Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Carlos, Rey Emperador’: cuando las series de época terminan influyendo en los libros de texto

6 octubre 2015 - 10:06 - Autor:

Tras el éxito cosechado por Isabel, TVE ha apostado por Carlos, Rey Emperador. La series históricas han cautivado a un importante sector de la audiencia, pues aúnan el atractivo de las ficciones de época (lucha de clases, juegos de tronos, vestuarios imposibles, ensoñación en entornos que parecen más épicos….) con reconocibles pasajes cruciales de la historia de España, que todos hemos estudiado en la escuela.

Aunque el problema surge cuando en los centros escolares se construye la formación a partir del propio producto televisivo y no del hecho histórico en sí. Es una realidad que estas producciones intentan tratar con rigor los acontecimientos históricos, que son los que vertebran la temporada. Aunque tampoco hay que olvidar que no dejan de ser series de televisión comercial, con sus telegenias, maldades, amores y desamores… Series que narran, en definitiva, historias inventadas a partir de personajes reales. Porque, aunque están muy bien documentadas, tanto Isabel como Carlos Rey Emperador no dejan de ser una ficción

Los guionistas crean tramas para, sobre todo, entretener imaginando las emociones de las personalidades históricas. Lo hacen creando sentimientos, dibujando empatías y forzando antagonistas. Para que todo resulte motivador y sugerente, para que enganche, para que entre por los ojos.

Poco tiene que ver la belleza de Michelle Jenner con el rostro de Isabel. Tampoco se parece demasiado Carlos V a caballo en Mühlberg con Álvaro Cervantes. Sólo en la barba, que ambos se dejan. En este sentido, estas series pueden resultar útiles como elemento motivador para despertar interés a los alumnos por la historia, pero los centros escolares también deben divulgar el alto grado de ficción de la historia. Educar al alumnado en esa mirada crítica es fundamental.

Sin embargo, hay editoriales que, por la influencia de la televisión, incluso piden a Televisión Española la cesión de la imagen de Álvaro Cervantes para ilustrar la figura de Carlos de Habsburgo, I de España y V de Alemania en los libros de texto en lugar de utilizar el retrato de Tiziano. Así lo ha comentado Nicolás Romero, subdirector de Ficción de TVE, en la presentación de la novela de la serie (Plaza&Janés). Así los libros de formación cambian un retrato que atesora el Museo del Prado por una foto promocional, de ídolo carpetero, de una serie de prime time.

¿Deben cambiar los libros de texto los cuadros de Tiziano por el telegénico rostro del actor Álvaro Cervantes? Es pervertir la historia desde las escuelas. Sólo se debe si se contextualiza bien la imagen, pero sin relegar los retratos históricos al ostracismo. Porque, al final, los retratos de Tiziano son un sustento cultural de nivel y la serie sólo un apoyo más para despertar curiosidades e inquietudes desde el ámbito del entretenimiento televisivo, donde prima la pasión del culebrón.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ana Diosdado y la televisión, el valor de retratar España con sus miedos y esperanzas

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

La asignatura pendiente de la ficción española

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter