Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Martes y Trece: el motivo por el que Josema y Millán no triunfarían en la televisión de hoy (VÍDEOS)

13 octubre 2015 - 9:53 - Autor:

Hoy es Martes 13. Día del mal fario, dicen. Aunque debería ser el día de la comedia pura. Porque Martes y Trece son los cómicos que lograron convertir el significado de esta supersticiosa expresión en sinónimo de humor, el humor más atinado de la historia de nuestra televisión.

Sus sketches acariciaban la esencia de la comedia mejor entendida: sabían arrancar con precisión la carcajada cómplice del espectador. También atreviéndose con parodias de programas de la competencia y de su propia cadena, TVE. Delirantes parodias que al tratar el mundo catódico eran rápidamente identificables por parte del espectador.

Una radiografía de un tiempo consumada a través de la genialidad de un humor que parece hoy imposible. ¿Por qué? Porque era la comedia sin miedo a lo políticamente incorrecto. Comedia sin miedo a la comedia.

La audiencia ha evolucionado. Nuestro país es menos ingenuo y está más resabiado de tele, sí, pero en el triunfo de Martes y Trece la gran libertad creativa que lograron fue crucial. No sufrieron esos exagerados temores de directivos de cadenas, que cortan alas por pavor.

Por pavor a un trending topic en contra del canal (claro, no existían los trendings topics), por pavor a recibir alguna llamadas de altas esferas, por pavor a tratar contenidos que promocionen a la competencia, por pavor a ridiculizar los anuncios que financian el canal o, lo que es peor, por pavor a que el público no lo entienda, infravalorando al propio espectador.

Vivimos en tiempos de suspicacias desorbitadas que terminan provocando miedos que frenan la creatividad más valiente. Miedos a segundas lecturas. Miedos a la autocrítica. Miedos a salirnos del guion más de la cuenta. Miedos a reírnos de nosotros mismos. Miedo a la imaginación.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El día que Madonna flipó con Martes y Trece

Las 5 dificultades de un guionista español

Lo que debe aprender la TV de hoy del boom de Youtube

Martes y Trece volvió (por un día) para decir adiós a los Estudios Buñuel

El desfile del Día de la Fiesta Nacional arrasa en audiencias: claves de un éxito tradicional

9:09 - Autor:

El desfile militar de la Fiesta Nacional no sólo es una tradición patriótica, también es una tradición televisiva. Y es que, con mejor o peor resultado, siempre ha arrasado en audiencias.

En este 2015, se ha repetido la historia. Un gran 39.4 por ciento de cuota de pantalla, con casi tres millones de espectadores de media y 8,8 puntos más que el año pasado, ha reunido la retransmisión institucional desde TVE. Un dato que ya sólo se alcanza con emisiones tan especiales como el Gordo de la Lotería o las Campanadas de Nochevieja.

Y es que, guste más o menos, el acto central del 12 de octubre da mucho juego de cara a la realización televisiva. Es una emisión espectacular, que los equipos de TVE siempre intentan sacar partido.

Este objetivo se consigue narrando una historia, a partir de la grandilocuencia escénica del desfile. Y lo consigue, demostrando los profesionales de la cadena pública que siguen siendo maestros a la hora de producir un gran acontecimiento televisivo

La calidad visual de la emisión del desfile militar es sobresaliente, cuidando los movimientos de cámara, llegando con mimo a tiempo a cada hecho relevante, para que el espectador no se pierda nada, y no cayendo en la improvisación. Apostando, además, por imágenes aéreas y, no menos importante, por planos de reacción: de los Reyes, las infantas, los miembros del gobierno…

Y ese es otro de los alicientes del éxito de la retransmisión: las imágenes de la tribuna, sus comentarios, sus expresiones, sus miradas… En definitiva, sus gestos. Que siempre dan para leer entre líneas y comentar desde casa.

Lo que falló en la última emisión fueron los comentarios de los locutores, demasiado institucionales. Obvio, pues no deja de ser un acto institucional. Pero la televisión pública, a sus casi sesenta años, debe estar ya en un punto más maduro: donde no le importe analizar la situación con menor uso de tópicos y mayor pluralidad de miradas para que cada espectador saque sus propias conclusiones con toda la información sobre la mesa.

Y en ese sentido, se pueden explorar más vías para hacer del desfile del 12 de octubre aún más televisivo. Incorporando más elementos a la emisión, con más periodistas desplazados a epicentros de la marcha, aprovechando las capacidades de las nuevas aplicaciones móviles y fomentando más planos subjetivos de los militares (antes, durante y después del desfile). Aunque, eso sí, siempre manteniendo su esencia: el colorista espectáculo de un desfile militar que es interesante ver aunque no lo entiendas.

@borjateran

Cuando la TV tenía dinero para celebrar el Día de la Hispanidad

El lado televisivo de la Fiesta Nacional

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter