Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Isabel’ y ‘El Intermedio’ triunfan en una gala de los Premios Iris que ya hemos olvidado

23 octubre 2015 - 9:53 - Autor:

Este jueves, en un casino situado en una colina cercana a Aranjuez, se han celebrado los Premios Iris, los galardones más importantes de nuestra televisión actual.

Ha triunfado Isabel (con 8 galardones) y La Sexta (reconociendo la labor de El Intermedio -3 estatuillas-, Jordi Évole y La Sexta Noticias).

Los académicos han sido contundentes en esta edición, dando el protagonismo a la serie histórica de TVE y al canal verde, grandes ganadores de una noche en la que, en cambio, ha perdido la televisión en España. Porque la televisión en España en 2015 no se puede permitir una gala sobre la televisión que causa rechazo por la televisión.

La Academia de la TV desarrolla un interesante trabajo de divulgación del medio con proyectos como los ‘tesoros vivos’. También con la organización de los debates electorales, el impulso del premio de periodismo científico Concha García Campoy o los Premios Talento, que reconocen la labor de los profesionales detrás de cámara.

Pero la Academia aún no ha logrado dar la relevancia que merecen los únicos grandes premios de televisión que existen en España.

A pesar de que la pequeña pantalla es el gran medio de comunicación de masas, aún no se ha conseguido realizar una gran ceremonia que valore la televisión a través de un espectáculo global, que congregue cuotas de pantalla equivalentes a los exitosos Goya.

El problema está en que en los Premios Iris se cae en un lenguaje institucional, de los vicios catódicos de antaño, cuando ya estamos en una era en la que las narrativas fluyen desde la complicidad con el espectador y no desde el parlamento oficialista de despacho antiguo.

Ese es el principal defecto para que estos premios no conecten con las grandes audiencias. Da la sensación de que es una fiesta privada entre una élite lejana que incluso se aburre en su propio sarao. De hecho, anoche, los aplausos faltaban (hubo diversos comentarios sobre la ausencia de los mismos) y los huecos en el patio de butacas eran demasiado evidentes. Jamás se produciría ese vacío en la televisión norteamericana, donde los profesionales de la televisión saben que deben ser los mejores figurantes: viviendo la gala con pasión, aunque sea un sopor.

Porque el gran éxito de una gala de estas características pasa por la pasión. Sólo basta un presentador-acontecimiento que sea irónico, muestre seguridad en el escenario y sepa improvisar ante la adversidad. No se necesita más, ni millones de presupuesto, ni largas colas de invitados en escena. La sencillez de la proximidad es la clave.

Como consigue Anabel Alonso en los Fotogramas de Plata (con menos presupuesto y mucha más dosis de instinto de espectáculo), el éxito pasa por hacer a la gente partícipe del show. Una identificación popular que se acaricia con mayor dosis de autocrítica y corrosión. En cambio, en los Iris, el guion es políticamente correcto en exceso, para no molestar a ningún directivo.

Pero la industria televisiva en España será más fuerte y más plural cuando se logre unos premios que jueguen en la batalla de la televisión de hoy, que sean un acontecimiento real de celebración de la televisión. Y, para ello, claro, la gala deberá ser un buen formato televisivo y no un evento endogámico.

La ceremonia de anoche, aunque con más ritmo que otros años, fue la antitelevisión. Por eso mismo, ninguna cadena quiere emitir este programa en un prime time decente. Como sí sucedía antaño, con unos TP de Oro que congregaban buenas audiencias, con golpes de efecto que generaban momentazos televisivos dignos de trending topic antes de los trendig topics (véase Ana Obregón destruyendo el TP de Oro a La 2 Noticias).

Paradojas de esta querida televisión nuestra, que es la mayor factoría de celebrities, que es la plataforma de las grandes producciones (las que emocionan a las audiencias masivas) y que, por tanto, podría crear un gran acontecimiento para aplaudir sus logros, divulgar su historia y reírse de sí misma. Para celebrar con la audiencia, no sin la audiencia.

> Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

‘Globos de Oro’: lo que tenemos que aprender para los Goya

Jordi Évole denuncia la censura en TVE en plena gala de los ‘Premios Iris’ en La 2

8:12 - Autor:

Es la tercera vez.  Jordi Évole ha vuelto a lograr el título de mejor reportero en los Premios Iris, que votan los profesionales de la pequeña pantalla.

El presentador de Salvados, que no pudo acudir a la ceremonia, mandó un vídeo con su agradecimiento. Un vídeo con mensaje, pues Évole decidió aprovechar la oportunidad para valorar el trabajo de los compañeros de La 2 Noticias y denunciar la censura que han sufrido hace unos días, cuando no se permitió informar en el espacio de la segunda cadena del compromiso de diferentes partidos políticos con el manifiesto que defiende la independencia de TVE.

“Las privadas, que son más necesarias que nunca, no deben dejar de preocuparse del servicio público, y la televisión pública no debe olvidarse nunca de su verdadera vocación, el servicio público”, ha sentenciado Évole desde la misma cadena en la que no se pudo emitir la información, dejando en evidencia de nuevo a la dirección de informativos de TVE. Un mensaje que continuó el periodista a través de su perfil de Twitter.

 

La imagen social de la televisión pública como cadena atada al control de la trinchera política es una realidad desde hace cuatro años. Al contrario de lo que sucedió durante la etapa de Fran Llorente como director de informativos, tiempo en el que se logró un avance objetivo en la independencia de Televisión Española (reconocido internacionalmente).

Pero poco ha durado esa confianza ciudadana en los informativos de TVE, que se tradujo en cinco años de holgado liderazgo sin rival en audiencias. El goteo de decisiones polémicas de la dirección de la corporación pública ha menoscabado todos los avances de la cadena en el ámbito de la pluralidad y deteriorando las cuotas de pantalla de los Telediarios y, en consecuencia, de la imagen de marca del resto de la programación.

La sombra del control político planea sobre TVE. Sin embargo, estas caducas decisiones de intentar controlar contenidos sensibles para el partido en el poder, en muchos casos, terminan otorgando más importancia a la noticia que se quiere silenciar.

Esta consecuencia viral podría parecerse en rasgos generales al concepto del denominado Efecto Streisand, un fenómeno de Internet que se produce si un intento de censura, manipulación u ocultamiento en la red se transforma en contraproducente para el censor, pues el contenido silenciado acaba siendo masivamente divulgado por los usuarios hasta alcanzar una mayor difusión de la que se habría conseguido sin ningún tipo de censura.

Y, aunque hablamos de televisión y no sólo de Internet, prácticamente el Efecto Streisand se ha reproducido en el caso de La 2 Noticias (como en otros tantos). Porque La 2 Noticias no logra millonarias audiencias. En cambio, censurar la información sobre el manifiesto por una televisión pública independiente ha dado mayor difusión y relevancia al acontecimiento en sí, potenciado aún más la pérdida de credibilidad que sufren los actuales responsables de la cadena pública. Como anoche, cuando el propio Jordi Évole dejó en evidencia a los directivos políticos de la cadena desde la emisión del mismo canal donde se apagó la información.

¿Por qué se llama Efecto Streisand?

En efecto, tiene este nombre por la famosa Barbra Streisand. Todo empezó en 2003 cuando la actriz y cantante demandó, por la módica cantidad de 50.000.0000 dólares, al fotógrafo Kenneth Adelman que investigaba la degradación de la costa de Malibú y publicó imágenes de su espectacular mansión al borde del mar. Con su intento de retirar estas fotografías, Barbra Streisand consiguió justo lo contrario: que las instantáneas de su lujosa casa se difundieran velozmente a través de Internet. Ya era imparable.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter