mujer del propio concursante, Alberto Gálvez. Ella misma preguntó, a su pareja, la tanda de preguntas que tocaba en una prueba. Más tarde, también por sorpresa, aparecieron los hijos del matrimonio. Padres e hijos jugaron en equipo.

Esa es una de las claves del elixir de la eterna juventud de Saber y Ganar: mantiene su esencia y, al mismo tiempo, se renueva con ideas que hasta pueden parecer marcianas para un formato cultural. Y las marcianadas en televisión son bien recibidas, ya que otorgan al espacio su especial personalidad.

El motivo de esta edición especial de Saber y Ganar, con su particular versión de Sorpresa ¡sorpresa!, se debe a los cien programas que ha cumplido en el concurso Alberto Gálvez, uno de los sabios del formato. Lo celebraron dedicando un monográfico en el que se homenajeó al mítico Un, dos, tres… responda otra vez.

De hecho, además de bailar la sintonía cantada por Ruperta, el concursante Gálvez tuvo que elegir, como si fuera la subasta de Mayra Gómez Kemp, entre un panel de premios. Eso sí, aquí no había hueco para adivinanzas. Los regalos eran: una escapada rural, 10 sesiones de cine, un ordenador portátil, 4 e-books y 4 bicicletas. ¿Tanta sabiduría para esto?

Es la televisión en la que lo importante es participar. Mejor todavía si es en familia, ya que los regalos estaban ideados para que Gálvez los disfrutara con su mujer e hijos.

Así está montado el negocio de las cadenas, donde es más fácil ingresar una suma millonaria gracias a un reality show que tras 100 programas compitiendo en un concurso que evalúa el conocimiento, la curiosidad y el esfuerzo. Por suerte, La 2 sigue existiendo para esa inmensa minoría que aún se ilusiona ganando bicicletas.

> los 9 superpoderes que hacen que el show de Jordi Hurtado sea infinito

@borjateran

Y ADEMÁS…

El miedo de las cadenas de TV a las matemáticas

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

TeleDiaria en Twitter